Este es mi primera historia HTF así que espero y les gusté. Lamento haber tardado tanto en escribir. Gracias a los que están leyendo mi historia ¡Saludos!

Doble cara

Una joven chica de cabellos rojizos y ojos del mismo color, de nombre Flaky esperaba sentada en un banco el autobús para poder ir a la casa de su amiga Giggles.

Giggles, Petunia y ella se habían puesto de acuerdo para hacer la tarea en una de sus casas, por supuesto que la casa de Giggles fue la que finalmente fue elegida.

Petunia había querido que fuese en su casa solo que cuando le dijo a sus papás se lo negaron. Para Flaky no fue diferente el caso, cuando le dijo a sus padres estos le respondieron que no porque iba a ser todo un relajó tenerlas ahí. No le molesto, ya que al fin y al cabo tenían casa asegurada.

Llego el autobús y subió en el. Cuando el autobús paró en la calle #54 avenida tree bajo y toco el timbre de la única casa rosa de todo el vecindario. Entonces escucho unos pasos y el grito de alguien diciendo desde el otro lado "¡Quien es!". Solo se acomodo la falda y contesto- Soy yo Giggles, Flaky- se abrió la puerta de inmediato y fui recibida por una chica de cabellos rosas y ojos rosados con una sonrisa de oreja a oreja mirándome con total felicidad

-Al fin llegaste, te estábamos esperando- le dio el paso y entro.

Era una casa muy bonita con los muebles en tonos diferentes de rosas y el piso de mármol con tapiz blanco acompañado de líneas blancas formando curvas alrededor del lugar. Camine un poco y me senté en uno de los muebles. Me di cuenta que algo faltaba- ¿Dónde esta Petunia?-

Una chica de ojos azules y cabellos del mismo color con excepción de un mechón blanco en el centro del pelo salto por detrás del mueble haciendo que cayera al piso asustada- ¡Sorpresa!- chillo feliz, volteo su mirada a todos lados extrañada hasta escuchar unos gemidos de dolor provenientes del piso, al verme me sermoneo- ¿Qué te pasa?, no andes de vaga en el piso que te va ha ser mal- me levanto y escuche a Giggles reírse por lo bajó mientras se tapaba la boca. Uff, hoy iba a ser un largo día.

Hicimos la tarea y aprovechando que nos quedaba tiempo ya que nuestros papás nos recogían más tarde empezamos a jugar con la consola de video juegos de Giggles. Sus juegos sorprendentemente no eran de cuidar mascotas o cocinar ya que a Giggles le encantaban esas actividades. Más bien, al ver su colección de juegos vimos que le gustaban los juegos de autos de carreras de los cuales tenía una colección completa.

-Que buena eres Giggles- mis pulgares ya estaban cansados de presionar tanto los botones.

-No creo que sea sorprendente, yo conozco estos juegos a la perfección- Giggles dijo orgullosa.

Era la última vuelta antes que nuestros padres llegarán. Petunia hace unas rondas que había dejado de jugar porque decía que se aburrió. Giggles dio una vuelta rápida y paso con éxito la curva llegando a la meta.

-¡Yeees!- sin un intento por contenerse o ser por lo menos un poquito considerada por mi derrota grito feliz corriendo de un lado a otro cantando "We are the champions", y sin querer pateando una que otra cosa en su camino (Casi y se tropezaba con su propia mochila -.-u). De la nada se escucho un claxon sonar.

-Han de ser mis papás- dije yo casi segura.

Mis amigas me siguieron hasta quedar frente a la puerta, la abrimos y definitivamente eran mis padres en un carro blanco "Toyota" esperando a que yo viniera.

-Bay amigas, me tengo que ir- las abrazo a las dos.

-Nos vemos en la escuela- dijo Petunia.

-Yo llevare el trabajo- Giggles dijo con total alegría y orgullo en su voz, realmente nuestro trabajo había quedado como para estar orgullosos, toda una obra de arte dirían los profesores. Sonreí feliz y me despedí con la mano mientras caminaba directo a la puerta del coche al entrar cerrarla tras de mi.

Mi papá arranco y nos fuimos alejando hasta perder de vista la casa de Giggles.

-¿Cómo te fue?- pregunto sonriente mi madre.

