¡Hola! Me presento: soy Tamami-chan. Me decidí hacer este fic, simplemente)?. Aclaro que de esta categoría, vi el anime, las ovas… Pero el manga lo estoy empezando a leer. Prácticamente, no habría spoiler de éste último hasta varios capítulos más adelante, que es cuando terminaría de leer hasta el último cap traducido. ¡Espero que les guste! Es un poco corto el principio, pero luego trataré de hacerlo más largo, ¿Si?

Shingeki No Kyojin no es mío, es propiedad de Hajime Isayama, excepto la trama de este fanfiction y mi propio OC.

Título: El pasado y futuro

Prólogo: La pequeña luz.


Una chica de cabello azabache ondulado caminaba lentamente por un camino rocoso. Su mirada estaba perdida, y no hacía más que ver el cielo en vez de la suela de sus zapatos. El clima era templado, con nubes tapando el sol. Se acercaba la noche, casi imperceptiblemente. Multitud de personas vendía comida en puestos, donde se reunían a comer en busca de calor. Un alegre fuego crepitaba cerca de allí.

Había cabañas de madera por doquier, donde luces amarillentas, provenientes de lámparas, se destacaban en las ventanas traslúcidas.

La adolescente se detuvo. Luego se agachó, sacando algo de sus bolsillos. Varios gatos callejeros se acercaban a ella. Parecía tener comida para los pobres animales. Algunos de ellos se le veían las costillas; desnutridos, por falta de alimento, comían ávidamente, mientras que la chica les acariciaba sus pequeñas cabezas suavemente.

Con el pasar de diez minutos, empezaron a restregarse en su pierna, agradecidos. Pero la pelinegra se fue corriendo a una de las cabañas, dejándolos solos, y con eso, las luces se apagaron en la oscura noche.

Sentado en la casi oscuridad, sólo se distinguía su forma. Un chico delgado. Ella sólo se quedó observándolo en la penumbra.


— ¡Lily! ¿Me escuchas? ¡Tienes que levantarte!

Una voz femenina se escuchaba a lo lejos. ¿Quién era?

— ¡Vamos, levántate de una vez! —exclamó la voz.

Ah, sí. Ahora recuerdo. Era mi madre.

Había tenido un sueño muy real. Sin embargo, al recordarlo me embargaba un sentimiento de desazón, con algo de tranquilidad. Era extraño. La única cosa que rescataba de ese sueño era que estaba caminando; lo demás era sólo oscuridad. Al parecer siempre que me dormía lo soñaba. ¿Será algún sueño premonitorio?

Dejando mis pensamientos de lado, abrí mis ojos. Al hacerlo, observé mi habitación de paredes blancas, con flores azuladas. Con esa vista al levantarme, el día no parecía empezar tan mal.

Mi padre había pintado eso. Y también era un preciado recuerdo. Cuando tenía cinco años, él era una persona muy cariñosa, con el que no me separaba nunca. A veces mamá bromeaba y decía que papá era como un amigo mío. Yo me largaba a reír.

Una vez, al pasar por unos canteros, pedía que me compraran esas campanillas.

*Flashback*


Dos personas tomadas de la mano caminaban por la acera. La figura más pequeña saltaba alegremente colgándose del brazo de su padre, viendo los canteros.

Papi, papi, ¿Puedo tener esas flores? ¡Me gustan mucho! —dijo la niña de cabello negro.

Su padre, que estaba a su lado respondió: — Lily, creo que no se podrá. Mamá es alérgica a las flores —suspiró.

La niña seguía insistiendo, tirando el pantalón de éste, hasta que el adulto se paró en seco.

Pensándolo bien, ¿Por qué no mejor las pintamos juntos? — le preguntó a su hija, con entusiasmo.

Ella respondió con un brinco, exclamando que era una buena idea.

Luego, las dos figuras siguieron caminando por la acera, felizmente.

Cinco años después…

La misma chica de cabello oscuro, ya más crecida, estaba sentada en un pupitre de madera, apoyando sus brazos arriba de éste. Tarareando por lo bajo una canción suave, dibujaba en hoja rallada. El pizarrón estaba algo escrito, sin nada más que algunas palabras, de las cuales eran:

Faltó la profesora. Por favor, quédense tranquilos hasta que sus padres vengan a buscarlos.

Algunos jugaban cartas que habían traído; otros, hablaban entre sí. No se escuchaba el característico bullicio de una escuela normal. Algo apacible, por así decirlo. Sus amigos hoy no la acompañaban, al parecer se habían resfriado. Empezó a dormirse en su banco. Estaba tan cansada...

Sin embargo, algo hizo que no lograra dormir tranquila. Alguien abrió la puerta, lentamente, nombrando a la chica de cabello ondulado. Ella se incorporó, preguntándose la razón de su llamado. ¿Es que alguna vez se había portado de una manera grosera ante su profesor? Ingresó a la dirección, creyendo que la retarían por algo que había hecho mal.

