Nuevamente un oneshot…. Esta vez es mi hermana la creadora de esta historia, yo únicamente le he corregido un par de cositas (no le digáis que he subido esto, o si no se enfadara conmigo ;) )

Espero que os guste

Esta es mi vida

La leve respiración se detuvo abruptamente cuando su dueña se ocultó tras un árbol. La pequeña niña rubia de ojos verdes, de a lo sumo 10 años sacó su mirada por el lateral del árbol y al no encontrar ningún peligro, se lanzó al suelo y comenzó a arrastrarse lo mas silenciosamente posible por el suelo del bosque.

Poco a poco avanzó hasta llegar a un claro entre los árboles, donde una gran figura negra cubierta de escamas roncaba sonoramente.

La pequeña niña sonrió y cogió el pequeño y rudimentario cuchillito de madera que portaba en su cinturón antes de lanzarse a toda velocidad contra el dormido ser. Sin embargo, antes de que pudiera llegar a dos pasos de su objetivo, algo la rodeo con firmeza las piernas y la elevó en el aire, dejándola boca abajo, mientras ante su rostro aparecía el de la criatura a la que pretendía coger por sorpresa, vistiendo una sonrisa sin dientes.

La niña se enfurruño, aun colgada en el aire, mientras comenzaban a oírse las risas del negro dragón y las de un humano que ella conocía muy bien.

-¿Se puede saber que intentabas hacer, Lia?- de entre los arboles surgió un hombre castaño de ojos verdes, cuya pierna izquierda estaba sustituida de rodilla hacia abajo por un pie de metal, mientras el dragón negro dejaba a la rubia en el suelo con cuidado. Lia, por su parte, hizo un pequeño puchero.

-No es justo, papá, nunca puedo pillar desprevenido a Desdentao- la risa del furia nocturna volvió a oírse

-Lia, es casi imposible cogerle desprevenido, lo sabes muy bien. De todas formas, ¿se puede saber que hacías en el bosque a estas horas?

-¿De qué hablas, papi?- preguntó confusa esta vez

-¡La carrera! ¿O te piensas perder el estreno de tus hermanos?- la cara de Lia era un poema

-¡Se me olvido! Tengo que ir corriendo al estadio.- Lia echó a correr antes de que Desdentao la cogiera de la camisa y la subiera a su lomo, delante de Hipo, echando a volar inmediatamente después. Tras un par de aleteos potentes Lia avistó las gradas donde el pueblo se había reunido para ver la carrera de dragones y sonrió.

"Esto es isla Mema. Nueve meses nieva, y otros tres graniza. La comida no es muy abundante, y tampoco muy sabrosa. Sin embargo, no querría vivir en otro sitio. Hace años, estábamos en guerra con los dragones, pero gracias a mis padres y sus amigos, ahora viven con nosotros. Son nuestros compañeros y amigos, nos ayudan y nosotros los cuidamos. Y en cuanto mama me deje tener mi propio dragón, pienso convertirme en una jinete de dragón mejor aún que papá. Soy Lia Haddock Hofferson, y esta es mi vida"