CAPITULO 5


Se hallaba sentada en una esquina, mirando fijamente aquellas manchas rojas. Pensaba en lo que posiblemente pudo haber pasado para que aquello se quedara marcado, eso solo le hacía sentir un escalofrío recorrer la espalda. La pared estaba fría al igual que el suelo y la habitación… todo estaba frio. Llego la noche sin que ella se diese cuenta, ya que estar encerrada le limitaba el saber la hora y todo lo que transcurría afuera. Aquella puerta metálica se abrió y por la escalera vio bajar a la guardia que le había traído la "comida". Vestía el mismo atuendo rojo con negro y aquel casco que cubría su rostro, negándole el saber su identidad.

-¿Qué paso afuera hace varios momentos?-Pregunto fríamente

-Un intento de fuga, ¿Que le hare?-Dijo esto último en ironía, alzando sus hombros, siguiendo lo dicho por ella-¿Lo disfrutaste?- Habló refiriéndose al puré.

-¡Tks!-Exclamó- ¿Disfrutar una mezcla de quien sabe que cosas?- Termino mirando hacia el gran espejo con cara de fastidio.

-¿Dónde dejaste la bandeja? Y... acostúmbrate, tendrás un largo camino si quieres salir...-Habló y aquello dicho puso a pensar a Trixie ¿"un largo camino"?-Aquí... ¿esta?- la guardia miro que en aquella silla metálica se encontraba embarrado el puré derramado.

-Tenga hambre o no, no lo comeré- Habló secamente.

-Es mejor que consumas esto a la buena... no siempre seré yo quien tenga que traerte todo...-Se veía tan concentrada en recoger y limpiar aquella cosa que al parecer no se dio cuenta que la ojiverde se acercó por la espalda agarrando la lanzadora de la guardia, hasta que se dio cuenta por el típico sonido que hacen las lanzadoras. Volteo y hay estaba la pelirroja...

-Ahora llévame a la salida o...-Amenazó apuntando con la lanzadora, cargada con una torpedo.

-La salida será difícil si la pones así- Habló por primera vez seria al momento que alzaba sus manos en son de paz.

-Pero deberás si quieres conservar tu vida-amenazo otra vez.

-Mmmrgh-refunfuño aunque sepa que le daría igual.

La obligo a subir esas cortas escaleras y mandar a abrir la puerta. Ella lo hizo de mala gana y toco tres veces con el pie.

Se empezó a escuchar el abrirse de la puerta y al hacerlo completamente un joven con el mismo atuendo de ella se percató de lo sucedido y apuntó con su arma. La guardia pidió que no y siguieron a avanzando, incomodas pero lo hicieron. Era un enorme pasillo llenas de grandes puertas metálicas de lado en lado. Al pasar cerca de uno se escuchaban quejidos, lamentos, unos que otros gritos desgarradores. Cada uno de los cuartos tenían una pequeña ventanilla de cristal , lo que dejaba ver el interior de los cuartos, mostrando en algunas, personas sentadas en medio de un pequeño cuarto, con ojos vendados y alrededor de las vendas se le podía apreciar un color carmesí escurrirse por el rostro. En algunos que otros cuartos habían camillas en las cuales, muy pocos cuartos, se lograba divisar a gente amarradas de manos y pies en aquellas camillas. Luchaban por zafarse pero eran intentos en vano. La Sting por curiosidad decidió preguntar a la guardia sobre aquello aunque quizás después se lamentaría de eso.

-¿Que pasa dentro de esas puertas? ¿Qué les hacen?-Pregunta sin mostrar temor alguno.

-Lo mismo que te pasará a ti- Habló una voz proveniente de otro pasillo cerca de este.

El pasillo tenía unas que otras lámparas prendidas y otras que parpadeaban, al final de cuenta no se lograba observar con claridad quien era pero por la voz... No había duda que era Blakk. Se acercaba a pasos lentos y decididos, arma cargada y lista para lanzar. Lo primero que se vio fueron sus zapatos reflejarse con la luz del pasillo al que iba entrando y poco a poco su cuerpo también y donde empieza su cara, un semblante serio se ve posado en él y pronto se torna uno igual en la cara de la ojiverde.

