Aviso: Este fic participa en el Reto Especial de Aniversario "Parejas al azar" del foro The Vampire Diaries: Dangerous Liaisons.

Disclaimer: Los personajes en este fic son creación y pertenecen a L.J Smith y a los escritores y productores de la serie así como a la cadena CW.

_oOo_

Con el corazón en la garganta y los ojos picándole por las lágrimas sin derramar, se acercó aun más a la figura pálida y débil en la cama, tomó su mano y la apretó. Un vistazo a todas las máquinas titilantes y ruidosas que la rodeaban y se conectaban a ella hizo que su garganta se cerrara dolorosamente.

-oh liz…- susurró Damon, frunciendo el ceño.

Cepilló con sus dedos el cabello rubio y corto de la Sheriff lejos de su frente, se inclinó y depositó un ligero beso.

-No sé si puedas oírme pero…se que lo único que te importa es ella. Y sé que le hice daño en el pasado y lo lamento mucho, pero te doy mi palabra de que la protegeré y cuidaré, ella contará conmigo para lo que sea. Sabes que es una guerrera, es fuerte, la has criado bien…-

Le dio una última mirada a su amiga, deseando recordarla como era antes y no de la forma consumida en la que se encontraba.

Sin poder evitarlo una lágrima escapó de su ojo.

La inmortalidad le había enseñado a no apegarse a los humanos. A nada ni a nadie. Justamente por esto, porque dolía cuando se marchaban.

Sin mirar atrás, abandonó la lúgubre habitación del hospital, y nada mas al cruzar la puerta, se dio de bruces contra Caroline.

Ella estaba llorando, su rostro estaba sereno pero las lágrimas corrían por sus sonrojadas mejillas.

Cruzaron miradas y no dijeron nada por un momento.

Damon tragó en seco.

-Caroline…vine a…ver a liz…- hizo una mueca. –Espero no te moleste.- agregó

Ella desvió la mirada y negó lentamente con la cabeza.

Damon la tomó de la barbilla y la obligó a mirarlo. Suspiró y dijo: -No estás sola en esto.-

Caroline se mordió el labio inferior para que no temblara, pero una nueva oleada de lágrimas fluyó de sus ojos y esas no las pudo controlar.

Al verla así el corazón de Damon se retorció, su pena y su dolor eran más grandes que la de cualquier otro.

El vampiro acunó el rostro de ella entre sus manos, se inclinó un poco y juntó sus frentes.

Caroline hipó y lo miró sorprendida, el solo le sonrió dulcemente.

-Damon…no puedo..No podré soportar esto…- dijo Caroline, desconsolada.

-Sí, si podrás- respondió Damon con un tono rudo. –Lo harás.- agregó de forma demandante.

Ella empezó a replicarle y el la besó.