Perdón por la tardanza del capítulo, pero por varias razones tuve que repetirlo, además que comenzaron los exámenes de fin de periodo también tenía que entregar varios trabajos y para colmo estuve un tiempo en el hospital por culpa de mi corazón T-T, lo bueno es que logre terminarlo. Por cierto este capítulo tendrá un poquito de SPOILER del manga y lemon como compensación por la tardanza.

Pd. El lemon me hizo tardar más

Contesto el review de ZakuryMinashiro:

Por lo de Hinata, si es algo así, hasta lo hare sufrir un poco y por Oikawa-san, bueno todo a su debido tiempo ¿no? Cofcofcofcofaltancomodosotrescapituloscofcofcof

-Haikyuu! No me pertenece es una obra de Furudate Haruichi

Capítulo 6: ¡Cita!

Viernes por la mañana ahora solo faltaba un día para nuestra tan esperada cita, ese día estuve tan nervioso que no pude rematar muy bien muchos de los pases de Kageyama, lo que me pareció un poco extraño fue que no se enojó tanto conmigo como otras veces y al final de la práctica me acarició la cabeza diciendo que tenía que mejorar, lo que se me hizo mucho más extraño. Iba a seguirlo para preguntarle que le pasaba, pero justo cuando di un paso Tsukishima me tomó de la mano para detenerme, aunque aún sigo sin entender por qué lo hizo.

Después de eso todo fue muy normal, las clases, el almuerzo, las actividades del club, el regresar a casa acompañado de Tsukishima, hasta mí nerviosismo porque ya fuese Sábado y debido a eso dormí muy poco.

El sábado por la mañana salí demasiado temprano y a consecuencia llegue dos horas antes de lo acordado. Después de una hora y media llegó Tsukishima, cuando lo vi llegar corrí a abrazarlo, debido a la actitud de Tsukishima creí que me quitaría de encima, pero en vez de eso acaricio mi cabeza mientras me sonreía, lo cual me hizo muy feliz.

Entramos al tren (que llegó justo cuando entramos a la estación) y como había un silencio un poco incómodo a mí parecer, decidí preguntarle algo sobre nuestra cita de la cual no sabía nada.

— Oye… Tsukishima ¿ya me puedes decir a dónde iremos? — le pregunte tratando de ver su cara

— No — me contestó secamente.

— Haaa! que malo eres Tsukishima-kun

— Te dije que era una sorpresa ¿no?

— Pero, Tsukishima, quiero saber.

— Un no es no y me harás cambiar de opinión.

— Que malo eres Tsukishima

— Hinata, bajaremos en la siguiente estación ¿entendiste? — me dijo cuando el tren se detuvo

— Si — conteste un poco decaído.

— No te deprimas tanto, al final tarde o temprano lo sabrás ¿no lo crees?

— Bueno si, pero…

— Pero nada — dijo golpeando mi cabeza — deja de preocuparte por eso, no queda con esa distintiva actitud tuya.

— Está bien — dije sonriendo ya que por alguna extraña razón sus palabras lograron animarme.

Después de eso permanecimos callados hasta que llegamos a la siguiente estación, solo que ahora me sentía más seguro, al salir de la estación nos encontramos con Kageyama cuando lo vi a lo lejos corrí para preguntarle ¿qué estaba haciendo ahí?

— ¡KAGEYAMAAA! — grite mientras corría para llegar a donde se encontraba.

— Ah? Hinata ¿qué estás haciendo por aquí? — me preguntó.

— Emmm… «Waa ¿Qué le digo, aparte de Yamaguchi y Sugawara-san nadie más sabe de mi relación con Tsukishima?» — pensé.

— Mmm… bueno si no tienes nada que hacer ¿vendrías conmigo a comprar unas nuevas rodilleras?

— Ah?, es que…

— Lo lamentó "Rey" pero él está conmigo — dijo Tsukishima al llegar y agarrarme por la cintura, además miraba a Kageyama de una forma retadora, como si pelearan por algo.

— Tch, nos vemos Hinata, salgamos otro día — se despidió de mí con una sonrisa y, antes de irse le susurro algo a Tsukishima, cosa que lo puso muy enojado, tanto que justo antes de que logrará decirle adiós a Kageyama, me tomo del brazo lo suficientemente fuerte para que me dejará su mano marcada.

Cuando llegamos al parque a una parte poco visitada (debido a varios rumores) me soltó por fin.

