Anastasia

Si lo se soy una malvada bruja que no tiene perdón ni nada parecido por no haber actualizado antes, pero entiéndanme la situación de mi país no es la más bonita que se diga, eso más mi trabajo y la universidad me han dejado con tiempo casi nulo para escribir algo, además de que me han exprimido las neuronas con tanto examen e información por lo cual tuve un bloqueo

Los personajes de Saint Seiya no me pertenecen

-nnn-personaje hablando

-(nnn)-personaje pensando

-MMM-personaje gritando

-nnn- conversación vía cosmos

Mientras los caballeros estaban "hablando" en la sala, en la habitación de la amazona Janet de Delfín le curaba las heridas a la amazona de mechones violetas, las cuales para asombro de esta eran varias y algunas de magnitud, y para sorpresa de la misma ¡la pelinegra de mechones violetas tenía razón! Tenía dos costillas rotas, un esguince en la muñeca izquierda que no había llegado a más por los mitones que esta utiliza, además de una pequeña lesión en el tobillo derecho, lo cual le tenía en shock ya que no entendía cómo era posible que saltara de los brazos del Santo de Sagitario, se mantuviera erguida y luego caminara como si nada hasta su cabaña sin mostrar en ningún momento señales de dolor por sus heridas, aunque ella misma había hecho un mini diagnostico y no se había equivocado en el mismo, algo le decía que también sabía lo de su tobillo pero no lo dijo porque no quería seguir en brazos del Santo, todo por orgullosa, por suerte finalizando el camino el Santo de Acuario la termino de llevar hasta ese cuarto ya que si no estaba segura que se torcía el tobillo, sin duda su amiga era una persona bastante peculiar.

-mira que me preocupaste de verdad-decía la pelirroja mientras le terminaba de colocar las vendas en el torso -eres una tonta y una orgullosa, nada te costaba pedir ayuda a cualquiera de los Santos Dorados o a nosotros,-dijo con los ojos cristalizados- suerte y estas dormida ya que no soportas la pomada de lilas que te acabo de poner antes de colocarte las vendas, ya que según me has dicho te arde el contacto con la misma pero eso se debe a las propiedades curativas ya que está haciendo efecto, aunque estoy más que segura de que luego me echaras una buena bronca por ponértela, bien ahora la parte difícil-dijo soltando un suspiro-bien aquí vamos

En ese momento comenzó a quitar con sumo cuidado los mitones negros de la amazona con máscara de mariposa de sus brazos, con la intensión de no herirla más, además del hecho de que sabía que si algo la ponía como una fiera era que le quitaran la máscara (la cual ya le había quitado para poder atenderla bien y asegurarse de que no tenía ninguna otra herida que estuviese cubierta por esta) o los mitones, pero no tenia de otra si quería curar las heridas de su amiga, solo para encontrarse con que no solo la muñeca izquierda estaba lastimada sino que su brazo derecho no estaba en muy buenas condiciones que se diga, suspiro nuevamente y volvió a buscar la pomada para colocársela en los brazos y vendárselos para luego ponerle de nuevo los mitones, aunque se dio cuenta de un pequeño detalle que sin duda delataría que le habían quitado los mitones: el vendaje de su brazo izquierdo se veía un poco por fuera de los mitones mientras que tuvo que vendar prácticamente todo su brazo derecho debido a la multitud de heridas que tenia, ya que no solo tenía heridas en la parte de los mitones sino que tenia diversas cortadas, quemaduras y raspones por todo el brazo que de seguro se había hecho durante el incendio y luego en la pelea.

-(seguro cuando se dé cuenta de todo esto me mata)-eran los pensamientos de la amazona pelirroja-(bueno pero tendrá que entender que es por su propio bien, aunque antes de admitirlo estoy segura de que iría sola al Inframundo y se tirara de cabeza por el Yomotsu si pudiera o se le declararía a alguno de los Santos que le gusta aunque sé que eso no es verdad)-pensó divertida al mismo que sonreía, dado a lo reacia que era la amazona de mechones violetas a la hora de recibir ayuda y ni hablar de pedirla, estaba más que segura que primero moriría antes de pedir ayuda abiertamente

-¿puedo saber qué es lo que te da tanta gracia Janet?-dijo de repente una voz y a la amazona de Delfín casi le da un ataque por la impresión-o vamos no seas exagerada, se supone que eres una amazona, no una aprendiz o una chiquilla de esas que viven en las ciudades-en eso se dio cuenta de que la que le hablaba era nada más y nada menos que la amazona de mechones violetas solo que no había abierto los ojos pero algo era seguro, parecía que tenia rato despierta.

