Summary: Teen wolf no me pertenece...

Jamas crei escribir o subir esto. si a alguien no le gusta, os pido disculpas.
tia avergonzada y sonrojada aqui! jajaja...


Jodida, manada de tíos posesivos.

Stiles se despertó totalmente desnudo, bocabajo, en aquella cama gigante qué le hacia recordar al cuento del ganso y los huebos de oro. Lo cual le recordaba otra cosa…. Sobresaltado, intento erguirse en la cama. Pero la espalda crujió de dolor en el intento.

Mala idea, se dijo. Su mente tan mareada, como si hubiera subido en un barco y este fuera llevado, como la cuna de un bebe, de esas qué se mecía de un lado al otro, como las olas sobre el océano. Un momento, eso tenia poco sentido. Su cabeza era un embrollo. Mezclaba hasta las ordenes silenciosas que le daba a su cuerpo para moverse.

Volvió a estirarse sobre la cama. Sabanas blancas suaves y con un aroma extraño en ellas, se refugio sobre la almohada mullida y deliciosa al contacto de su rostro.

Sonrío y otra vez el dolor le recorrió el cuerpo, pero esta vez era mas debajo de su espalda, precisamente, en sus caderas.
Sus pies se deslizaron debajo de las sabanas, intentando calmar ese incomodo dolor, buscando otra posición, pero fue mala idea. Pues, ahora sus muslos le reclamaban y la entrepierna ardió apretándose al colchón.

Levantándose un poco, pareciendo hacer fuerza de brazos, el profesor finstock estaría orgulloso de él o, seguro qué no. Sus ojos se abrieron con evidente sorpresa y horror, tal que perdio la fuerza y callo nuevamente bocabajo sobre la almohada. "No puede ser…, no puede ser….No. no. no…,¡No!" su cuerpo estaba todo perlado de sudor, desnudo y con cierta parte de su anatomía, roja, casi violeta, e hinchada de tanto ajetreo.

Solo se le ocurría un tipo de ajetreo qué pudiese causarle semejante protuberancia en sus partes nobles y mas por la forma en que se hallaba.
Subió sus ojos al celular que timbraba sobre la mesa de luz. Era un mensaje. " No vengas a clase, tienes la semana libre; Me ocupare de tus apuntes, no agradezcas. ;)" !¿Qué?! Eso fue azúcar comparado con lo que leyó después."Y, Stiles, que no te apene… anoche fue increíble" Sus mejillas se tiñeron de rojo intenso y su corazón se congelo para luego derretirse y latir como el reloj de una bomba de tiempo, apunto de explotar. -Calma. calma…, -se dijo. Has pasado muchas noches con Scott… seguramente se refiere a alguna estupidez que hicimos. Dios, qué sea eso.

Mientras stiles rezaba un par de plegarias, su celular volvió a sonar sin permitirle contestar a Scott, su raro mensaje.
"Que noche la de anoche, stilinski" ¿what? Dios, ¿me quieres dar un infarto? "Siento haber dejado un par de chupones por ahí. En realidad, no …,no, lo siento, ja. cúbrelos con la pomada que te deje sobre la mesada cerca de donde tomaste el celular =P es la que usa Lydia…, y no. No, volví con ella." Dios, dime que Jackson volvió a aspirar Aconito.

En cuanto intento marcarle a Jackson otro mensaje llego. Stiles del susto lo soltó mientras las sabanas se deslizaban de su cuerpo y, el volvía a cubrirse con mucho pudor. Miro aquel endemoniado aparato, como si el echo de solo pensar en tocarlo, le advirtiera qué le pesaría. El teléfono volvió a sonar y al notar que era una llamada entrante y no un mensaje que le llenaría de mas dudas. Se decidió a contestarlo, quizás…, era su padre queriendo averiguar su paradero, dado el echo que obviamente ese no era su cuarto.