-¿A dónde te diriges?-Ahora en su voz se nota la burla- ¿Cansada de esperar? Deberías admitir que nunca vendrán por ti- Esas palabras hizo enojar a Trixie pero antes de hablar continuó Blakk- Date cuenta, eras la única joven femenina en aquella banda, feliz estarán ellos de que te hayas ido- Ahora se posó una enorme sonrisa malvada en su rostro

-¡Cállate y Lárgate!- Ordeno furiosa

-Oblígame- reto él.

-Déjame ir o ella lo pagara-Amenazó poniendo el arma sobre la guardia.

-Quiero verlo...- Y así inicio un pequeño duelo de miradas serias y fijas, posadas sobre el otro y frunciendo el ceño cada vez más. Blakk sabía que ella jamás sería capaz de acabar con una vida, sea por lo que sea no acabaría con una vida "inocente" y tenía razón ella no lo haría.

-¿Qué hago?- se cuestionaba la Sting-El sabe que no lo hare... tengo que pensar rápido y ¡Ya!

A punto de apretar el gatillo del arma, pero sabía que se arrepentiría de eso, así que la bajo relajando su frente y dibujando una sonrisa en la de Blakk. Con Blakk ahora creyendo otra cosa, ahora distraído y con la guardia baja, atacó, disparo la torpedo hacia los pies del Dr. Blakk creando una pequeña nube de humo al impactar y empezando una carrera por salir y sobrevivir.

Inició dando a todo lo que podían sus pies salía y entraba a nuevos pasillos, empujaba a todo lo que se metía en su camino pero lo extraño fue el toparse con varias personas vestidas de blanco. Cada que avanzaba más, el lugar iba tomando un aspecto de hospital, psiquiatra o manicomio... si eso era. Los ahora parecidos doctores corrían tras ella con jeringas en las manos para cuando la alcanzaran le inyectaran tranquilizadores y no prosiguiera con su escape.

-¡AYUNDEME!-Se escuchó en una de las salas por la que pasó.

-¡NOOO! ¡POR FAVOR!- Era unos de los gritos desgarradores que retumbaban por las paredes

Pasó como un rayo cerca de al parecer un paciente con una camisa de fuerza que iba acompañado de otra persona vestida de blanco, el de la camisa de fuerza luchaba en vano por zafarse. Por poco cae al suelo, ya que una babosa explosiva cayó cerca de ella.

-¡Deténganla!-Se escuchó decir a Blakk.

-Necesito... salir-Dijo en voz baja y con respiración entrecortada. Entro a otro pasillo agarro lo que estaba a su disposición y lo estancó en la puerta. Paró un momento para recuperar el aliento. Se sentía raro... había un gran silencio allí y cuatro puertas, dos en cada lado del pasillo con unas pequeñísimas ventanas en medio de estas. Tocó una de ellas y sintió fría la puerta, posteriormente miro en la ventanilla, estaba empañada, la limpio con la mano y otra vez miró... observó pintada en la pared con un color rojo, unas palabras que decían "AYUDAME" y terminado de leer intentó ver más... su curiosidad fue más y vio un cuerpo tirado en el suelo al parecer sin vida. Se retiró rápidamente del cristal asustada por lo que vio y en la puerta de atrás comenzaron a golpear la ventanilla, volteo a ver rápidamente con su corazón latiendo a mil por hora por lo que había visto y ahora lo que estaba viendo.

-Ayúdame... sácame… de aquí...-Pronunciaba casi inaudible, sus manos estaban quemadas gravemente pero al parecer eso no le importaba, seguía tocando junto con frecuentes lagrimas que salían de sus ojos.

-¿Qué hago?- Se preguntó. Escucho como intentaban abrir la puerta que había estancado.-Regresaré...-Le dijo dispuesta a volver a correr pero ya era tarde...

-Tu no vas a ningún lado- Fue lo único que escucho después de sentir un fuerte dolor en su cuello y posteriormente caer directamente al suelo.

