Capitulo 4

Nina.

"Cuando miro el océano que son tus ojos, un infinito concierto de notas laten dentro de mi corazón"

Aun están las huellas de sus labios en los míos, hoy ha llegado un nuevo alumno a la clase Jake, es un chico normal, no tiene ninguna discapacidad, el solo quiere aprender a tocar la guitarra por lo que el director lo deja quedarse a la clase.

- Estuvo muy buena la clase, sabes tocar algún otro instrumento – dice mientras ya estoy cerrando la sala y hago mi camino a la salida.

- Gracias, si solía tocar le violín, pero ya no lo hago…- mi voz tiembla un poco pero el no lo nota.

- Podrías un día enseñarnos como tocas…- Jake es lindo pero no es Alex.

- No lo creo, hace mucho tiempo que no lo hago, además lo deje en casa- trato de ser cordial, cuando veo en las puertas de la escuela a quien estaba esperando…

- Hola, hermosa, veo que te han retrasado…- dice mientras toma mi guitarra.

- Vaya Al, no sabia que conocías a Nina y mucho menos que vendrías por ella.- dice pero en sus ojos hay más que desafío, puede ser quizás hasta odio.

- Si y yo sabia que eras estúpido pero no sabia que venias a esta escuela, solo para ligarte a la chicas que ya no toman enserio…- al parecer no se llevaban bien…

- Bien, vamos muero de hambre…- digo mientras tomo a Alex por el brazo esperando que entienda la indirecta.

- Si vamos, nena, no perdamos mas nuestro tiempo juntos, adiós idiota – se gira y me pasa un casco para subirme a la motocicleta.

- Bueno eso fue raro, te espero la próxima clase – digo mientras le estiro la mano, pero el me jala a su cuerpo.

- Si linda nos vemos la próxima clase, ya deseo verte de nuevo…- siento las manos de Jake bajar, cuando presiona un beso en mi mejilla…

- Mantén tus asquerosas manos lejos de mi chica Jake…- dice Alex mientras me toma de la mano y me lleva hasta el.

- Adiós, Loco Price…- dice Jake, pero solo lo escucho yo.

Alex hace su camino por toda la cuidad cuando estamos saliendo hasta la carretera comienzo a asustarme, iba a tocar su hombro cuando se detiene en un camino de tierra y me indica que me baje.

- El resto debemos hacerlo a pie, dejaré mi bebe aquí y luego subimos.- cuando escucho que llama a su moto bebe me da risa, pero por suerte el no puede escucharme, nunca te metas con un chico y motocicleta.

- Bien, entonces a donde vamos – digo mientras lo miro, y luego apunto hacia el borroso camino.

- Ya veras es una sorpresa, vamos – toma de mi mano mientras hacemos el camino, cuando estoy comenzando a cansarme, me hace pasar por en medio de unas cortinas de hierbas, dejando al descubierto un hermoso lago, junto a el hay una manta extendida en el suelo, y de todo tipo de comida en ella.

- ¿yo tú hiciste esto para mi?, es hermoso - digo mientras camino hasta la manta.

- Yo solo traje la comida y la manta, el resto lo hiso la naturaleza… espero que te guste y que no seas una maldita vegetariana…- dice mientras me siento en la manta…

- Entonces puedes estar feliz de que no sea una maldita vegetariana, realmente amo comer, ¿acaso no has mirado mi cuerpo?...- apenas digo eso me arrepiento ya que mis mejillas se encienden como un farol rojo.

- Claro que lo he mirado, y créeme que no pensando cosas que pueda decirte…- me guiña.

- Puedo saber ¿Qué fue eso con Jake?...- lo siento tensarse.

- El era mi mejor amigo, pero cuando mis padre murieron me dejo de lado, llevándose a mi novia de ese entonces con el… una mierda…- bastardo

- Que perra, lo siento pero es la verdad ella no debió abandonarte cuando mas la necesitabas, al menos que nunca te hubiera amado…- digo mientras como uno de los sándwiches que trajo.

- Tienes razón, después de un tiempo hablamos y descubrí que nunca no habíamos enamorado el uno del otro, yo estaba con ella porque era linda, y bueno ella solo estaba conmigo porque era el chico popular de la escuela en ese entonces… la cosa es que desde ese momento ya no había mirado a nadie mas , bueno junto con ello porque me molestaba que cuando supieran mi problema, se alejarían de mi…- dice mientras muerde su sándwich – esta bien suficiente de mi que hay de ti?, algún corazón roto que hayas dejado por tu tierras antes de venirte…- veo la curiosidad en sus ojos, lamento que mi vida no sea tan interesante.