- ho-hola…- pregunto, nervioso.
-Ehy!, ¿Estas bien? -Sono la voz de alguien al parecer maduro.
Algo adormilado, intento identificar la voz con sus pocos sentidos humanos. Nada.- ¿Papaaa?
-Después de noche, puedes decirme papito, si quieres…- Casi pudo ver la forma morbosa en que los labios del locutor se movían en una sonrisa.
-¡Peter hale!
-Ey, por qué tanta formalidad…, pensé que después de anoche…, habíamos roto "ciertas barreras…"- se rió descaradamente provocando qué el sonrojo del castaño, se volviera mas intenso y el rostro le doliera ante los gestos de confusión que las palabras de aquel hombre le provocaban.
-¡Anoche!, ¿Qué paso anoche?

-¿No lo recuerdas?, oh, es una lastima. Tan rico que lo pasamos todos…, pero bueno, vale. Ya tendremos tiempo de hacértelo recordar de nuevo.- stiles, no era ningún tonto, entendía y escuchaba muy bien el cambio de entonación en aquella larga oración del mayor.

-¡Maldito bastardo!, te pido, no, ¡te ordeno! que me digas que me…

- tu. Tu, tu,…- le escucho interrumpirlo, fingiendo un teléfono colgado, luego lo sintió reírse y al final . Le había colgado.

-Madito hijo de… y la conciencia del…

Totalmente furioso y rallando en demencia, intento llamar y mandar mensajes. A todos esos infelices. Intento con Scott, Jackson y, luego Peter. Los mensajes eran rechazados y las llamadas no llegaban a realizarse, por qué…, no tenia crédito.¡me cago en la leche!

Stiles busco su ropa, al no encontrarla tomo una bata blanca que había y se dirigió a la ducha. La cual era gigante. Se ducho sin dejar de pensar en ese puto celular al cual deseaba enterrar en el fondo, muy fondo, del infierno.

Suspiro ante el roce del agua en su piel, las piernas le temblaban y las rodillas las tenia rasposas y coloradas, al igual que su puta parte baja. Se imagino el tipo de posiciones que pudieron dejarle así. Y se sonrojo mas deseando ahogarse; si tan solo, eso fuera una tina.

Aún qué…, quisiera negarlo, la sensación dé abandono, no lo dejo ir, desde el momento en que despertó, como si su cuerpo buscara un abrazo o, sus labios un beso perdido bajo la cama. Sorprendido ante el tipo de pensamientos, ilógico y las calidas, sensaciones qué estaba teniendo, tomo una toalla, a pesar que parte de él, se hallaba reticente de abandonar aquella refrescante ducha. Se seco suavemente ante la fragilidad de sus pezones y observo los magullones regados en su cuerpo. No había dudas. "Nop".

Se coloco la bata evitando ver algo mas y seguir desilusionándose de él mismo, "Bien echo stiles. Linda forma de perder tu virginidad…" ni siquiera su mente se atrevía a agregar "en un trío, ¿El contaba?,o era orgia" da igual, la vergüenza, ya estaba e iba a bajar las escaleras, con la marca de "zorra" en la frente.

-¿Cómo Scott permitió semejante cosa?- soltó en vos baja, pero cierta persona que le miro con una sonrisa en el rostro al bajar el ultimo escalón, le escucho y simplemente respondió.- tu se lo suplicaste, una o dos. Dijo preguntando cuantos terrones de azúcar. Stiles algo nervioso ante la cercanía del rubio de ojos azules, sintiendo qué su cuerpo reaccionaba a su presencia, como un puto imán. Solo respondió. -Dos.
- tú siempre en cantidad, eh?- Sonrío en una broma que a stiles mas que risa le provoco un paro cardiaco. Dios, no el también. No. Joder.

Azorado, le vio dejar el café sobre la mesada de la cocina, sujetar su chaqueta y las llaves de la moto, para luego encaminarse a la puerta. Pero en cuanto stiles se acerco a la taza de café como si está tuviera los secretos del mundo licántropo y el fuera una adivino súper calificado. Pero cagado de miedo.
Fue precisamente en ese momento que sintió unas manos enrollarse en su cintura y girarlo. Fue el preciso momento en que recordó que no sintió la puerta cerrarse detrás de isaac.

-Casi…, e olvido lo mas importante,- dijo sobre su oído de forma terriblemente sensual.