-uf, vaya susto que me diste-dijo la pelirroja en tono de reproche

-eso ya lo dijiste hace un buen rato- contraataco la otra

-¿escuchaste lo que dije?-por toda respuesta recibió un asentimiento-es de mala educación escuchar a escondidas-reclamo un tanto molesta la del Delfín

-técnicamente no estaba escuchando a escondidas-reclamo serena la otra sin abrir los ojos todavía-y antes de que repliques nada, TU eras la que me estabas reclamando lo preocupada que estabas por mi condición así que no entiendo para nada tu actitud Janet-dijo completamente seria la amazona-por cierto no te preocupes por lo de la pomada, ya me acostumbre, aunque sigue sin ser de mi agrado-dijo esto último por lo bajo para no ser escuchado por su interlocutora

La amazona no dijo nada, solo se le quedo viendo un momento, para luego suspirar y después preguntar-y bien ¿Cómo te sientes? ¿Hice bien los vendajes?-pregunto un tanto apenada ya que era la primera vez que atendía las heridas de la amazona de mechones violetas, además de que ella le había enseñado como hacer mejor los vendajes y de una manera más efectiva.

-me he sentido mejor,-dijo mientras se encogía de hombros- y en cuanto a los vendajes he de decir que te luciste con ellos, sobre todo con el de mi tobillo ya que yo había estado usando un vendaje así hasta hace unos días, cuando considere que ya no lo necesitaba pero creo que me equivoque o por la pelea me volví a lastimar-dijo calmadamente y encogiendo los hombros, restándole importancia al asunto-por cierto tu vendaje en mi torso y brazos también es excelente-termino de decir lo que hizo que la pelirroja se sonrojara un poco-oye no se te suban los humos a la cabeza, todavía te falta mucho por aprender, y aunque estos vendajes están bastante bien hechos, deberías seguir practicando, para luego cuando ayudes a los demás no te sea tan difícil-dijo con un dejo de burla la amazona de mascara de mariposa

-pero ¿quién te entiende?-Dijo un tanto exasperada la de Delfín mientras agarraba una almohada y se la estampaba en la cara a la otra-me esfuerzo por tratar tus heridas, me halagas y luego me insultas ¿eres bipolar, estás loca o qué?-dijo molesta pero con un deje de ironía en su voz

-jajajajajaja-escucho la risa de la amazona mientras esta se quitaba la almohada de la cara-jajajajajaja, por Athena santa, jajajajaja, ahí no como siga así capaz y me abro las heridas, pero es que Jajajajaja-tomo un poco de aire y se tranquilizo un poco ante la atónita mirada de su acompañante-lo que ocurre es que eres única-le dijo volteando a "verla" aun con los ojos cerrados mientras esta ahora la miraba con extrañeza por lo que ella solo levanto una ceja obviamente divertida con la situación-te lo explico, solo TU eres capaz de lanzarle una almohada o algo a alguien que está herido y a quien TU misma acabas de curar-le dijo cosa que hizo que se avergonzara y bajara la mirada en señal de disculpa-no te disculpes, yo también tengo algo de culpa-la amazona pelirroja alzo la mirada incrédula ya que la pelinegra de mechones violetas estaba ofreciendo una disculpa de manera indirecta pero lo estaba haciendo y tomando en cuenta su carácter eso era todo un milagro-no me veas así que sabes que me molesta, solo asumo mis responsabilidades de mis actos, no te confundas-dijo mientras la "miraba" aun con sus ojos cerrados

-(como digas pero para mí eso fue una disculpa en toda regla, no me importa lo que pienses una disculpa aunque disfrazada es una disculpa) eran los pensamientos de Delfín

-bueno como te decía aun te falta mucho, pero con algo de practica fácilmente podrás encargarte de los heridos en este campo de entrenamiento a tu cargo y de tus discípulos, y en cuanto a tus preguntas ni soy bipolar -(eso déjaselo al primer Santo de Géminis) pensó la pelinegra de mechones violetas- tampoco estoy loca –(déjale eso al Santo de Cáncer) seguía pensando la de mascara de mariposa- y no me pasa nada, sabes que solo digo la verdad, y la digo de frente, aunque a veces, como acaba de ocurrir-ironizó la amazona mientras volvía a alzar una ceja-la persona no se lo toma bien, Jajajajaja-dijo riéndose

