Se que me he tardado más de lo pensado en actualizar esto pero quienes me siguen [pobre de ustedes] en facebook sabrán lo que me aconteció hace unos días así que con las cosas más en calma espero hacer esto más frecuente. Además me justifico de que tengo muchos nuevos proyectos en puerta como un TsukkiHina que se estrena este sábado y la publicación reciente de "Mesa para tres" [si quieren link de descarga pueden solicitarlo en mp y se los pasaré]. Disfruten la actualización y gracias por el apoyo.


Alzaste la ceja cuando me viste hacer una mueca de incomodidad. Tome aire y busque calmar esa nausea que me había invadido en ese momento. Negué con la cabeza cuando preguntaste si la comida que preparaste era mala, increíblemente no, era mi favorita pero justo en ese instante mi cuerpo decidió que era buen momento para rechazar la comida.

"Tal vez necesites ir al doctor, te vez pálido" sugeriste pero no era precisamente una enfermedad lo que me aquejaba. En la mesilla del buró, justo en el cajón, reposaba un mensaje del laboratorio. La confirmación de mis sospechas, ya no podía ser más oficial o tal vez si, tal vez debería esperar hasta que naciera y te dijera algo como "Oh, si…seremos padres"

Debo admitir que me aterra, que me hace feliz pero me aterra a la vez. Tomaste mi mano, casi como si pudieras leer en mi expresión el miedo y besaste de esta. Entonces todo se sintió mejor, todo fue tranquilidad mientras mi mano oculta bajo la mesa acariciaba aquel lugar donde el producto de nuestra unión crecía y mentalmente le decía "Mira, él es tu padre y es el amor de mi vida…"

Y sentí esas ganas de llorar y perderme en sus brazos por la emoción, por la felicidad y el miedo entremezclados. Supuse que eran las hormonas haciendo estragos en mí.

Debía buscar la forma de decírtelo, una forma en que te diera la grandiosa noticia que no sabía si tomarías a bien o mal. Seremos padres Daichi, ¿No es genial?