Carls: HOLA HOLA ¿Cómo están? :B Les vengo con algo nuevo: ¡Una traducción!¡De Yu yu hakusho!

Como comprenderán, Andre no sabe tanto inglés así que técnicamente estoy sola en esto :c Pero, comparado con la inmensidad del mar, ¡Eso no es nada!

Esto es una traducción de la historia de AIR XXIVCIVIIIV, la cual traduzco sin fines de lucro (¿?)

Yu yu Hakusho no me pertenece (por desgracia) sino a su autor cuyo nombre no recuerdo en estos momentos :v

Cualquier nota de traducción irá al final.

Sin más, el primer cap.

Lo he visto antes pero… ¿Dónde? Esos ojos rojos, el cabello negro, el dragón envolviendo su brazo derecho. Todo parece familiar…¿Dónde lo he visto antes? ¿Dónde?

Me despierto por el sonido de mi reloj despertador. Es sábado. Desafortunadamente, olvidé apagarlo antes de irme a dormir la noche anterior. Mi cabeza da vueltas por todos los sueños que he estado teniendo. El extraño sueño de un chico o un hombre. Todo lo que veo es él; no sonríe ni habla ni hace algún gesto. Se para ahí y me mira como si estuviera esperándome. Sacudo mi cabeza, aclarando mis pensamientos. Kurama, te estás estresando. Solamente relájate y piensa acerca del día de hoy, pienso para mí mismo. Me cambio de ropa, preparándome para ver a Koenma en la ciudad para el desayuno. Él y yo hemos estado juntos por un tiempo, y honestamente pienso que va genial.

Mamá se ha ido a su trabajo al igual que mi padre. Mi hermanastro se ha reunido con sus amigos a manejar por el vecindario, como todos los sábados. Dejo la casa, metiendo las manos en mis bolsillos mientras camino. La brisa temprana de primavera sopla calmadamente, balanceando las ramas de los árboles. Koenma dijo que nos encontráramos en el café cerca de la plaza. Según lo que sé, sólo hay un café en un kilómetro y medio (1)alrededor de donde vivo.

Camino alrededor, difícilmente hay alguien despierto. El café no está lejos de los vecindarios. Abro la puerta viendo a Kurama saludarme. Sonrió y me siento cerca de él.- Buenos días Kurama – Me saluda.

-Buenos días. Estás de buenos ánimos hoy.-Pongo mi mano sobre la suya. Su piel se siente caliente y delicada como el pétalo de una rosa. -¿Había algo de lo que necesitabas hablar?

El se recuesta y suspira. –Kurama, escucha. Hemos estado saliendo desde hace alrededor seis meses. Y no me mal interpretes, fueron los mejores seis meses de mi vida, pero mi papá quiere que vuelva a casa. Él ya no me quiere aquí. ¿Sabes que no puedo decirle que no a mi padre, verdad?

-Koenma-Trato de encontrar algo que decir, pero el me interrumpe.

-No creas que no me duele, lo hace.-Continua-Lo siento Kurama, pero no creo que podamos seguir más con esta relación.

Mi corazón lentamente se encoje, se rasga y se rompe. –Ya veo- Es todo lo que puedo decir. Retengo mis lágrimas y sonrió a pesar del dolor en mi pecho. –Espero que encuentres a alguien que sea capaz de cuidarte.- Él se levanta y yo lo hago también. Siento sus labios tocar los míos y luego el campaneo de la puerta abriéndose. –Adiós, Koenma- Finalmente dejo salir las lágrimas, sin preocuparme por si la gente me veía.

Todo el día, me siento en un columpio en el parque donde él y yo usualmente íbamos luego de comer (Carls: Realmente no entiendo porque la gente hace eso cuando los acaban de terminar. Masoquismo puro :v –Habla la que no es para nada masoquista-). La ciudad se ve tan inocente y pacífica, pero la verdad es que está llena de dolor. El sol empieza a ocultarse, pintando el cielo de rosado, naranja y rojo. Deseo que estuviera aquí para compartir esta vista conmigo.

-Te ves tan solitario. ¿Por qué?- Habla una voz. Me volteo. Mis ojos se abren al ver a la persona enfrente de mí. Es él. Su negro cabello puntiagudo, el manto negro con una bufanda blanca, zapatos negros y ojos rojos. Él camina y se sienta en el columpio al lado mío, viendo al horizonte. -¿Vas a responder o vas a sentarte ahí luciendo estúpido?

Me fuerzo a mí mismo a responder. –Estoy bien. Tan solo mi novio acaba de romper conmigo. Eso es todo lo que pasó.

Él sonríe y baja la mirada. –Ustedes los humanos son tan patéticos. ¿No entienden que el amor es para aquellos que quieren morir a una edad temprana? Aprendan a vivir por sí mismos.

-Parece que tú eres quien está solo. Suenas como si huyeras de todo lo bueno. Ahora dime, ¿Por qué? ¿Es algo personal?- Casi quiero reírme, pero me contengo.

Él me mira y se levanta. –Escúchame mocoso, tú decidiste darle una oportunidad a ese bueno para nada y este es el precio que pagas. Así que deja de enfurruñarte y muévete pedazo de mierda. Nadie va a tomarte en serio si llorar día y noche por un hombre que piensas que amas, pero realmente no lo haces.

Lo miro boquiabierto. –Ummm, está bien. ¿Cómo sabes que realmente no lo amo?

Su brillo no disminuye. –Idiota, está escrito en toda tu cara. Y estoy seguro de que está escrito en todo tu corazón. –Empieza a caminar devuelta a la ciudad.

-¡Espera! ¡Gracias señor!- Le llamo.

Él se detiene y se voltea. –Hiei. Soy Hiei.