¡Hola, sexys y extremadamente sensuales lectores y lectoras!

Disclaimer: Naruto y sus personajes le pertenecen a Masashi Kishimoto.

Snow White Queen a Evanescence, canción en la cual me inspiré para escribir éste fic.

.

.

.

.

Snow White Queen

.

.

.

.

Iban de un lado a otro; de rama en rama; pero ninguno era capaz de ver al otro, al menos seguían el plan tal como lo habían formulado, aunque cierto integrante se negaba a colaborar. Prefería hacer todo individualmente y, aunque no les agradaba la forma en que despreciaba su trabajo, obtenía grandes resultados; aun así, Shino y Kiba no confiaban en él y ella, ella solo tenía sus dudas y debía acatar las órdenes de Tsunade-sama «Te mando a ti porque eres la única que no se le aventaría encima ni se interesaría en cuestionarlo como lo harían Ino o Sakura; además necesito que me des un informe de cómo se desarrolla en un equipo distinto y si es capaz de seguir ordenes... Y Hinata, avísame que tan deteriorado se encuentra.»

Norte: cubierto; este: cubierto; oeste: cubierto; pero el sur... Antes de ser capaces de atacar en conjunto aquel campamento, él ya se les había adelantado, por lo que se vieron obligados a bajar.

-¡Gatsuga!-atacó a los guardias que se encontraban escondidos justo debajo.

Shino no se hizo esperar e irrumpió dentro de la carpa para recuperar lo que se le había robado a Konoha.

Ella se limitó a defender y atacar, pero con la gran delantera del Uchiha era casi imposible que fuese a contribuir de más en la misión; el gran estruendo del chidori llamó la atención de los tres para después verle llegar con un criminal inconsciente y verle ser azotado en el piso por el azabache.

-Vámonos, tengo lo que queremos.-ordenó con el pergamino en mano.

-¡Cierra la boca, Uchiha!-gritó a todo pulmón Kiba, molesto por aquella actitud.

Amarraron a los mercenarios y los dejaron allí, pronto llegarían los Anbu a terminar con el trabajo.

-¡Vámonos!-ordeno nuevamente tomando el camino de regreso.

-¿A dónde vas, Uchiha?-cuestiono molesto.

-Ya podemos regresar a Konoha, Inuzuka. El trabajo está hecho.

-Te recuerdo que eres el menos indicado para dar órdenes-detuvo su camino, poniéndose frente a él-y si no mal recuerdo, el capitán del equipo es Shino y no tú.

-Hazte a un lado.

-Kiba tiene razón, Sasuke. Recuerda que estás siendo evaluado por cada equipo; esto se suponía que era trabajo en equipo y careces de ello cuando se tratan de otras personas con las que no acostumbras a trabajar.

-Hmph... No me interesa tu equipo, Aburame. Sólo quiero volver a Konoha para no verles la cara.

-Déjame decirte algo, Uchiha.-comenzó Kiba-Nosotros no somos tan pacientes como Naruto, Sakura y Kakashi; y al menos yo, no tolero la idea de que te hayan aceptado de vuelta. Así que mejor dejas de comportarte como un idiota o...-le sujeto de la polera.

-¿O sino qué, Inuzuka?-interrumpió.

-Te patearé el trasero-amenazó.

-¿Crees siquiera poder tocarme? No me hagas reír.

-Recuerda que no estás al cien por ciento debido a que no tiene mucho que terminaste con tu recuperación y no soy capaz de parecer un cobarde y aprovecharme de la situación.

-No te tengo miedo, Inuzuka.

-Kiba-kun-llamó la ojiperla al estar detrás suyo-Déjalo, no vale la pena que discutas con Uchiha-san ya que vamos de regreso-posó su mano sobre su hombro-esté o no al cien por ciento, no puedes pelear con él; él sabe cuáles son las condiciones para quedarse, además todavía está por decidirse qué se hará respecto a su situación.-terminó.

-Hazle caso a tu noviecita, no pierdas tu tiempo.

-Tsk.-lo soltó aun con las ganas de partirle la cara por aquel tono burlón al referirse a Hinata.-Tú ganas, Hinata.

-Vamos... Kiba, Hinata, Sasuke, debemos regresar.-ordenó Shino después de tan tensa situación y es que, el manejar aquello iba a ser complicado más al saber que Kiba no toleraba al Uchiha.

