Imagino que si alguien pasa por aquí querrá matarme por haberme tardado un milenio en actualizar, y quizá no es suficiente escusa, pero entre la universidad y mi relativamente reciente trauma por la serie de "Kuroshitsuji- Book of Circus" no he tenido ni el tiempo ni la cabeza para escribir para este fandom D: pero en fin….Aquí va la siguiente mini escena de este evento en la vida de la Integra Hellsing adolescente, espero no decepcionarlos demasiado

acotaciónes:

-lo que se encuentra en cursiva son pensamientos de los personajes

- entre paréntesis: (acotaciones de la autora y acciones o actitudes previas a los diálogos)

-negrillas (dentro de la historia): frases, palabras, etc. expresadas con énfasis por los mismos personajes.

Disclamer: Hellsing y sus personajes pertenecen a Kouta Hirano, la siguiente narración a mis debrayes mentales

Preparativos para la velada

(A media tarde)

Ya había vaciado medio closet sobre la cama y seguía sacando prendas del armario, una por una y descartándolas al instante, no tenía nada adecuado para la ocasión, jamás había tenido que asistir a un evento de ese tipo, las niñas pequeñas (como ella misma en aquel tiempo en que vivía su padre) no están obligadas a asistir a ellos, en cambio las jovencitas no solo deber asistir, sino deben esforzarse por lucir radiantes cual pavoreales para llamar la atención de los caballeros, comportarse con los debidos modales y mostrarse diestras en la pista de baile.

-"¡Es todo un ritual de apareamiento animal!" pensaba Integra "mientras más hermosa y refinada mejor imagen social, más crinolinas, más caderas, por lo tanto, ¡más herederos!, y mientras más gracia y sensualidad en su danzar, mejor en han de ser para…." -¡Iag! Asco!-susurró para sí mientras agitaba la cabeza como si ese pensamiento fuese a desprenderse de ella con ese acto, entonces escuchó que llamaban a la puerta.

-¡Adelante! – respondió desde el interior del armario, entonces entró Walter llevando dos cajas apiladas una sobre otra.

-Pensé que tal vez no tendría ropa para la ocasión y me tomé la libertad de conseguirle un atuendo adecuado para esta noche, espero no se moleste por ello.- dijo dejando ambos paquetes sobre la cama

-Oh! Gracias Walter- soltando las prendas que llevaba descuidadamente sobre la alfombra para acercarse a abrir la caja.

-con su permiso- hizo una reverencia y salió de la habitación.

Sacó un vestido largo color azul marino, con un discreto escote de corazón y mangas que se aglobaban sobre los hombros y se ceñían al brazo hasta el codo, donde se volvían acampanadas.

El talle tipo imperio se ajustaba a su figura hasta la cintura para luego caer amplia y largamente en una falda de holanes que llagaba más debajo de sus tobillos.

La tela tipo tafeta del vestido tenía un curioso efecto, que lo hacía azul y brillante bajo la luz y lo oscurecía hasta enegrecerlo bajo la más ligera sombra. Era un atuendo exquisito: elegante y nada revelador, pero la cereza del pastel fueron los zapatos que Walter había considerado adecuados para ese vestido.

-Bendito seas Walter!- pensó para sí, entonces dejó las prendas sobre la cama y dejó su tablet sobre el tocador, abierta en la primer página que encontró tras poner en el buscador "maquillaje y peinados sencillos para eventos formales" (No iba a permitir que alguien más se metiera con su rostro y cabello, ¡sabrá dios que tantas que tantas porquerías le pondría encima!). A continuación comenzó a desvestirse para entrar en la ducha, le pareció ver una sombra extraña en el reflejo del espejo, y antes de despojarse de su blusa grito a la nada:

-¡No quiero tus depravados ojos rondando por aquí en lo que resta del día!- Entonces se giró para encarar a cierto vampiro que se materializaba sentado sobre la cama.

-¡Vamos ama! ¿Ni siquiera va a dejarme darle el visto bueno sobre su atuendo para esta noche? Formalmente dejará de ser vista como una niña...- mencionó con una sonrisa ladina.

-¡Evidentemente no me he puesto aún ese vestido, y no estoy de humor para tus tonterías y dobles sentidos!

-jamás lo est…

-¡LARGO!- lanzó un abrecartas a la cabeza del vampiro que terminó por clavarse en la pared, pues el objeto de su ira logró esfumarse a tiempo. Entonces se adentró en la privacidad de su baño prefiriendo terminar de desvestirse ahí. –Alucard no sería tan imbécil para meterse aquí…creo-

-o-o-o-o-o-o

Eso es todo por ahora, rezen a Zeus para que pueda continuar pronto :p y si alguien más gusta de Kuroshitsuji dense una vuelta por mi perfil y chequen mis aportaciones al fandom :D

Nos estamos leyendo!