1- La decisión.

La cara pálida de Harry estaba mirando a su director y a su padrino. Apenas había pasado un mes desde que él había destruido finalmente a Voldemort. El momento había pasado y algo se había muerto dentro de sí, él supuso que era la presencia que siempre había sentido cuando el Lord Oscuro estaba cerca. Él sabía que debería estar contento, todos lo estaban, pero no podía estar de nuevo alegre y despreocupado, le había pasado muchas cosas.

Era el primer día de las vacaciones de verano y por primera vez en su vida, él las pasaría con Sirius, incluso ese pensamiento pudo hacerle sonreír escasamente. Vio a la enfermera que se preocupaba por pequeñeces, un último reconocimiento médico antes de que al fin le permitieran salir de la enfermería donde él se había quedado durante todo el último mes.

Dumbledore y Sirius parecían discutir algo importante ya que ellos habían estado hablando durante la última media hora con una gravedad que era extraño en ambos hombres. Finalmente la señora Pomfrey dejó la cama y dijo que estaba listo para salir. Los dos hombres dejaron de hablar y se le acercaron.

- Así pues... ¿todo bien?- Dijo Dumbledore mientras miraba a Harry

- Todas sus lesiones han sanado, director, pero no se sorprenda si él todavía se cansa mucho, será normal.

Harry cabeceó y miró al director a la expectativa, como si se diera cuenta de que el anciano tenía que decirle algo que no le agradaría. Dumbledore leyó su mirada y contestó a la pregunta tácita.

- Harry, nosotros hemos recibido un aviso de que algunos mortífagos han viajado en el tiempo para intentar matar a tus padres antes de que nazcas, esperando que si tú no estás aquí Voldemort no sería derrotado. Hemos podido precisar su situación en el año 1975, eso es cuando tus padres estaban en su quinto año. El profesor Snape ha podido ir con los mortífagos como un espía y nosotros hemos podido infiltrar a Charley Weasley como un ayudante para el profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas, pero me gustaría que Sirius cogiera el trabajo de maestro de DADA. Él conocía mejor que nadie a James y a Lily y podrá protegerlos de los mortífagos.

La cara de Harry no traicionó ninguno de sus pensamientos y emociones e hizo sentirse nervioso a Sirius. Al final habló.

- ¿Así que yo tengo que volver con los Dursley?

Sirius le miró directamente a los ojos antes de contestar a su ahijado.

- ¡Claro que no! Yo nunca dejaría que volvieras con esas excusas de muggles.- Él casi parecía ultrajado por ese pensamiento y Dumbledore puso una mano en su hombro hablando con una voz tranquilizante.

- De hecho, Harry, tienes varias opciones.

- ¿Cuáles?

- Puedes quedarte con los Weasley, los cuales, estoy seguro que estarían encantados; también puedes quedarte con Remus Lupin o podrías ir con Sirius.- El interés de Harry fue inmediato.

- ¿Me dejaría ir, señor?

- Si Harry, pero hay unas reglas que tendrás que seguir. Ahora mismo no estás en condición de esforzarte por lo que estarás de nuevo en quinto año, lo que te permitirá estar con tus padres. Y te estarás quedando con Sirius en el dormitorio de los profesores hasta que estés lo suficientemente sano como para volver a los dormitorios. La señora Pomfrey insiste en que necesitas mucho descanso y yo estoy seguro que eso no lo conseguirías en los dormitorios de la casa. Si estás de acuerdo con estas condiciones puedes ir con Sirius. ¿Quieres pensártelo?- Harry agitó su cabeza.

- No hay nada que pensar, señor, yo quiero estar con Sirius.- Su padrino le sonrió alegremente y los ojos de Dumbledore centellearon suavemente.