Pero, realmente no era eso.

Verás… tu padre… estaba comprando un regalo… y, al caminar, pareció habérsele caído. Al agarrarlo… un camión vino hacia él… —al terminar esas duras palabras, la directora ya no podía hablar. Explicarle eso a una pequeña de diez años no es fácil. Y más cuando de un familiar cercano se trata.

Papá… ¿No va a regresar? —preguntó Lily, temblando. Tenía una pequeña esperanza de que eso fuera una broma; que sus amigos salieran de sus bancos y le dijeran ¡Feliz cumpleaños! con su padre y madre llevando un gran pastel de chocolate.

Su madre la miró a los ojos, y luego negó con la cabeza. Haciendo esa acción, se dio cuenta que era real. No era una pequeña broma infantil. No pudo evitar correr hacia ella, abrazándola. Y resonando el lamento lastimero en la sala, la mujer se retiró con un simple 'con permiso'.


*Fin flashback*

Eso era algo que nunca pude olvidar. Pero él siempre quedaría en mi corazón. Hasta su último aliento fue dedicado a mí. No me deprimiría por esto, ya que seguramente no quería que estuviera triste

Le deseé buenos días al cuadro en mi mesa de luz, y luego bajé a la cocina. Susan me saludó alegremente, dándome a ver el rico desayuno que me había preparado.

Lo comí rápidamente, saboreando cada bocado, ya que siempre al levantarme me daba un hambre voraz.

Era hija única, así que me consentían bastante. Pero a veces, lograban enfadarme. Desde ese accidente mi madre se había vuelto muy sobre protectora. Siempre estaba encima de mí, pero apreciaba el gesto. Pero a veces era algo fastidiosa en algunas ocasiones.

Recuerdo cuando me retrasé veinte minutos para llegar a casa, ella vino gritándome el por qué de mi tardanza. Yo le había dicho que le había mandado un mensaje al celular, sin embargo ella, al parecer, no lo había recibido. «¿Para qué tiene un maldito celular, entonces? » pensé, fastidiada.

Luego de limpiarme la boca con una servilleta, me cambié a una playera amarilla y vaqueros azules. Era verano, por lo que no hacía frío. Las plantas mostraban la belleza que escondían por ocho meses, demostrando sus flores: algunas aromatizadas, mientras que otras poseían un hermoso color.

Era tan apacible… podría quedarme horas caminando sin fin.

Al salir, niños y niñas corrían, jugando algún juego entre ellos.

Mis ojos vagaban en la lejanía, sumida en algún que otro pensamiento. Mirando el cielo, en vez del suelo, era algo que solía hacer a menudo, al contrario de las personas normales. Me dirigía a la escuela, que quedaba cerca de casa. Mis dos mejores amigos me esperaban, así que no me aburriría por el resto del día…

Sin embargo, me detuve a medio camino. Enfrente de mí, el camino parecía igual, sólo que… algo más claro. ¿Sería una ilusión óptica?

Avancé tres pasos más. Supongo… que es sólo eso. No pasará nada…

Así que, lentamente, pasé a través de "eso" Lo curioso de los relatos de fantasía que siempre solía leer era el por qué el/la protagonista seguía a "eso" para ir a otro mundo, espacio, o cualquier otro tipo de fantástico lugar.

La respuesta era simple: curiosidad. ¿O qué otra cosa podría ser?

Unos segundos después, creía que no pasaría nada. Pero luego sentía un frío poco natural. No podía ver absolutamente nada. Eso me dio un terrible susto, que luego lo opacó por la sorpresa. Una luz blanca se destacaba a lo lejos, que se iba acercando poco a poco. Y al iluminarme de repente, cuando mis ojos se habían acostumbrado a la oscuridad, me desmayé, tan simple como eso.

Y así, empezó la historia que me cambiaría para siempre…


Fin Prólogo.

Wiii terminé el prólogo o.O Tengo preparado que nuestra Lily se encuentre con Eren, Mikasa (Mi casa xD), Armin y los demás, en la 'escuela' que enseñan a derrotar a los titanes. No tengo claro cuántos años tiene Levi, y eso que lo busco por enternet, en el anime lo vi y creo que no dice la edad xD. Si es adulto, en el fanfiction lo haré con la edad de diecisiete años, por una razón

Aclaro que me esfuerzo bastante en la prolijidad del fic :3

Bueno, cuando se me ocurra algo lo publicaré el 1 er cap. Pero, por lo menos no lo dejaré en prólogo.

Dejen Review :3 eso hará las cosas más fáciles para mí de escribir. Ah, una cosa más. Si quieren, pueden decirme alguna pareja que se establezca con mi OC, sea Eren, Levi o cualquier personaje masculino.

Los veo en el capítulo uno, próximamente :D

Editado 22/11/15