— Oye Hinata, ¿en qué rayos estabas pensando cuando fuiste corriendo a buscar a ese maldito rey egocéntrico? — me dijo en un tono muy serio y aun dándome la espalda

— Emmm… bueno es que yo… yo…

— ¿Tú qué? — Me grito, eso me sorprendió mucho ya que él siempre estaba muy calmado — ahhh, enserio ¿por qué eres tan lento? — esto último lo dijo casi susurrando.

— Solo tenía curiosidad, quería saber porque estaba por aquí, lo… lo siento Tsukishima, no creí que te enojarías tanto — le contesté un poco decaído.

— Bueno, no quiero arruinar nuestra cita por "él", así que ya no pongas esa cara ¿sí? — me dijo para finalmente besarme.

— Lo siento Tsukishima, realmente no pensé en mis acciones.

— Ya no importa, que te parece si como compensación por haberte gritado vamos al lugar que tú quieras

— Ahhh! ¿Enserio? — dije muy emocionado

— Si, aunque por ello me salga del itinerario /N.A. El itinerario de Tsuki cambio desde que vio a Kageyama coquetearle a su Hinata xDD/

— Mmm… entonces, vallamos al karaoke.

— ¿Estás seguro?, no quieres ir a otro lado

— No, quiero ir al karaoke con la persona que me gusta, es como un sueño que siempre tuve.

— Ahhh — suspiro — no creo que pueda hacerte cambiar de opinión, así que vamos — dijo comenzando a caminar

— Si — contesté muy feliz para después seguirle

Al llegar al Karaoke, Tsukishima pidió una "habitación" por 2 horas, entramos a esta e inmediatamente Tsukishima salió y dijo que le esperara, que no tardaría mucho. Espere cerca de 10 minutos y comencé a desesperarme un poco así que elegí varias canciones al azar para al menos poder entretenerme un poco, ya que como no quería darle otro disgusto decidí hacerle caso y quedarme "quieto" en la habitación. Después de 2 canciones y media (las cuales no conocía) Tsukishima regresó con una bolsa que trato de ocultar.

— Mmm… Oye Tsukishima ¿qué es lo que traes en esa bolsa? — Le pregunté

— No te preocupes dentro de poco te enteraras — me contestó con una sonrisa maliciosa

— Eh, ah, e...está bien
— Y bien ¿que estas cantando?
— Ammm… nada en especial, solo puse canciones al azar

— Vienes a un karaoke a cantar no a "poner canciones al azar"

— Lo sé pero, es solo que no quería cantar solo en el karaoke, además se supone que estamos en una cita así que creo que deberíamos divertirnos juntos, por eso puse canciones al azar — dije haciendo pucheros

— Hmp, creo que tienes razón, lo lamento y bueno entonces ¿Qué quieres cantar?

— ¿Qué te parece si yo pongo la mitad de canciones y tú la otra mitad? — le pregunté sonriendo

— Esta bien, intercalemos las canciones — me contestó

— Si — le contesté bastante feliz.

Y así pasamos la más o menos la hora y media que nos quedaba en el Karaoke, algunas veces "obligando" a Tsukishima a cantar, otras en las que cantaba por… ¿gusto?, también yo canté todas las piezas que puse y algunas que Tsukishima puso solo para que él me gravara cantando esas vergonzosas canciones y claro también hubo momentos en los que los dos cantábamos juntos, raros por cierto, pero había. Así que finalmente salimos de la habitación del karaoke, fuimos a la recepción Tsukishima pago (ya que no me dejo poner ni un centavo para pagar) y nos fuimos del lugar, comencé a seguir a Tsukishima hasta la plaza comercial que estaba más cerca del karaoke donde estábamos, entramos a una tienda de ropa femenina (lo cual se me hizo un poco raro) y me obligo a entrar a un vestidor, ponerme una peluca (extensiones) al color de mi cabello que me llegaba a mitad de la espalda, después de desvestirme, salió con mi ropa impidiendo que así saliera del vestidor y a unos pocos minutos después llego con un vestido color blanco con algunos detalles rosas y me dijo que me lo pusiera y bueno creo que realmente no tenía opción ya que era el vestido o salir solo en calzoncillos. Me puse el vestido, el cual me quedo perfecto (en talla claro), el simple hecho de traerlo puesto me hacía sentir una enorme vergüenza e incomodidad, aún seguía sin entender porque Tsukishima estaba haciéndome algo tan cruel.