-muy bien, muy bien ya entendí tu punto-(y bastante bien) pensó la amazona pelirroja con un deje de amargura por la actitud de su compañera-pero me puedes decir ¿por qué te estás riendo? Mira que de verdad que me asustaste ahora-le dijo con fingido enfado

-¿ahora me sales con esa?-dijo irónica, mientras arqueaba una ceja-es sencillo, creo que la estúpida pomada ya está haciendo efecto, lo digo por el ardor de mis músculos, siempre me rio cuando me pasa, jajajajaja, además de que deberías haber visto tu cara, eso termino por hacerme reír-ante la cara de confusión de la pelirroja decidió explicarse-sabes que soy bastante tolerante al dolor y por lo general cuando lo siento en pequeña medida o cuando me curan y las medicinas empiezan a hacerme efecto me empiezo a reír por un rato

-¿y eso porque?-cuestiono sería y un tanto curiosa la de Delfín

-sencillo, de pequeña no podía llorar si me caía o golpeaba, sabes bien que recién recibí mi titulo de amazona y por ende mi armadura hace poco, antes vivía con mi familia, pero el trato de ellos para conmigo era casi igual que el de un aprendiz de Santo o amazona cuidado si hasta más exigente, con la obvia excepción de que yo no tenía una máscara que ocultara mi rostro cuando me lastimaba y una mueca de dolor se asomaba en mi rostro, eso era peligroso para mí ya que si lo hacia corría el riesgo de que fuera golpeada por mostrar semejante signo de debilidad, ah y ni hablar de llorar, eso sí que era un suplicio-dijo la pelinegra de mechones violetas mientras se sumía en sus pensamientos y recuerdos mientras se sentaba en la cama y "viéndola" con sus ojos cerrados- poco a poco aprendí a no mostrar señales de dolor por más fuerte que fuera, pero cuando el dolor era prácticamente insoportable y no sabía qué hacer aprendí a reírme de él, dime masoquista o sádica si quieres, pero era eso o recibir una paliza por decir que algo me dolía, claro que después de eso corría al baño o a mi cuarto con la intención de curar mis heridas, pese a que la sangre me da mareo, me lo aguantaba ya que si no estaba frita, y me curaba mis heridas en silencio y mordiéndome la lengua o algo para no gritar, creo que en esos momentos desperté mi cosmos,-Janet de Delfín abrió los ojos como platos ante semejante declaración mientras sentía que la sangre le hervía, ella sabía bien que su amiga no había recibido un entrenamiento de amazona como tal, y el que pudiera portar orgullosamente una armadura de plata era sencillamente de admirar, pero lo que le estaba contando era por demás irreal, tener que hacer todo eso para no salir más herida por solo expresar dolor era demasiado, mas decidió no interrumpirla ni decir nada, ahora entendía el porqué su amiga era tan renuente a la ayuda- y te digo creo porque en realidad no sé en qué momento lo desperté,-dijo sorprendiendo todavía más a la de ojos castaños, si es que era posible- lo que si se es que de pronto era más rápida, ágil y fuerte, mi condición física era de admirar, ya que por lo general ningún ser humano que yo conociese hacia lo que yo, me di cuenta de eso, y aunque me salía de una manera muy natural, decidí ocultarlo de la mejor manera posible- cuando estaba por decir como aprendió a controlar su cosmos de repente el rostro de la amazona se torno pálido y empezó a respirar agitadamente, hasta que cayó de nuevo en la cama con una clara mueca de sufrimiento en su rostro mientras perdía cada vez mas color y agarraba con fuerza las sabanas de la cama en la que se encontraba mientras una capa de sudor frio la cubría, parecía que trataba por todos los medios tratar de controlar esa situación pero no podía, había quedado inconsciente.