.

.

.

.

.

.

.

.

-Todavía no se decide nada sobre Sasuke-kun, ¿verdad, Tsunade-sama?-

-Me temo que no, Sakura. Esta decisión se tomará con una reunión que se llevará a cabo dentro de poco.-respondió pensando en que en aquella reunión Naruto tendría que poner todo su empeño por convencer a cada cabecilla de los clanes, a los ancianos, al señor feudal, a los kages y a él mismo. Tomar el puesto de hokage sería difícil especialmente con la situación de su mejor amigo.

-Me preocupa Naruto.-admitió con la vista hacia la ventana.-Me preocupa lo que se decidirá.

-Debemos apoyarlo ahora, pronto tomará mi lugar y no podemos darle la espalda ahora que se le han complicado las cosas.

-Lo sé... Me pregunto cómo le estará yendo a Sasuke-kun y a los chicos.

-Confió en ellos... Todo ha de estar bien.

-Yo también, pero Kiba no estaba conforme con Sasuke-kun en el equipo.-estaba preocupada por el cómo actuaría el castaño frente a la actitud de Sasuke.

-Y con justa razón, Sakura. Por el momento las razones de Sasuke por quedarse en la aldea están en tela de juicio.-señaló recordando, que al despertar Sasuke de aquel coma, había dicho que se quedaría en Konoha cosa que había sorprendido a más de uno.-No es fácil para nadie confiar en él, incluso Naruto duda.

-Eso lo sé pero espero que todo salga bien.-dijo más para sí misma, teniendo una mal presentimiento de todo lo que rodeaba a Sasuke.

.

.

.

.

.

.

.

.

Ya estaba listo el campamento, todavía faltaba una gran parte del camino, pero mañana terminarían.

La cena estaba casi lista, Kiba estaba recargado en un árbol esperando a que su querida Hinata terminara con aquella labor mientras Shino iba por más leña y Sasuke, bueno... A él no le importaba trabajar en equipo, pero al menos había ido por agua.

-No entiendo por qué hiciste todo eso, Uchiha.-comenzó-No creo que haya sido necesario pero cada quién aunque quiero entenderlo.-el Uchiha volteó ciertamente molesto ante aquella situación-Así que, empieza a explicármelo a ver si apoyo tu situación.

-Kiba-kun, eso no es asunto nuestro, el que Uchiha-san decidiera hacer aquello o no, no te incumbe.

-Tsk... Entiendo.-rodó los ojos molesto, sin entender el porqué del comportamiento de Hinata.

-Tengan-estiró los pequeños recipientes con algo de comida-Shino-kun-giró al oírle llegar y le estiró un recipiente.

-Hinata-señaló un lugar junto a él, a lo que ella atinó a sonreír y caminar hacia aquél sitio.-Te quedó delicioso, como siempre.

-Gra-gracias, Kiba-kun.-agradeció el cumplido sonrojada.

Seguía sin saber el por qué le habían asignado una misión con aquella ridícula pareja y el reservado de Aburame, ahora lo único que ansiaba era llegar a Konoha y reclamarle al dobe por aquella estúpida misión. Sí, entendía su situación pero ello no le detendría al enfrentar a Tsunade o Naruto, ya fuese el caso, era denigrante que se le asignaran ese tipo de misiones, siendo él "reencarnación" de Indra y aun así no poder aprovechar al cien por ciento sus habilidades.

Salió del campamento, necesitaba descargar la energía de más y aprovecharía que 'esos' estuviesen dormidos, pero vaya sorpresa al encontrarse con la Hyûga recargada en uno de los árboles con los ojos cerrados, parecía dormida.

-¿Qué haces aquí?-le molesto el verla allí, ¿acaso tenía niñera?

-Vigilando.

-¿Vigilando o vigilándome?-preguntó ciertamente molesto y desconcertado.

-Ambas, Uchiha-san...-admitió tranquila-Sé que le urge irse pero tenemos que llegar todos juntos, aunque no le negaré el ir a entrenar o caminar pero no se aleje mucho, por favor.-pidió dulcemente.

-¿Me estás amenazando, Hyûga? Porque no lograrás intimidarme; ninguno de ustedes está a mi nivel.

