Los personajes reconocidos pertenecen a Stephenie Meyer, la historia es mia.

OoOoO

Oh girl.

Lo hecho, hecho esta. No puedes echarte atrás, Bella. Eres tu contra el mundo, y el mundo te observa. No puedes retirarte.

"Pondré una canción para romper con esta tensión" dijo un alegre Emmett, que a continuación puso "Spirit in the Sky"

Todos estaban efusivos y con sonrisas en sus rostros, ¿porque no lo estarían? Eran muchachos viviendo de lo que les gustaba, yendo al mundial, representando a su país.

Y yo en mi cabeza hacia un repaso de cómo había terminado sentada con ellos, dejándome convencer de hacer esto.

"¿Cómo estás después de... todo eso?" me pregunto el entrenador Clearwater mientras se sentaba a mi lado.

"Yo..."

El nudo en la boca de mi estómago estalló.

Así que lloré en silencio por no se cuanto tiempo, por todo lo sucedido en el último día.

"Entiendo que es más duro porque eres una mujer en un ámbito de hombres." me dijo el entrenador en voz profunda y pausada. "Pero se de lo que eres capaz, tu lo sabes. Y estoy tranquilo conmigo mismo, porque sé que tenerte aquí es la mejor decisión. Créeme cuando te digo que Brendan también tiene esa tranquilidad. Y por el resto del mundo, de esos sucios periodistas..." bufó enfadado "que esperen y vean. Solo que esperen y vean."

Me pasó un pañuelo, el cual yo tomé. Asentí a sus palabras - porque no podía hablar, mi garganta estaba cerrada - y él se fue, no sin antes darme unas palmadas de ánimo en el hombro.

El siguiente en venir a sentarse a mi lado fue Edward. Siempre que nos cruzábamos había incomodidad entre nosotros, debido a... bueno historia pasada. Pero cuando se acercó a mi esta vez me invadió un sentimiento de gratitud. Para mi, él era la razón por la cual la selección me había aceptado sin tanto problema. Me había presentado y había contado sobre cómo trabajaríamos, y no solo eso, se había llenado la boca de halagos sobre mi como profesional y persona. Se lo agradecía.

"Bella, si necesitas distraer tu mente por un rato, toma" me ofreció un par de libros, 'Madame Bovary' rezaba la desgastada tapa del libro de arriba, y el de abajo era 'Cumbres Borrascosas'.

Sabía que Edward era un habido lector, había visto su enorme biblioteca las veces que fui a su casa cuando éramos... en fin... y también sabía que la lectura era su otra pasión, había tomado un curso a distancia o algo así de 'Literatura Europea'.

"Gracias, Edward." logré decir "Aprecio todo lo que hiciste por mi."

Él solo sonrió de manera torcida y se fue a sentar donde estaba antes. Observé su cabeza cobriza desaparecer por el pasillo del bus.

Abrí "Madame Bovary" en cualquier página y noté que algunas partes estaban subrayadas con lápiz. Frases.

Una me llamó la atención.

¡Qué diablos!, el deber, es sentir lo que es grande, amar lo que es bello, y no aceptar todos los convencionalismos de la sociedad, con las ignominias que ella nos impone.

Que fácil era identificarse con algo, ¿no?

Abrí el otro libro y este también estaba subrayado.

He luchado duro contra la vida desde que oí tu voz por última vez. Y tienes que perdonarme porque solamente luchaba por ti.

Tranquila Bella, no busques causalidades donde no las hay. Solo es casualidad, nada más.

Cuando llegamos al aeropuerto, estoy de mejor humor, o algo parecido, al menos logré distraer mi mente leyendo. El micro estaciona dentro del estacionamiento, y somos guiados hacia una sala de espera VIP. Oigo bullicio, se que es la prensa, y agradezco que esten lejos.

Solo queda esperar que sea la hora del vuelo.

Volamos en primera clase, los chicos se sacan fotos con la tripulación y algunos pasajeros se les acercan también. El vuelo es directo, y algo largo, por lo que me pongo el antifaz y me trato conciliar el sueño. Lidiaría con todo al despertar.

Pero no logro conciliar el sueño y decido caminar por el pasillo del avíon ante la atenta mirada de los que si estaban despiertos.

Miro a través de la cortina y en la parte turista veo a Kate, mi representante. Su cabeza rubia esta hojeando una carpeta con atención, tiene auriculares puestos y viste como una oficinista a la moda. Levanta la mirada y se sorprende al verme, se quita los auriculares y se levanta para acercarse a mi.