En ese momento la amazona de Delfín decidió acercarse a su amiga para ver qué pasaba ya que debido a la impresión de lo que paso, se cayó de la cama en la que estaba sentada junto a su compañera y quedo en shock, habiendo salido de este se levanto y decidió tocar su frente descubriendo que estaba ardiendo en fiebre, iba a salir corriendo a buscar agua y unas toallas para refrescarla y tratar de bajarle la temperatura cuando estaba a punto de llegar a la puerta y abrirla de repente toda la temperatura de la casa, bajo abruptamente, Janet de Delfín estaba por demás confundida y casi al borde de un colapso, primero su amiga le dice esas cosas que son para no creerse, se cae desmayada y ardiendo en fiebre y ahora toda su casa parecía un congelador

-¡¿POR ATHENA QUE ESTA PASANDO?!- grito llena de impotencia y mirando para todos lados tratando de encontrar la razón del repentino cambio de temperatura porque las noches aunque generalmente refrescaba aunque sea un poco ni en chiste la temperatura bajaba tanto, pero se calmo cuando de repente su visión se poso en su amiga ahora inconsciente, y cual no fue su sorpresa al ver que el antes semblante de sufrimiento de la amazona ahora estaba más tranquilo y no se aferraba a las sabanas de la cama como si su vida dependiera de ello, por pura inercia se acerco a ella y la observo por un momento, antes de volver a posar su mano en la frente de la misma y darse cuenta de que la fiebre está cediendo por completo, y que al parecer ahora solo le restaba descansar, al percatarse de eso, dejo de importarle el ambiente en el que se encontraba su casa por el momento, suspiro pesadamente antes de volver a sentarse en la cama y con una toalla que tenía cerca limpio el rostro de la amazona, que ahora se veía mucho más relajado de lo que lo había visto desde que la conoció y el cual ya había recuperado su color natural-vaya que eres increíble, ahora ¿qué te habrá pasado?,-se cuestiono la pelirroja- bueno no importa, lo importante es que ahora parece que estarás mejor y que lo único que necesitas es descansar-dijo mientras se levantaba y acariciaba un poco el cabello de la misma cuando de repente una idea surco por su mente-¿será que por lo que me contaste te pusiste así de agitada? ¿Tan dolorosos son esos recuerdos? ¿Es por eso que en realidad usas la máscara? para no mostrar ningún signo de debilidad ni dolor, ¿aunque estés tan mal herida como lo estás ahora? ¿No es por tus ojos? Si ese es el caso creo que estas muy equivocada, deberías tratar por todos los medios dejar el pasado atrás, de esta manera lo que estas es huyendo, y hasta donde sé tú no eres ninguna cobarde-expreso completamente indignada la amazona a su amiga mientras esta yacía inconsciente

Ya para ese momento la temperatura regreso a la normalidad, cosa de lo que se percato un tanto preocupada la protegida por el Delfín, por suerte para ese momento ya la amazona durmiente no tenia rastro alguno de fiebre, por lo que decidió dirigirse al baño que estaba en la habitación para deshacerse de todos los implementos utilizados y guardar los demás, además de limpiarse un poco la sangre de la que se lleno su ropa mientras atendía a su amiga y en eso se percató de algo

-pero que estoy diciendo, la verdadera cobarde aquí soy yo, mira que reprenderte solo cuando creo que estas dormida-le dijo a su amiga-pero la verdad es que no puedo hacerlo de otra manera, se ve que eres muy fuerte, te estimo y admiro tanto que no soy capaz de recriminarte nada directamente, al menos mientras estas despierta,-dijo con un ligero toque de tristeza y de rabia-cosa que no se puede saber debido a que siempre tienes tus ojos cerrados, la verdad no me has querido explicar mucho, lo único que me dijiste fue que tienes una enfermedad en los ojos que no te permite ver bien directamente o estar en lugares muy soleados por mucho tiempo, lo cual hace bastante difícil tu situación, por eso usas mascara, para no ser discriminada, así nadie sabrá que tienes los ojos cerrados, y por lo que me dijiste usas tu cosmos para ubicarte y saber hacia dónde dirigirte además de que a la hora de la pelea saber en dónde se encuentra tu enemigo, por eso tus ataque son tan certeros, mas también me dijiste que estabas curando tus ojos mediante una serie de medicamentos, el tener los ojos cerrados todo el tiempo ayuda bastante a su recuperación además de utilizar tu propio cosmos para sanarlos, es decir, almacenas tu cosmos allí para sanarlos, lo que sí que me da la impresión de que has almacenado mas cosmos del necesario en ellos, por lo cual ahora debes de mantenerlos cerrados para que tu cosmos almacenado no se descontrole, y el cual puede serte de mucha ayuda a la hora de enfrentarte a un enemigo, del cual no estés segura de salir bien librada o que sea tu último recurso, en ese aspecto me recuerdas un poco al Santo Shaka de Virgo, el tenia sus ojos cerrados todo el tiempo antes de la guerra contra Hades y cuando los abría en batalla significa el final para sus enemigos, bueno descansa mira que te lo tienes más que ganado-le dijo mientras le besaba la frete a lo que la amazona pelinegra de mechones violetas correspondió con una sonrisa mientras se encontraba dormida, para luego regresar al baño y terminar de asearse y cambiarse de ropa ya que si su amiga despertaba seguro y la mataba por traer todavía puesto el traje lleno de sangre, ya que ella era muy higiénica además de cómo ya había dicho el olor a sangre y la sangre en cuestión le causaban mareo

