Hey, hey, hey, hey, hey! ¿Adivinen quién ha vuelto?

...

¡Así es, carajo! ¡Ha vuelto SofiLexa, la tukki e' Guarenas! No joda :v

Esto es un two-shot~ Un two-shot caliente~ La idea ha sido de mi comadre(?) Simbalaika, gracias a ella también por su ayuda con muchas partes en las que me quedé atascada es que pueden leer esto~ Vayan a leer su fic e.e

Bueno, antes que nada: Si no leíste mi fic "Mocosas Metiches", no vas a entender ni mierda de aquí.

Sin embargo, el que quiera leer pues que lea. Pero le advierto que hay altos contenidos de pendejez, lenguaje demasiado obsceno, los errores más pendejos que te puedas imaginar, entre otros :v Por lo demás, ya saben que esto son puras mamadas(?

ADVERTENCIA: Mal intento de shojo-ai (Yuri).

Disclaimer: Five Nights at Freddy's, su historia y sus personajes no me pertenecen, bla, bla, bla. Me parece totalmente innecesario esto porque ESTAMOS EN UNA PUTA PÁGINA DE FANFICTIONS DONDE TODOS SABEN QUE LE PERTENECE A SCOTT CAWTHON. Pero en fin. Lo único que me pertenece es la trama y los estúpidos OC's

.

-Chicas... –Ella se vio completamente sola al entrar a su lugar de trabajo. Suspiró pesadamente antes de salir corriendo y golpearse contra una pared. Tomó su teléfono y casi rompiendo la pantalla táctil del mismo, logró marcar un número.

-¿Sí, Marceline? –Nozomi habló un poco nerviosa por su teléfono.

-¿Dónde están los animatronics?

-Ja, sí, sobre eso... –Se escucharon algunos gritos, risas y luego un golpe seco seguido de un "Tiraste mi teléfono" que casi le rompió el tímpano a la mesera.

-Hola amor –Rápidamente reconoció la voz de su novia desde el otro lado.

-¡¿Dónde demonios están?! –La mesera tomó rápidamente su bolso y cerró con fuerza la puerta de la pizzería mirando hacia todos lados.

-Hoy es San Valentín, deberías recordarlo porque es un día especial para dos personas como tú y yo –Escuchó esa pequeña risita que podía sacarla de quicio, así como podía hacerla suspirar como enamorada- La pizzería está cerrada y las guardias nos están ayudando con esto de la apariencia, y no te preocupes por Endo.

-No pueden hacer esto... –Cerró su mano en un puño frunciendo el ceño- ¿Dónde están? Voy para allá –Comenzó a caminar hacia la parada del autobús.

-¿Dónde estamos? –Pudo oír como preguntaba algo dudosa- Ah, cierto, en casa de Gabriela. Pero ella dice que nos esperes en... ¿Dónde era? Ah sí, un restaurant de comida rápida.

-Ustedes no tienen remedio –Se dio un Face Palm mirando a lo lejos el bus aproximándose.

-Para mañana a las seis ya estaremos ahí y nadie lo notara. Nos vemos, cariño. Te amamos –La ojiazul bajó la cabeza sonrojándose furiosamente- ¿Marcy?

-Yo también las amo... –Murmuró cortando la llamada para tomar asiento.

Un rato después

-¿Cómo me convencieron de dejarles pasearse por la ciudad ocultándose ridículamente? –Marceline negó levemente con la cabeza observándolos a todos comer tranquilamente sentados en el espacio libre de Arturo's. El lugar estaba algo vacío, ya que las parejas comunes se tomaron la molestia de ir a comer a algún lugar lujoso, y los que no tenían el suficiente dinero, al menos comían dentro del restaurant. Vio a la última pareja que los acompañaba afuera retirarse, dejando solos al montón de animatronics encubiertos con gorros y ropajes diferentes que robaron del armario de Axel. Mangle al parecer se las arregló para ocultar a Endo entre sus ropajes. Inclusive, Freddy ni siquiera tenía sus preciados listón y sombrero de copa. Por lo que le habían contado, ambos fueron dañados durante el proceso de disfrazarse, cuando alguna de las idiotas guardias intentó quitárselos a la fuerza.

-Por favor apresúrense al comer. Debo ir a comprar heno y... ¿Debería comprar apio o berro? Meh, el apio es más barato –La pelimorada se encogió de hombros acariciando levemente a la pequeña Lunnie que reposaba en su regazo. La conejita de una tonalidad amarillenta se restregó contra su vientre con cariño.

-¿Los conejos no comen zanahorias? –Preguntó tranquilamente Carina comiendo algo de pollo.

-¿Así te comes a Toy Chica? –Se burló la castaña riendo como foca retrasada.