"Estaba revisando que mi reserva de hotel estuviera... no conseguí en el mismo que el tuyo, pero esta al lado así que estaré contigo todo el tiempo, Bella."

"Gracias Kate."

Sentía que Kate de alguna manera me entendía, que estaba navegando en estas aguas turbulentas conmigo. Yo era su primera clienta, y si yo me encontraba en un momento difícil, ella también. Estábamos juntas en esto. Y ella lo manejaba todo con mucha profesionalidad, y respetaba lo que yo quería.

En la parte de arriba, Emmett estaba animando a todo el mundo, puso de nuevo "Spirit in the sky" e instaba a cantarla. ¿Como hacía para mantener ese positivismo todo el tiempo? Misterios del universo.

Los chicos estaban pulcramente vestidos de saco y corbata, por lo que salieron elegantes en la fotografía grupal al apenas bajar del avión. Fuimos recibidos por un clima cálido, a mi particularmente me voló los cabellos una brisa de viento caliente. Nunca había sentido tanto calor ni estado en un lugar con estas temperaturas. Cuando salí del avión mi ropa - de color oscuro hay que aclarar - absorbió todo el calor...

"Bella" me llamó alguien, era Jasper.

"¿Si?"

"Se que no estoy en la misma posición, así que no tengo la misma presión. Estuve pensando en tu situación. Sabes, cuando me ficho el Newcastle todo el mundo se me tiro encima porque yo había salido de la nada, había empezado mi entrenamiento mucho más tarde que otro chicos en general, y todos pensaban que un fichaje así era un error."

"No quiero desmerecer tu momento Jasper pero..."

"Si, se que lo tuyo está a otro nivel. Eres una mujer en un mundo de hombres. Lo que tienen en común las dos situaciones es que todo el mundo espera que falles, pero eres una excepción a todas las reglas... falles o triunfes, ya estás aquí y el mundo te está mirando. Y no importa cual sea el resultado de todo esto, vas a ser recordada de alguna manera.

"Yo sé que pierda o gane, se trata de marcar la diferencia mientras esté aquí"

Jasper me sonrió.

"Es tu decisión."

Pero yo ya había decidido.

El aeropuerto de Rio es enorme y me da la sensación de que algo nuevo. Somos guiados hacia una sala de espera VIP y cuando caminamos por los corredores, la gente se nos queda viendo - al equipo - y los que saben quienes son, atinan a tomar una foto o incluso a pedirles a ellos por una, Jasper es el más solicitado y no tiene problema alguno a pesar del cansancio del viaje. El cambio de temperatura era algo cansador.

Nadie había reparado en mi, y eso me daba algo de alivio.

Esperamos en ese saloncito por alrededor de una hora, al parecer estaban organizando nuestro equipaje hacia un bus que nos llevaría al hotel.

En el trayecto hacia la ciudad, Brendan Welch; el director técnico de nuestra selección, se sentó a mi lado. Su cabello blanco caía sobre su frente y su piel estaba colorada, pues no acostumbraba a estar en un clima tan cálido.

"¿Como estás, chica?"

"Bien, señor. ¿Como está usted?"

"Pues... confieso que mis vacaciones ideales son en los Alpes suizos, pero haré mi mejor esfuerzo."

Le sonreí y no dije nada.

"¿Estás lista para todo esto?"

"Lo estoy para mi trabajo, el resto... no le haré caso al resto."

"Bien, porque te necesito concentrada, cuento contigo, chica."

"Si, señor."

"Y tranquila, se que lo harás bien."

"¿Quiere ver lo que tengo hasta ahora para el partido contra Bosnia?"

El asintió y le mostré todos mis datos relevantes desde la tablet que me habían dado para trabajar.

Welch quedó satisfecho por el momento, y me dijo que seguiríamos luego, una vez que estemos instalados.

El hotel era un cinco estrellas en una calle angosta. Nuestras habitaciones ocupaban todo un piso del hotel y en uno de los pisos más altos, había vista al mar para los que tuvieron la suerte de recibir los cuartos que daban al frente, los que no - como yo - tenia una hermosa vista a los jardines y piscinas del lugar.

En tres días tendríamos el primer encuentro con Bosnia, que era una selección que recién incursionaba en el Mundial. Nuestro grupo estaba compuesto por Irán, Nigeria y la selección ya nombrada con la que debutaríamos en los próximos días. La presión ya estaba puesta por el simple hecho de ser Inglaterra, la tierra donde nació el fútbol - teóricamente -.

