Sé que no había escrito nada recientemente sobre Toothcup, ni siquiera actualizado el proyecto de Maybe en el que no subo capítulo desde hace siete meses, pero aquí hay algo para entretenerse mientras veo como reactivo las otras historias que tengo incompletas.Disfrútenlo :300000000-0-0-0-0-0-/-/000000-0-0-0

Hiccup se alegro cuando las vacaciones llegaron y había pasado todas las materias sin reprobar, eso significaba viaje familiar y diversión garantizada. Además, ésta vez Toothless iría con su familia al campo.

Su familia tenía una propiedad fuera de la ciudad que servía para reuniones familiares y ocasiones especiales, era lo suficientemente espaciosa como para abarcar a su numerosa familia. Era un lugar campestre lleno de campos con arboles frutales, caballerizas y animales de toda clase, un río que atravesaba la propiedad y era perfecto para nadar y jugar en las temporadas de veraneo.

Pero como siempre, algo malo debía ocurrir. Tres días antes de que partieran al campo, Hiccup se enfermó de gripe, así que ahora mientras todos corrían, jugaban, comian y se divertían, él sólo podía ver a sus primos y hermanos desde una ventana de la gran casona, envuelto en mantas y comiendo caldos de pollo. Lo que más le entristeció es que no podría disfrutar completamente las vacaciones con Tooth, que era el único de los jóvenes, ademas de él, que no estaba afuera disfrutando del verano, todo por cuidarlo aunque le haya dicho que no era necesario. Y solo era el primer día.

-¡Mira lo que encontre en el ático, Hiccup! -y hablando de espantos, Toothless aparecio con una pequeña caja de madera en las manos muy entusiasmado, como si hubiese hallado el tesoro de Montecristo.

-¿Qué es eso, Tooth?

-Un juego de dominó. Lo encontre en una caja de juegos de mesa que tu madre tiene guardada arriba, me dijo que si hallaba algo interesante me lo podía quedar.

-No sé cómo se juega. -Y era cierto, Hiccup en su vida había escuchado hablar de dominó, a lo mejor era una antigüedad que jugaron sus abuelos.

Toothless hizo cara de espanto y pareció indignado por ese hecho.

-No importa, -dijo- yo te enseñaré. Es muy divertido, ya verás. Pero primero, será mejor salir de este cuarto, recluido aquí solo hará que te enfermes más, puedes traer tu mantita si quieres. - Y después de decir eso, lo arrastró hasta el porche donde había unas sillas y mesa a juego.

Toothless saco de la caja de madera unas fichas blancas con puntitos negros, habian 28 piezas en total.

-Lo primero que debes tener en cuenta es que es un juego de ingenio. Las fichas tienen los números grabados del 1 al 6, y existen 6 fichas con un mismo número, o sea que del número 1 hay 6 fichas, del numero 2 igualmente, y así sucesivamente hasta terminar con el 6 -Tooth le mostro las fichas y vio que no tenian un solo numero sino que se dividían en dos, de 1/2,1/3,1/4... etc.

Hasta el momento, Hiccup no le hallaba sentido al juego y mentalmente pensaba que solo su novio se alegraría jugando con números. Toothless siguió explicando las reglas del juego.

-Cada jugador tiene siete fichas que no deben mostrarse a sus oponentes. El juego se inicia con aquel que tenga la ficha con la combinación 6/6, si ninguno tiene esa ficha, le sigue el 5/5, o el 4/4 si tampoco aparece el par de cinco.

Hiccup miro las fichas y revisó si tenia la ficha que iniciaba el juego, sintió alegría al ver que sí estaba el 6/6. Bajó la ficha y esperó las instrucciones de Toothless para saber lo que seguía.

-¡Genia! Ahora yo tengo que buscar una ficha con el numero 6. -Toothless reviso y bajó otra ficha, la ficha tenia grabado el 6/2. - Es tu turno, debes buscar entre tus fichas el numero 6 o el numero 2, ni no tienes debes tomar una ficha de la pila que esta sobre la mesa y que no se han usado.

Hiccup revisó y vió que tenia dos fichas del número 6 y una del número 2, decidió liberarse de ella. La combinación era 4/2, ahora sobre la mesa estaban el 6 y el 4, Hiccup poco a poco iba entendiendo el juego.

Sin saber cómo, se quedó sin fichas antes que Toothless y ganó la partida. Su novio volvió a revolver las piezas y repartir para una segunda ronda.

Así pasaron el tiempo, su madre salió en dos ocasiones para ver cómo estaban y llevarles refrigerios. Realmente Hiccup había olvidado su resfriado y el hecho de que no podía estar en el campo o nadando, se estaba divirtiendo mucho sin esforzarse demasiado.

Horas más tarde, sus primos y hermanos regresaron para el almuerzo y al verlos jugar, ellos también quisieron aprender. Después de comer, Toothless estaba explicando nuevamente las reglas a un grupo de ocho jovenes muy entusiastas, pero como el juego solo permitía a cuatro personas por rondas, varios tuvieron que esperar su turno para jugar.

Ya no solo eran ellos dos jugando, y entre bromas, risas y

partidas de dominó se hizo de noche, donde después de cenar llegó el momento en que los mayores se reunían y comenzaban a contar anécdotas sobre su niñez y juventud que daba inicio oficial a las dos semanas de vacaciones en el campo, usualmente era con una fogata al aire libre pero en consideración por su resfriado lo hicieron en la biblioteca donde había mucho espacio y una magistral chimenea. Ninguno se vió afectado por ese arreglo y de igual manera disfrutaron la noche.

Hiccup se acurrucó con Toothless y se alegró de que estuviera allí con él, su resfrieado no podía ser tan malo y después de todo los mocos se irían en unos días, las vacaciones aún tenían salvación, decidió disfrutarlas lo mejor que pudiera.

Dos semanas después, regresaban a casa con dos lesiones de tobillos, muchas raspones en manos y rodillas, quemaduras por malvaviscos, una pierna rota (su tío quiso hacer acrobacias en el caballo y éste lo botó) y un resfriado (Hiccup habia contagiado a Toothless). Perfectas vacaciones de verano, que llenaron las baterias de todos para regresar a la ciudad a las rondas habituales de trabajo y estudio.

Para Hiccup significaba un año más antes de ir a la universidad.