-Así me la como yo a ella –Respondió la rubia con total indiferencia, viendo algo asqueada el pollo frente a ella.

-¿Teníamos que comer pollo? –Cuestionó esta vez Chica mientras comía un poco de ensalada.

-El pollo es lo mejor que hay para comer –La pelinegra tomó un poco de su gaseosa y devolvió su mirada a la ojiverde que revisaba su teléfono- Responde mi pregunta.

-¿Ah? –Volteó a verla por un momento- Ah, sí. Claro que comen zanahorias, pero no es su "alimento preferido" o si quiera lo más recomendable para ellos. Además, lo que comen son las hojas de zanahoria y ni siquiera son primordiales, lo principal es el heno y algunas verduras como remolacha, pepino, alcachofa, entre otros.

-Alguien estuvo investigando de conejos –Comentó tranquilamente la peliblanca viendo a lo lejos a los tres conejitos jugar en las áreas verdes del local, e incluso adentrarse a los juegos para los niños- Aun no puedo creer que permitan animales aquí.

-Cierra la boca, mis hijos no son simples animales –La calló Bonnie casi atragantándose de papas fritas.

-Mira –Luz acercó su teléfono a Carina para que observara- "Las verduras y hortalizas más recomendadas son: acelgas, apio, achicoria, berros, canónigos, escarola, judías verdes (sin semillas), pimiento, endivias, borraja, alcachofa, rúcula, pepino, hojas de zanahoria y remolacha, col china, trébol y diente de león. En menor medida, podéis dar a vuestro conejo doméstico espinacas, repollo, tomate, brócoli, zanahoria, lechuga (hojas verdes solo) o hierbas aromáticas frescas.".

-Lo de las zanahorias fue un estereotipo creado por la Warner Bros. –Agregó Gabriela ofreciéndole las pequeñas arepitas fritas a su novio que las aceptó gustoso- Pa' que vean lo buenas que son las arepas.

-"No debéis alimentarlos con vegetales como coliflor, patata, cebolla o ajo."... –La pelimorada golpeó la mano del conejo de ojos rojos para que soltara la papa que estaba a punto de comer.

-¡Oye, eso es para los conejos reales! –Tomó más papas y las comió desesperadamente.

-Tus hijos van a copiar tu ejemplo –Respondió ella cruzándose de brazos.

-Los hijos no copian los ejemplos de los malos padres mientras haya una buena madre que los guíe –Comentó Gabriela acercándole un poco de pollo a Chica. Esta lo miró asqueada guindándose del brazo de Golden- Sabes que quieres.

-¡Aleja eso de mí! Eso sería canibalismo. Soy asesina, no caníbal –Afirmó cruzándose de brazos con gesto orgulloso.

-Es perturbadora la forma tan natural en que lo dices –Nozomi la miró por un momento para luego negar con la cabeza y continuar con su no saludable comida.

-¿Y qué no es cierto?

-...Vale, ya pasaron un buen rato, es hora de regresar a la pizzería –Marceline se levantó inmediatamente recogiendo las bandejas donde había sido servida su comida.

-Relaja el papo, la pizzería no trabaja hoy, son las... –Gabriela miró su teléfono- ¡Joder, estamos disque almorzando antes de las doce! ¡Tenemos dieciocho horas para regresar a la pizzería! Deja que jodamos un rato, esta oportunidad es única.

-Bah –Marceline tiró la basura en su lugar para ubicar la bandeja sobre esta, encogiéndose de hombros. Tenían mucha suerte de que a Fazbear se le antojara redecorar el lugar justamente un día como ese- Al menos vámonos de aquí, apesta a grasa.

-Te falta grasa, por eso es que estás plana –Carina también se levantó estirándose un poco- ¿A dónde pueden llevar un grupo de locas a otro grupo de animatronics un catorce de febrero?

-Hacer cosas románticas de pareja y esas mamadas –Luz regresó sus hermosos conejos a una especie de coche y los cubrió con una delgada tela que les tapaba el sol.

-Cosas de pareja, qué asco –Se apareció Puppet a un lado de la pelimorada haciéndola gritar. Si bien él no podía "disfrazarse" como los demás, al menos aparecía y desaparecía a su gusto con la única intención de molestar un rato.

-Por eso es que nadie te da regalos –Se burló BonBon mientras sentía la brisa en su cara y el viento agitar sus sensuales colitas.

-A ti tampoco por ser solterón y de paso joto.

-¡Oye! –Frunció el ceño señalándolo- ¡Al menos yo no me llamo LA marioneta!

-Técnicamente soy un títere, no una marioneta –Se encogió de hombros desapareciendo.

