Gracias por sus reviews y pedirme que saque el segundo drabble, si, se que les gustaban los drabbles diarios pero últimamente el internet y el tiempo no están a mi favor. Aqui les va el capitulo dos, disfrútenlo.


Resulta bastante gracioso, a decir verdad, que mi primer pensamiento fue "¿Cómo pudo pasar esto?". Entonces me regañé y me dije a mi mismo "Suga, lo hiciste con él ¿Qué esperabas? ¿Un auto?" Bueno, los bebés se crean después de aquellas cosas que me acaloran de solo recordar.

Y es que si en algo habíamos avanzado en nuestra relación era, entre muchas cosas, a la hora de amar. Y puede serme bochornoso contarlo más no hacerlo, la realidad es que cuando estoy entre sus brazos lo último que pasa por mi mente es el pudor.

A veces podía acomplejarme, sentir que no iba bien, creer que no disfrutaba ni la mitad de lo que yo hacía, que no desfallecía como yo ante sus actos pero después nos miramos, una sonrisa confiada de esas altaneras que son raras en él como diciendo "Eres mío".

No sé, soy débil ante eso y es entonces que se me van las dudas.

Y no importaba el lugar de nuestra casa, si el sofá o la bañera hablaran, si la cama o ese rincón en el pasillo pudieran decir algo sería mi fin, revelarían cosas que jamás en mi vida pensé en hacer. Y ahora, justo ahora, espero con todas mis ansias que el tapete de la sala guarde silencio, mantenga el secreto de lo que está pasando.

No es el lugar más cómodo de la casa pero se siente bien usar ese tapizado suave. Aun cuando quería pedir más te solicité ser cuidadoso, aun cuando saltaba en ti decidí ser lento, perderme en tus ojos, dejar las cosas al amor y al deseo.

Y es que aún no lo sabes, yo apenas estoy por descubrirlo tal vez. Una pequeña caricia bajo el ombligo, tal vez justo ahora esté ahí viendo lo que hacemos, como nos amamos, como sus padres van construyendo su felicidad.

Agotado me acuesto en tu pecho, suspiro, me aferro y me pregunto en la expresión que pondrás cuando lo sepas. Daichi, creo vas a ser papá, ¿No es fabuloso?