Era una noche preciosa, los alumnos de la Escuela Primaria de Novanizza estaban disfrutando de una maravillosa velada observando las estrellas, puesto que pronto los estudiantes ingresarían a la secundaria, a la señorita Soledad se le había ocurrido una noche acampando en un bosque cercano a la ciudad, como regalo de despedida para su querido grupo.

Azul había llevado su nuevo telescopio, regalo de cumpleaños de su padre, para poder tener una linda vista de las estrellas. Pilar estaba al lado de ella, rogándole que se lo prestara para poder buscar vida alienígena.

-Pilar, por milésima vez, los aliens no existen.

-¡Eso es lo que un alien diría!

Mientras tanto, Serio estaba separado del grupo, quería estar solo, ya que se había prometido que esa noche le declararía su gran amor a Azul. Solo que no encontraba las palabras indicadas para hacerlo.

-Bueno Azul… eh…tu y yo llevamos mucho tiempo siendo amigos y-se detuvo, así no era como debía hacerlo-Oye Azul, quería decirte algo, ¿Qué tal si tú y yo? ¿Qué estoy haciendo?

Se sentó en el suelo y se cruzó de brazos, no podía ser, llevaba años lidiando con el mismo problema y no era posible que aún no pudiera resolverlo, era muy sencillo, pero no podía evitar sentirse nervioso cada vez que veía Azul, era tan hermosa.

Justo en ese momento, Paco apareció detrás de él.

-El Doctor Corazón tiene problemas.

-¡Paco!-grito Serio, enojado de que su mejor amigo lo estuviera espiando-¿Cuánto tiempo llevas ahí?

-Lo suficiente-respondió sonriendo con maldad.

-¡Eres un!-dijo Serio cerrando los puños, y sonrojado de que Paco lo hubiera escuchado decir todas las cursilerías de los últimos minutos.

-Cálmate Serio, no es un gran secreto después de todo.

-¿A qué te refieres?

-Pilar y yo sabemos que te gusta Azul desde hace mucho tiempo.

-¿Qué?

-Pilar encontró la tarjeta que le ibas a dar en el día de la amistad, y me lo conto, tranquilo, Azul no lo sabe, bueno, hasta donde yo sé.

-No puede ser-dijo Serio, aun mas rojo-Pensé que me había desecho de esa tarjeta.

-Bueno, pero si quieres un consejo de mi parte, deberías decírselo ahora, te apuesto que Azul siente algo similar por ti.

Serio lo vio muy sorprendido.

-¿Lo crees?

-Sí, mira, la vez que me estaba burlando de ti porque preferías pintar que jugar Novanok, ella salió a defenderte, y recuerdo que se pone algo celosa cuando Mili o Perla hablan contigo.

Serio se quedó sorprendido, jamás se había imaginado que Azul pudiera sentir algo por él.

-Vamos-dijo Paco sonriendo-Es ahora o nunca, me llevare a Pilar si quieres para que puedan tener, privacidad.

-De acuerdo-dijo Serio, convencido de que esta noche, sería la noche.

Aunque Azul había conseguido calmar a Pilar, ella aún estaba a un lado de su amiga, esperando la oportunidad para que Azul se descuidara y pudiera investigar su "evidencia alienígena"

Fue cuando Paco y Serio llegaron.

-Hola chicos-Azul- ¿Pueden ayudarme con Pilar?

-De hecho Serio tiene algo que decirte-Paco-Pilar, ¿puedes venir un momento?

A Pilar se le iluminaron los ojos al saber a qué se refería Paco.

-Está bien-Pilar dejo Azul y se fue con Paco, dejando Azul sola con Serio.

-Y bien Serio, ¿de que querías hablarme?

-Bueno Azul, tu y yo tenemos muchos años de ser amigos, y…

Paco y Pilar observaban como Serio y Azul platicaban.

-¿Crees que esta vez lo hará?-Pilar.

-Espero que sí, porque si no seguiremos igual.

-Sí, y tal vez así pueda usar el telescopio de Azul para encontrar aliens.

-Pilar, sabes que los aliens no…

-Azul, tú me gustas mucho.