-No es por defenderlo, pero se llama "The Puppet". Puppet es títere, Marionette es marioneta, es diferente –Expresó la castaña- Dale, ¿Y ahora? ¿Nos vamos de putas o qué?

-¿Para qué? Ya te tenemos a ti y a Cari –Mencionó Luz tranquilamente mientras abría la puerta casi de una patada.

-Claro, como somos las únicas con tetas somos putas, ¿Verdad? –La acusó la pelinegra abrazando posesivamente a la rubia- Para que lo sepas, dejé a mi harem por esta sensual pollita y adoptamos un jodido pollito y prometí no comerlo, ¿Eso es de puta?

-Aquí no, Cari... –Murmuró esta agachando levemente la cabeza.

-Ya que no se deciden... –Terminaron saliendo del establecimiento y siguieron a la pelimorada que al parecer se encaminaba a algún centro comercial- Voy a comprar regalos.

-¿Regalos? ¿Por el día del amor y la amistad? –Preguntó algo dudosa Nozomi. No estaba demasiado acostumbrada a dar ni recibir regalos en un día tan trivial para ella como ese.

-Sí, ¿Por qué no? –Se encogió de hombros tomando la mano de Bonnie- Es un día hermoso.

-Esas son puras tonterías comerciales –Bufó Freddy cruzado de brazos.

-Sólo lo dices porque sabes que jamás podrías dar un buen regalo –Se burló Golden Freddy haciendo que BB caminara más rápido para que no se perdiese.

-Sandeces –Replicó él- ¿Qué te hace creer que no soy perfectamente capaz de hacerlo?

-El hecho de que para ti "Estúpida" es un halago –Rio levemente.

-Tsk, no es tu problema –Apartó la mirada con el ceño fruncido.

-Yo creo que cualquiera de aquí puede dar un buen regalo si se lo propone... –Trató de calmar Nozomi.

-¿Qué puede regalar un grupo de animatronics? –Se burló Carina ganándose miradas amenazantes.

-¿Y qué no podríamos? -Reclamó Bonnie acomodando levemente el gorro que cubría sus orejas.

-Yo no más digo que... El gusto "robótico" y el gusto humano son diferentes –Continuó la pelinegra mirando sus uñas- O al menos el gusto masculino en general.

-Los hombre podemos dar regalos incluso mucho mejores que los de su género –Musitó con confianza el oso con mejillas pintadas.

-¿Con que sí? –Gabriela lo miró alzando una ceja- ¿Y si hacemos una pequeña competencia?

-¿Qué insinúas? –Comentó Marceline imitando su expresión.

-Ya que según tú "Los hombres pueden dar regalos incluso mucho mejores a nuestro género", compitamos un poco –Sonrió maliciosa- Mujeres contra hombres, un regalo para tu pareja por San Valentín, el grupo que acumule más puntos por mejor regalo tendrá un premio de parte del grupo perdedor, ¿Qué dices? –Para este momento ya estaban frente a la casa de la castaña.

-No te olvides de nosotras –Le recordó Mangle.

-Vale, tú... Tú regálale a Toy Freddy, Toy Chica al conejo gay, Marceline al mocoso y Carina a Puppet, ¿De acuerdo? –Su prima rio escandalosamente.

-Yo me uno –Habló con firmeza.

-Estoy de acuerdo –Se apareció Puppet con cautela.

-Es que no les estoy pidiendo permiso –Miró su teléfono nuevamente, las 12:00 pm- ¿Qué tal unas doce horas? Creo que ese tiempo es suficiente para encontrar un buen regalo. Cuando encuentren un regalo, regresen a la pizzería y allí haremos el intercambio o lo que sea, ¿Entendido?

-¿Y de qué tipo de "premio" estamos hablando? –Foxy la tomó de la cintura sonriendo diabólicamente.

-Por favor, hay niños aquí –Marceline se cubrió los ojos avergonzada.

-El premio es esclavitud sexual, jue.

-¡Gabriela, por Dios! –Carina la haló fuertemente de un brazo- ¡Si ganamos esa asquerosa marioneta será mi esclava sexual, QUÉ-PUTO-ASCO!

-Vale, vale, ¿Qué tal el reto de las diez órdenes? –Se resignó cruzada de brazos.

-La última vez que perdí un reto de las diez órdenes... –La peliblanca miró a Freddy por un momento- Sufrí bastante, pero al final no me arrepiento de nada. Yo acepto.

-Entonces, decidido: Hombres contra mujeres, el perdedor cumple diez órdenes del ganador. Cada grupo por su lado empezando ahora –Gabriela hizo crujir sus dedos con una sonrisa altanera.

-Sólo hay un problema –Agregó Bonnie- Sí, ustedes se irán a comprar todo lo que quieran, ¿Pero nosotros? No conocemos el lugar ni tenemos dinero.