- La verdad es que no, siempre fui la nerd de mi escuela, la chica de la que posiblemente te burlaras, la niña que vivía con su abuela sorda, después de que su padre muriera por estúpidamente quedarse dormido al volante solo para llegar a tiempo a casa y pasar navidad con su estúpida hija que amaba tanto o mas que el la música, y que luego se vio desplazada por el nuevo novio y actual esposo de su madre y que cuando no pudo soportarlo mas, se vino a este pequeño pueblo a estudiar Artes, y que ahora enseña en una escuela de música porque es lo que ama hacer… en resumidas cuentas nunca he tenido un novio y mucho menos he dejado algún corazón roto por venirme a este pueblo… esa es mi historia…- digo mientras me pongo de pie y camino al lago…

- Entonces ¿no tengo que golpear a nadie, para que seas mi novia?- me giro tan rápido que casi chocamos, Alex me toma antes de que caiga.

- ¿Qué estas diciendo?...- no salgo de mi asombro

- ¿quieres ser mi novia?, me gustas y quiero pasar tiempo contigo, quiero conocerte mas y que me conozcas, no quiero que llegue alguien mas y te aparte de mi lado, entonces, ¿quieres ser mi novia? – me observa como si su vida dependiera de ello.

- Si, pero solo con una condición…- ahora esta sonriendo…

- Dime cual es y veremos si puedo cumplirla…- me encanta…

- Nunca pienses que estoy contigo por lástima, porque jamás aceptaría que tu lo estuvieras conmigo por ese motivo, y segundo si no estas realmente seguro de esto, no me ilusiones ni me des falsas esperanzas…- toma mi rostro entre sus manos.

- Nunca me ha mostrado ni una pizca de lastima, ni si quiera cuando ya sabes todo de mi, por lo que jamás pensaría eso de ti, y mis sentimientos nacieron justo cuando entraste por la maldita puerta de la sala, desde ese entonces quise besarte y ser un hombre de las cavernas y decir que te quiero solo para mi, y por ultimo, deseo tanto estar contigo que me duele, solo he pensado en ti en estas ultimas horas y con solo saber que pronto tendré que llevarte a casa y que note veré hasta el siguiente día me hace querer que pasen muy rápido las horas para estar juntos lo antes posible…- me mira y después de eso el mundo ya no existe…

Sus labios se posan en los míos reclamándolos, con toda la autoría que tiene, puesto que desde anoche ya son solo suyos, nos recostamos en la manta mientras los besos se tornan cada vez mas voraces y mas ardientes, sus manos recorren mi cuerpo, haciendo que cada célula de mi ser se estremezcan con su toque, quiero mas, por lo que mis manos van por debajo de su polera tocando su cuerpo perfecto sintiendo como se contrae ante mi tacto, se apega mas y siento su erección golpeando mi pierna, pidiendo ser liberada de su cárcel, un gemido se escapa de mis labios, pero se que el no puede oírme, muerdo su labio inferior y el gruñe, toca mi piel expuesta por mi polera y lo siento en todo mi cuerpo, jalo su cabello por lo que el beso es mas feroz, su mano acuna mi pecho, grito, me siento como si estuviera volando, de pronto Alex se aleja e inmediatamente siento su ausencia…

- Nena, debemos parar ahora, quiero hacer las cosas bien y debemos tomarlo con calma, me estas matando y probablemente tendré las bolas mas azules que cualquier tipo, pero quiero que las cosas sean a su tiempo, ¿esta bien? – sonríe y me da un pequeño beso en mi frente…

N: todo bien, no te preocupes, no quiero que piense que soy una chica fácil, primera vez que me permito hacer todo esto, esto es nuevo para mi, perdóname si te di una mala impresión, yo me estoy muriendo ahora mismo, perdón, por favor perdóname, Al, yo no se que decir estoy tan abrumada, yo solo...

A: hey, detente estas divagando igual que mi hermana, eres hermosa, te deseo malditamente, pero quiero que las cosas se hagan bien, no quiero que te sientas presionada ni nada, se que sucederá en algún momento, pero no hoy y no ahora, esta bien...

N: ok, perdón, gracias por comprenderme…

A: no tienes porque dar las gracias, además que te parece si me das mi primera clase, justo aquí, quiero que el comienzo de mi retorno a la música, sea en un lugar en que sea especial para nosotros, ven vamos por tu guitarra...

Tomo mi guitarra y lo hago sentarse frete a mí.

N: bien, quiero que tomes la guitarra, y que toques las notas de las que te acuerdas...

A: esta bien, pero ¿Por qué estamos hablando con señas?

N: porque necesito que entiendas todo lo que te digo, y porque te ves lindo...

A: ¿estas coqueteando conmigo?, lamento decirte que tengo una hermosa novia que golpearía mi trasero si sabe que esta coqueteando conmigo...

N: me gusta eso de golpearte el trasero...

A: demonios, eres caliente hablando sucio...

N: bien, ahora presta atención, toca las notas de las que te acuerdes...Y así comenzó la primera clase…