Disclaimer: Los personajes no me pertenecen a mí, sino a J.k. Rowling.

Este fic participa en el reto especial "Homenaje a los caídos" del foro La Noble y Ancestral Casa de los Black.


Susan


Esa mañana Edgar Bones se despierta con una sensación extraña. Está acostumbrado a levantarse con el corazón acelerado, la boca seca y las manos temblorosas; acostumbrado a acostarse cada noche temiendo no despertar al día siguiente.

Pero esa vez es diferente. No siente un nudo en el estómago, no tiene miedo de poder morir en cualquier momento. Y aunque no entiende por qué, por primera vez en meses Edgar no se sobresalta al escuchar la lechuza de su hermano golpear el cristal de la ventana; no teme abrir el pergamino que ahora sujeta entre sus manos.

El motivo de su alegría, de que ese día no exista el miedo, acaba de nacer. Tiene el pelo pelirrojo y la piel blanca, pecas en el rostro y la nariz chata. La razón de su esperanza se llama Susan Bones.

Y a pesar de vivir en tiempos de guerra, esa mañana Edgar Bones solo puede sentir paz.


NOTA: Sinceramente, no me termina de convencer el resultado, pero bueno, me apetecía escribir sobre Edgar y ha salido esto. Sé que él tenía hijos y tal, pero supongo que saber, en plena guerra, que su hermano ha tenido una niña tiene que ser, cuanto menos, alentador.

Y nada, espero que os haya gustado. ¡Sobra decir que todo comentario será bienvenido y agradecido!