-¡GABRIELA ANAÍS PÉREZ ROBLES DE LA TRINIDAD! –Nadie sabe cuándo llegó, pero de un momento a otro Axel se estacionó en el borde de la acera y abrió la puerta de su auto de una patada acercándose visiblemente molesto hacia su hermana- ¡¿QUÉ DEMONIOS HACEN ELLOS AQUÍ?!

-De hecho, es una historia bastante divertida –Se rascó la nuca nerviosamente- Vale, ya, tú vas a acompañarlos a ellos para que compren regalos, así aprovechas y le compras algo a tu novia, y actúas como buen novio por primera vez en tu vida.

-¡TÚ, MOCOSA DESGRACIADA! –Estaba realmente conteniendo sus ganas de ahorcarla en ese mismo instante.

-Si no lo haces, le diremos a tu novia que defendiste la pizzería aun cuando sabes que hubo millones de asesinatos ahí –Luz entró tranquilamente a su casa para buscar un poco de comida para sus conejos. Se podría decir que la novia de su primo era una chica demasiado dulce e inocente, y al enterarse de la verdad correría como marica y hasta se mudaría del país tratando de huir de ellos.

-...Se van a morir cagando... –Murmuró él frunciendo el ceño para luego respirar profundo- ¿Y por qué se les ocurrió la maravillosísima idea de salir de la pizzería a comprar regalos y esa mierda?

-No es tu asunto, sólo tenemos que ganar –Respondió Bonnie con fastidio.

-¿En algún momento dije que estaba hablando con el conejo subnormal? –El pelimorada estuvo a punto de responderles de no ser porque su novia interrumpió.

-Ustedes vayan a lo suyo –Tomó de nuevo su carriola y emprendió camino junto con el resto de las mujeres hacia el centro comercial.

-Pendejas... –Susurró Axel siguiéndolas- Son tan idiotas que no caen en cuenta de que todo lo van a comprar en el mismo lugar...

-Pero no sabemos ubicar las tiendas ni relacionarnos con humanos normales –Admitió el pequeño niño ofreciéndole un globo.

-Hasta el mocoso sabe que las chicas están locas –Lo apartó de su camino con poca delicadeza y continuó caminando.

-Yo no voy –Se detuvo el oso dorado al instante- Ya tengo un regalo –Dichas estas únicas palabras se desapareció ante sus ojos.

-Ese idiota nos hará perder –Gruñó el conejo de ojos verdes fastidiado.

-¿Al menos pueden explicarme lo que pasa?

-Tu hermana está loca –Rio el títere flotando a su lado- Y creo que eso es suficiente –A pesar de su pequeña broma, decidieron explicarle la situación.

Ya en el centro comercial, efectivamente cada quién se fue por su lado. Mientras que los hombres torturaban a Axel preguntando por la más minúscula partícula del centro comercial, las mujeres tenían otra forma de ver las cosas.

-Vamos a perder –Bostezó Gabriela mirando a lo lejos a algunas de sus compañeras poniendo de cabeza las tiendas de ropa- Soy una pendeja por hacer esto, maldito orgullo.

-¿Al menos no vas a intentar buscar un buen regalo? –Se encogió de hombros la zorrita a su lado.

-Qué pinche paja –Se volteó a mirarla con cara de "mátenme"- Y tú, ¿Qué vas a comprar?

-Tengo muchas ganas de dejarlo sin regalo –Bufó Mangle- Pero meh, no lo sé.

-¡Lo tengo! –El grito de Luz podrían haber jurado que se escuchó en todo el centro comercial- Sayonara, este belleza se va a la pizzería con su regalo~ -Con una bolsa algo grande en manos y su coche con conejitos, se fue saltando de felicidad.

-Imposible, esa maldita ya tiene su regalo y yo no tengo ni idea de qué compraré –La castaña gruñó dejándose caer al suelo.

-No sabía qué regalo hacerle a mi novio, ¿Y sabes qué hice? –Nozomi salió con un montón de bolsas en sus manos y brazos- ME COMPRÉ ROPA. TODA LA QUE NECESITABA –Se acercó peligrosamente a la de ojos hazel- ¡RECAPACITA, GABRIELA, RECAPACITA!

-Así que todo eso es tuyo... –Miró alzando una ceja el montón de bolsas que tenía- Te perdimos.

-No es mío, pendeja. Pronto se viene el cumpleaños de casi toda mi familia, me quedé sin plata pero al menos compré todo lo necesario –Bajó sus hombros suspirando- Ahora a buscar algo que le agrade a un oso amargado...

