Aclaración: todos los personajes pertenecen a JK Rowling y la trama a AnneM. Oliver quien me dio la autorización de traducir su historia al español.

El núcleo de la historia

"Quiero que me ayudes a encontrar a alguien", dijo Scabior suavemente, apuntándole con la varita de ella mientras hablaba.

Hermione dejó escapar un resoplido poco elegante y dijo: "¿No era la búsqueda de personas su fuerte?"

Él simplemente le sonrió, causándole una sensación de irritación sin fin. Su mente comenzó a dar vuelta por todas las posibilidades de POR QUÉ él estaba allí con la intención de verla. ¿Era por venganza – él le echaba la culpa a ella y Harry por el hecho de que fue a la cárcel? ¿Era por curiosidad – él se preguntaba que había pasado con ella? ¿O era sincero? ¿Él realmente quería que ella encontrara a alguien?, y si es así, ¿por qué ella?

De pie junto a la silla, él caminó alrededor de la mesa, hasta que llegó justo al lado de la silla donde estaba sentada. Ella lo miró y se dio cuenta que realmente no podía descifrar sus intenciones, lo que le molestaba.

Recostado en su escritorio, su muslo le tocó el brazo, pero ella se negó a retirarlo. Él le sonrió. "Oh, querida niña, tu no pareces entender."

Negándose a jugar su juego, ya cansada de su vaguedad, ella dijo: "Entonces, ¿por qué no te explicas para que puedas sacar tu infierno fuera de mi oficina y yo pueda volver al trabajo."

Su pelo largo, recogido con una tira de cuero usada como cuerda, cayó sobre un hombro. Su mano derecha, todavía sosteniendo su varita, permaneció inmóvil en su musculoso muslo. Desde esa distancia, pudo ver que sus ojos eran de un sorprendente tono de azul. Podía ver las líneas finas alrededor de los ojos y la boca, denotando que la vida era dura en la cárcel, porque parecía más viejo que hace años. Ella supuso que él estaba alrededor de los treinta y cinco años, pero no estaba segura. Él inclinó la cabeza hacia un lado, y cuando habló con su voz melodiosa, parecía más peligroso que cualquiera que ella enfrento en muchos años.

De repente, Scabior dudó de sus razones para venir. Esta mujer - mujer hermosa - que trabajaba en los barrios pobres de su mundo, no parecía sorprendida por su aspecto actual. No parecía asustada o preocupada. Ella no hizo ningún esfuerzo por huir de él, o para alcanzar su varita mientras la colocaba sobre la mesa detrás de él, mientras ella continuaba mirándolo con un aire un poco aburrido - y alarmantemente hermoso.

Qué fascinante.

Inclinando la cabeza mientras la estudiaba, continuó. "He oído que tú ayudas a muchos prisioneros de la guerra. Lo encuentro interesante, ya que tú y tu pequeño grupo de héroes fueron responsables de que la mayoría de ellos terminaran en prisión en primer lugar, pero no importa. He oído que eres la persona que me podría ayudar, por lo que humildemente vengo a ti con una solicitud". Él inclinó un poco la cabeza, pero cuando la subió de nuevo, tenía la misma sonrisa socarrona plasmada en su rostro.

"Creo que los prisioneros que ayudo son los que verdaderamente buscan la redención, o fueron acusados falsamente. Por otra parte, la mayoría de los que eran culpables están en la cárcel por algo que hicieron, no a causa mía o de Harry Potter." Ella miró hacia la puerta, y luego dijo: "Y ahora es tiempo de que usted se vaya. No puedo ayudarle."

"Pero tengo una propuesta sincera para ti", él comenzó, sólo para interrumpirla.

Ella se puso de pie para estar cara a cara con él y llegó detrás de él con una velocidad aguda, agarró su varita, apuntó a su pecho, y le dijo: "Vete ahora."

"Si tú fueras un anfitrión amable, me ofrecerías una taza de té, dulce niña." Empujando su varita a un lado con el dorso de su mano, se apartó de la mesa. Caminando por la sala, él le sonrió. Él Decidió en ese mismo momento que esto iba a funcionar de maravilla. "Ya que no me ofreces té, al menos podrías escucharme?"

Él la observó mientras ella se movía alrededor del escritorio para sentarse en la silla que él había abandonado. Ella estaba frunciendo sus labios gruesos y rojos, causando que el mirara directo a ellos. Él se encontró rápidamente excitado - algo que no había sucedido en mucho tiempo - y no le gustaba ni un poco.

Esa hermosa boca de ella se movía mientas decía, "Bien, di lo que desea y luego se retirará, o yo te voy a sacar de mi oficina, y no le gustará la manera que vaya a hacerlo, te lo garantizo."

Encogiéndose de hombros, dijo: "No sé, dulzura. No creo que me importe una pelea contigo. Podría resultar fascinante."

Cuando ella no respondió, se sentó en la silla frente al escritorio y se frotó la mano hacia atrás y adelante a través de su mandíbula. Ella continuó simplemente mirándolo, esperando que continuara. Dejó caer la mano de su rostro, lo colocó sobre la mesa, y acariciaba la madera de ida y vuelta, al igual de lo que antes hacía con su mandíbula. En su cabeza, sabía perfectamente lo que iba a decir. Él tenía las palabras perfectas para que esto funcione. No tenía intención de trabajar duro para llegar a su objetivo, no, esa obligación sería toda de ella.

Sin moverse de la silla, ella respondió con un tono duro, "continúa o retírate."

Él sonrió. Su innato sentido del olfato, altamente perfeccionado después de tantos años como carroñero, le dijo que ella ahora tenía curiosidad, a pesar de que actuara de manera diferente. El ligero cambio en su aroma le dijo eso claramente, así como su exuberante boca le dijo otros secretos.

Al verla de cerca, sabía que era el momento. "Como dije, necesito que me ayudes a encontrar a alguien, y pagaré el doble de su tarifa regular."

Ella resopló de nuevo, lo que encontró entrañable. "Señor Scabior, si usted conociera algo sobre lo que hago para los ex prisioneros de Azkaban, usted sabría que yo no les cobro ellos por ayudarlos."

Sonriendo ampliamente, dijo, "Entonces yo debería ser capaz de duplicar esa cantidad con facilidad."

Una media sonrisa, tan pequeña, tan rápida, llegó a su hermosa boca, y desapareció tan rápidamente como llegó. Él sintió el movimiento a través de su cuerpo. Su pulso ahora latía rápidamente, respondiendo a las seducciones de ella, imaginándose muchas, muchas cosas.

Encontrándose con su mirada, ella finalmente respondió. "Está bien, te ayudaré a encontrar a esta persona que estás buscando." Ella sacó un pedazo de pergamino de su escritorio, y levantó una pluma del tintero al lado de él. Con la mano suspendida sobre el papel en blanco, dijo, "¿Quién es el que quieres que encuentre? ¿Es alguien que desapareció durante la guerra? ¿Alguien que fue capturado, pero no llevado a Azkaban? ¿Quién?"

Un flujo de la victoria corría a través de él. Se inclino hacia adelante en su silla, colocando su mano cálida sobre la pequeña mano de ella, manteniéndolas juntas. Entonces, respondió. "Quiero que me ayudes a encontrarme."

La historia continua

Hermione miró al hombre frente a ella con una mezcla de confusión y resentimiento. ¿Por qué él había ido en REALIDAD? ¿Qué es lo que realmente quiere de ella? Ella lo descubriría a toda prisa y luego le pediría (o exigiría) que se vaya. "Déjame ver si entiendo," comenzó ella, parándose frente a su silla y moviéndose al otro lado de la habitación - lejos de él. "¿Quieres que YO te encuentre a TI? ¿Es eso cierto?"

Él le guiñó un ojo. "Todo el mundo siempre dijo que eras un ser brillante, amor. Lo entendiste bastante rápido." Se movió hasta estar de pie frente a ella. "Sí, quiero que me ayudes a encontrarme."

