Aclaración: todos los personajes pertenecen a JK Rowling y la trama a AnneM. Oliver quien me dio la autorización de traducir su historia al español.

Vamos a terminar esto, ¿De acuerdo?

Scabior acababa de decirle todo a Hermione. Necesitaba que ella lo "capture", que lo entregue y luego cobre la recompensa. La parte más importante de su plan - la parte que aún no le había dicho - era que ella tenía que esperar para hacer estas cosas hasta que la amenaza sobre ella terminara, después de todo, si ella moría a manos de Waller o su familia, todo habría sido en vano. Qué cosa divertida... él parecía tener una debilidad por esa mujer.

Acercándose a ella lentamente, le preguntó: "En serio, amor, ¿De qué le sirve 50.000 galeones a un hombre en la cárcel?"

"¿De qué sirve 50.000 galeones a un muerto?" -preguntó ella, teniendo su varita en la mano, y apuntando directo a su pecho.

El admiraba su energía y agilidad - ¿Cómo consiguió obtener su varita de nuevo? - y estaba a punto de decírselo cuando hubo una fuerte explosión justo fuera de su puerta. La explosión causó que la puerta se rompiera, astillándose la madera y los escombros salieron volando por todas partes.

Hermione se golpeó contra su pecho. Sus brazos instintivamente la rodearon, al mismo tiempo que la apartaba de la puerta. Empujándola hacia adentro del armario, se puso de pie frente a ella, con varita en mano, esperando por el diluvio que estaba a punto de llover sobre ellos.

La que sucedió a continuación pasó de forma rápida y furiosa. Hubo otra explosión... la puerta salió disparada... Hermione termino en el pecho de Scabior... él la atrajo más hacia adentro de la habitación y luego puso su cuerpo delante de la de ella. Entonces, él se encontraba repentinamente en una pelea con el propio James Waller. Debería haber sabido que el hombre iba a venir después de él; después de todo, escaparon al mismo tiempo de la cárcel.

Con una descarga de adrenalina, le gritó a Hermione que saliera de la habitación, mientras maldiciones y hechizos volaban alrededor de sus cabezas como una repentina tormenta de verano. Hermione ignoró sus súplicas para que se fuera, se metió debajo de la cama – para ocultarse o eso era lo que él esperaba - sólo para aparecer desde el otro lado. Cuando la vio de pie al otro lado de Waller se distrajo momentáneamente.

Fue entonces cuando una maldición lo golpeó. Cayó hacia atrás, desmoronándose en el suelo. La vio agitar su varita hacia el otro hombre de una manera veloz. A pesar de que estaba en el suelo, vio a James Waller caer, así, sin estar consciente de que fue Hermione la que lo ataco.

Toda la pelea terminó casi tan rápido como empezó.

"Maldición!" Dijo Scabior entre dientes tocándose el pecho con sus manos. Sentía mucho dolor pero estaba vivo. No estaba seguro de que se pudiera decir lo mismo del hombre. "¿Por qué no saliste de la habitación cuando tuviste la oportunidad?"

Hermione pasó por encima del cuerpo del otro hombre y corrió hacia él. De rodillas ante él en el suelo, ella empezó a mover las solapas de su chaqueta, desgarrando su chaleco, y desabrochándole la camisa. "Tendrías que agradecerme que no lo hiciera. Si hubiera escapado, estarías muerto."

Él agarro sus manos justo cuando ella abrió su camisa. "¿Qué estás haciendo?" -preguntó, haciendo una mueca de dolor. "Si vas más lejos, la gente va a pensar que estamos saliendo."

Ella inclinó la cabeza hacia un lado y lo miró con evidente exasperación. "Estoy tratando de averiguar si estás herido."

Él se incorporó, agarrando sus manos entre las suyas. "Estoy bien, estoy bien."

Ella volvió la cabeza para mirar al hombre en el suelo. "¿El es uno de los miembros de la familia de James Waller?"