-No pude evitar pensar cómo habría sido eso dicho por un venezolano –Rio mirando hacia el techo como una retrasada- "Marica, me quedé pelando bolas". "No tengo rial pal' pasaje".

-A nadie le importa –Chica salió de la tienda arrastrando a su versión 2.0 y la novia de esta. Más atrás de ellas, las seguía Marceline con un gesto preocupado- ¿Por qué se te ocurrió esta grandiosa idea?

-La droga, marica, la droga –Suspiró- ¿Qué querría un pirata de regalo?

-Tu virginidad.

-Me lo decías hace unos meses y era el regalo perfecto.

-¡Gabriela! –Marceline se tapó el rostro con ambas manos, apenada ante las palabras de sus amigas pelinegra y castaña respectivamente.

-Venga, que aquí ninguna es virgen –Dio un bostezo fastidiada para luego dirigir su mirada a las sonrojadas Marceline y Nozomi- Y lo saben.

-Cambiando de tema –Interrumpió Chica alzando una ceja- ¿Alguna idea de qué darle a Golden?

-No tengo ni idea de qué darle a Freddy, ¿Y pretendes que sepamos eso? –La peliblanca hizo un pequeño puchero.

-Sí, pues... –Gabriela fue interrumpida por su propio teléfono que empezó a tocar una canción que decía algo como "I don't care, I SHIP IT!"- ¿Qué quieres, perra? –Atendió con fastidio para luego cambiar su gesto a uno de horror, como si hubiera visto al mismísimo demonio- Oh no...

Mientras tanto

-Es un jodido insecto –El moreno se dio un Face Palm ante la curiosidad de los animatronics.

-¡Woa, es liso! –Balloon Boy tocó al insecto un poco por su lomo, que por alguna razón no huía de él.

-Vamos, hay cientos de esos en la pizzería –Bufó Foxy cruzado de brazos- Sólo es una cucaracha.

-¡¿Cucaracha?! –Axel apartó a Balloon Boy para luego darle un pisotón a la cucaracha que hizo que el suelo temblara un poco, y que el pobre insecto perdiera todos sus órganos internos.

-¿Era eso necesario? –Lo miró alzando una ceja el oso.

-Cállate y busca un regalo a tu novia –Giró la cabeza levemente nervioso- Mira, una colección de figurillas de Dragon Ball, lo que Gabriela desearía tener en su habitación... –Foxy de alguna forma le sacó la billetera al político y se dirigió a la tienda gritando un "¡Lo compro!", para luego salir victorioso con el paquete de las mismas- ¿Qué diablos? ¡Dame eso! –Recuperó su billetera de inmediato, pero al zorro no le importó, porque ya se había perdido entre la multitud; supuso que se encaminaría a la pizzería a unas cuadras de ellos.

-¡Oye, eso es trampa! –Reclamó el oso de mejillas pintadas- Ayúdanos también a nosotros –Axel sólo lo miró de arriba a abajo con una ceja alzada, como criticándolo sólo con la mirada, para luego suspirar pesadamente.

-¿Crees que tengo idea de lo que le gusta a esa zorra? A ti no puedo ayudarte –Bufó con fastidio- Sin embargo... –Miró a Bonnie frunciendo el ceño. Lo odiaba, ¡Cómo lo odiaba! Pero su prima era un caso totalmente opuesto- Diabolik Lovers... Es todo lo que voy a decirte.

-¿Qué? Si vas a ayudar, hazlo bien –Le reclamó Bonnie cruzándose de brazos.

-Huh, hola... –Murmuró Gabriela acercándose a ellos con la cabeza agachada, visiblemente nerviosa- ¿Y Foxy?

-Ya se fue –Ella alzó la mirada desesperada.

-No puede ser, creo que seré la última en conseguir el regalo, si es que lo hago –Suspiró calmándose- Pero tengo malas, terribles noticias... –Se acercó hasta el conejo azul casi tambaleándose- Sabes que, Luz ya se fue, y bueno, ella estaba en la pizzería y entonces...

-¿Le pasó algo? –Habló preocupado el pelimorado.

-A ella no –Se rascó la nuca aumentando sus nervios- Iré al punto, y es que... Sin querer, o sea, no fue su intención, fue un completo accidente... Rompió tu guitarra... –BonBon abrió los ojos de par en par.

-¡¿QUÉ?! –La tomó del cuello de la camisa desesperadamente- ¡TIENES QUE ESTAR JODIENDO! ¡DIME QUE ES UNA MALDITA BROMA!

-Lo siento, pero no lo es –El conejo la soltó cayendo al suelo de rodillas.

-Esa... Hija... De perra... –Abrazó sus piernas en posición fetal sin importarle quien lo viera.

Treinta minutos de sufrimiento y agonía después

-Fazbear comprará otra, sólo tienes que calmarte un poco y...