Inicio del P.O.V. De Trixie

Poco a poco fui despertando, me dolía demasiado el cuello, casi no podía moverlo. Abrí por completo mis ojos al ver donde estaba "¡Arg!" Fue lo único que salió de mi boca al ver que había vuelto al mismo lugar, pero había algo más… no podía mover las manos. Me hallaba sentada en aquella silla metálica, sujeta de las manos por la misma silla. Todo estaba tan callado y de repente, como flechazos llegaron a mi mente aquellas imágenes de todas y cada una de las personas que logre ver antes de correr y después de hacerlo. El rechinar metálico la saco de sus pensamientos, ya estaba empezando a odiar ese sonido. Bajo Blakk junto con dos guardias escotándole.

Fin del P.O.V. De Trixie

-Veo que ya despertaste-Dijo al momento que empezaba a caminar alrededor de ella. Simplemente se limitó a contestar.

-Recuerdo que le habías hecho una pregunta a aquella guardia. ¿Cierto?-Pregunto posando su mirada sobre ella. Solo asintió con la cabeza, ella no quería dirigirle ni una palabra.

-Seré gentil y te contestare yo mismo la pregunta… ¿Qué hago con ellos?: Experimentos.- A pesar de todo lo miró con una cara de duda por lo que él dijo.

-¿Y qué tipos de experimentos? Quizás sea la pregunta que te estés formulando en estos momentos y yo te contestare de una forma simple: De lo que yo quiera, pero principalmente me concentro en los efectos del agua oscura.

-¿Que planeas con eso? ¿Qué ganas con eso?-Dijo con fastidio en su voz.

-Te lo explicare: Una vez que conozca sus efectos secundarios y si todo va de acuerdo a lo planeado, lograre algo diferente…- Inicio dando más interés de lo que decía y seguía diciéndolo como todo un profesional, lo decía con ánimos y felicidad por lo que hacía- Lograre una raza de seres humanos más fuertes y resistentes, en pocas palabras, mejores desarrollados.

-¿¡Pero no vez lo que les haces a las babosas!?-Grito con aun más fastidio y enojo.

-¡Exacto! Las vuelvo más potentes, despiadadas, fuertes…

-Las conviertes en monstros…-Interrumpió el "argumento" de Blakk-… en seres sin corazón y sin alma. ¡Piensa!, nos volverás igual que los flagelos…

-Por eso hago las investigaciones, observo lo que pasa y cada detalle, conservaran su físico pero, quizás, su interior cambie drásticamente...-Hablaba como si de algo bueno tratase. Siguió caminando alrededor de ella y de nuevo paró, secamente enfrente de ella mirándola con odio-...Planeaba tener al Shane justamente sentado en la misma silla en la que estas ahora con la misma cara de odio y rencor hacia mi...-suspiro pesadamente-... pero tu... si no fuera por ti...

-En estos momentos no me importa estar ocupando su lugar-comenzó a decir Trixie con la cabeza gacha y voz seria-el seguirá protegiendo las cavernas y a toda Bajoterra.

-Ojala fuese así. Tengo a tanta gente aquí con la cual he experimentado y Nadie se ha preocupado por ellos, ni siquiera ustedes-Termino diciendo con una sonrisa burlona

-¿Por qué secuestras gente?-Alzo la mirada con tal de escuchar la respuesta.

-No secuestro, la misma gente me los entrega, los olvidan o dan por muertos, así que no me culpes. Creo que ya he dicho demasiado... adiós-dio media vuelta y ordeno a los guardias retirarse. Apenas el primer paso y...

-¿Enserio Blakk? Tanto miedo tienes de mi que hasta traes guarda espaldas aun yo atada a esta mugrienta silla-"¡PAAFF!" Retumbo por todo el lugar.

-Espero y esto te sirva como lección-Dijo para después irse.

-Maldito-murmuro con la cabeza gacha y una gran marca roja en su mejilla- Veraz que caerás de nuevo…


Nota Importante: Supuestamente como llevo el fic, la historia se basa después de que Blakk se fuera con los flagelos y antes del regreso de Goon junto a Blakk para buscar las babosas elementales. ¿Cómo regreso? Quizás lo explique más adelante…

Gracias a sus hermosos y Bellíximos reviews :3 L(a/o)s Adoro *3*

By: SeacSahary