— O… oye Tsukishima, ¿en serio tengo que salir con esto puesto? — le pregunté abriendo un poco la puerta del vestidor y sacando la cabeza

— Claro, sino con que más — me respondió con es típica sonrisa suya

— Grr, bueno ahora salgo — Salí vistiendo ese vestido y estando más rojo que un tomate.

— Te quedo justo como pensé, así que vallamos a pagarlo — Me dijo con una sonrisa

— Tsukishima y ¿Por qué tengo que ocupar esto? — le pregunte señalando el vestido

— Es tu castigo

— ¿Castigo? ¿Por qué si no he hecho nada malo?

— ¿Ah no?, ¿Por qué no haces memoria?

— Uggh

— Parece ser que ya recordaste

— Si, pero ya te pedí perdón, ¿acaso no fuimos al karaoke por ello?

— Primero que nada, eso no es suficiente compensación por el disgusto que tuve, segundo, lo del karaoke fue mi disculpa por haberte gritado.

— Eres muy cruel Tsukishima porque me haces pasar esta vergüenza.

— No importa lo que digas, no te dejaré quitarte esa ropa, ya que realmente te queda y te hace ver más lindo — Esto último lo dijo mientras acariciaba mi mejilla.

— Ah, e… está bien, me lo dejare puesto, pero solo por hoy

— Bueno entonces, vallamos a pagarlo — dijo con una sonrisa de satisfacción

Finalmente Tsukishima no solo compro ese vestido, sino que hizo que me probara otros tipos de ropa (todas femeninas), entre ellas había faldas, blusas un poco escotadas, más vestidos y también algunos zapatos que combinaban con la ropa que compro. Nos tardamos más de dos horas comprando y probándome toda esa ropa y zapatos, finalmente Tsukishima decidió comprar 4 conjuntos 3 vestidos y 3 pares de zapatos. Cuando por fin terminamos de comprar toda esa ropa Tsukishima me llevo a ver una película de la que le estaba hablando la semana pasada, por alguna razón vi que Tsukishima me protegía más de lo habitual (lo cual me hizo un poco feliz aunque todo fuese a causa de esa ropa), al salir del cine fuimos a un restaurante familiar a comer algo, para después regresar a casa, pero lo que no quería que pasaría ese día ocurrió, encontrarme con alguien conocido vestido de esa forma, al principio creí que solo era Izumin, pero luego de observar bien note que estaba con Kouji, lo que hizo que me pusiera mucho más nervioso fue que nos sentamos en una mesa que estaba lo bastante cerca como para que, no solo pudiéramos vernos mutuamente, sino que también podía escuchar algunas partes de su conversación y gracias a ello pude averiguar la relación de estos dos, pero también hubo un momento en el que Izumin me vio y le entro curiosidad ya que — esa chica se parece mucho a Sho-chan" — decía Izumin y quería ver el "bastante" perecido que tenía conmigo, por suerte Kouji le detuvo diciéndole que nos "molestarían", terminaron de comer y se fueron. En cuanto a mí y a Tsukishima nos quedamos ahí un rato más, estaba bastante feliz de estar con él (aunque tuviera esa ropa), lo único que me molestaba era toda la gente que se nos quedaba viendo, en especial a mí, así que terminar de comer lo más rápido que podía dándole a entender a Tsukishima que ya quería irme de ese lugar, ambos terminamos de comer, Tsukishima pidió la cuenta y salimos de ahí.

Antes de ir a la estación para regresar a nuestras casas fuimos al parque a pasear un rato (en lo que daba la hora para que pasara el tren), y entre nuestra conversación, de repente surgió un — quieres pasar la noche en mi casa — por parte de Tsukishima, yo obviamente acepte de inmediato, la simple idea de dormir en la misma habitación me hacía muy feliz.

Y así para "finalizar" nuestra cita nos dirigimos a la estación para ir a la casa de Tsukishima, el tren solo unos tardo mucho en pasar, nos subimos y en solo unos cuantos minutos llegamos a nuestro destino, salimos de la estación y comenzamos a caminar hacia la casa de Tsukishima, en el camino, comencé a pensar sobre el ¿por qué aún nos llamamos por nuestros apellidos, si ya estamos saliendo? y que Yamaguchi le llama con un diminutivo, por ello se me ocurrió comenzar a hablarle sobre esto.

— Oyee, Tsukishima-kun

— ¿Qué pasa?

— Emmm… bueno es que quería saber ¿sí podríamos comenzar a llamarnos por nuestros nombres?

— Claro, pero solo cuando estemos a solas, ya que sería muy raro para todos los del club, bueno, todos menos tres.
— ¿Tres?