-¡NO ME DIGAS QUE ME CALME CUANDO HAN DAÑADO LO ÚNICO QUE ME IMPORTA EN ESTE MALDITO MUNDO!

-Se nota que no nos quiere –Gabriela hizo un leve puchero- Venga, ustedes sigan comprando y esa wea –Se dio la vuelta regresando con el resto de las chicas- Algún día van a matarme... Meh –Se encogió de hombros mientras en su mente resonaba "Una aventura es más divertida si huele a peligro".

-Qué pedo –Nozomi casi se daba golpes contra alguna pared- Ya hasta Toy Chica, Mangle y Marceline se fueron.

-No, no mames –Realmente tenía ganas de llorar- ¿Y qué compraron? A ver si les robo la idea.

-No sé ni lo que hicieron, sólo sé que Marceline era la que lo tenía más fácil y eso es trampa –Se cruzó de brazos la pelinegra- ¿Qué le encantaría que le regalara a una marioneta? –Se volteó hacia la tienda a sus espaldas, una farmacia; lo cual por azares del destino, o porque a la autora se le pegó en gana, la hizo pensar en un buen regalo- ¿Qué tal un vibrador?

-¡Carina, pinche zumbada! –Nozomi la golpeó con una de sus tantas bolsas- Vamos a perder, y quién sabe qué nos pedirán si eso llegara a pasar... –Un escalofrío le recorrió el cuerpo.

-¿Qué, Freddy no es suave contigo? –Se burló Gabriela.

-¡C-cállate! –Con ser tsundere y sonrojarse muy fácilmente no era suficiente, no, sino que al destino y la genética también les gustaba jugar un poco con ella, haciéndola una jodida albina donde por su sonrojo parecía tener una especie de luz de discoteca iluminándola- F-Freddy no es como tú piensas... –Sobó su propio brazo levemente nerviosa- Él puede ser dulce, ¿De acuerdo? Sólo llega más allá si yo se lo permito...

-Ay deoh –Carina y Gabriela se secaron una lagrimita imaginaria mientras Chica bufaba y se cruzaba de brazos- Una historia de amor mejor que Crepúsculo –Admitió la castaña asintiendo levemente con la cabeza.

-Vale ya, ¿Recuerdan que diez órdenes están en juego? –Les recordó la gallina fastidiada.

-A tomar por culo –Bufó de nuevo la castaña- Si Freddy ya se fue, no importaría si nos unimos con los hombres, tal vez así acabamos más rápido –Todas asintieron dándole la razón y se encaminaron en busca de los chicos por el gran centro comercial.

Mientras tanto

-No puedo creer que pueda darme más lástima que cuando le arrancaste las orejas... –Murmuró Toy Freddy arrastrando tras de sí al conejo ojiverde con la ayuda de la versión original del mismo.

-No lo culpo, jamás le desearía tal tragedia a alguien, ni siquiera a él –Alzó levemente uno de los brazos del conejo menor para que la cabeza de su traje no se dañara tanto al golpear contra cada escalón de las escaleras- Aquella vez sí se lo merecía por maldito intento de violador, pero qué más da.

-Ya les dije que ese es el trato –Interrumpió Axel en voz alta con un tono demandante y autoritario, mientras cubría su cabeza con la capucha de su suéter y se cruzaba de brazos. Y por si no tenía aún más parecido con su hermana, continuó su idea con arrogancia sin dar tiempo a nadie de siquiera pensar en una respuesta- Dos órdenes de cada uno de ustedes, no es tanto si piensan en que serían diez si no lo aceptan. Sólo dos míseras órdenes, y financiaré todo lo que les dé la gana –Le dirigió una mirada de desprecio al oso, quien lo observaba de igual forma, con la diferencia de que un gran sonrojo adornaba su rostro.

-Claro, pero a Foxy si le dejas robarte en tu jodida cara –Respondió Freddy de forma despectiva. No podía creer que estaría a punto de aceptar esa tontería.

-Oh, no, para nada, las dos órdenes serán de todos ustedes, incluyendo a mi hermana, incluso el mocoso y la marioneta, nadie se salvará, porque con MI dinero se benefician todos –Se encogió de hombros el moreno.

-¿Y qué pasa si decido no comprar nada? No tendría por qué obedecer dos de tus órdenes –Comentó tranquilamente el títere flotando a su lado con total normalidad, casi olvidando que estaba en un jodido centro comercial, pero nadie parecía darle importancia. Tal vez porque el tamaño de sus acompañantes lo cubrían, quién sabe.