-No lo hago, sólo se lo pido de favor. Por otra parte, déjeme recordarle que estuvo mucho tiempo en coma y la recuperación le quitó más tiempo por lo que me atrevo a decirle que han pasado muchas cosas; curiosamente nos hemos fortalecido.-la arrogancia del azabache la irritaba pero a diferencia de Kiba, ella sabía controlarse o al menos lo intentaba.

-Hmph-estaba consciente y sabía que pudiesen fortalecerse, pero eso no decía que le llegarían a los talones-Nos vemos, Hyûga.

-Otra cosa-se detuvo para escuchar qué tendría que decirle-No olvide que somos un equipo especial de rastreo, si intenta algo lo encontraremos fácilmente. Y aunque no lo crea, ni siquiera su rinnengan o su sharingan serán capaces de bloquear mi byakugan.

Lo había olvidado por completo, ella tenía el byakugan sin embargo, creía imposible aquello.

-Cómo digas.-dicho esto, abandono a la chica pensando en las pocas probabilidades de ser hallado fácilmente, por lo que no veía descabellada la idea de intentar huir o al menos llegar antes a Konoha.

-No lo pierdas de vista-ordenó Shino, quien salió de la tienda, siéndole imposible el conciliar el sueño con el Uchiha entre ellos.

-Tranquilo, Shino-kun. Confío en que no actuará impulsivamente.

-Yo no, Hinata.-admitió.

-Intenta dormir, si él intenta algo no dudaré en despertarte.

-¿Podrás con esto?-le preocupaba el bienestar de su amiga, más aun teniendo en cuenta que Sasuke no se tentaba el corazón ante nadie.

-¿Confías en mí?-admiraba la creciente autoconfianza que hacia un tiempo para acá se demostraba, aun así no sabía que tanto había desarrollado el byakugan, es decir, hacía mucho que no entrenaban como equipo por lo que esa era la única opción que le quedaba: confiar en ella.

-Te lo encargo-asintió con una leve reverencia, agradecida del voto de confianza que recaía sobre ella.

No quedaba más que confiarle aquello, temía que ese tipo le hiciera algo a la chica, en verdad no quería, pero veía improbable el volver a confiar en él.

Activó el byakugan después de un rato; había sentido el chakra de Sasuke alejarse demasiado y no erraba, ya estaba lo suficientemente alejado como para preocuparse por despertar a Shino y a Kiba así que decidió actuar por sí sola, aumentando por mucho su paso normal y no sabía cómo, pero lo alcanzó.

-¿A dónde va, Uchiha-san?-preguntó jadeante ante tal esfuerzo.

-Hmph. Pensé que no llegarías, Hyûga.

-Bueno, no le mentí cuando dije que había mejorado.-aclaró tomando aire.

-Admito que me sorprendió lo rápido que llegaste, pero eso no me detendrá.

-No planeo pelear, le guste o no, somos un equipo y tiene que atenerse a ello.

-¿No quieres pelear o tienes miedo a lo que...?

-Usted no hará nada le guste o no-en unos segundos estaba tras él con kunai en mano y una sonrisa ladina cubrió el rostro del azabache.

-Eso no me detendrá, Hyûga.- ¿lo creía idiota, o qué?

-Lo sé, pero si bloqueo sus puntos de chakra, no será problema.

Antes de que pudiese hacerle algo, ella ya había bloqueado varios de sus puntos de chakra algo que le sorprendía aunque no lo admitiría abiertamente.

-Ahora volvamos al campamento, no quiero que Kiba-kun y Shino-kun se den cuenta.

Accedió forzosamente; sabiendo que por ahora no estaba al cien por ciento, y la verdad no iba a gastar el chakra que le quedaba -gracias a la Hyûga-, en alguien tan insignificante como ella.

No dijeron nada en el camino, pero la tensión era perceptible en el aire; a ella no le parecían sus maneras y a él no le agradaba que ella interfiriera.

Al llegar se metió a la tienda sin hacer ruido alguno, pensando en cómo ella le había percibido si no tenía el byakugan activado, tal vez y sólo tal vez, sí se habían fortalecido aunque fuese un poco.

.

.

.

.

.

.

.

.

Llegaron en la noche a Konoha, la cual mantenía un ambiente de júbilo y uno festivo; al parecer esa misma tarde se había nombrado hokage a Naruto y ellos no habían estado para presenciarlo.