- Yo pensé que escogerías ir con él, así que tus cosas ya están embaladas, y yo os enviaré cinco días antes de que empiece el curso. Mi propio ego pasado está esperándoos, por lo que solo tendrás que conseguir el trabajo Sirius. Nadie debe saber quienes sois si podéis evitarlo, por lo que estaréis usando nombres falsos. Sirius, tú iras como Ryan Desclair y tú, Harry, serás Harry Danton, aún cuando tú todavía te pareces mucho a James, ahora que llevas lentillas y tienes el pelo largo, ya no eres idéntico por lo que no debe ser un problema. Charley está utilizando el nombre de Ethan Surley, él actuará como un viejo amigo de niñez tuyo Harry, una especie de hermano mayor, ¿de acuerdo?- Ellos cabecearon.- Tendréis que ir a Hogsmeade o al callejón Diagon para comprar algunas cosas. Yo os daré dinero de la Orden, Sirius, pagará por él. Y Harry, si quieres volar, yo te aconsejo que compres otra escoba, tu Saeta de Fuego podría causar muchas preguntas innecesarias.- Al oír esto la señora Pomfrey levantó su cabeza sobre lo que ella había estado escribiendo.

- Tú no vas a volar hasta que por lo menos hayan pasado dos semanas, ¿Me entiendes jovencito?

- Sí, señora.

- De acuerdo. Ahora que ya se ha explicado todo, debéis marcharos. Vuestros baúles ya están en mi oficina como las jaulas de Hedwig y Godric, yo supongo que quieres llevártelos, ¿verdad Harry?- El muchacho cabeceó.

Hedwig había sido su búho desde su primer año, había sido el primer regalo de cumpleaños que había tenido y había crecido muy atado a ella. Godric era un fénix que había encontrado herido en el bosque prohibido durante una noche, en un castigo con Hagrid. El pájaro le había permitido ayudarlo y se había quedado desde entonces a su lado.

- ¿Dónde están Derek y Eco?

Harry sonrió y mostró su brazo al director, donde una serpiente estaba enrollada. Ron y Hermione se la habían regalado el último año para protegerlo y darle compañía durante el verano ya que Dumbledore le había prohibido que los visitara.

- Derek está aquí y Eco está durmiendo en el bolsillo de mi túnica.- Eco era una pequeña hada que él había encontrado perdida alrededor del castillo, la había ayudado a encontrar el camino al bosque y después de aquello se habían encontrado regularmente en las tierras hasta que al final ella decidió quedarse de forma permanente junto a él.

- Muy bien, Charley estará esperándoos en la entrada, así que no le hagáis esperar.

Harry intentó ponerse de pie, pero inmediatamente sintió sus piernas como si fueran de gelatina. Sirius lo sostuvo rápidamente pasando un brazo alrededor de su cintura y apoyándolo en su brazo.

- Gracias Sirius.

- De nada. Vamos.

Despacio ellos siguieron a Dumbledore a su oficina, aunque Sirius alzó en brazos a Harry a veces, cuando ellos tenían que subir escalones. Al principio Harry protestó, pero como Sirius no le hacía caso, no quería que Harry se esforzara cuando todavía estaba débil. Cuando ellos llegaron finalmente, Harry estaba jadeando y Sirius estaba apoyando la mayoría de su peso, mirándolo con preocupación. Lo llevó el último tramo de escalera y en la oficina de Dumbledore lo hizo sentarse en una de las sillas. Sacó un poco del flequillo de Harry fuera de los ojos y lo miró cuidadosamente.

- ¿Estás bien, niño?- Harry cabeceó y cerró sus ojos, mientras intentaba dejar de jadear. Sirius y Dumbledore esperaron pacientemente hasta que el muchacho había recobrado su respiración y había abierto de nuevo sus ojos.

- De acuerdo, Sirius, estos son los papeles que necesitarás para conseguir el trabajo, y este es el dinero.- Sirius cogió las cosas y le dio las gracias. Dumbledore le sonrió.- ¿Listo?

- Sí, señor.- Dumbledore le dio un giratiempo a Sirius.

- Se ha encantado para que cada giro sea un año, ¿entendido?

- Sí, señor. Vamos Harry.- El muchacho se puso de pie y fue al lado de su padrino. Ellos cogieron sus baúles y en una llamarada de luz desaparecieron de la oficina de Dumbledore.

Notas: Hola a todossssss! Aquí vengo otra vez... aunque ya os podéis quitando de la cabeza la idea de que este fic lo he escrito yo... ESTE FIC PERTENECE A POLARIS mi único merito es traducir todo este pedazo fic del inglés al castellano (que ya tiene su merito) Si queréis enviarle algún mail a su autora su dirección es polaris_45 o si por el contrario queréis seguir animandome a seguir traduciendolo (os lo agradecería muchísimo) enviadme algún mail (además de reviews) a Mei_chan1

Un beso,

Khari