Un Día...

"Querido padre,

existen cuatro palabras que son mucho

mejores que decir "te amo",

esas palabras son

"Estoy aquí para quedarme"."

-Usagi-san...-Empezó Aikawa, Usagi la miraba de reojo prediciendo el que sería el próximo movimiento de la chica. Se veía muy calmada, demasiado para su seguridad - Solo lo preguntare una vez...y espero me contestes con la misma rapidez antes de que te corte tu hombría...-dijo la chica y a continuación tomo el cuello de Usagi- ¿¡EN QUE MIERDA PENSABAS!? ¿¡EH!?

-Aikawa-san...-empezó el peligris, pero la chica no le dejo continuar.

- ¿¡COMO SE TE OCURRE HACER ESTO!? ¡ES UNA NIÑA! ¡U-N-A N-I-Ñ-A! ¡UN SER VIVIENTE!, ¿SABES ACASO LO QUE ES ESO?, NO, NO LO SABES, ¡DE SABERLO NO HUBIERAS HECHO ESTO! LA ROBASTE ¿VERDAD?

El escritor miro a la chica y suspiro

-¿Terminaste?

-Por ahora...pero puedo seguirte gritando, a ver si así razonas...

-Mira, primeramente, cálmate...-le dijo el chico y la chica le dio una mirada amenazante apretando el agarre de su cuello- segundo, no la robe, la adopte, está registrada como mi hija y de Misaki

-Ah, mira que bien, ¿y tu pastel de que lo quieres?- le dijo con un aura lila a su alrededor- tanta sacudida termino por extinguir tus neuronas ¿verdad?

-Ahora que lo mencionas...me gustaría un pastel de fresas...-dijo el mirando el techo mientras le daba otra calada a su cigarro

Aikawa estaba por estrangularlo definitivamente, tal vez le haría un favor al mundo, tal vez si lo hacía parecer un accidente...pero lo necesitaba, además, el hombre le triplicaba en peso y seria un dolor de espalda el arrastrar su cadáver...aunque si lo tiraba de la ventana...no, no, mucho que limpiar.

-Ahh, sensei-suspiro la chica sentándose frente a el poniendo una mano en su frente- al menos Misaki lo sabe, confió mas en su juicio que...-la chica se detuvo a mirar al otro hombre el cual miraba a otra parte ignorándola- Sensei...Misaki-kun lo sabe...¿verdad?-dijo ella con una voz amenazante.

-Umm...define la palabra saber...-dijo el chico mirando al techo.

-¡SENSEI!

Mientras tanto, la pequeña Tori se encontraba en la bañera. Desde hace rato había estado escuchando gritos y lo que parecían cosas rompiéndose, no estaba segura de si podría salir, quien sabe, capaz le tocaba algún objeto cerca de su cabeza.

"Umm...me pregunto...¿Como será mama?" se pregunto la niña mirando el techo, sus compañeras siempre hablaban de como se imaginaban a sus nuevas mamas, lo lindas que serian, las cosas que le comprarían, todo lo que aprenderían de ellas, pero...¿Qué era lo que ella imaginaba de una mama?.

-Tal ves...alguien que me abrase en los días fríos, que me cuide cuando me enfermo, que cocine comida rica...alguien, que me diga que me ama siempre...-dijo ella recargando su cabeza en la bañera y cerrando sus ojos- Eso suena...lindo.

-SABIA QUE DE TANTA ZARANDEADA TERMINARÍAS PERDIENDO TODOS LOS TORNILLOS, ¿TE VOLVISTE LOCO?-dijo ella sin dejar de mover la cabeza de Usagi de un lado a otro- ¡Tienes que regresar a esa niña!

-No- dijo apartándola de el- Ella no se va, es mi hija y se queda conmigo -mira serio a su editora

-¡Sensei! ¡Reaccione!, mire su casa, su estilo de vida, usted mismo, ¿Cómo piensa cuidar a una niña?

-Me las arreglare, como siempre lo he hecho. Aparte, tendré el apoyo de Misaki.

La chica suspira y niega fervientemente, se quita de encima de él agarrándose la cabeza y caminando de un lado a otro.

-Dame una, una buena razón, para no pensar que te volviste loco y que le harás algo a esa niña-dijo ella deteniéndose a mirarlo.

-Misaki me ha ayudado a llenar algunos de los huecos de mi pasado, me ha ayudado a ver muchas cosas de otra manera. Por mucho tiempo fui fiel a una causa falta, pero desde que el llego a mi vida supe que sería la persona correcta para mi, nunca nadie se había preocupado así por mí... -suspira- Aparte ha sido la inspiración de mis últimos trabajos- susurra y sonríe de lado -Por eso, si Misaki me ha podido dar todo ese cariño, yo también debo poder ser capas de dárselo a esa pequeña niña.

Aikawa le seguía mirando seria, ¿Debía creerle?, parecía ser una respuesta muy bien fundamentada...pero todavía quedaba un cabo suelto que no entendía.

-Usami...Te hablo, no como tu editora, si no como una amiga que ah estado ahí para ti. Quiero que me respondas algo...

Tori salió del baño envuelta en una toalla que al parecer le triplicaba en tamaño, tanto que la hacía parecer como un pequeño fantasma. Fue a su mochila y empezó a sacar sus cosas mirando que podría ponerse. A pesar de haber pasado unos años en aquel lugar, no tenía nada más que lo básico, un vestido casual, su uniforme, medias, ropa interior y un short. Viéndose derrotada y con su otra ropa mojada, decidió ponerse el único vestido que tenia.

