Antonio se despertó escuchando unas dulces palabras que una voz francesa sensual y familiar estaba recitándole despacio mientras le acariciaba la espalda y la tripa levantandole la camiseta lentamente, lo que hacía que el joven español se encogiera por las cosquillas con su particular y dulce risa. Antonio se giró para ver a su compañero Francis el cual tenia el pelo suavemente extendido por la almohada mirándole con sus hermosos ojos azules sonriéndole.

-Bonjour, mon amour... - dijo suavemente.

-Buenos días a ti también cielo... -dijo Toni mientras le acariciaba la perilla a su amante

-No podía evitar mimarte... estabas tan mono dormido...

-Y ahora no puedo evitar hacerlo yo... -dijo mientras se subía a horcajadas sobre su amante y le besa acariciandole el pecho desnudo, no era algo raro que el francés incluso en invierno durmiera en pelotas, algo que el friolero de Toni no podía hacer.

Francis en ese momento le abrazó y rodó por la cama llevandose las sábanas que le dejaron aprisionados a ambos.

-Vaya... nos hemos convertido en una chenille...

-Si... -dijo Toni mientras reía.

Ambos se levantaron. Toni esperaba tumbado en la alfombra aburrido, estaba vago y mas en verano, no quería ni siquiera bajarse a la playita, se habían gastado tanto en ese apartamento...

-¿No bajas a la plage? -dijo Francis arrodillándose en el lado de la cabeza de Toni.

-Estoy tan vago hoy... -le respondió su pequeño español echando la cabeza hacía atrás y pegando un pequeño salto al ver que su novio francés le dejaba una pizca de nata en la nariz.

-¿Te apetecen fresas con crème? -dijo mientras se sentaba a su lado.

-Ah, si... -dijo mientras se tumbaba en su regazo.

Francis le dio despacio un par de fresas despacio mientras le hacía ricitos en el pelo.

-¿Estas mimoso conmigo... quieres algo? -dijo Toni mientras le acariciaba las piernas...

-Solo decirte que te quiero mucho...

-Y yo también, mi rubito...

Habían pasado toda la mañana besándose entre fresas y nata, pero en ese momento sonó el timbre.

-Oh, iré yo... -dijo Toni levantándose y abriendo la puerta, -¡hola Lovino!

-Ey, hola Toni... ¿Cómo estás?

-Bien... -dijo guiandole hasta el salón -estaba aquí con Francis...

-Con... ¿Francis? -dijo extrañado.

-Sí, sí...

Lovino se fue a la cocina, rebuscó un poco en los armarios y encontró una pastilla. Se la disolvió a Toni en agua y se la ofreció a lo que este aceptó.

-Toni... Francis murió hace 8 meses... tenía un cáncer, ¿Recuerdas?

Antonio se quedó un rato pensativo, hasta que la pastilla le hizo efecto, llevaba ya meses de terapia, tanto tiempo sin Francis, sin la persona que amaba... teniendo que aguantar la soledad... casi era más feliz sin medicarse, pero llegaría el día que deberá estar un minuto sin pensar en su amor, en el que por poco habría sido su futuro marido... recordar como acabó, sin pelo, débil, pálido, cansado pero al menos sabía que murió queriéndole.

-¿Quieres que me quede contigo? -preguntó Lovino.

-Y que no te vayas nunca, por favor...


Mmmm mini fic, final crack... que cosas jeje... al final Francis me ha dado pena y todo pero... no podía estar saludable y feliz como una perdiz u.ú

Espero que este drabble os haya gustado, no olvideis comentar! ^3^ Y no, no es spamano, solo que Lovi es amigo suyo y ya D: