Aclaración: todos los personajes pertenecen a JK Rowling y la trama a AnneM. Oliver quien me dio la autorización de traducir su historia al español.

Se llega a un acuerdo

El aliento de Hermione quedo atrapado en su garganta mientras el ex carroñero le daba la vuelta con sus brazos y la atraía hacia su pecho. Del mismo modo en que lo había hecho antes, él cerró la puerta nuevamente con su pie. El cristal de la puerta se sacudió debido a la fuerza. Enfrentándose a él, ella le mantuvo la mirada. Había aprendido hace muchos años que no debía mostrar miedo. En lugar de ello, endureció su rostro y exigió, "Déjame ir." Para luego añadir: "Por favor."

Estaba orgullosa de sí misma cuando él la soltó, pero se disgustó cuando él tomó su muñeca y la apartó de la puerta. Su control sobre ella era fuerte, no doloroso, pero aún así, su mirada firme era la de un depredador - y ella preferiría no ser su presa.

Dejándose llevar de vuelta a su asiento, él le hizo una seña hacia la silla. Se sentó cuando él le soltó la muñeca. Inconscientemente, se frotó la piel de su muñeca con la otra mano, provocando un destello de algo parecido al remordimiento en el rostro de él.

"¿Te lastimé?" le preguntó en voz baja. "Esa nunca fue mi intención. Es sólo que, estoy un poco desesperado, y no me importa que usted lo sepa. La suerte está echada, por así decirlo, y no se puede deshacer. No tengo otra opción más que arrojarme a tu misericordia. Si no me ayudas, no hay manera que encuentre a alguien más que lo haga".

Ella pensó que él parecía menos afligido que antes. Asistiendo con la cabeza, hizo un gesto a la silla frente a su escritorio, (donde se había sentado antes) y dijo: "Está bien. Yo te ayudaré. Dime tu plan."

Ella estaba tan sorprendida de como él estaba, al parecer, a su disposición. Él asintió con la cabeza y dijo: "Me siento un poco sediento, en realidad. ¿Crees que me puedas hacer un poco de té?"

Sus cejas se levantaron. "¿Té? ¿En serio? ¿Quieres que te sirva té?"

Se recostó en la silla y cruzó las piernas. "La mayoría de las asesoras con capacidad lo haría, ya sabes. Ha pasado bastante tiempo desde que tomé un buen té Inglés." Hizo un gesto con la mano en el aire. "Y esta es su oficina. No sé dónde guarda el té, o me lo haría yo mismo."

Ella se puso de pie. "De alguna manera, no creo que hagas nada por ti mismo, si puedes conseguir que alguien lo haga por ti." Aún así, ella se acercó a un pequeño estante, cogió una lata de té, y puso una pequeña tetera sobre una placa caliente esperando a la ebullición. Mientras acomodaba el juego de té y los platos, dijo: "Explícame de nuevo lo que hiciste, y cómo puedo ayudar."

Scabior la miraba en silencio mientras ella trabajaba con el té. Qué extraña pajarita que ella era. ¿Realmente iba a ayudarle? Decidió comenzar, "Había escuchado de algunos de los guardias que el Ministerio puso grandes recompensas por criminales de guerra, cuando estos escapaban. Eso me dio mi idea, realmente lo hizo. Pensé que si ellos estaban dispuestos a poner una gran recompensa por estos supuestos delincuentes... "

Ella se dio la vuelta bruscamente y lo interrumpió. "¿Supuestos delincuentes?" En su mano había dos tazas de té. Colocó uno delante de él, otro en el otro lado de la mesa (para ella), y se sentó.

"Ah amor, ¿Cómo sabes que me gusta oscuro?" preguntó, tomando un sorbo.

"Yo no lo sabía. No tengo crema o azúcar," ella intervino. "Continúa con tu historia. Inicia con la parte de los supuestos delincuentes."

Él le sonrió mientras colocaba la taza de té de nuevo en el platillo. "Sí, supuestos delincuentes porque todo el mundo que está en la cárcel se cree inocente, ¿No lo sabías?" Continuó sonriéndole, amando el hecho de que ella sonrió - siempre tan infinitesimal – y le devolvía la mirada. "Dónde estaba yo, oh, sí, de todos modos, me dije a mí mismo que si están dispuestos a pagar a carroñeros y cazadores de recompensas para traer a estos criminales de nuevo, entonces, quién mejor que yo, si decido escapar, que fui el mejor carroñero que alguna vez hubo".

Ella lo miró con los ojos entornados. "Suenas un poco ególatra y engreído, pero continúa."

Él tomó otro sorbo de té. "Yo también había escuchado de varios internos que tú eras la mejor abogada que se podía conseguir si alguna vez alguien quería salir. Eres una heroína de guerra y la mejor abogada que hay. ¿Quién mejor que la mejor abogada para ayudar al mejor carroñero?".

Haciendo una cara graciosa, ella deslizó su té a un lado y se puso de pie. "Asi que escapaste, sin saber siquiera si iban a colocar una gran recompensa por ti, y luego vienes hacia aquí con tu estúpido plan de que yo te encuentre -por la recompensa- y luego, supongo que debo entregársela a usted y defenderlo al mismo tiempo"

"Algo como eso", bromeó. "Por supuesto, sé que te gustaría que lleguemos a un acuerdo, cincuenta / cincuenta, digo yo. Compartir y compartir por igual." Él se paro al lado de ella en la mesa. Se volvió para mirar a los diplomas y fotos en su pared. Tocando con sus dedos el marco de uno le preguntó: "Entonces, ¿tenemos un trato?"

De pie junto a él, ella dijo: "Ni siquiera sé si voy a ser capaz de sacarte de la cárcel. Estoy segura de que tendrías que pasar por lo menos seis meses allí antes de poder salir, sumado a que debes terminar de cumplir tu anterior condena. ¿Habías pensado siquiera en eso? Además, ¿Cómo se puedes confiar en que yo no tomaría todo el dinero y me iría? "

Él exhaló un largo suspiro y se volvió hacia ella. La mayoría de su cuerpo estaba bloqueando la poca luz que venía de la puerta, dejando a la oficina casi en penumbras. Los rasgos de ella eran hermosos en la luz, pero en el medio de la oscuridad en la que se encontraban pasada la tarde, en su pequeña y oscura oficina, él pensaba que se veía más impresionante. Posicionándose frente a ella, el atrajo su mano nuevamente a su lado. "Estaba casi al final de mi condena, así que cumplir con el resto no sería demasiado difícil… Y dudo que tengas tiempo extra para huir, siendo que voy a rescatarte."

"¿Rescatarme de qué?" preguntó ella, confundida.

"Hay un plan para que tu fueses secuestrada. El plan de los secuestradores es pedirle a tu viejo amigo, el señor Potter, un medio de millón de galeones para que regreses a salvo. El detalle es que ellos no planean mantenerte demasiado segura. Planean torturarte y abusar de ti… y probablemente matarte". Tragó con fuerza, pensando en esta hermosa chica herida y muerta... esto lo enfermo, incluso a él. Todavía estaba plagado de culpabilidad cada vez que pensaba en lo que le había sucedido en la mansión aquella noche, cuando él y sus compañeros la capturaron. Se le revolvió el estómago con ese pensamiento, pero comprimiendo todos esos sentimientos añadió: "No voy a dejar que eso suceda, incluso si tu decides que no me vas a ayudar. Todavía intentaría mantenerte a salvo."

Ella parecía tener miedo ahora, como debía ser, y como debería haber sido desde el principio. Ella preguntó: "¿Es esta otra estratagema tuya? ¿O eres el autor intelectual de este inminente secuestro?"

Sacudió la cabeza, dejando finalmente que su mano alcance el cuerpo de ella. Rozo con sus nudillos su brazo y dijo: "No, dulzura, esto es real, y no tengo nada que ver. Al parecer, fallaste en sacar a cierto tío llamado James Waller de la cárcel. Su familia no está demasiado feliz por eso, por lo que planearon este pequeño interludio para usted. Lo escuché con mis propios oídos. El muchachito Jimmy se jactaba de esto con algunos reclusos. Al parecer, sucederá esta noche, así que realmente no tengo mucho tiempo. Te he estado observando desde hace un tiempo, esperando para decírtelo cuando llegara el momento. No debería haber esperado tanto tiempo, me doy cuenta, pero lo hice y esto es totalmente sobre ti. No tienes muchas opciones. Deja que te ayude, y a cambio, me ayudaras. "

Ella se estremeció, así que él dejó de tocarle el brazo pero luego decidió extender la mano y tomar la de ella - a pesar de que fuese una locura. Ella dijo: "¿Cuánto tiempo te queda para finalizar tu condena?"