Ella resopló. "Entonces considero el asunto puede terminar. Usted está aquí, adelante de mí. Caso resuelto, misterio revelado." Se acercó a la puerta exterior de su oficina y la abrió. "Listo, yo te encontré, ahora usted puede encontrar la forma de salir de aquí. Tengo un verdadero trabajo que realizar."

Empezó a caminar delante de ella, pero luego, rápido como una serpiente, él tomó su mano con la suya, cerró la puerta con el pie, y la atrajo hacia sí, lo que la hizo perder el equilibrio. Obligándola a enfrentarse a él, con sus manos sobre su pecho, la miró directamente a los ojos riendo. "Tú eres especial, ¿no es así? Demasiado inteligente la mayoría de las veces. Pero las cosas no son tan simples como parecen, cariño, sino, yo no estaría aquí, o ¿si lo haría?"

Empujándolo lejos de ella, le respondió: "Por supuesto que no. ¿Por qué asumiría que sería fácil?" Ella cruzó al otro lado de la pequeña oficina, plantó los pies en el suelo y ladeó la cabeza hacia un lado. "Sólo explícame para que pueda volver al trabajo."

"Pero, por supuesto, querida niña," él contestó, caminando hacia ella de nuevo. Quería alejarse de él – pudo verlo en su expresión -, pero no había ningún lugar a donde ir. Del mismo modo, estaba seguro de que ella no quería darle la satisfacción de verla huir. Ella era más valiente que eso.

De pie, a la distancia de un brazo de ella, dijo: "¿Sabes por qué me convertí en un ladrón?"

Una pequeña exhalación de aliento dejó su cuerpo. "¿Cómo puedo saber los detalles íntimos de su vida?"

Caminando alrededor de ella, apoyó un hombro contra la pared. Giró su cuerpo para quedar de nuevo cara a cara. No pudo evitarlo... Alzó la mano y tocó su pelo, pero la acción fue tan rápida que, o bien no se dio cuenta, o no le importaba. "Me convertí en un ladrón por el dinero, corazón. Yo no tenía una afinidad con Voldemort y su causa. No podría importarme menos el asunto de sangre sucia, sangre pura, o mestizos. Sólo me preocupaba por el resultado final, el que me pagaran. Y estaba el pequeño detalle de que yo era particularmente bueno en mi trabajo. Eso siempre hace a un hombre feliz, ¿no le parece?".

"Y una mujer", bromeó.

Él le sonrió ampliamente. "¿Estamos coqueteando?"

Una mirada llena de indignación cruzó sus rasgos. Él sonrió aún más. "Yo no estaba coqueteando contigo. Me refería a que a una mujer también le gusta ser buena en su trabajo."

Su sonrisa cambió de una socarrona a una sonrisa sutil. "Pensé que querías decir que a una mujer le gusta que un hombre sea bueno en su trabajo, si tú me entiendes."

Ella alzó la vista hacia el techo, diciéndole a nadie en particular, "Dame la fuerza," y luego lo empujó lejos de ella con ambas manos. "Por favor, continúa. Yo realmente no tengo todo el día."

"Ya te dije lo que quiero. Ahora tienes que decirme lo que tengo que hacer. Como te he dicho dicho, me convertí en un ladrón por el dinero. Bien, y por la fama. Tú me costaste la recompensa más grande que hubiese visto en mi vida. Yo la hubiera obtenido si los capturaba a ti y a Potter pero nada resultó como estaba previsto. Tú vas a remediar eso. Me vas a pagar".

Ella decidió que él era inofensivo. Bueno, no bajaría la guardia. Eso sería subestimarlo. Sin embargo, ella decidió que él no iba a causarle daño. Puede que le llevara a tener ganas de morir con sus bromas tediosas, pero él no iba a hacerle daño. Estrechando su mirada, ella exclamó, "En primer lugar, usted quería que le ayudara a encontrarlo a usted mismo, y ahora ¿Que quieres? ¿Dinero? Simplemente suéltalo ya, Sr. Scabior. Tengo trabajo para reanudar, trabajo que me obliga a ayudar a las personas que realmente lo necesitan. Además, ya pasó la hora de comer y tengo hambre".