-Igual me debes dos órdenes. Verás, si yo no los ayudo con esto, las mujeres ganarán porque serán las únicas que tendrán regalos, y eso haría que ustedes cumplan diez órdenes de ELLAS –Sonrió de forma altiva, sabiendo que había ganado- ¿Sabes lo que son diez órdenes de Carina? Suerte con ello –Sólo sacó su billetera agitándola frente a ellos como si fueran perros hambrientos.

-Eres... Malvado –Freddy sólo tomó el dinero que necesitaba para su regalo y luego de comprar lo que sea que se le haya ocurrido, se fue junto a Puppet y Balloon Boy.

-Y sólo espera a que llegue a la presidencia... –Susurró él sonriendo casi como un psicópata.

-No, Axel, no –Su hermana prácticamente se enganchó de él abrazándolo por la espalda- No es nada normal, coherente, sano, lógico, pedagógico, decente ni cuerdo hacer experimentos con humanos como si fueran ratas de laboratorio.

-Los presos lo merecen mucho más que las ratas –Respondió llanamente el canciller- Es decir, nadie los ha obligado a cometer algún delito como para estar encarcelados.

-No importa, cárgame –Se guindó de él haciendo que el pelinegro se tambaleara y casi cayera.

-No seas pendeja y bájate antes de que te lance –Le advirtió su hermano tratando de soltarse de su agarre.

-No, porque necesito ayuda y plata –Lo abrazó más fuerte mientras hacía un leve puchero- ¿Qué les gusta a los zorros-piratas-animatronics-humanoides-semes-tsundere?

-Ser seme y tsundere a la vez es como... Es antinatural –Carina se rascó levemente la cabeza- Eso no es de Dios. Si es tsundere, es bien nena como esta que tenemos aquí –Nozomi la golpeó en el brazo antes de que pudiera siquiera señalarla. En ese momento Gabriela soltó a su hermano para ponerse frente a él.

-Fuck the world, mi seme tsundere es único. Es como un unicornio. Tan raro como ver un chino negro. Es especial. Como una criatura de Narnia. Es...

-Volviendo al punto –La interrumpió su hermano- Supongo que viniste porque el mísero dinero que ganas en esa mísera pizzería no te alcanza para el mísero regalo que pretendes darle a tu mísero novio. Justo como cierta mísera pollita en su mísero intento por robarme –Fue cuando todos notaron a Toy Chica, quien se supone se había ido hace rato, detrás de él intentando sacar su billetera del bolsillo de su pantalón. Al verse descubierta, se lanzó hacia el moreno tirándolo al suelo, y quitándole su dinero, salió corriendo hacia quién sabe dónde- La puta madre. ¡Financiaré todo lo que se les venga en gana a cambio de dos órdenes de cada uno! Es mi condición o haré demoler la pizzería –Se levantó y sacudió su ropa caminando con gracia hacia donde se dirigía la rubia.

-Siempre amenazas con eso, ¿Por qué crees que de un momento a otro la prensa te dará la razón al cambiar repentinamente de opinión? –Encaró la peliblanca cruzada de brazos.

-Porque soy el canciller –Se encogió de hombros- ¿Qué excusa crees que quedaría mejor? "Los muñecos se tornaron agresivos durante mi última visita al lugar. Tal vez deberían desmontarlos y cambiar un poco sus sistemas"... Sí, anotaré eso –Con una gran sonrisa sacó su teléfono para escribir la gran sarta de excusas que se le ocurrían.

-¿Y nosotros somos los malos? ¡Dios mío, tú eres diabólico! ¡Que te pudras en el infierno! –Chilló la polluela frunciendo el ceño. Un chillido aún más fuerte se escapó de sus labios artificiales al sentir la billetera de Axel, lanzada por su propia versión 2.0, impactar contra su cara- ¡VOY A MATAR A ESA...!

-¿A esa qué? –Carina la miró alzando una ceja mientras un tic nervioso afectaba su ojo y una sonrisa claramente falsa se dibujaba en su rostro.

-A esa maldita p... –Esta vez fue interrumpida por el grito de Gabriela al pasar frente a cierta tienda. Dio varios saltitos como una auténtica fangirl mientras agitaba su cabeza de un lado a otro con un leve sonrojo.

-¡Figurillas de Dragon Ball! ¡LAS NECESITO! Y además, ¡Tengo mi regalo, tengo mi regalo! –Bonnie, Toy Freddy y Toy Bonnie, quien acababa de levantarse del suelo, sólo observaron a Axel con los ojos entrecerrados. Había tenido toda la razón. La castaña sin borrar su sonrisa de emoción revisó su propio dinero- Axel...

