La Audición

HOLA LLEVO 5 AÑOS COMO LECTORA DE ESTA PAGINA, DOY MI CRITICA Y OPINION DE ALGUNAS HISTORIAS QUE HE LEEIDO, PERO POR FIN ME ANIME A ESCRIBIR UN FINC Y SUBIRLO (PARA ELLO TUVE QUE VER ALGUNOS TUTORIALES PARA PODER PUBLICARLO) JEJEJE BUENO SIN MAS RODEOS LES DEJO EL PRIMER CAPITULO ESPERO LES GUSTE Y DEJEN REVIEWS... n_n SALUDOS A TODOS!


Hola esta es mi historia, me llamo Elsa Winters Donovan tengo 21 años y estudio modelaje, breakdance y actuación en Elementary School, aquí en Nueva York, he viajado desde Londres para poder cumplir mi sueño de convertirme en una ídol en la Shadow Entertainment una de las más grandes e importantes compañías que poseen exitosos artistas internacionales, pero para eso tengo que audicionar y pasar la gran prueba que se me presentara…y a la vez tratar de alejarme de todo aquello que deje en Londres.

Espero tranquilamente con las demás participantes mientras toca mi turno de enseñarles de lo que soy capaz en eso escucho mi nombre indicándome que pase y me coloque en medio del gran salón de ensayos donde me observan los tres jueces y las demás chicas.

-Ok empecemos linda y muéstranos lo que tienes – uno de los jueces habla y me guiñe el ojo. Era demasiadamente guapo pelirrojo y de patillas largas y de ojos verdes bastante hipnóticos, irresistibles e intimidantes muy intimidantes además de que se veía que cuidaba mucho su cuerpo ya que se mostraba fuerte, musculoso y un poco bronceado. Sonrojándome por tal comentario, otro de los jueces era una chica realmente atractiva, de cabello largo hasta la mitad de su espalda, realmente lacio y de un color negro intenso y ojos azul profundo de piel blanca, tose un poco para que pudiéramos empezar – Bueno, que tenemos aquí, según parece te llamas Elsa naciste en Londres pero te trasladaste a estudiar a los Estados Unidos- decía mientras hojeaba mi curriculum y volteaba a verme lo cual me intimido por unos instantes – Dime Elsa porque te interesa ser parte de nuestra compañía – al hablar me saco de mi trance hipnótico y por fin hable – Bueno, para empezar mi sueño es convertirme en una prestigiada artista tanto en modelaje, actuación y sobre todo en el dance, quiero mostrarles a todo el mundo mi talento – Hable tan segura de misma y sin titubeos mirando a los tres jueces, el ultimo juez era otro chico realmente apuesto, muy alto y musculoso de cabello cobrizo y despeinado, sus ojos color topacio los cuales me transmitían tranquilidad me sonrió señalándome que comenzara– ¡ ohh Dios no te dejes intimidar Elsa, son realmente atractivos y perfectos los tres pero estas aquí para enseñarles lo que tienes!.

Gire mi cabeza para relajarme y me posicione mientras preparaban mi música, en cuanto empezó a sonar me deje llevar por los sonidos.

Al terminar la música me quede sin aliento ya que me había salido tan perfecta mi rutina que los tres jueces y las demás concursantes me aplaudieron, me incline para agradecerles mientras volvía a tomar el aliento, en eso la juez hablo – Vaya, vaya Elsa al parecer resultaste tener bastante talento – me sonrió y eso me tranquilizo por unos momentos, antes de que el pelirrojo se parara de su asiento y se acercara hasta mí para susúrrame al oído derecho – Estuviste realmente perfecta, preciosa me va a fascinar darte tus clases privadas – dicho eso se aleja de mí me guiñe nuevamente el ojo, y me dice - Espero verte pronto por aquí preciosa – hasta que sale por la puerta dejándonos a todos los presentes.

Me quedo realmente estupefacta por lo que acaba de suceder hace unos minutos - ¡Que fue eso!- mis manos se enfriaron totalmente y siento un escalofrió correrme por todo el cuerpo que hace que tiemble, miro mi reflejo en uno de los grandes espejos que nos rodean y veo que estoy totalmente sonrojada, a mi Elsa Winters jamás me había llegado a intimidar. Cuando vuelvo en mí, miro a mi alrededor y las demás concursantes están asombradas por lo que acababa de pasar empezando a murmuran entre ellas –¡Ves, lo que le ha hecho el joven Hans, que emoción, ahhh! -

- ¡Siiii, que envidia me da, apenas es la audición y ya se ganó la preferencia de los jueces! – tales comentarios hicieron que me pusiera más nerviosa he incomoda - Que le pasa a este tipo que se ha creído- estoy dentro de mis pensamientos hasta que siento una mano en mi hombro, me giro rápidamente y veo que es el chico de cabello cobrizo – Disculpa por el comportamiento de mi compañero, espero no te halla molestado- dicho esto se retira de la sala.

