Disfruten de la lectura ;)


Ave de Cenizas

Por:Chiara Polairix Edelstein


Epílogo


Epilogo

Exactamente ha pasado una semana muy intensa para la pequeña y mono parental familia Edgeworth.

Miles se estaba adaptando a una vida familiar, había que reconocer que era mucho más fácil de lo que él hubiera esperado, quizás el comportamiento de Harry era lo que más ayudaba. Fuera de eso él se esforzaba por ser un buen padre, ayudaba a su hijo con sus estudios, resolvía sus dudas, charlaban.

Sin embargo…su vida sentimental era cosa aparte. Había aceptado su homosexualidad y enamoramiento hacia Phoenix mucho antes de lo que él esperaba, sin embargo siendo un fiscal de renombre y con un hijo a su cuidado, tendría que dejar de ser padre soltero. Tenía la ayuda de Dahlia, pero la mujer ya tenía un rol en ello, era un pilar de apoyo, tía y guardiana... Su pequeño Harry necesitaba una madre. Pero sabiendo su condición y sentimientos eso le era imposible, esperaba que a Harry no le molestara si empezara a tener citas románticas…con otros hombres.

Para su sorpresa el muchacho resulto ser una mente joven y abierta, que no tenía problema sobre la orientación sexual de su progenitor, además de un buen ayudante de cocina, entre los dos podían preparar una excelente tortilla francesa, ravioles, lasagna, e inclusive cuando se les hacía tarde, unos ricos sándwiches de mantequilla de maní.

Sin embargo Harry era harina de otro costal, si bien se había desarrollado lo suficientemente bien, se había mudado a un país más hogareño y cálido, la popular ciudad de los Ángeles, le daba los brazos abiertos, y de paso unos lentes de sol y paseos (incluidos trayectos al trabajo, fiscalía y casa) en el elegante automóvil rojo de su padre.

Aunque pareciera tener la vida de ensueño que tanto soñó, un padre amoroso y comprensivo, una protectora fantasma muy divertida, un tío farmacéutico que en realidad es mago, y gente que lo aprecia y lo quiere.

Pero siente un hueco en su corazón y su mente, por alguna razón dentro de su interior, crece una chispa malvada, tal vez debió hacerle caso a sus familiares, a la tía Dahlia diciéndole que no es buena influencia, y a su padre Miles con la firme decisión de llevarlo a un psicólogo, ahora que lo piensa, quizás si debió de haber tomado la oportunidad.

No es que se quejara, Athena Cykes, la asistente de el señor Wright era mil veces mejor que cualquier frívolo psicólogo interesado en su propio bolsillo y no en los problemas de sus pacientes, en cambio ella era una joven agradable y tranquila que se proponía verdaderamente ayudar a otros, ambos conocían sus problemas y se apoyaban mutuamente, pero eso no bastaba.

Rodo sobre la cama, el sueño no llegaba a él, contar ovejas era muy tonto, y no le daba resultado alguno.

— ¿No puedes dormir? —pregunto una voz en el interior de su cabeza, Harry esbozo una sonrisa mental.

Desde el día en el cual fue encontrado malherido en Privet Drive, en medio de una de sus pesadillas fue cuando conoció a Tom.

Un ente particular, según él cuenta que cuando tenía un cuerpo fue un líder excepcional luchando por una causa justa: igualdad para sangres puras y mestizos en el mundo mágico.

Bueno…había que darle el lado a los sedentarios sangre pura, pero cuando subiera al poder haría las leyes iguales para todos los magos.

Tom se dio la tarea de explicarle la muerte de sus padres, una pareja formada por el sangre pura James Potter y la mestiza Lilian "Lily" Evans, dos jóvenes guerreros y estrategas, que le hubieran sido de mucha ayuda, de no ser porque creían firmemente en los ideales de Dumbledore, o al menos solo Potter, porque su esposa tenía un gran cerebro lleno de sentido común, tal vez tenia carita de estirada, pero era muy buena duelista y muy valiente, Griffindor como tal.

Aunque nunca llego a saber ¿Qué era lo que la ataba a ese cretino? Supuso que fue un matrimonio forzado, y no se equivoco del todo. Sin embargo los Longbottom, eran otra pareja dispuesta a desafiarlo. Los cuatro tenían dos hijos que según la profecía uno de ellos iba a derrotarlo.

Llego a casa de los Potter ese 31 de Octubre, no a matarlos como según cuentan Dumbledore y la prensa, si no a ofrecerles un trato: Inmunidad y vidas perdonadas, a cambio de la educación y formación de su hijo para el lado de los mortífagos. Era obvio que se lo pensarían dos veces, la mujer posiblemente hubiera aceptado, pero su esposo no. Bastaba con el consentimiento de uno de los progenitores (en especial la madre) y juramentos inquebrantables y ¡Listo! Podría esconderlos con Snape durante una temporada, al cabo su vasallo le rogo por la vida de ella.

El iluso Potter cayó muerto no sin dar una buena lucha, subió al cuarto del bebe encontrándose con la mujer de rodillas suplicando que la matase a ella y su hijo. Con toda la cortesía posible explico su plan, como adivino ella dudo un poco, pero él la había liberado de un matrimonio sin amor por parte de ella, además estaría con Severus y ambos estarían protegidos.

