Disclaimer: Inuyasha no me pertenece,sino a Rumiko Takahashi. La trama es completamente original...creo.

...


...

Yo no sabía que esto pasaría, no, no estaba preparado. Fue mi culpa. Yo solo pensaba que no te encontraba porque te habías ido a tu época. Sí, nos habíamos peleado.

Es natural-pensaba. Que ingenuo, ¿no crees? Desgraciadamente esa maldita ingenuidad te llevaría al fin.

Es verdad, tú moriste.

Recuerdo con claridad lo sucedido. A Naraku atravesándote con sus malditos tentáculos y el olor a sangre, tu sangre. Tú llorabas mientras me veías con un infinito amor y ternura, diciéndome que fuera feliz. Maldita sea, ¡no puedo ser feliz sin ti! ¡Simplemente no puedo!

Sin embrago, esa es la cruel realidad. Si hubiera llegado antes, si hubiera cuidado de ti, ¡si tan solo hubiera hecho caso! Él hubiera no existe y nunca lo hará.

No entiendo como soy tan estúpido, tan terco, tan ingenuo e insensible.

-Inu…yasha…p-por favor se feliz s-sin mi…-dijiste en casi un susurro causando que de tu hermosa boca salga otro hilo de sangre.

-Kagome… ¡resiste por favor!...no me dejes…-gimoteé hecho un mar de lágrimas.

Te fuiste de mis manos para siempre.

Y una luz cegadora nos rodeó. Tu cuerpo inerte desapareció de mis manos en un abrir y cerrar de ojos. La luz no desaparecía ya a lo lejos pude observar a una pareja. Éramos tú y yo.

Tal vez era un sueño, tal vez era una ilusión. Pero ante mí se mostró un futuro ya inalcanzable, donde tu reías y yo te amaba.

La ilusión terminó. La cruel realidad me azotó. Ya no estaba tu cuerpo, ni siquiera tu presencia. En frente de mi apareció un alma, tu alma.

Y me sonreíste como lo hacías en tu vida carnal, una sonrisa llena amor y ternura.

Y tus ojos tenían un brillo singular, como diciéndome que estarás bien.

Y toda la vejación desapareció, mostrando una realidad muy real y a la vez tan lejana…