Me había dado una ducha y me estaba instalando en la habitación cuando nos citaron a todos en el hall del hotel por algo protocolar. No estaba enterada de que era. Para ser más rápida baje por las escaleras junto con Emmett, Jake, Welch y uno de los coordinadores del seleccionado - que se encargaba de toda la organización y era el contacto con las autoridades de FIFA - iba a la punta, guiándonos. Los que pudieron coparon los ascensores y los que no, nos siguieron por las escaleras.

"¿Qué será?" pregunto Jacob y pude notar algo de ansiedad de la buena en el.

La respuesta llegó al llegar a la planta baja. El coordinador nos habló a todos en general. En unos minutos recibiríamos una especie de show de parte del gobierno de Brasil como bienvenida. Debíamos mostrarnos sonrientes ya que habría cámaras.

En efecto, un grupo de bailarines entró, hombres vestidos iguales, con trajes de colores rojo y dorado, y mujeres hermosas en lencería con piedras brillantes y plumas gigantes. Era una comparsa. Una mujer quedó al frente y dijo unas palabras en portugués que apenas pude entender pero era algo de bienvenida. Luego empezaron a bailar y a mover esa plumas gigantes al ritmo de Caetano Veloso. Todos los presentes aplaudían mientras la camaras grababan a los bailarines y a nosotros. Me posicione el lado de Emmett esperando que su complexión desviara la atención hacia el. A mi lado se posicionó Edward, el no aplaudía, solo miraba. Me pareció ver algo de aburrimiento en sus ojos.

Tal vez está cansado, pensé. Y deje de mirarlo, en lo que a él concernía, yo no lo conocía lo suficiente como para saber que es lo que escondían sus ojos, una vez quise conocerlo. Pero no más. Cruce mis brazos sobre mi pecho, para que su piel no tocara la mía.

Después del fiasco que fue la pseudorelación con Edward y el encontrado a su ex - que no era tan ex al final - en su casa cuando decidí dejarlo, después de eso, mi determinación era fuerte y la misma: solo un trato profesional de aquí en más.

Si Edward venía a mi mente, no podía evitar pensar que algo en mi, una parte, aún lo quería. Pero ese pensamiento desaparecía a los pocos segundos y mi orgullo dictaba el resto. Tal vez ese cariño era el aprecio que le tenía como persona. Fue un pésimo novio, pero no era mala persona.

OoOoO

Edward's POV

Bella estaba a mi lado de brazos cruzados a mi lado, mirando el espectáculo de manera distraída.

Metí mis manos en los bolsillos de mi jogging.

Quería hablarle pero nunca era el momento adecuado. Ahora, estábamos frente a una comparsa brasileña en el hall de un hotel, con la prensa filmándonos y fotografiándonos. Se supone que debía estar sonriente para esto, pero a la mierda la prensa.

Nunca encontraba el momento adecuado para hablar con Bella, y si llegaba a hacerlo, eso no era garantía de que ella me escuchara y que todo salieras bien. Si no quiere escucharme - como la vez en la fiesta de Alice Brandon - ¿que podría hacer? Me lo tenía merecido.

El problema era que cuánto más quería olvidar - y de verdad quería olvidarme del tema porque me hacía sentir muy avergonzado conmigo mismo - más se avivaba esta especie de fuego en mi que ardía por Bella.

Cuando ella se fue mi vida, le escribí una carta... una carta que estuvo guardada en mi billetera por meses hasta hace un par de días.

Ahora está en mi edición de "Cumbres Borrascosas" que le di para que se distrajera.

Tal vez no debí hacer eso. Todos debemos estar concentrados en la meta.

Es probable que no la lea, pero tengo esperanza de que si lo hace, haya una oportunidad, aunque sea mínima, de aunque sea poder hablar como alguna vez lo hicimos.

Mientras tanto, me enfocaré en hacerlo lo que hago de la mejor manera, en dos días debutaremos con Bosnia, y no debemos perder.

OoOoO

Hola hola! No me maten por actualizar en años... lo que paso fue la vida misma. Trabajo, estudios, relaciones... la adultez.

Espero que aún sigan del otro lado y me digan que les parece, no es mucho ya que lo futbolístico viene el próximo cap.

Saludos y cuídense mucho

Eva

Pd: cambie los guiones por comillas porque al cargar el documento las comillas se pierden y es un dolor de cabeza, avísenme si se entiende bien.