Él no esperaba que ella preguntara eso, pero como lo hizo, contestó, "Yo iba a salir en diez días, cariño."

"¿No se te ocurrió que le hubieses podido contar a las autoridades, dejando el problema a cargo de los Aurores? Estoy segura de que Harry hubiera estrado feliz compensándote en alguna manera, si resultaba que tu información era creíble y que me salvaba de terminar lastimada. ¿No te parece? "

Él se inclinó quedando incluso más cerca. "Pequeña niña, yo siempre pienso en todo. Es por eso que estoy aquí. Esta fue la mejor manera de hacer esto, créeme. O bien, déjeme decir, es la forma más fácil, al menos para mí."

"¿Para mantenerte a salvo de los demás prisioneros?" ella pregunto. "¿No crees que ellos van a darse cuenta de que tú me advertiste?"

Una vez más, él negó con la cabeza. Luego, él dejo de tenerle la mano, que por extraño que parezca aún sostenía, para pasar a tomar su brazo. Alejándolos a los dos del lado de la pared, él los dirigió hacia el centro de la oficina. "Ellos no lo saben, porque, si estás de acuerdo con mis condiciones, lo único que se sabe es que yo era capaz de secuestrarte antes de que la familia de Waller llegara a ti."

Ella lo miró con los ojos abiertos. "¿Tu plan es secuestrarme?"

Él volvió a sonreír mientras caminaba hacia la puerta. "No, realmente no, pero es lo que todo el mundo va a pensar. Voy a fingir que te secuestré, al menos para los ojos de mis compañeros de prisión para que piensen que me he adelantado, como eres una famosa heroína de guerra y todo eso, estoy seguro de que es creíble. Entonces, tú me llevaras a las autoridades, pero en realidad, vas a decirles a tus amigos los Aurores que 'yo te he alertado de su complot cobarde a cambio de tu ayuda".

"A cambio de la mitad del dinero de la recompensa," ella agrego.

Él se encogió de hombros. "Ellos no necesitan saber acerca de ese pequeño detalle. De hecho, prefiero que no se haga público, sino mis compañeros de prisión no me mirarán con buenos ojos cuando regrese. No quiero que piensen que soy una especie de caballero de brillante armadura. Es mejor hacerles pensar que planeaba secuestrarte y que te me adelantaste. Después tú te sentirás cegada... oh, vamos a llamarlo 'por el atractivo de estar cerca de mí', por lo que decides ayudarme a salir de prisión. Nadie tiene que saber la verdad, no la verdad completa, ni el Ministerio ni los reclusos de Azkaban".

Él camino con ella hacia la puerta, en el proceso había recogido su chaqueta, bolso, y la varita. Cargando todo eso en sus manos le preguntó: "¿Tenemos un trato? Si es así, será mejor que salgamos de aquí. Los tíos que fueron contratados para secuestrarte estarán aquí en cualquier momento."

"Debo estar loca", dijo, encogiéndose de hombros se puso su abrigo, "y no estoy segura de que te creo completamente, ni si realmente confío en ti, pero voy a ir contigo. Tenemos un acuerdo."

Para su sorpresa total y absoluta, ella tomó su mano y lo llevó hacia la puerta.

Dejaron el lugar justo a tiempo. Cuando ellos iniciaron su camino por una dirección fuera del Callejón Knockturn, un hombre con el ceño fruncido y con intenciones criminales se acerco por el camino contrario.

Nota de Traductora: ¡Hola a todos! ¿Cómo están? Ya nos encontramos a la mitad de la historia. Este es mi capítulo preferido, aunque sea el más corto, me encanta el acercamiento que hay entre estos dos personajes. Espero que la historia les este gustando.

Muchas gracias a Chiquis Tenoh por ser la primera en dejar un review. Realmente me hicieron muy feliz tus palabras. Cuando encontré que existían historias de esta pareja me emocione muchísimo y ahora que se que alguien también las lee es muy agradable. Espero que este capítulo te guste tanto como a mí.

Ahora si me voy despidiendo, ¡Hasta el próximo capítulo!.