Azul se quedó sorprendida, el chico que le había gustado en todos estos años le estaba confesando su amor.

-Y no solo me gustas, te amo Azul, eres tan hermosa, y lista, muy comprensiva.

-Serio.

Serio comenzó asustarse, tal vez la había asustado.

-Azul, yo…

-Serio, yo, yo, yo también te amo, siempre has sido un chico muy especial, muy diferente a todos los demás, eres un artista, eres sensible y me gusta todo eso.

Se acercaron y se tomaron de los brazos, mientras sus labios se estaban acercando.

Parecía que las cosas estaban saliendo de maravilla, pero de repente algo terrible sucedió, fue Rafa quien dijo la mala noticia.

-Hey, miren eso.

Apunto hacia el cielo.

Una estrella de fuego pasó volando sobre ellos, luego desapareció mientras seguía con su recorrido.

Azul volteo a ver la estrella y la siguió con la mirada.

-¡Un meteorito!

Serio no lo podía creer, había estado tan cerca.

La tierra comenzó a temblar y todos los niños cayeron al suelo, era un terremoto.

Pero de repente, se detuvo.

-¿Qué fue eso?-pregunto Paco mientras se levantaba.

-¡Aliens!-grito Pilar.

-Pilar por favor-dijo Paco mientras la ayudaba a levantarse-Los aliens no existen.

-¿Estas bien?-pregunto Serio mientras ayudaba a Azul.

-Sí, si todo está bien.

Aunque se notaba que estaba algo decepcionada porque el momento tan especial se había arruinado.

Escucharon como Rafa pedía ayuda, se había caído de su silla de ruedas y no se podía levantar.

-Rafa-dijo Paco mientras corría ayudarlo-¿Estas bien?

-Si Paco, solo me caí, ¿vieron eso? Parecía una bola de fuego.

-Y estaba descendiendo-Azul-Me preguntó si.

Azul fue a ver a la señorita Soledad, quien estaba hablando por el teléfono que estaba incluido en el gran camión en el que habían llegado.

-Señorita Soledad, ¿Qué pasa?

La maestra colgó el teléfono.

-Esa bola que vimos era un meteorito, y ha caído a las afueras de Novanizza.

Diadoro y Gómez estaban en la selva buscando a un nuevo Divino para tratar de apoderarse de Novanizza.

-Gómez, ¿Dónde está el Divino que prometiste?

-Lo sigo buscando jefe, pero mi buscador está fallando, hace muy mala señal aquí.

-Pues más vale que encuentres algo pronto o voy a…

El cielo se ilumino y vieron como el meteorito se estrellaba cerca de ellos, el choque hizo que salieran volando.

Cuando el humo se esparció, se pusieron de pie y comenzaron a toser.

-Jefe, jefe, ¿Dónde está?

-Aquí Gómez-se sacudió para quitarse la tierra que tenía encima-Gómez, esa cosa que cayó del cielo, es lo que buscamos.

-Jefe, lo que cayo no fue más que un…

Pero Diadoro lo tomo de la mano y lo jalo.

-Esa cosa va convertirme en el nuevo alcalde de Novanizza.

Fueron a donde el meteorito se había estrellado, el impacto había dejado un gran hoyo en la tierra.

-Mira Gómez, es precioso.

En el centro del enorme hoyo estaba un huevo, era de color gris y estaba brillando. Gómez saco un aparato de su bolsillo y comenzó a examinar el siniestro.

-Los niveles de radiación son muy bajos jefe, no hay peligro, bueno, hasta que sepamos que hay ahí adentro.

-Vamos Gómez no seas aburrido, es un regalo del cielo, así que trae una de tus máquinas para llevarnos esta cosa de aquí.

-De acuerdo jefe-respondió, aunque esa cosa no le daba buena espina.

Ese fue el prólogo y admito que es algo, meh, prometo que el primer capítulo será mejor en fin. No olviden el review y pronto las cosas van a ponerse complicadas para todo el mundo.

Este fic está inspirado en Gamera 2 El Ataque de Legión, Mimic y Alien El Octavo Pasajero.

Estén atentos porque espero actualizar este fin de semana.