— Ahhh, no importa.

— Mmm… Bueno ya no importa, Kei — le dije feliz y bastante sonrojado.

— Oye, Shouyo, voltea a verme — me dijo poniéndome más rojo de lo que ya estaba

— Ah ¿sí? — conteste volteando, al hacer esto, Tsukishima agarro mi barbilla con mucho cuidado, se inclinó y me beso.

— Tsu… Tsuki… Tsukishima, que no me has dicho que no deberíamos besarnos en la calle — dije preocupado de que alguien nos hubiese visto.
— Si, lo he dicho, pero ahora estas vestido como chica y además no hay casi nadie en esta calle, no creo que haya algún problema.
— Ti… tienes razón — Dije desviando la vista.
— Bueno ya falta poco para llegar, cuando lo hagamos llamaremos a tu casa para avisar que te quedaras a dormir
— Ya… ya lo sé Tsukishima
— Que acaso no ibas a llamarme Kei, Shouyo
— Lo, lo que pasa es que es difícil de acostumbrarse.

— Hmp, bueno no importa, en algún momento te acostumbras — dijo en un tono un poco bulón
— Grr… juro que me acostumbrare

— Espero por verlo

— Lo hare, tarde o temprano pero lo hare

— Sí, sí, bueno ya llegamos — dijo deteniéndose delante de la puerta para abrir — Bien, entra.

— Oye, ahora que lo pienso tus padres me verán con esta ropa, pero, que hare mañana, no podré ponerme mi ropa y si lo hago creerán que soy raro
— ¿Por qué crees que compre esa ropa?, pequeño tonto

— Bu… bueno, está bien — dicho esto entramos a la casa de Tsukishima, estaba tan nervioso que no paraba de temblar.

Al entrar ambos nos quitamos los zapatos, y unos momentos antes de que entramos, un chico muy parecido a Tsukishima, el cual no solo lo saludo, sino que se sorprendió al verme.

— Bienvenido a casa… oye Kei, ¿quién es esa chica que te acompaña?, ¿acaso es tu novia? — preguntó

— Niichan pero, ¿Qué estás haciendo aquí? — le preguntó Tsukishima a ¿su hermano?
— ¿Niichan?

— Ah! perdón Hinata, él es mi hermano mayor Akiteru

— Ah! Mucho gusto, mi nombre es Hinata Shouyo

— Mucho gusto yo soy Akiteru Tsukishima y bueno Kei no me has contestado aún — Insistió Akiteru-san

— Ahhh — suspiro — si es mi novio.

— ¿Novio?

— ¡¿Ah?! Mierda creo que te lo diré, pero después ¿está bien?

— Entiendo — pero bueno pasa "pequeña" — dijo tomándome por los hombros — es terrible que una "chica" tan hermosa se quede en la puerta — cuando dijo esto me apene aún más que antes, tanto que creo que estaría más rojo que un tomate.

— Niichan deja de avergonzarlo — le susurro Tsukishima a su hermano

— Jajá si, está bien — le contestó de igual manera a Tsukishima

— Ah!, cierto, van a cenar o ya lo hicieron

— Ya lo hicimos, ahora pensaba tomar un baño — dijo Tsukishima tomándome de la muñeca y literalmente arrastrándome a su habitación

— Oye Tsukishima, ¿ahora qué haremos?

— ¿Qué acaso no escuchaste?, tomaremos 3un baño

— ¿Espera?, ju… ¿juntos?

— Si, y no acepto reclamos

— Uhh, está bien — le dije — «si no le hago caso podría hacer cosas peores que la de la ropa» — pensé

Llegamos a su habitación, busco un par de toallas y salimos hacia el cuarto de baño. Cuando llegamos a este, Tsukishima cerro comenzó a desvestirse y como yo simplemente me le quede viendo, cuando termino de hacerlo, camino hacia a mí para quitarme el vestido y los calzoncillos.

— Tsukishima, ¿qué… qué haces? — pregunte alterado.

— Quitarte la ropa, ya que parece que tu no lo harás — una vez termino de quitarme la ropa, entramos a la ducha, Tsukishima se acercó a la pequeña regadera, yo que apenas había dado un par de pasos hacia donde se encontraba, de repente tomo mi muñeca y me jaló hacia él.

— Por cierto Tsukishima, desde que entramos me pareció extraño que aún no pusieras el agua de la bañera.

— Ah? Eso, no te preocupes, para cuando terminemos ya estará llena y caliente

— ¿Terminar?, ¿Qué?