Haciendo una mueca de dolor, soltó sus manos y puso su espalda contra la puerta de madera del armario. "No exactamente. Me sorprende que no lo reconozcas, pero por otra parte, el quedo boca abajo en el suelo. Este, cariño, es el propio James Waller."

Hermione abrió la boca y volvió a mirar al hombre. "¿Se escapó de la cárcel?"

Cerrando los ojos por un momento, mientras revisaba su propio pecho en busca de lesiones, dijo, "Sí."

Ella miró hacia Scabior. "¿Tu lo sabías?"

"Sí", repitió, poniéndose en pie con dificultad.

Se puso de pie también. "¿Por qué no me dijiste? ¿No crees que era un detalle importante? Me contaste como escapaste y todo lo demás, ¿Pero no me dijiste la parte más importante? ¡El hombre que quiere hacerte daño escapo de la cárcel! ¡No es tan difícil de decir! ¿El escapo antes o después que ti? "

Scabior se acercó al hombre, que yacía boca abajo, y le dio un golpecito con la punta de su bota. "Bueno, nosotros escapamos juntos."

"¿Qué?" ella gritó. "¿Estabas aliado con él? ¿Ayudándolo de alguna manera?"

Se volvió hacia ella. "No estoy seguro de saber lo que significa para ti aliarse, y no, no lo ayude. Él me ayudó, si quieres saberlo. Él me dijo todo sobre sus planes para escapar... cómo su familia iba a ayudarlo, y cómo iba a encontrarte y hacerte pagar por no sacarlo de la cárcel. Entonces pensé - ¿por qué no escapar con él? Quiero decir, él ya tenía los medios y un plan, y yo realmente no había ideado nada. Si alguien más puede hacer todo el trabajo duro, y yo cosechar algo de la recompensa, voy a ir a por ello".

Hermione lo empujó, pero apenas se tambaleó.

Ella dijo: "¡Mereces ir a prisión!"

"Eso sí que es una palabra que me es familiar", dijo, caminando hacia la puerta. Asomó la cabeza por la misma, mirar hacia arriba y al final del pasillo. "Lo bueno es que esto no es un cuchitril respetable. Al parecer nadie escuchó la conmoción", murmuró, volviendo a la habitación. Se volvió y la vio mirándolo.

Ella escupió, "No eres más que un vago y un mentiroso!"

Señalando con su varita la puerta rota la arreglo con tres movimientos y luego se volvió hacia la mujer enojada frente a él. "Escucha, amor", comenzó, "Te dije la verdad en partes. Hable en serio cuando dije que si alguien más podía hacer el trabajo por mí, y yo luego cosechar los beneficios, iba a ir por ello. James Waller iba a escapar de Azkaban, algo que no se había hecho en mucho tiempo. También te iba a matar, algo que en su momento, lo admito, no pensé demasiado ya que sabía lo que iba a hacer yo cuando escapara de prisión".

"¡Eres repugnante!" ella respondió.

Se acercó a ella, se puso de pie justo en frente, y le dijo: "También conozco esa palabra. Ahora, ¿Puedo terminar?"

Ella extendió sus manos delante de ella, como diciendo, 'Vamos'.

"Cuanto más hablaba con el hombre, cuando aún estábamos en la cárcel, más me di cuenta de que era un loco. Quiero decir, tenía serios problemas de ira. También empecé a pensar en ti un poco más. Me había obsesionado con mantenerte a salvo, pero eso es otra historia". Scabior tomó su muñeca con su mano, y aunque ella trató de apartarse, él era más fuerte. Sentado en la cama, la atrajo a su lado.

"A partir de eso me inventé mi parte del plan. Yo sabía que una vez que escapáramos, nos pondrían una recompensa por nuestras cabezas. Sabía que podía matar dos pájaros de un tiro, por así decirlo. Me decidí a venir por ti antes que Waller te alcanzara, y al hacerlo quería ser yo quien te protegiera". Miró al hombre en el suelo y añadió: "Yo no sabía que serías tu quien me protegería de él, pero soy lo suficientemente hombre como para decir gracias."

