Esto es más como un resumen del próximo fic, pero trate de hacerles saber que fue lo que paso después :) espero que este bien y que lo disfruten, ahora solo me dedicare en terminar el de Huang Fei, el cual debí haber terminado antes xDDD. Saludos

-Ana8Park


Chasseurs de dragons : A la fin du monde.

Épilogue : L'homme moitié dragon.

Aquella vez, Gwizdo llegó con únicamente la compañía de Zoria, lo recuerda bien, porque al momento en que Jeanneline abrió la puerta de la posada, y más tranquila se abalanzo sobre él contenta de verlo sano y salvo, mucho más que ver a su primogénita, quien veía la escena con sus celos conteniendo fingiendo una sonrisa.

Después en un pequeño segundo, la mujer regordeta se aparto del pequeño hombre y miro por todos lados buscando con la mirada a Lian-chu, ambos aventureros se miraron a los ojos y sin mencionar nada aún, guiaron a la señora y a la pequeña Zaza dentro de la posada, divagando cosas sin sentido tratando de encontrar una buena razón para contarles.

Una vez adentro, Gwizdo y Zoria contaron a medias la historia, de como se encontraron omitiendo el burdel, de como Lian-chu se fue con los malos, del como Zoria se le confeso, del como se rompió la pierna, todo era una mentira a medias, y la mujer regordeta les creyó todo. "¿Donde está Lian-chu?" pregunto para dar por concluido su charla, Gwizdo iba a contar una mentira, pero la cazadora se le adelanto. "Se fue mamá, simplemente nos dejo".

La mujer regordeta no supo como contestar, pero dejo los hechos tal y como estaban, sin contratiempos, pensando que podría ser como la última vez cuando Lian-chu encontró a un familiar, pero que al final regreso a su lado, trato de ser positiva y que Gwizdo no volviese a recaer.

Pasaron algunos meses, y Zoria había decidió marcharse, la relación que tenía con Gwizdo había sido un poco incomoda, y decidió no ser masoquista, pero cuando fue a despedirse, el pequeño hombre la abrazo fuertemente impidiendo que se fuera.

"Quédate conmigo Zoria..." y solo esas palabras fueron suficientes para que ella decidiera quedarse con él, a pesar de no ser nada, a pesar de ser solo amigos, ella decidió ser el remplazo de Lian-chu.

(...)

Gwizdo sostuvo su tarro lleno de cerveza helada, ahora que lo pensaba, tal vez no había sido mala idea después de todo, ese día, especialmente ese día, tenía que ahogar sus penas en alcohol.

Se cumplían ya 2 años tras la partida de Lian-chu, y las cosas habían acabado en toda su totalidad, la quinta unión dejo de buscar a Huang Fei, e incluso crearon un acuerdo, para ese entonces, ya ambas naciones se encontraban en paz, aunque sus habitantes no lo notaban mucho pues su la relación de ambas naciones seguían siendo muy muy lejanas, y ese día era el eclipse de las tres lunas, así que estaba un poco cansado y solo quería olvidar, porque en el extraño fenómeno, se hacía una gran fiesta en la ciudad, fiesta en la cual se vio obligado a asistir con Zoria, seguían siendo amigos, y nadie tocaba el tema que paso con la pequeña guerrilla, y eso alegraba mucho a Gwizdo.

Tras la paz, ellos dos se volvieron muy unidos.

Pero ahora estaba solo porque Zoria había decidido ir a dormir, levanto el tarro y lo bebió de un solo trago, soportando el amargor de la boca, el alcohol como de costumbre se le subió demasiado rápido.

Extrañaba a Lian-chu.

Unas voces le atrajeron de su lado opuesto, miro con dificultad a los hombres que estaban ahí sentados mientras bebían y comían unas botanas.

-¿Escuchaste el rumor?.-Pregunto uno con un bigote muy chisto a los ojos de Gwizdo.

-¿Cuál?.-Respondió el que tenía aspecto más atractivo.

-El hombre mitad dragón...-contesto el de aspecto gracioso y con tono serio, Gwizdo enarco una ceja.-Se rumorea.-Continuo.-Que hay un hombre en los alrededores que se puede convertir en dragón, la quinta unión esta pidiendo una cuantiosa suma de dinero para poder atraparlo.

-¿En serio?.-Pregunto curioso el otro hombre.-Han de ser puros cuentos.

-No, te lo aseguro, yo lo he visto con mis propios ojos, lo he visto transformarse en ese ser, no lo pude matar, porque el condenado es muy rápido y fuerte, pero presiento que es más dragón que humano, es mítico...

Los hombres siguieron hablando del tema, y Gwizdo no pudo evitar sentir las ganas de capturar al hombre mitad dragón...¿Sería Huang Fei del que están hablando?, no, porque el rey nunca ha tenido forma dragón...de repente se le volvió a la mente el rostro de Lian-chu, y de nuevo cayo en cólera, ya pensaría que hacer con aquello, por ahora, su deseo era conseguir el dinero para pagar algunas deudas de él y de Zoria, y del desaparecido Lian-chu...

Encontraría al hombre mitad dragón...