Stiles solo dejo qué su cuerpo fuera girado por completo y sus labios tomados con ferocidad, de una manera abrupta queee increíblemente su cuerpo parecía reconocer con facilidad. Hasta, podía apostar en la forma que esa lengua se movería y el sabor que tendría al terminar de succionarle esa lengua qué podría ser llamada extranjera. Era como si toda su vida la hubiera sentido ultrajando sus labios.
Cuando el rubio se alejo con una sonrisa en los labios, stiles solo se quedo con los brazos hacia arriba, como si hubiera dudado, inconcientemente entre abrazarlo por el cuello o alejarlo por los hombros.

- Descansa, Scott se encargara de traer la cena.- luego planto otro corto beso y gruño bajito algo inconforme de dejarlo ahí. - debo irme, prometí a Alison ayudarla con los planos de beicon qué su padre guarda en su casa.- en cuanto la mujer fue nombrada. Stiles sintió un extraño deseo de gruñir en descontentó, como…, si sintiera…, celos. ¡celos!, de ¡¿Isaac?! Joder, estaba en una dimensión desconocida o, es que se tomo el remedio de su hiperactividad pasando la fecha de caducidad. El rubio pareció leer aquello en su rostro. Los celos, claro. La confusión de stiles, parecía valerles una migaja de pan en el suelo.- tranquilo, después de anoche… no tengo fuerzas para nada…, o nadie mas. -Sonrío para luego guiñarle un ojo y salir corriendo del departamento.- ¡Nos vemos!- Dejando a stiles con la boca en el suelo. Y no estoy siendo figurativa.

Stiles se recostó en el sillón y el dolor en su parte trasera fue instantáneo. ¡Mierda! Se deslizo para quedar recostado y suspiro.
Su teléfono timbro nuevamente.
-Ho-la… si eres doctor; Estoy agonizando, aquí… y, si eres uno de esos enfermos qué creí tenia como amigos…
-¡Stiles!, ¿que té pasa?, ¿sucedió algo?- pregunto rápidamente Cora. O, claro… solo faltaban las hembras del rebaño Hale.
- dímelo tú.
-¿Yo?
-Si, o, acaso, ¿para qué me llamabas?.
-Te llamo, por qué anoche hicimos una piyamaza en el loft de mi hermano y ustedes irían a otro lado…, si recuerdas. Noche de chicas y noche de chicos. Cosa, qué a ustedes se les ocurrió. Por cierto…, ¿Dónde fueron?

Ni el lo sabia…, mejor ignorar la pregunta.

-Oh, si… -dijo algo aturdido, sobándose la cabeza y el cuello, el cual le dolía como si hubiera sido usado como resorte-¿y?

-Y…, como qué ¿y? qué tu no has venido al instituto, los chicos no aparecieron en toda la mañana y según los profesores, tu faltaras toda la semana, por un virus qué te pegaste. Y, bueno…, Malia, esta preocupada por ti y, los muchachos llegaron a clases, entre molestos y risueños.

-¡¿Qué?!

-Stiles, dime la verdad,¿Sucedió algo con Scott?- escucho la voz de Kira quien le había arrebatado el teléfono a Cora. Sintio otra vez esa sensación de gritar. ¡y, a ti que te importa! Algo, qué solo había tenido cuando Alison apareció y sintió que su amigo lo desplazaba en su amistad.
Stiles, creyó haber superado esa parte posesiva.- eso, no te incumbe. -Al parecer no.

- ¿perdón? -Pregunto molesta.

stiles movió el cuello de un lado al otro, intentando relajarse y, arreglar su desliz de recién.- no, era a ti. Era al Pizzero, qué escuchaba nuestra conversación.

-Ah…- dijo no muy convencida. -¿Entonces? Sabes, ¿qué les pasa a los chicos?.

-Solo tienen un mal día…, como, yo. Nos quedamos hasta tarde y capas…, quedamos algo reticentes a volver a las celdas de castigo que representa el instituto.- Soltó mas calmado. Necesitaba hielo. Quería hielo en su cabeza y, en sus huevos.

-Eso explicaría tu caso, stiles. Ellos son lobos.- Joder, esa era Lydia.

-¿Estáis en junta?.

-Ya te dijimos, ¡estamos preocupadas!. Jackson ni se me a acercado a besarme y, eso lo hace solo para jorobar a Aidan.