Acepto el trato a regañadientes y luego de muchas dudas, iniciando un ritual de vínculo entre él y Harry, aún era muy pequeño para que jurara lealtad, así que se conformo con ello.

Cuando iba a hacer lo mismo con la ahora Viuda de Potter, esta cayó muerta por una varita anónima y el perdió su cuerpo, mientras Harry gano esa espantosa cicatriz que adornaba su frente.

Y en resumidas cuentas, esa fue la versión que Tom, antes Lord Voldemort le dio al pequeño muchacho, resumiendo detalles y contando su hazaña como si fuera un cuento de hadas que lo hizo quedar dormido.

Fue a la mañana siguiente que el par se despertó con sueño en sus ojos por una sonriente Dahlia, que les recordó que hoy tenían un picnic en el lago Gourd con Los Wright.

Miles se había enterado hace unos días de la existencia de Trucy Wright la hija adoptiva de su amigo luego del caso que casi hunde su carrera, no solo los acompañaría ella, sino también su hermano de sangre Apollo Justice.

La mañana en el lago Gourd era refrescante, los tres muchachos se llevaban de maravilla, y a lo lejos disfrutaban de una partida de Jenga bastante entretenida

Los Jóvenes se entendían muy bien. Al tener Trucy la misma edad que Harry no había problema alguno entre ellos, su amistad era muy equitativa, con Apollo era algo similar pero más profundo. Ambos habían perdido a sus padres y sufrido mucho en sus vidas, por eso más que amigos sus lazos parecían de hermanos.

Los dos Adultos observaban al pequeño grupo reír, sonreír y relajarse, conversaron de temas triviales como los casos, la paternidad, el trabajo y unas muy buenas y merecidas vacaciones de fin de semana.

Pronto se les acabaron los temas triviales, había un asunto que tratar y posiblemente sería muy incómodo para ambos.

—Hay algo que quiero decirte—comenzó el abogado con tono nervioso. Edgeworth lo miro suspicaz y lo alentó a continuar.

—Sabes, La razón por la que me hice abogado fue por alguien…—comenzó Phoenix—Que me defendió cuando lo necesitaba, que desde esa fecha, se volvió uno de mis mejores amigos, la voz de la razón en cada locura impulsiva, y ahora que hemos crecido, he vuelto a encontrarlo, esta vez convertido en fiscal, que lucha por descubrir la verdad y que cumple sus promesas. Un gran Amigo, fiscal, colega, y padre. Lo que quiero decir Miles—dijo el abogado con nerviosismo tuteándolo por primera vez—Es que me gustas, más que eso, estoy enamorado de ti. Siempre lo he estado, travesando cada dificultad por encontrarte, por verte de nuevo, y lo he conseguido, al menos como amigo. Entenderé si después de esto no quieres volver a saber de mi— término su confesión derrotado.

El fiscal de traje magenta parpadeo sorprendido, Wright SU abogado pelo pincho estaba enamorado de él. ¡Le Correspondia! Esa llamita que sentía en el pecho subía rápidamente a su corazón. Desde el primer momento en que le vio supo que sería alguien importante en su vida ¡Al diablo con las niñas guapas! Si la persona que te gusta es acusada de algo que no cometió, el instinto de un Romeo primerizo es defender a la persona amada, y así lo hizo el, desde ese día avanzo un paso grande, se gano su confianza y muy pronto su amistad.

En toda su infancia, jamás se percato de que ese sentimiento fuera amor, hasta que pasaron los años y nunca pudo sacárselo de la cabeza. Derrotado y sin esperanzas siguió su camino. Hasta que el destino le dio otra oportunidad, esta vez limitada a ser solo amigos o rivales, posiblemente colegas.

Ahora esta confesión le abría las puertas a un amor que creía perdido y lo primero que hizo fue mandar de paseo a la cordura, y las apariencias, ataco los labios de su amado con pasión y fiereza.

Phoenix se sorprendió al principio, pero muy pronto correspondió el beso con más intensidad, entrelazando lentamente sus manos con las del fiscal. Se separaron por faltas de aire, jadeantes y sonrientes, pero sin soltar nunca sus manos, así se dedicaron a disfrutar toda la tarde con la compañía del otro.

A lo lejos los Trucy y Harry sonreían, su plan había salido con éxito, solo faltaba la segunda parte.

— ¿Ustedes que tanto miran? —les pregunto el mayor al verlos distraídos del juego.

El teléfono del mayor empezó a sonar insistentemente, salvando a ambos de la respuesta.

— ¿Aló? Señor Gavin…—contesto el castaño con un rubor en sus mejillas, alejándose para que los muchachos no escucharan su conversación.

El dúo de jóvenes sonrio con complicidad, A partir de Hoy las cosas cambiarían.

La vida iba a sonreírles a todos de ahora en adelante.


Y Asi es...todo lo bueno se acaba quiero agradecer a todos los que han leído, seguido la historia, poniendola en favoritos, y comentando muchas gracias a:

Merrychan

Asheri24

Spica M

FanFicker-FanFinal

DJackson

Gelygirl

Maya-0196

como Sorpresa para cada uno de ustedes, he estado trabajando en la secuela del fic. Titulada: Utopia Garden.

Esperenla Pronto Aquí en fanfiction!

Hasta luego

Chiara P. Edelstein. ;)