Aviso: Los personajes de esta historia no me pertenecen, son propiedad de Stephenie Meyer. Si eres menor de edad lees bajo tu responsabilidad, este fic puede contener lenguaje y situaciones adultas, ya saben, la que avisa no traiciona.

**Gracias a mi beta Jime Cullen Salvatore por betear este capítulo (Betas FFTH)


PREFACIO

Después de años de combatir contra los colores monocromáticos como el blanco y el negro, hoy estaba encerrada en una habitación totalmente blanca y acolchada, la cama, si es que se podía llamar así a esa cosa, era blanca al igual que las sabanas y las almohadas pulcramente puestas sin ninguna mota de polvo.

Hace cinco años casi me habían ingresado en este horrible lugar, sino fuera por mi tía Rachel, me estremecí de solo pensarlo y recordar aquel suceso que aún me estremecía, aquella vez me había salvado por los pelos, pero ahora...

Seguí observando el cubo rectangular llamado cama, este no poseía ningún borde filoso con él que podría hacerme daño, no es que yo quisiera hacerme daño, ¿Para qué lo haría? No estaba a favor del dolor, quiero decir, ¿Quién se haría daño así mismo por propia voluntad?

El Doctor Gerandy pensaba que mis "alucinaciones" podrían pedirme que me hiriera a mí misma y yo contenta lo haría, pero Edward jamás me pediría que me hiriera, él me había pedido cosas extrañas que podían catalogarse como crímenes si vamos al caso, por ejemplo entrar a una residencia privada a la fuerza o desenterrar un ataúd en medio de la noche…

Bueno, si se lo planteaba de esa manera, todos llegarían a la conclusión de que estaba loca, pero no era así, yo estaba totalmente cuerda, quizás un poco obsesionada con mis obras de arte, ¿pero no dicen que cada artista está un poquito loco?

-Te prometo que saldremos de aquí y te recompensare- dijo por enésima vez mi "alucinación" o fantasma o alma o lo que sea que fuera Edward, yo prefería llamarle "el causante de todos mis males".

Sabiamente no le conteste, en cada esquina de mi habitación había una cámara de vigilancia, yo podía tener una buena discusión con Edward que realmente era lo que más deseaba, pero los doctores solo me verían a mí gritando sola a las paredes, nada bueno para mi situación.

-Lo siento tanto- probó de nuevo paseándose por todos lados sin poder salir igual que yo, los dos estábamos atrapados, quise reírme por verlo tan frustrado, pero no quise arriesgarme.

-Aunque deberías haber sido más cuidadosa.- dijo resoplando- Estábamos tan cerca y tu simplemente te caíste haciendo que nos descubrieran.

Eso es todo, adiós a mi cordura.

-¿Nos?- chillé- Solo a mí me descubrieron maldito remendó de fantasma, solo a mí me encerraron en este lugar.

-¿Solo a ti?- se rio sarcásticamente- Yo también estoy encerrado contigo y no solo hoy, sino desde hace dos putos años Bella.

-¿Ahora yo tengo la culpa de que estés muerto?– estaba cada vez más indignada- Si hubieras sido un buen tipo podrías haber seguido a luz e irte a donde sea que van los muertos, pero noooo, el señorito decidió quedarse en este mundo y fastidiarme la vida.

-¡Por última vez, no estoy muerto!- me grito roncamente.

-Claro que lo estas, solo yo puedo verte, y quizás los demás tengan razón y me volví loca, o ciertamente tú me has vuelto loca- grite acercándome cada vez más dispuesta a golpearlo, aunque solo lo atravesaría, pero no importaba- ¡Tú tienes la maldita culpa!

En ese momento las puertas de la habitación se abrieron y entraron el doctor Gerandy y dos asistentes cruzados de brazos.

-¡Oh mierda!- dijo Edward asustado y afligido, ¿Ahora se iba a sentir culpable?

Sin decir nada los enfermeros avanzaron hacia mí, uno de ellos tenía una jeringa, ¿Me iban a drogar? Creía que eso solo pasaba en las películas, ¿y si también me electrocutaban como antaño hacían? Podía sentir el sudor bajar por mi columna vertebral dándome escalofríos.

-Edward- chille asustada cuando retrocedí hasta la pared sin escapatoria de los enfermeros.

Él sin poder hacer nada corrió a interponerse entre los enfermeros y yo pero como siempre pasaba, ellos solo lo atravesaron como una cortina de humo sin siquiera notar su presencia.

Grite ahogadamente cuando uno tomo mi brazo y levantando la manga de mi chaqueta bruscamente presiono el embolo de la jeringa fuertemente haciendo que el contendido se filtrara por la aguja hacia mis venas.

Sentía el cuerpo pesado a medida que me iba deslizando por la pared acolchada, Edward se arrodillo a mi lado tratando de calmarme.

-Lo siento Bella- me pidió, y pude ver que tenía lagrimas contenidas- Lo siento.

Cada segundo que pasaba podía sentir que mi conciencia se desvanecía, siendo sus ojos desbordados lo último que vi.


Hola *-*/

He aquí el comienzo de esta nueva aventura.

Supuestamente estaré publicando un viernes cada dos semanas, así me aseguraré de ser puntual y no hacerlas esperar tanto como en "La boda de mi mejor amigo"...

Esté será mi segundo fic propio, y tiene una nueva temática y genero, así que sean pacientes conmigo :P

Para las que están preguntando de "Leyendo Eclipse", sepan que ya tengo traducido hasta "El objetivo" y quiero unos capitulos más asntes de publicarlos en el blog, ya que muchas se quejan de que perdieron el hilo de la historia de tanto tiempo que paso, y les doy la razón, así que solo queda esperar un poquito más.

Y eso es todo por hoy, nos vemos en dos semanas para el siguiente capitulo ;) espero que nos acompañen a mi beta Jime y a mí en esta locura nuevamente, jajajjajaj

Para las que no se unieron aún en el grupo de facebook Cary0605 . fics , ¿por que no lo han hecho? .-. les dejo el link y las espero all : / / w w w . oo k groups / 498971040191241 / (ya saben, sin espacios :)

Saludos.

Nos leemos pronto.

Cary0605