-Estoy seguro de que tienes dinero suficiente para comprar tu regalo, pero no te alcanza para cumplir tus caprichos... –El hombre suspiró con un gesto arrogante- Qué lástima. No te daré dinero si tienes suficiente –Su hermana refunfuñó. Echó su cabello hacia atrás con egocentrismo y vanidad mientras a paso apresurado ingresaba a la tienda.

-Ayudaste a Foxy de puta madre y a mí me hablas en clave –Se cruzó de brazos el conejo mientras dejaban atrás a Gabriela.

-¿En serio necesitas ayuda con un regalo para Luz? –Se burlaron Nozomi y Carina- Creo que hasta una noche de pasión le sirve a la puta esa –Sonrió la pelinegra.

-No es puta, ¿Has entendido? –La defendió el pelimorada cuyo color de rostro y globos oculares eran iguales. La ojiámbar sólo rio.

-Mira, la tienda donde Gabriela vio las figuras –Nozomi tomó el dinero que Axel le ofrecía para luego extendérselo al conejo- Pregunta por Diabolik Lovers y compra lo que sea.

-Como los odio, sólo me hablan con pistas y esas mierdas –Aceptó los billetes con fastidio y entró a la tienda a un lado de donde había entrado hace unos minutos la castaña.

-Creo que me estoy quedando sin efectivo –Admitió el moreno tanteando sus bolsillos- Ah, no, cierto que estoy forrado en dinero.

-Odio a los putos humanos –El conejillo de ojos verdes con su cara de "Vale verga la vida" se fue arrastrando tanto a Chica como a Toy Freddy, dejando solas a la pelinegra y la peliblanca con el moreno. Ya los tres habían recibido un poco de dinero para gastar.

-¿Qué querría un oso mal humorado? Fuera de toda esta apuesta, no quiero decepcionarlo... –Murmuró Nozomi bajando la mirada con un puchero.

-¿Qué tal si gimes como puta para él?

-Axel, voy en serio con esto –Contuvo sus ganas de lanzarle una cachetada o una silla.

-¿Y qué chosto querría una marioneta? –Bufó esta vez la de ojos rojos.

-¿Una caja musical? –Se encogieron de hombros sus dos compañeros. Ella se dio un gran face palm ante su falta de razonamiento.

-¿Cómo no se me ocurrió antes? Ahora, ¿Dónde mierda compro yo una caja musical? –Se cruzó de brazos pensando. Casi se podía afirmar que un bombillo se encendió sobre la cabeza de la peliblanca.

-¡He tenido una idea! –Tomó del brazo a su compañera muy emocionada- Yo te ayudo y tú me ayudas. ¡Nos vemos Axel, gracias por la ayuda! –Dicho esto se alejaron dando saltitos. El hombre al verse solo, suspiró fastidiado soltando algunos insultos al aire para regresar a su casa. Miró su celular, las 6:00 pm. El sólo pensar en que tendrían la pizzería vacía por DOCE HORAS, y con el ambiente romántico de San Valentín, sumado a regalos salidos de control, porque conociéndolos probablemente los habría, lo hacía asquearse. Es decir, su hermana y sus amigas podrían tener 24 años o más, pero le seguía dando un puto asco de la mierda, además de unos celos fraternales incontenibles, el hecho de que sabía que se iban a pasar toda la noche cogiendo.

En la Pizzería

-Ha llegado la hora... –Anunció Gabriela imitando la voz de un presentador de televisión.

-Tengo un sueño de la puta madre que me caigo –Replicó Carina acostada sobre una mesa tratando de no caer rendida- Así que apurémonos con esto.

-Vale, empecemos con esto –Luz se levantó con una sonrisa ocultando su presente tras su espalda. Se ubicó frente a su novio, quien se limitaba a observarla contemplando su hermoso rostro. Sintió que sus circuitos dejaban de funcionar por un momento luego de ver el regalo que le tenían preparado. Lo tomó en manos casi llorando de felicidad- Feliz San Valentín.

.

Con tu Chulin Culin Chinfly~ Abro la boca y mi lengua se cae~

-¿Ojalay?

-Ojalay~

-Ojalá y que tú seas mi mai'~

-Ojalay~

-Ojalay~

-Ojalay~

-Ojalay~

-Ojalá y que tú seas mi mai'~

¿Les ha gustado? Por favor hacérmelo saber con un sensual review :3

Me encanta regresar, se siente rico :'v

El siguiente capítulo lo subiré mañana o pasado, todo depende de la cantidad de comentarios. Así que, ¿Qué esperas para dejar uno?

Bueno, creo que eso ha sido todo por hoy~ ¿Que si tengo más proyectos? Pásense por mi página de Facebook y lo sabrán~ No encontrarán a ninguna SofiLexa, se los aseguro :v Pero para los flojos, el link está en mi perfil de FF.

Nos leemos, Sayonara!