-Tsk. Se nos adelantaron-soltó Kiba mientras se rascaba la nuca sonriente.

-Eso parece pero ya era necesario, no podían esperar más para nombrar a otro hokage-todos sabían que Tsunade ya no era apta para el puesto y Kakashi no quiso aceptarlo, por lo que se habían esperado a que Naruto se recuperara para que pudiese tomarlo y trazar un camino distinto para la aldea.

-Me alegra que Naruto-kun lo haya logrado-admitió sonriente mientras veía la torre hokage.

-¡Oe, oe! No estarás diciendo que lo prefieres a él, ¿o sí?-cuestionó un tanto celoso mientras la rodeaba por sobre los hombros.

-No me refiero a eso, Kiba-kun. Yo te quiero a ti, pero me alegra ver que ahora está ocupando un lugar importante en la aldea.

-Tienes razón.-juntó sus labios en un dulce y pequeño beso.

Rodó los ojos ante la escena tan cursi que presenciaba por culpa de esos dos; lo que menos quería era tener que verlos tan juntos y acaramelados, por lo que agradecía que hubieran mantenido una distancia prudente durante la misión.

-Vamos a dar nuestro informe-ordenó Shino lo cual agradecía mentalmente.

Llegaron a la torre y tocaron la puerta de la oficina.

-¡Adelante!-la voz de Naruto le sonó como música a sus oídos, ¿cuántas veces había soñado con oírle decir aquello desde aquel puesto?

Entraron e hicieron una leve reverencia.

-¡Al fin llegaron!-con su usual alegría les recibió en el despacho.- ¿Cómo les fue?

-Lo conseguimos-soltó Shino al tiempo que le estiraba el pergamino a Naruto quien se tornó serio.

-¿Saben si ha sido abierto?

-Ni siquiera pudieron intentarlo, Naruto-kun. O si lo intentaron, no lo lograron.-confirmó para despreocuparlo.

-¡Buen trabajo, chicos! Pueden retirarse.-permitió alegre-¡Oh, Sasuke! Sakura-chan me pidió que te dijera que en cuanto llegaras fueras al hospital para que te revisaran.-terminando desapareció en una nube de humo.

-Vamos, Hinata.

-Ahora voy, Kiba-kun. ¿Puedo hablarle de algo, hokage-sama?-la repentina formalidad le dejó claro que era algo importante de lo que debían hablar por lo que asintió y el Inuzuka desapareció entendiendo el mensaje.

-¿De qué se trata, Hinata-chan?

-Bueno, durante la noche Uchiha-san intentó escapar.-volteó hacía la ventana buscando restarle importancia al asunto tratándose de Sasuke, pero no podía-No sé si tenía alguna intención desconocida o si era tan sólo para probarme.-giró algo desconcertado.

-¿Probarte?-¿probarla? ¿En qué o para qué?

-Sí, es que yo... Le dije que no sería difícil encontrarlo en caso de que intentase algo, pero supongo no somos tan importantes para él.

-No lo sé, Hinata. Hasta para mí es difícil entender qué es lo que quiere y espera de todo esto.-vio un documento sobre el escritorio atentamente, leyendo mientras la escuchaba.

-Tuve que bloquear algunos puntos de chakra para que no intentase algo más, Naruto-kun.-informó-Lo digo por si encuentra algo raro Sakura-chan.

-Entiendo. Gracias por la información, Hinata-chan.

-No te preocupes, Naruto-kun.-sonrió dulcemente.

-Por cierto-llamó antes de que se fuera-¿Kiba y Shino saben algo de esto?-preguntó preocupado.

-Claro que no, Naruto-kun. Sé lo importante que es esto para ti por eso decidí comentártelo sólo a ti y no pienso comentarlo con nadie más.

-¡Eres la mejor, 'ttebayo!-reconoció dulcemente; ya no sentía nada por él pero confiaba en él ciegamente y lo agradecía infinitamente.-Por cierto, antes de que te vayas... Toma-le estiró un papel.

Lo leyó algo desconcertada.

-Me gustaría que le avisaras a Kiba, espero puedas ir y apoyarme.-pidió.

-No lo dudes, allí estaremos, Naruto-kun. Me retiro-asintió mientras ella terminaba la pequeña reverencia, y viéndola partir lentamente.

.

.

.

.

.

.

.

.