— Dentro de poco lo sabrás — dicho esto comenzó a besarme, pero no como sus anteriores besos, este era más intenso, incluso parecía como si estuviese desesperado.

Después de ya varios minutos de ese beso, nos separamos unos segundos solo para recuperar el aire perdido y volver a besarnos, unos segundos después de continuar con nuestro beso, sentí como las manos de Tsukishima comenzaban a recorrer mí cuerpo, la derecha, en un principio, estaba en mi nuca y poco a poco comenzó a bajar por mi espalda, para luego llegar a mi pecho y comenzar jugar con mi pezón, mientras que la izquierda, la cual comenzó en mi cintura, fue lentamente bajando hacia mi miembro levemente erecto, cuando comenzó a mover su mano solté un pequeño gemido que fue silenciado por el beso que aún continuaba, momentos después cuando por fin separamos nuestros labios, Tsukishima se arrodillo y metió mi erección en su boca y comenzó a moverse lentamente, hasta que después de cierto tiempo comenzó a tomar ritmo e ir más rápido cada vez, yo gemía como si no hubiese mañana, pero aun así trataba de no hacer tanto ruido para evitar que sus padres y su hermano nos escucharan, lo cual no era muy posible, pero al menos lo intentaba, además de que cada vez que trataba de hacerlo Tsukishima se movía más rápido para evitarlo.

— Ah Tsu… Tsu…ki…shima… de…de…tente Ah… por…favor

— Enserio, pero pareciera que realmente lo disfrutas — dijo con su típica sonrisa burlona, mientras me masturbaba, para luego volver a meterlo en su boca

— Ugh… Si… pe…pero es que… estoy… ahhh… — dije segundos antes de venirme en su boca y soltar un gemido

— Mmph… — soltó Tsukishima antes de sacar mi pene aun un poco erecto de su boca.

— Waa Tsu…Tsukishima lo siento, no logre avisarte a tiempo

Mientras yo decía esto, Tsukishima se levantó y acerco su mano a su boca para escupir lo que no alcanzó a tragarse de aquel líquido blanquecino.

— No importa, tengo una idea de cómo usar esto — al terminar de decir esto acerco la mano en la que había puesto lo que escupió hacia mi entrada y e introdujo no solo el líquido, sino que también uno de sus dedos

— Tsukishim…ahh, ¿Qué… estás haciendo?

— Preparándote o acaso quieres que te duela

— ¿Doler? Mph haa ¿qué?, waahh

— Esto — dijo introduciendo un segundo dedo.

— Ngh Tsu…Tsuki… shimaah… mng

— ¿Se siente bien? — me preguntó

— S… Si… mgh — le conteste muy avergonzado.

Cuando escucho mi respuesta Tsukishima me sonrio de una forma tan sexi que me estremeció, para luego meter un tercer dedo. En el momento en el que lo hizo, gemi un poco fuerte que a modo de reacción me cubrí la boca con las manos, Tsukishima estuvo jugueteando unos cuantos minutos con sus dedos en mi entrada y entre todos y cada uno de sus movimientos gemía cada vez un poco más fuerte, después de eso, saco sus dedos bastante rápido y mi única reacción fue un leve gemido de desaprobación dado que ya me había acostumbrado tanto a sus dedos que ya sentía cierto placer proveniente de ellos.

— Oye, Hinata podrías venir aquí — dijo Tsukishima con una sonrisa burlona sentándose en una baquita, dándome a entender que estaba pensando en hacer, mejor dicho hacerme algo.

— Si… — le conteste desviando la mirada y haciendo un pequeño puchero

— Je, a veces eres un poco lindo ¿Sabes? — dijo estirando sus brazos para tomarme por la cintura y después sentarme sobre sus piernas — oye Hinata, ¿Puedo meterlo?

— Mnh, s…sí.

— Hmp, Buen chico — mientras decía esto comenzó a meter su enorme erección en mí.

— Tsu… Tsukishima, duele

— Solo aguanta un poco más

— Mng, E…está bien

Una vez que Tsukishima entro por completo, se quedó quieto por unos momentos, mientras yo estaba abrazando su cuello, después de cierto tiempo por fin comencé a acostumbrarme a que Tsukishima estuviese dentro mío y unos segundos después Tsukishima lo noto y me pregunto si estaba bien que comenzara a moverse, todo lo que hice fue asentir con la cabeza. Tsukishima comenzó a moverse lentamente, yo, que estaba en medio de un pequeño dolor punzante y una ola de placer proviniendo del miembro de Tsukishima comencé a gemir más fuerte que la vez pasada.