Se detuvo a ponerse zapatos recordando que los únicos que tenia ahora se encontraban escurriendo agua, suspiro, no había de mas. Salió de la habitación escuchando una conversación a su paso.

-No me convence esto Sensei- dijo Aikawa negando

-no pedí tu opinión al respecto-dijo el mirándole seriamente

-pero aun así...-empezó ella pero se detuvo al ver a la niña bajar las escaleras

-perdón... ¿interrumpí algo?

Tori miro a Usagi y luego a la chica que estaba gritando hace un momento, pero esta vez parecía mirar seriamente al chico y voltear su mirada hacia Tori y suspirando.

-Bien, tu ganas en esta ocasión-dijo mirando a Usagi.

-Te lo agradezco-dijo el sonriendo de lado y levantándose del sillón- me iré a cambiar, no tardo.-dijo mirando a Tori y revolviéndole el cabello.

-Ya...-dijo ella mirándolo irse. Sintió una mirada sobre ella y miro que Aikawa le estaba mirando.

-¿pasa algo?-dijo Tori viéndose observada por la chica, esta espabilo y se acerco a ella arrodillándose.

-No nada, pero mírate nomas, estas escurriendo agua y estas descalza, te vas a enfermar

-Es que...mis zapatos se mojaron y no tengo otros-dijo ella suspirando- pero está bien, se secaran rápido, solo tengo que ser paciente.

-Bueno, pero aun así no debes estar escurriendo agua por ahí. Ven vamos a secarte -dijo la chica tomando a la niña y subiéndola a una silla mientras agarraba una toalla de ahí cerca para secarle el cabello.

Tori se dejaba hacer, al menos ella parecía no querer arrancarle la cabeza.

-¿Qué hacen?-dijo Usagi regresando ya con otra ropa

-Bueno, estoy secando el cabello de tu "hija", a menos claro que prefieras que se resfrié.

Se recarga en la pared esperando que las féminas terminen lo que están haciendo

-anda pues-

-bien, ahora tenemos que peinarte pequeña-le dijo la chica a la niña, volteo a ver a Usagi- muévete y trae un cepillo

-Hai Hai-dijo el hombre yéndose

-¿iremos a alguna parte?

-bueno, dado el desastre que se armo por aquí-dijo mirando alrededor- eh decidido que los llevare a comer

-¿Enserio? ¿A dónde iremos?-dijo ella emocionada mirando a la otra chica

-Umm...que te gustaría comer...Ehh...

-Tori-dijo ella recordándole su nombre

-ah sí, Tori. Lo lamento, no soy muy buena con los nombres-dijo ella sonriéndole- y que quisieras comer Tori-chan?

-Umm-la niña se pone a pensar- ¡hamburguesa!

-Hai Hai-dice la chica riendo, recibe el cepillo que Usagi le trajo y empieza a peinar el cabello de Tori

-bien, Sensei, ahora le enseñare a peinar a su "hija" –dice ella volteando a ver al hombre- no puedes tenerla despeinada por la vida así que pon atención-voltea la silla de la niña para que quede de espaldas a ellos-se cepilla con delicadeza, no tan fuerte o metiendo mucho el cepillo si no la lastimaras. En caso de nudos, vas a tomar el mechón apretándolo en tu mano para que ella no lo sienta y tú puedas deshacerlo... ¿entiendes?

-Hai-Asiente con la cabeza

-Bien, dado que no hay ninguna liga, por esta vez, estará con el pelo suelto. Lo más fácil que puedes peinar es 2 coletas y una trenza o una cola baja. Puedes usar también diademas para apartarle el pelo de la cara-dice ella terminando de peinar el cabello de Tori- listo, ahora, solo nos queda un detalle-dice mirando los pies descalzos de Tori -. A la próxima que hagas la locura de traer un niño a casa, asegúrate de tener todo lo que puede necesitar... animal-le mira con rayitos en los ojos

-puedo caminar – dijo ella bajándose de la silla y yéndose a la puerta... antes de ser levantada del suelo- ¡h-Hey!

-no puedes salir si estas descalza, te enfermaras-dijo el cargándola con una mano para que volviera adentro.

-Mooo, ¡puedo caminar! ¡Bájame bájame!-empezo ella a patalear, mientras era tirada en el sillón

-Tori-chan, el idiota de tu "padre" tiene razón, además...por una vez que usa las neuronas es algo sorprendente...-dijo Aikawa

-juum- Tori infla las mejillas y se cruza de brazos. -Si tocas de mas te pego, ¿entendido?-dice ella sonando igualita a cierto chico, causando en Usagi una risa mientras la tomaba en brazos.

-Definitivamente...eres igual a mama-le dijo el comenzando a caminar con la niña en brazos.


Lamento enserio el no publicar mucho, es solo que la universidad me consume D:

Pero todos sus comentarios me dieron fuerzas para pensar otro capitulo :)

Espero me den ideas para el siguiente, díganme, ¿Cuales son sus conclusiones hasta ahora? ¿Que creen que le dijo Aikawa a Usagi? ¿Tori sobrevivirá a los días que siguen?.

Los amo y gracias por seguir, todavía, esta historia :3