-¿No puedes buscarle un reemplazo?- pregunto, nuevamente con esa sensación de molestia en el vientre. Deseando decirle a esa peliroja unas cuantas cosas acerca de atreverse a siquiera pensar en besar a esa lagartija, su lagartija-lobo.

o, no… eso no podía estarle pasando. Tomo el jarron en medio de la mesita ratona. Le quito las flores y se echo el agua que había en ellas, sobre la cabeza. Mucho mejor; "Mente fría, cuerpo frío" Se dijo.

- Reemplazo…, es Jackson. Seria como reemplasar a Brad Pitt con Jhonny Deep. Stiles no quizo contestar a eso…, sinceramente no estaba para pensar en tíos calientes. No, cuando hasta ayer solo pensaba en tías peleando en el lodo. Y, hoy le movían los beso de Isaac y las insinuaciones del resto de tíos que conoce.

-Quizás…, esta madurando -Stiles quiso abofetearse o reírse de aquellas palabras. La ultima era mas factible…, pero debía esperar a colgar.

- Estamos, hablando de Jackson, eso no sucederá. Es mas fácil creer que tu perderás la virginidad antes de fin de curso. -Bingo, pensó stiles. -Alison prácticamente esta rezando por que Isaac aparezca mas cuerdo qué ellos.- ¿Y…, por qué…, labios dulces como mandarina debería estar cuerdo para Alison?. Joder. No pienses en eso…. Aghhh!

-Stiles…,¿tú…,estas bien?.- Pregunto, Malia, algo tímida y obviamente molesta con las otras chicas que no le dejaban hablar con él.- por un segundo se sintió mal. Hasta culpable, recordando el amor platónico que la chica sentía por él. Pero luego recordó qué la vio besar al nuevo ayudante de Dayton. de pronto un par de imágenes se instalaron en su cabeza. Y casi, recordó las razones por las que había aceptado, terminar desnudo y…, en el loft de Derek-cuerpodeadonis-Hale... Por qué o, ese era el departamento de aquel tío o, Derek se había duchado en un departamento ajeno y ahora bajaba las escaleras, solo con una bata a medio cerrar, el torso bronceado y bien formado, al descubierto, con esas gotas de agua que caían, provocando la sed del castaño.
Dado que no recordaba que el departamento de Derek era así…, imaginaba qué era la primera hipótesis mezclada con la ultima.

-Ey…, Stiles!, Stiles…- Se escucho a Malia. Mas los censores del menor estaban totalmente sintonizados a los movimientos del mayor qué le miraba con una mirada indescifrable pero firme y, seductora.
Derek se paro cerca de él haciendo que las entrañas se le contraigan como una adolescente frente al chico qué le gusta. El oji-verde le tomo de la muñeca y lo insito a levantarse del sillón. Sujeto el celular con algo de tirria y dijo.- Stiles, no podrá atenderte por un tiempo. Llama dentro de una semana, -le miro de arriba a bajo-, tal vez dos,- otra mirada lasciva.- Mejor…, nunca.- Y le corto. Dejando a la chica del otro lado de la línea. Totalmente sorprendida.
Derek desarmo el aparto con un rápido movimiento y lo dejo caer en el sillón. Stiles siguió aquello con sus ojos castaños brillantes.

-El florero stiles, ¿enserio? Solo tenias qué esperar a que bajara a apagarte el fuego.

Stiles, semi-abrió la boca e intento decir algo...- ¡¿Q-Qué…- para luego ser sujetado de la bata y besado como si el fin de el mundo fuera dentro de dos segundos. Ni el besazo de Isaac llegaba a moverle la mitad de lo que le estaba moviendo los labios del morenazo qué le sujetaba con fuerza de la cadera.

-Wo… wow…, woowww, Espera, -dijo entre besos y besos que lo iban recorriendo, la bata perdiéndose a medida que se deslizaba por su cuerpo, el mismo, qué era apoyado con delicadeza en el sillón. Mientras era tocado por aquellas manos callosas y fuertes qué le calentaban la piel de forma placentera.- Dios, ¡Hale!. -Corrección, mi Dios. De... Mi Dios es Hale. Eso le decía su cabeza a medida que el oji-verde ganaba terreno sobre la piel expuesta. Succionando de forma febril esos pezones que se le antojaban deliciosos y los acariciaba de la misma forma en que el castaño recorrió la noche anterior; Aquella líneas perfectas que conformaban el espiral en su espalda.