— Tsu… nhg Tsuki… shima haa!

— ¿Que sucede Hinata?

— Más mnh

— Mmm? ¿Más qué?

— Má… más rá…pido, por favor Hahn

Tsukishima comenzó a moverse cada vez más rápido, haciéndome gemir bastante, cada que él entraba y salía de mí se sentía aún mejor que antes.

— Tsu…ki…shi…ma, yo… otra vez… estoy… a punto de… mnhg

— Está bien hazlo, yo también estoy en mi limite

— Mng, ahh — en ese momento tanto yo como Tsukishima nos corrimos — Te amo Kei

— Y yo a ti Shouyo — dicho esto me beso apasionadamente

Al separarnos comenzamos a bañarnos, me dio tanta vergüenza el momento en que Tsukishima comenzó a lavarme ese cierto punto debido a que se corrió dentro mío. Una vez que por fin salimos de "bañarnos" fuimos al cuarto de Tsukishima. Una vez en su cuarto, Tsukishima me dio un camisón que compro para que me lo pusiera.

— Oye Tsukishima, ¿Por qué me tengo que poner esto?

— Acaso quieres dormir en ropa interior, por mí no hay problema pero si luego te enfermas no me reclames

— Hmp está bien me lo pondré

Una vez que termine de ponérmelo, Tsukishima se me quedo viendo fijo, cosa que hizo que me sonrojara bastante

— ¿Q…qué estás viendo Tsukishima?

— Obviamente a ti, te queda mejor de lo que pensé — mientras decía esto se acercó a mí y cuando estuvo delante mío me dio un pequeño beso, que fue interrumpido por el sonido de la puerta al abrirse, al escucharlo ambos volteamos hacia esta y vimos al hermano de Tsukishima, que al vernos cerró la puerta, no sin antes decir el típico "Perdón por interrumpirlos".

Unos pocos segundos después cuando por fin note lo que había pasado, me puse aún más rojo que antes.

— Tsuki… Tsukishima tu hermano nos vio

— Si, a veces tiene la costumbre de entrar sin tocar la puerta, pero no tiene mucha importancia de todos modos él ya lo sabia

— Es cierto

Hubo un pequeño silencio, en eso recordé lo que hicimos en la ducha y le comencé a reclamar a Tsukishima

—Ah! Por cierto Tsukishima, ¿Por qué tuvimos que hacerlo en la ducha?, ¿Por qué no esperaste a que estuviésemos en tu habitación? — le pregunté poco avergonzado.

— Ahh — suspiro — enserio, realmente eres un tonto, acaso no viste lo que acaba de pasar, lo hubiéramos hecho aquí de no ser por mi hermano, después de ciertas cosas, consiguió una copia de la llave para poder abrir, este cerrado o no (esto es obviamente una mentira)

— Eh! ¿Enserio?

— Si

— Mmm… bueno, si así son las cosas está bien, bueno que te parece si nos vamos a dormir, realmente estoy muy cansado.

— Está bien — dijo sentándose sobre la cama e invitándome a acompañarlo

— Mmm… Tsukishima, ¿También dormiremos en la misma cama?

— ¿Hay algún problema con ello?

— Ah!, no, no realmente… solo pensaba que era un poco pequeña — dije inventando una excusa

— Ajaja, no te preocupes eres tan qué cabremos sin problemas

— Ngh, está bien, solo deja de burlarte

— Si, si, bueno ¿Qué no tenías sueño? Ven, vamos a dormir.

— Mng si, ya voy

Después de esta pequeña plática, Tsukishima y yo nos acostamos y nos tapamos, realmente creí que no podría dormir en toda la noche, ya que Tsukishima me abraso, no, mejor dicho me envolvió con su cuerpo, realmente estaba muy feliz de estar así con él y, justo unos cuantos minutos antes de que me venciera el sueño le di un cálido beso de buenas noches acompañado de un "Te amo"

Final feliz C: espero que les haya gustado el capítulo y como ya dije anteriormente me disculpo por la enorme demora, espero que no se hayan olvidado de este pequeño fic, pero enserio pasaron tantas cosas que a veces no podía ni respirar de todo lo que tenía que hacer lo cual es raro ya que casi siempre tengo mucho tiempo libre. Bueno espero que pueda volver a mi publicación semanal un abrazo y gracias por leer. Y no olviden dejar reviews.