*Aviso: Personajes de este drabble basados en la saga.

*Drabble 5

Titulo: Después de las campanadas.

_oOo_

Todos ellos probablemente pensaban que él estaba muy lejos para ese momento, se había marchado cuando el ambiente navideño lo había sobrepasado. Pero regresó, y aun no sabía muy bien porque.

Sin embargo a pesar del frio insoportable, se mantuvo afuera en su forma de cuervo, posado rígidamente sobre una rama helada por horas, viendo por la ventana más cercana como se desarrollaba todo dentro de la casa de huéspedes.

Damon prefería congelarse a decorar un árbol de navidad o rellenar un pavo, especialmente lo último.

Estaba amargado, pero no por tener las plumas congeladas o copos de nieve en el pico, si no porque había notado dos cosas en durante esas horas, la primera era que nadie le echaba en falta, y la segunda era que nadie notaba la mirada extraña y la sonrisa forzada del pequeño pájaro rojo.

Ahora no tan pequeña por lo que mostraba el vestido que había elegido para la velada.

El algún punto de la noche, había dejado de observar fijamente a Elena, enfundada en un ajustado vestido dorado, festejando feliz y despreocupada junto a Stefan siendo ambos empalagosamente cariñosos el uno con el otro y había volcado su atención en la pelirroja y desde entonces su mirada no la había abandonado.

Faltando poco para las doce la vio escabullirse hacia las profundidades de la casa, lejos de todos. Ninguno se dio cuenta.

Pero el sí y alzó el vuelo.

La conocía, tal vez incluso más de lo que se conocía ella misma.

Era un crimen que ninguno de los dos tuviese a nadie.

Era un crimen que el labial rojo en sus tiernos labios permaneciera intacto la noche de año nuevo.

_oOo_

Ella se asustó y el la sostuvo firmemente por la cintura contra la pared, Ambos necesitaban eso. El contacto.