Weak Points – Puntos Flojos

Arturo Pendragon, el heredero al trono de Camelot.

El más valiente de todos los caballeros.

El más galante, educado y valiente hombre que alguna vez haya existido.

Y posiblemente el mejor rey de todos, porque él iba a ser el rey, lo quisiera o no, los tiempos de jugar con los sirvientes, hacer travesuras o escaparse con alguna doncella, habían, lamentablemente, acabado.

Como su padre le siempre le decía: "Un rey es responsable de toda su gente, por lo que no puede permitirse tener debilidades y si las tiene, debe mantenerlas cerca de él, pues será lo primero que usarán en su contra" Realmente se tomó su frase a pecho y por varios años, logró no tener debilidades, siendo arrogante con todo el mundo, quién lo iba a querer, hasta que llegó él, Merlín. Con sus respuestas agudas, desafiándolo a cada momento, alguien que se preocupaba por él, Merlín logró que sus relaciones con Morgana mejorarán, llegándola a querer como una hermana, Merlín también lo llevó a conocer a Gwen, su futura esposa, su futura vida.

Así que ahora Arturo tenía 3 debilidades: Morgana, Gwen y Merlín. Su hermana, su amor y su mejor amigo.

Su hermana, su linda hermanita, tan inocente y dulce, ¿Cómo se había convertido en tan horrible monstruo? Una respuesta sencilla: magia, la magia la cambió y se llevó a su hermana para convertirla en la bruja Morgana Le Fay, Arturo aún no creía que su padre haya tenido razón y que la magia fuera mala, algo en su interior le decía que no podía ser verdad, cada vez que veía a una "bruja" quemada, no dejaba de pensar que ella podría ser su hermana, que esa persona podría ser inocente. Pero, no, debía alejar esos pensamientos, no importaba cuanto quisiera hacer las paces con su herma... con Morgana, ella era una amenaza para el reino y las amenazas debían ser cortadas desde la raíz.

Gwen, dulce Gwen, ella le enseño a ser más humilde, más cercano a su pueblo, más real, era perfecta, siempre esperándolo con una sonrisa, porque no importaba que cosas había tenido que hacer, a quién había matado, ella siempre le daba esa sonrisa, dulce, reconfortable, demasiado perfecta para ser real, siempre haciéndolo sentir mejor, su decisión de casasrse con ella era la segunda decisión más importante e inteligente que había hecho y lo hacía sumamente feliz.

Si casarse con Genevieve había sido su segunda mejor decisión, ¿cuál había sido la primera? La mejor decisión fue la de Merlín como su consejero oficial.

Arturo no podía creer que ese tonto chico se haya convertido en su mejor amigo, aunque claro él nunca se lo diría, nunca le diría que realmente lo apreciaba o que confiaba más en la opinión de él que en la suya, tampoco le diría que siempre supo que estaba enamorado de Morgana, ni que lo había escuchado llorar por ella, y aún así Merlín siempre decía que tenían que acabar con ella, Merlín era fuerte y le enseño a Arturo a serlo también.