Cuando salió por completo cambiada, no se demoro mucho, y regreso a la habitación noto que su amiga, a pesar de tener los ojos cerrados había despertado y por lo visto estaba notablemente más calmada y tranquila, no se le veía la ansiedad que solía tener en su rostro sino un semblante que transmitía tranquilidad, hasta volteo a "verla" y se estiro un poco mientras sonreía

-vaya veo que esa pequeña siesta que tomaste te sentó bien-dijo complacida la amazona pelirroja

-como no tienes una idea Janet, como no tienes una idea-dijo por demás sonriente su compañera- ¡POR ATHENA! Hacía años que no dormía así de bien aunque fuera por solo unos minutos, que supongo es lo que dormí-le dijo sonriente a la pelirroja-pero no importa hacia demasiado tiempo que no descansaba como los dioses mandan-dijo mientras se volvía a acostar

-¿bien que vas a hacer ahora?-se atrevió a preguntar la amazona de Delfín

-supongo que te refieres al hecho de que hay 4 Santos Dorados fuera de esta habitación, esperando saber cómo me encuentro, -respondió con simpleza a lo que la pelirroja solo se limito a asentir- bueno 2 de ellos al parecer tienen órdenes de llevarme al Santuario y a los cuales he estado esquivando desde hace 2 meses, y los otros 2 les prometí una explicación de lo que ha sucedido aquí, mientras venia de regreso, así que les responderé todo lo que quieran saber sobre el incidente aquí y cuando me encuentre mejor iré al Santuario, aunque de todas formas, mi intención era ir para allá cuando descubriera y terminara con lo que estaba haciendo estragos en este campo de entrenamiento,-dijo completamente serena a la de Delfín- además supongo que eso será en un par de días

-¿por qué en un par de días?-pregunto completamente alarmada la protegida por el Delfín-¡necesitas que tus heridas se recuperen!

-solo necesito 2 días para recuperar por completo mis energías, y estabilizar por completo mi cosmos, después de eso me marchare al Santuario, no intentes replicarme sabes que no podrás hacerme cambiar de opinión,-le dijo seria a la pelirroja-además crees que "ellos" y no me refiero solamente a los Santos de Leo y Escorpio que por lo visto son los que me han perseguido por casi medio mundo, los cuales al igual que yo ya deben de estar más que cansados de esta odisea-dijo irónica mientras levantaba una ceja- sino también a los Santos de Sagitario y Acuario quienes fueron los que ayudaron en el campo de entrenamiento a derrotar a esa Naga, ¿se van a ir y me van a dejar aquí sin más?-le pregunto a su compañera la cual suspiro y negó resignada- bueno allí tienes tu respuesta, yo quiera o no tengo que ir al Santuario, además ya es hora de que me reporte frente a Athena, por no mencionar que lo último que quiero y/o necesito son sermones-esto último lo dijo por lo bajo tratando de que su compañera no le escuchara