"Tu sabias que él iba a tratar de matarme, ¿verdad?" ella dijo, su voz salía con una mezcla de ira y fuego.

"Si, lo sabía", admitió. "Yo no sabía que iba a suceder hoy, porque la última vez que lo vi, él simplemente estaba husmeando alrededor de tu oficina, justo cuando estaba curioseando también. Su plan original era secuestrarte en tu oficina, pero me dijo que iba a hacerlo cuando no había nadie más alrededor. Pensé que tenía tiempo suficiente para hacerlo cuando salieras de la oficina por lo que no le iba a dar esa oportunidad. Una vez que te tuve aquí, te juro que te iba a decir que él había escapado de la cárcel también, y que estabas en peligro inmediato. Pero pensé que si me entregabas y le decías a tus amiguitos Aurores de la amenaza hacia ti, iba a ser mejor. Después de que lo capturaran, estarías segura y completamente bien para defenderme a mí en mi juicio. Me imaginé que un mes o dos podrían pasar, en el que estaría detenido, seguro, pero no en Azkaban. Pensé que Waller sería enviado de nuevo allí, así que para mi propia protección, pensé que el Ministerio me encerraría en otro lugar hasta mi nuevo juicio. Después de eso lo ganaría y me librarían, entonces tu me darías mi parte del dinero de la recompensa ".

Ella lo estaba mirando.

"Pensé que era un plan perfecto", concluyó.

"Ese fue tu primer error", replicó ella. "Tu pensaste."

Finalizando

Unas semanas más tarde, Scabior estaba en una celda de detención en el Ministerio, lugar donde había estado desde el día que Waller intentó matar a Hermione. No era muy cómodo, pero al menos no era Azkaban.

Después de confesarle todo, Hermione se puso en contacto con Potter. Potter y los otros Aurores llegaron de inmediato. Waller, quien lamentablemente no murió, fue enviado inmediatamente de vuelta a la cárcel. Para sorpresa de Scabior, Hermione le dijo a Potter y a los Aurores que él la salvó de ese hombre, que en parte es verdad, pero hizo que la admirara aún más.

Ella les dijo que Scabior llegó a su oficina y que inmediatamente le advirtió que Waller iba a por ella (mentira número dos, pero ¿Quien estaba contando?) Entonces ella dijo a Potter que se fue voluntariamente a su hotel con él (cambiando un poco la verdad por tercera vez) y que una vez allí, Waller los ataco. La única verdad fue cuando ella les dijo que mientras Scabior y el otro hombre se batieron en duelo, ella fue la que acabó maldiciendo Waller. Scabior en realidad no le importaba que ella se llevara la gloria por eso.

El día de su audiencia, se sorprendió de que Hermione apareciera para defenderlo. No la había visto desde aquel día, y mientras caminaban hacia la sala, ella se negó a mirarlo, y mucho menos a hablarle.

Por lo tanto, él se sorprendió aún más cuando ella le dijo al jurado que él se escapó sólo para advertirle del peligro de Waller. Una vez más, eso fue un poco de tergiversación de la verdad, pero estaba agradecido por esa mentira, porque le ayudó enormemente. Hermione señalo que a Scabior solamente le quedaban tres meses en su sentencia, por lo que para que él se escapara y corriera riesgo de enfrentar más tiempo en la cárcel era una cosa digna de elogio. Casi se rió de esa pequeña fabricación, pero no lo hizo.

Después, cuando fue llevado de vuelta a su celda a la espera de la sentencia, ella simplemente le dijo que iba a estar en contacto. De eso ya habían pasado cinco días. Y ahí espero sentado... esperando oír sobre su destino...a la espera de saber si iba a volver a Azkaban, o si, por suerte, sería puesto en libertad.

