La nche era lluviosa y las calles estaban solas Beck y Jade no se habían visto en los últimos días, Jade ya llevaba una semana sin asistir a clases, y ni Beck sabía por qué. Esta vez no. Hiba conduciendo por una calle desconocida cuando ve una figura familiar. No podia notarse bien. Beck no queria pensar que era quien precia ser. Detuvó el auto y se bajó para comprobar sus sospechas era Jade aquella figura estaba bajo la lluvia con una mirada de dolor. -Beck: ¿qué pasó, qué haces aqui? Se acerco a élla y tomó sus rostro con cariño, Jade no se nego y se hecho a zollozar en su pecho. -Beck: ¿qué pasó dime quién te hizo esto? Beck sonaba irritado y facilmente podia matar a quien élla dijera en ese momento. -Jade: mi padre, no se había aparecido desde que se divorció de mamá el simplemente se portó como un patán tal y como lo hacia cuando estaban casados,... no quiero volver a verlo. Beck la acerco más hacia él y le acaricio el pelo. -Beck: vamos a mi RV allí estaras bien, tengo ropa tuya, te puedes poner algo seco cuando lleguemos. Despues me encargaré de que tu padre cobre lo que te hizo, a ti y a ... -Jade: Beck, no, retarlo no servira, si esa fuera la solució yo ya lo habría hecho solo dejaló. Beck hizó caso del consejo de Jade y se subieron al auto de Beck. En la RV... Jade traia puesto un camison negro que no dejaba mucho a la imaginación y estaba en el ragaso de Beck que estaba sentado en la cama. -Beck: te extrañé mucho Jade, una semana sin ti fue como un infierno. Le besó el cuello mientras lo susurraba contra su oido y élla se extremecío. -Jade: yo también te extrañe, pero es una larga historia. Se había sentado a orcajadas de él y había susurrado contra sus labios esas palabras. -Beck: creo que tengo tiempo. Le beso los labios en el susurro. -Jade: sí, pero yo no, necesito tu consuelo. Sus bocas serraron el espacio entre sí y se convirtío en un apasionado beso. Los dos calleron a la cama Jade sobre Beck, él acaricío su cintura y continuo más abajo llegó hasta sus muslos y subío el camison hasta desaserce de el. Jade gemia levemente con cada caricia y todo por lo que sufría se borraba de su mente. - Jade : solo necesito tus caricias para sobrevivir, cuando tu me tocas mis problemas se acaban y mi tranquilidad vuelve, me haces sentir tan bien aún cuando me has hecho sentir mal. Él la tomó y la cambió de posición ahora estaba a orcajadas de nuevo. -Beck: yo también necesito de ti, sin ti me muero, no hay nadie que te compare me haces sentir el hombre más afortunado. Los dos estaban jadeando y mirandose el uno al otro Beck no dejaba de acariciarla y solo hacia que la respiración de Jade se hiciera más pesada. En un momento a otro tomó a Jade de los muslos y penetró en élla. Jade dío un grito de placer así continuarón por dos horas. ... Beck y Jade estaban acostados una junto al otro, tratantando de recuperar la respiración. -Beck: te amo Jade, estoy ansioso para que nos casemos, no imagino mi vida al lado de alguien más. -Jade: yo tambbién Beck, te amo.