Después de revisar superficialmente realizaría una inspección más a fondo para saber qué tanto estaba mejorando el azabache.

-Termina con esto de una buena vez, Sakura. Quiero descansar.

-No tardaré, Sasuke-kun.-mientras lo revisaba pudo notar algunos flujos de chakra obstruidos e intento deshacer aquello pero no logró nada.- ¿Alguien te obstruyó el flujo de chakra durante la misión, Sasuke-kun?-cuestionó un tanto preocupada.

-Hmph-se puso la polera interrumpiendo el chequeo, sabiendo quién había causado aquella obstrucción.-Eso quiere decir que es la única anormalidad por el momento-afirmó seguro de sí mismo.

-Bueno, además de ello, sólo hay algunas cosas que no podrás hacer por el momento, como usar el Susanoo o el Amaterasu, sería sobre esforzarte pero calculo que dentro de una o dos semanas podrás actuar como si nada.-informó al tiempo que hacía unos cuantas observaciones en el reporte médico de Sasuke.

-Bien, nos vemos, Sakura.

A pesar de lo frío y distante que seguía Sasuke, ella no perdía ese sentimiento hacía su persona, pero eran cosas de las que debía olvidarse, o al menos intentarlo, ahora estaba con Naruto y lo que menos quería era lastimarlo, aún si eso significaba olvidarse de aquel amor incondicional hacia el último de los Uchiha. Tocó su frente, recordando que aquello ahora formaba parte de sí -como lo era en Tsunade-sama- y era un símbolo importante del papel que había desatado en la guerra junto con el reagrupamiento del equipo 7; sin embargo, las cosas eran más confusas para ella y Naruto ya que seguían sin entender las razones de Sasuke.

Suspiró aferrándose a la tabla con el reporte médico de Sasuke; dentro de poco se decidiría sobre el destino del azabache.

.

.

.

.

.

.

.

.

Caminaba por las calles de Konoha, en camino a su departamento, hacía más o menos dos años que ya no vivía en la residencia Hyûga, pero ello no le impedía estar pendiente de su clan, su hermana y su padre.

Leyó por quinta vez aquella hoja que le había dado Naruto y volvió a negar. Quería apoyar a Naruto, pero la situación de Sasuke sí que era complicada y no sólo con Konoha, con el mundo mismo pero eso ya lo verían en la reunión y no podía olvidarse de avisarle a Kiba quien lo más probable, fuese que se negaría a participar pero se encargaría de convencerlo.

Suspiró algo cansada y tomó un mechón de su cabello para juguetear un poco con él, dándose cuenta de lo largo que ya lo traía, seguramente le llegaba un poco arriba del trasero, justo a la altura de su nueva chamarra -que por cierto se la había regalado Kiba en su aniversario-, una azul marino que le quedaba dos tallas más grandes debido a que él se la había probado a sabiendas de que ella no se atrevería a usar algo más ajustado, el cierre negro al igual que la capucha; y su pantalón ahora era negro y sólo un poco más ajustado.

-Kiba-kun.-no podía creer que llevarán un año y cuatro meses juntos; ahora que lo pensaba, seguramente había llegado a ver a Akamaru y sus cachorros aunque ella seguía sin conocer a la hembra, no dudaba que serían tan lindos como Akamaru.

-¿A dónde crees que vas, Hyûga?-se detuvo al oír aquella fría voz llamarle.

-Uchiha.

-¿No se te olvida algo?-bajó del tejado terminando frente a ella.

-No lo creo, Uchiha-san. Permiso.-comenzó a retomar su camino.

-Primero deshaz lo que hiciste y te dejaré ir.

-Está bien-en unos cuantos segundos y ciertos golpes después, su flujo era normal.

Lo vio irse. Ni siquiera un gracias podía esperarse de aquel sujeto, pero por alguna razón Naruto confiaba en él, de alguna u otra forma, confiaba en él. Algo que si pediría sería no volver a tener una misión con él si mantenía esa postura de superioridad.

.

.

.

.

.

.

.

.

N/A: La inspiración me llegó de una forma u otra, pero al escuchar la canción de Evanescence, supe que quedaba perfecta para el título, era eso o la parte que dice "… You belong to me"

Pero bueno, espero les agrade la idea.

¡Espero les agrade! ¡Gracias de antemano!

¡Nos leemos luego!