- Joder, stiles deja las palabras para después…, ahora solo quiero saborearte antes que las clases terminen.

- ¿Qué?

-Ya oíste, gasta el tiempo de los otros en explicaciones. Yo solo quiero tomarte, necesito tomarte. ¡maldición! -Soltó con esa voz terriblemente masculina cargada de pasión y deseo. El castaño le entendió a la perfección al sentir el miembro abultado del moreno pegando contra sus muslos y, sonrío mientras recibía sus besos debajo del mentón y nuevamente en los labios, sujetándole para que arqueara su espalda y volver a succionar aquellos botones de los que parecía adicto.- De-Derek…- gimió, sin fuerzas para reclamar y la verdad que en ese momento. No se le ocurría razón alguna para negarse a semejante semental. Se sujeto de su espalda y lo sintió acariciando su entrada.- Joder, lobo amargado, no juegues.

-Anoche no pareció molestarte. -Le lamió la curvatura del cuello y subió su mano por el costado de su cuerpo, acariciándole los blanquecinos glúteos con fuerza logrando, sobresaltarlo y penetrarlo…, Haciendo qué el castaño lo sintiera casi entrar para salirse de nuevo. El oji-verde sonrío al verlo ansioso y buscando con sus caderas ser penetrado de nuevo.- Maldición, Stilinski. No tienes idea de lo caliente qué eres.- Sucumbió a los labios del menor sustrayendo cada saliva dulce y adictiva. - No te imaginas la cantidad de cosas que tengo pensado hacerte.

Stiles le sujeto del cabello y le miro a los ojos.- Por ahora solo mete esa cosota qué cuelgas antes de que busque la forma que un demonio me posea y tenga la fuerza para sentarme sobre ti y obligarte a montarme.

Mierda qué eso había sido caliente. Derek lleno sus pulmones de aire y controlo a la fiera deseando salir y mordisquear posesivamente a ese corderito de boca sucia y cuerpo perfecto. No estaba seguro, pero podria jurar que la intervención en "grupo" de anoche (por que "orgia" no era una palabra que Derek hale, usaría…), Se había vuelto mas apetitoso ante sus ojos y sus cuerpo de licántropos. Joder, que de no ser por qué el cuerpo humano era mas sensible y delicado. Quizás, no le hubieran soltado hasta finales de…, ehm. No. No, lo hubieran soltado.

Stiles, deseo qué los muros de aquel departamento sean contra todo sonido. Por qué al escucharse gemir como lo hacia debajo de Derek. Se imagino el coro, como disco rayado, qué había mantenido anoche.

Las escenas reproduciéndose en su cabeza y el cuerpo moviéndose al ritmo de las embestidas salvajes de Derek quien sujetaba sus piernas a cada lado del él. Elevándolas al querer buscar mas contacto y profundidad. Gimiendo tanto o, mas que el y sonriéndole seductor debajo de todo ese sudor a sexo.

Es una suerte que Derek halla apagado su celular. Por que…, le seria difícil volver a explicar qué Jordan Parrish, también era un hombre lobo…
Luego, tener que hacerle creer, qué no le estaba llamando para avisarle que su padre estaba en una junta de policías federales en Boston. Por dos semanas, y, negarle (Para no perder otras oras de sexo salvaje antes de la llegada de los chicos y Peter), qué tampoco, le estaba llamando para aconsejarle ponerse algo de lubricante (de puro morboso) para ablandar su entrada. Mucho menos que también estaría en la cena intima…., de la manada de hombres.

Lo que le esperaba al pobre de stiles.

Menos mal, qué Boyd había huido con Erica…, por que… si no. Si, Derek tenia eso… y, se decía qué los tíos como, Boyd… pues…, joder. Mejor ni pensar… las muletas y sillas de rueda…, no están aún en su moda.

Y todo.
Por que todos eran una manada de tíos posesivos.