Oyó pasos en el piso de concreto. De pie desde el pequeño catre donde había estado sentado - y meditando - la vio parada frente a su celda.

"Bueno, los veredictos ya fueron dados", ella respondió sin emoción.

Se encontró tragando con un nudo en la garganta. "¿Y?" dijo, momentáneamente sin palabras.

"Vas a ser puesto en libertad", dijo desapasionadamente. "Los jueces decidieron que su condena se conmutó. Ellos piensan que hiciste una buena obra, y que no debes seguir siendo castigado. Felicidades. Estoy segura de que habrá algunos papeles que cebaras firmar, y después de eso podrás irte. Adiós".

Hermione comenzó a alejarse. Él deslizó la mano entre los barrotes de su celda y la agarró del brazo. Ella bajó la mirada hacia su mano y luego la subió de nuevo a sus ojos, y esperó. "¿Qué?" preguntó.

Scabior quería darle las gracias, pero no podía encontrar las palabras. El era un hombre que por lo general lograba que las palabras fluyeran de su boca con facilidad, pero no podía encontrar las palabras más adecuadas para expresar su gratitud. En cambio, decidió mejor hablar sobre un tema más fácil para él: "¿Qué hay de la recompensa?"

Ella sacó su brazo de su agarre. "Ellos decidieron darme la recompensa por tu captura, tal como lo sospechabas, y decidí darla de caridad a una noble causa, pero no temas", sonrió, "Hice todo a tu nombre."

Llevó su mano de nuevo hacia adentro de la celda y sonrió. Con que eso paso. El debería haber previsto que ella haría algo como eso. Asintiendo con la cabeza, dijo, "Bueno, está bien entonces. Supongo que estás en tu derecho."

Se volvió dando tres pasos y se dejó caer de nuevo en el catre. "Supongo que no hay nada más que decir", respondió, aunque sabía que debía decir "gracias" por lo menos. Aún así, las palabras no salían.

Ella lo miro con un gesto duro y empezó a alejarse, frenándose solo para decir una última cosa. "Si bien el Ministerio me ha premiado con la recompensa por tu cabeza, y yo a su vez la done al fondo huérfano de guerra, también me dieron el premio por la cabeza de Waller. Esa recompensa era más grande que el que me dieron por ti."

Se sentó apenas la escucho. "Ni siquiera pensé en eso." Se encontró sonriendo. De pie nuevamente, se acercó a los barrotes y se paró frente a ella. "Felicidades. ¿A qué otra caridad donaras esta recompensa?"

"A ninguna" respondió ella rápidamente. Luego metió su mano dentro de su cartera y sacó un pedazo de papel, doblada por la mitad. Ella se lo ofreció. "Aquí, esto es para ti. No mires hasta que me vaya. Creo que me debes mucho."

Él lo tomó, y sin mirarlo, lo puso en el bolsillo. La observó hasta que se perdió de vista. Ella tenía razón, le debía mucho. Cuando ella se fue, se quitó el trozo de papel de su bolsillo y lo miró. Era un cheque, a nombre de Scabior, por 60.000 galeones. Él sonrió. Esa pequeña descarada. Ella le había dado la recompensa por Waller. Bueno, ¿Qué hacer ahora?

Epílogo, si se quiere

Él esperó en la oficina de Hermione durante toda la mañana, pero ella aún tenía que aparecer. Echando un vistazo al reloj de la pared, se preguntó dónde estaba. Ella solía llegar siempre a su trabajo más temprano de lo que debería. Sin embargo, aquí estaba, casi mediodía, y ella no daba señales de aparecer.

Sentado en la silla, estaba a punto de poner sus pies sobre su escritorio cuando la puerta de la pequeña oficina se abrió. Ella entró por la puerta, lo vio sentado en su silla, y se detuvo en seco.

"¿Qué estás haciendo aquí?" preguntó ella, con los ojos abiertos. Arrojo la chaqueta y la cartera al suelo y se acercó a él.