La joven juez nos agradece y nos da las instrucciones de que se elegirán solo a cinco chicas y que los resultados tardaran tres días para ser publicados, dicho esto todo el mundo pasa a retirarse.

Al salir de la sala de ensayo me dirigí al baño para poder refrescarme un poco la cara, en eso la puerta se abre y entra la joven atractiva de cabello negro – Hola sigues aquí Elsa, ohh no me he presentado como se debe, mi nombre es Alice mucho gusto – me da la mano para poder saludarla.

-Bueno Elsa fue un placer y espero verte pronto por aquí, nos vemos – dicho esto se retiró del baño.

Al salir tome el ascensor para pasar a retirarme, pero el cierre de las puertas fueron interrumpidas por algo o alguien, al girarme y ver que era, lo vi parado con ambas manos impidiendo que el ascensor cerrara, hay estaba el pelirrojo sonriéndome –Adiós linda, fue un placer luego tendremos más tiempo de conocernos mejor – al decir esto soltó ambas puertas cerrándose el ascensor.


Eran pasadas de las nueve de la noche para cuando llegue a mi departamento, al entrar encendí las luces y me acerque a la contestadora la cual tenía registrado muchas llamadas de un numero en particular y muy familiar para mí. Hice una mueca de indiferencia en mi rostro, me despoje de mi saco y me dirigí a la cocina – Oh Dios tengo mucha hambre estoy agotada – prepare un poco de spaghetti a la boloñesa, en cuanto lo termine de hacer me serví acompañándolo con una copa de vino tinto para después encender la pantalla para ver el noticiero, en cuanto acomode el canal estaban dando la noticia del gran éxito del joven modelo y actor Hans Westergard, al verlo me atragante con la comida y tome un sorbo del vino para después subirle un poco más al volumen y escucharlo mejor, decían que era el más guapo y se estaba convirtiendo en un sexy simbol entre las jóvenes de todo Estados Unidos y parte de Europa y Asia – Pero que rayos es e..e…él, el tipo que horas antes me había dejado tan intimidada ahora lo estoy viendo en la televisión – ahora me he enterado que uno de mis jueces y acosador resulto ser el famosísimo Hans.


Tres días después…

Los primeros rayos solares entraron por la ventana de su habitación donde yacía aun dormida la joven Elsa en su gran y cómoda cama, su cabello rubio esparcido por toda la almohada con ciertos mechones sobre su rostro el cual mostraba una profunda tranquilidad, su piel tan blanca como el mármol, casi tan fría como el hielo y brillante al ser tocada por la luz del sol, abrió pesadamente sus ojos –mmmmm, que hora es…– estiro su brazo para ver el reloj y vio que marcaba las 6:45 am, esta se levando y estiro ambos brazos para luego tomar una ducha, al salir desayuno cereal y se cambió de ropa poniéndose unos cómodos jeans con una camisa blanca y una casual chaqueta de color negro con unas zapatillas negras, se miró al espejo de su tocador donde peino su cabello haciéndose una hermosa trenza con unos mechones sueltos dándole algo de rebeldía, se dispuso a tomar las llaves y sus lentes de sol para después salir de su departamento y dirigirse al edificio Shadow Entertainment donde publicarían los nombres de las chicas que serían aceptadas. Al llegar al Shadow en la entrada de recepción vi muchas chicas tratando de ver los resultados, observe algunos rostros decepcionados con lágrimas en los ojos mientras que una que otra chica con cara de felicidad mostrando sonrisa de par en par, me acerque y admire en el tablero donde hay estaba mi nombre Elsa Winters Donovan–no lo podía creer en eso sentí el aliento detrás de mi oreja izquierda con un susurro – Felicidades preciosa ya estas dentro y voy a disfrutar mucho adiestrarte en este ámbito profesional –me gire rápidamente y hay estaba detrás de mí sonriéndome sínicamente Hans Westergard…–.


Continuara...