-bueno, está bien, solo tengo una condición-le dijo seria a su compañera, la cual solo se limito a "verla" y levantar una ceja indicándole que continuara-te quedaras en esta habitación estos 2 días hasta que estés completamente recuperada de cosmos y energía, sino veré como te encierro durante el tiempo necesario hasta que TODAS y cuando digo TODAS es en serio tus heridas estén TOTALMENTE recuperadas-dijo completamente seria mientras que la pelinegra de mechones violetas la "miraba" con una clara mueca de disgusto en su rostro y cuando a la pelirroja le dio la impresión de que iba a hablar ella se le adelanto-ni se te ocurra discutirme, porque, a pesar de que eres más fuerte que yo estoy segura de que puedo dejarte inconsciente el tiempo suficiente para hablar con los Santos Dorados y explicarles la situación y que después de tu recuperación te irás al Santuario, o ¿prefieres que llame a alguno de los Santos Divinos de Bronce?, los cuales según se están recorriendo el mundo verificando los campos de entrenamiento por lo que debe haber alguno de ellos cerca de aquí ya que este campo de entrenamiento no ha sido supervisado por ninguno de ellos-amenazo la pelirroja mientras que su compañera se ponía pálida ante la mención de los Santos Divinos, no era que les temiera, de hecho eran buenos amigos, pero le habían hecho prometer (cada uno en los diferentes campos en los que los encontró) que iría lo más pronto posible al Santuario (incluyendo a Ikki)y no se sentía con ganas de discutir con sus amigos

-de acuerdo tu ganas,-dijo completamente resignada y volviendo a acostarse para dar fin así a la discusión y ver si dormía un rato-pero te advierto que poco me importa lo que le digas o no a los Santos Dorados sobre mi condición, me preocupan más los Santos Divinos de Bronce, hace tiempo que les prometí que estaría en el Santuario y me presentaría ante Athena y el Patriarca lo más pronto posible, y no tengo intenciones de romper esa promesa

-(además de que Shun casi me lleva a rastras al Santuario antes de dejar de ayudarle con la nueva Isla de Andrómeda cuando se entero de que todavía no había puesto un pie allí, hace como 2 semanas, la verdad es que creo que nunca alguien lo haya visto molesto y al parecer yo tuve el "privilegio" de hacerlo)-eran los pensamientos de la amazona de mascara de mariposa

-por lo que tengo que apurarme por eso te dije que solo me quedaría 2 días mas solamente, así que si me disculpas planeo dormir un rato, para así poder empezar a recuperar con mayor rapidez mi salud, Buenas Noches-dijo en tono de molestia y reproche mientras se cubría con una sabana para así conciliar el sueño, y la verdad es que ya era de noche, hacía rato que las estrellas brillaban en el cielo, cosa de la cual no se había percatado Janet de Delfín, por lo que sin más suspiro pesadamente y se levanto de la cama, tal vez había convencido a su amiga de quedarse en su cabaña pero la discusión le dejo un muy mal sabor de boca, y debido a las heridas que presentaba su amiga probablemente no despertara al día siguiente, ni siquiera para comer, ya que lo que necesitaba era descansar

-está bien, buenas noches-dijo tristemente la pelirroja, estaba segura de que su amiga cumpliría su palabra, así como también, de que cuando se sintiera por completo mejor se iría sin decir adiós, es posible que incluso en la oscuridad de la noche, ya que sus palabras estaban cargadas de indignación y un poco de ira para nada disimulados-discúlpame por haberte amenazado de esa manera pero era la única manera de que te quedaras en esta habitación y no hicieras esfuerzos innecesarios-dijo mientras se disponía a irse a la otra habitación, la habitación de los discípulos para ella descansar un poco también, esperaba de todo corazón que sus palabras fueran escuchadas por su amiga y le disculpara antes de irse, pero no estaba segura de eso

-tranquila creo que yo también exagere así que no te disculpes-le dijo con voz adormilada la pelinegra de mechones violetas, era obvio que estaba más dormida que despierta en ese momento pero no importaba a la pelirroja ya que le había disculpado-por cierto me extraña que en toda la tarde y en el tiempo que estuviste cuidándome nunca me llamaras por mi nombre, ya que por lo general tengo que pedirte que dejes de decirlo para que no me lo rayes-dijo con burla e ironía en su voz adormilada

-lo siento no pensé que lo notaras, además pensé que estarías más tranquila así-dijo algo apenada la protegida por el Delfín

-no te preocupes por eso-le dijo ya casi por completo dormida-Buenas Noches Janet

-está bien-dijo la pelirroja mientras se acercaba a la puerta con una sonrisa en los labios-Buenas Noches…Anastasia

Bueno que les pareció?acepto críticas y sugerencias de todo tipo, merece review?, nos vemos en el próximo cap.

Besos y sayonara

TsukihimePrincess fuera!