Él se rió y le sonrió con una sonrisa blanca dirigida a ella. Le llamó la atención una vez más; por lo guapo que era, sobre todo cuando sonreía. Tenía los dientes blancos y perfectos. Estos brillaban en contraposición de su barba y su tez y ropa oscura.

"No quiero tu dinero, cariño. ¿De qué me serviría? Yo sólo quiero lo que es mío por derecho. Quiero lo que tú me debes."

Hermione sentía un zumbido. Tuvo que admitir que estaba intrigada, pero también recelosa. "Termina ya con tu pedido"

Todo lo que lo distanciaba de ella era solo un paso, el cual hizo. Colocando su mano izquierda contra la pared, a la altura de su cabeza se acercó a ella. Mientras se acercaba, ella podía oler su tenue aroma- una mezcla entre el cuero y almizcle - y se encontró con que ella podía contar cada color que se reflejaba sobre sus ojos.

Sonriendo de nuevo, puso su segunda mano en el otro lado de la cabeza de ella, enjaulándola, bloqueando su camino. Su latido del corazón se aceleró, y ella se sintió cautiva, o fue cautivada? Ella esperó pacientemente para ver lo que iba a hacer o decir a continuación. Su boca se movió a centímetros de su oreja, y mientras hablaba, su aliento abanicó contra los pequeños pelos en la nuca de su cuello.

Él explicó, en un susurro, que la hizo estremecerse, "Cuando tú y tus amigos fueron capturados hace tantos años, eran mi premio principal. Usted me hubiese dado la mejor recompensa que un ladrón podría soñar. Habría vivido cómodamente durante el resto de mi vida con el dinero de su recompensa. Yo habría tenido fama y fortuna, incluso si hubiera tenido que pasar un tiempo en Azkaban. Todo habría sido mío si yo la hubiera entregado en el Ministerio en ese momento".

Sintiéndose impotente, ella encontró su voz embriagadora. Se tambaleó hacia él, y luego puso sus manos sobre su pecho de nuevo y trató de alejarlo. Él no se movió. Ella movió sus manos sobre sus hombros, para empujarlo, y declaró: "Usted nos llevó a la familia Malfoy. Obtén el dinero de ellos que todavía tienen un montón. No es como si alguien te dijo que nos llevara a la mansión de todos modos. A veces me hubiese gustado que nos hubiera llevado al Ministerio en su lugar".

Haciendo caso omiso de ese comentario, y todas sus implicaciones, rozó la nariz por su cuello, haciendo que sus cuerpos estuvieran más apretados. "Yo no tenía ninguna opción en esa materia, amor, al igual que usted ahora no tiene otra opción más que ayudarme a recuperar mis cosas perdidas."

Cerrando los ojos contra el ataque de los sentimientos extraños que llovieron sobre ella, dijo, "tengo tantas opciones, Sr. Scabior, pero sólo tomare una." Justo cuando ella sintió su boca abierta contra su cuello, lo empujó lejos de ella con todas sus fuerzas. Apuntando hacia la puerta, concluyó, "Su única opción es irse en este momento y no volver nunca más."

Caminó hacia la puerta y la abrió.

Darle la espalda al hombre fue uno de los mayores errores que alguna vez cometió.

Nota de traductora: ¡Hola a todos! Muchas gracias por. Este capítulo va dedicado a Ezbhy21 y a Aleyasmi por ser las primeras en seguir y poner en favoritos esta historia. Estoy muy feliz de saber que alguien leyó el primer capítulo y espero que les agrade este. De nuevo les quiero repetir que soy nueva en esto por lo que cualquier crítica será bien recibida. Desde ya gracias y que tengas un hermoso día.