"Acabo de salir de la cárcel", respondió, de pie. Caminando hacia ella, en medio de su pequeña oficina y añadió, "Y me decidí a venir y a darte las gracias de forma adecuada. Me di cuenta de que nunca dije esa palabra antes, y yo quería que supieras que estoy sinceramente agradecido por todo".

Ella asintió con la cabeza un par de veces y se puso a caminar rodeándolo. Scabior bloqueó su camino a la silla, agarrándola del codo para detenerla. Sintió que su corazón latía rápidamente cuando ella lo miró y le preguntó: "¿Hay algo más?" Ella arqueó las cejas y le esperó.

"Sí," murmuró, "Esto". El la atrajo hacia él, sus pechos se aplastaron contra su cuerpo. Ella estaba de puntillas y dejó escapar un pequeño chillido mientras sus labios se estrellaron. La fuerza de sus labios contra los de ella hizo que abriera la boca. Eso era todo lo que necesitaba. Sin hacerle daño, pero con vigor y pasión, llevo su lengua dentro de su boca, haciéndola sentir mil sensaciones.

Ese beso era un voto solemne a ella. Era una promesa, un juramento, y su manera de decirle las cosas que no podía decir con palabras. Ella le devolvió el beso tan ferozmente como él, sus manos subieron alrededor de su cuello, aun sosteniendo boca contra la suya, y escapándosele un pequeño gemido.

El beso continúo por mucho tiempo, y cuando finalmente sus labios se separaron, él la miró con sus oscuros ojos. Ella le devolvió la mirada sin pestañear. Su corazón latía salvajemente en su pecho, y por la forma en que ella estaba respirando, él podía decir que estaba tan influida por el beso como él.

Él sonrió. "Pensé que en lugar de hablar, yo podría mostrarle cómo me siento."

Ella le devolvió la sonrisa. "Estoy contenta de saber que no eres solo un hombre de palabras, sino de acciones también."

Continuó sonriéndole. "Oh, yo soy un hombre de acción también. ¿Quieres que te enseñe más?"

Ella saco su varita de su bolsillo. Ante este movimiento él se apartó de ella, y levantó las manos. Estaba a punto de pedir disculpas ... suplicar perdón ... decirle que se iría de inmediato, cuando para su total y completa sorpresa, ella se apartó de él y apuntó con su varita hacia la puerta, bloqueándola y cerrando las ventanas a su paso.

"¿Qué me estabas diciendo, o mejor dicho, que me querías demostrar?" ella dijo, con una sonrisa pícara en su rostro.

Él la atrajo hacia él y le dijo: "Que sin duda lo soy."

Fin

Nota de traductora: ¡Por fin el último capítulo de esta bella historia! Espero realmente que lo disfrutaran tanto como yo. Adoro tanto esta pareja y cada vez que leo un fics de ellos me emociono. Ojala de a poco se vayan escribiendo muchos más.

Quiero agradecerles a todos los que me dejaron reviews el capitulo pasado y los que pusieron en favoritos y/o siguieron la historia. Realmente les pido disculpas por demorar tanto, este mes fue muy difícil para mí, por temas de trabajo, universidad, mi hijo que estuvo con problemas de salud y otros dramas personales. No los quiero agobiar con eso. Realmente no tengo excusa de dejarlos casi un mes sin actualización, pero espero que me perdonen y que disfrutaran del final.

A los reviews con cuenta les respondí por privado y a los que no que son Rosy015 y Guest realmente les agradezco sus saludos por mi cumpleaños y por leer la traducción. Me hicieron muy feliz sus palabras.

El próximo fics que traduciré será un George/Hermione, la autora ya me dio el permiso por lo que estoy muy feliz. De igual manera voy a seguir buscando otras historias de un solo capitulo o máximo dos de Scabior/Hermione para ir posteando mientras publico el otro. Aunque de eso también depende que me den la autorización.

Gracias infinitas por acompañarme en este nuevo proyecto Los quiero y les deseo un bello día.