Era una mujer de cabellos rojizos como los míos solo que con ojos color violeta, simpática y amistosa mujer

-Muy bien mamá- dije feliz, realmente había disfrutado estar con mis amigas.

-¿Quieren que les invite un postre?- dijo educado mi papá. Un hombre de ojos rojos pero de cabello castaño roble mientras me miraba por el espejo retrovisor, por supuesto, sin apartar la vista del camino.

Las dos asentimos con la cabeza haciendo que mi papá desviara un poco el auto dirigiéndose a un puesto de helados muy conocido por la ciudad por sus diferentes tipos de sabores y por su servicio al auto.

Mi papá paso por el servicio al auto siendo atendido por un chico de cabellos morados y ojos del mismo color, con una placa en el uniforme de trabajo que decía su nombre, Toothy.

Toothy nos sonrió amablemente e hizo una seña para que bajáramos la ventana, mi padre lo hizo de inmediato y Toothy nos miro a todos antes de preguntar- ¿Qué se les ofrece?- nos quedamos pensativos y luego mi papá decidió hablar.

-Tres de menta súper sonico-.

Súper... ¿Qué?, mi papá ya de haber venido a escondidas aquí, ya que yo no conozco ese sabor- Enseguida se los traigo- dijo amable el joven volteando y sirviendo los helados dividiéndolos en tres conos, luego regresó su mirada a mi papá- Aquí tiene- el peli-morado le entrego el helado a mi papá- Son $72.50- mi papá le entrega un billete de cien.

-Quédese con el cambio- hablo amable mi papá. Todo un caballero dice mi madre.

Al salir de ahí ya con los helados en mano, y con una que otra lamida en estos nos empezamos a dirigir a nuestra casa. Yo, por supuesto me iba a poner a ver el atardecer en una silla de mi patio para relajarme un rato.

Al llegar noté algo extraño. Había un camión de mudanzas en la casa de al lado la cual había estado en venta desde hace años. Me sorprendió el hecho de que iba a tener vecinos y nadie me había contado algo sobre ello. Me gire para mirar a mis padres pero sólo estaba mi mamá la cual se notaban igual o hasta más sorprendida que yo.

-Mamá, ¿Sabes quién se esta mudando?- mi mamá seguía casi sin poder apartar la mirada de esa casa la cual lucía muy llamativa gracias al tono verdoso que tenía.

-No se quien ha de ser la nueva familia pero de algo estoy seguro y es que tal vez y hasta puedas hacer nuevos "amigos"- mi mamá ahora me miraba con una sonrisa socarrona.

-¿Tu ya sabias de esto?- pregunte sería ante la inmadurez que me estaba demostrando mi madre.

-No- dijo volviendo al tono normal- Pero tengo el presentimiento que de conocerás nuevos amigos, llámalo intuición de madre- me guiñó el ojo.

Suspiro.

Sólo por tener timidez ante personas desconocidas mi mamá me hacia conocer a personas que creyera agradables ( Y según ella) que me caerían bien por eso desde la infancia he sido amiga de Petunia (tiene una fobia a lo sucio, desordenado y maltratado) y Giggles (la chica más activa que allá conocido), son mis mejores y únicas amigas.

-¿Cuanto tiempo se quedarán ahí paradas?, entren a casa- mi papá nos llamo mientras alzaba una mano al aire para llamar nuestra atención.

Al darme cuenta de que estuve parada unos diez minutos me giré rápidamente y entré sin más.

(...)

A la mañana siguiente...

Era hora del colegio. Hacia frío afuera. Me había puesto mi ropa favorita para estas ocasiones: Una camisa rojo pálido, un suéter rojo unos tonos más fuertes con bolsillos a los costados, un pantalón de mesclilla, unas botas rojas un poco afelpadas y una bufanda de rayas rojas y blancas.

Sali de mi casa y a medio caminar mire de reojo la casa de al lado.

Ya desde ayer en la noche se habia marchado el camion de mudanzas. Pero de todas maneras no había podido ver ni una sola vez a los dueños de ese hogar.

Espera.

¿Qué?.

¿Desde cuándo me hice tan curiosa?. Ya me estaba empezando a parecer a Giggles. La chica siempre se había metido en líos que nunca le incumbían pero siempre terminaba saliendo ilesa. Eso a veces me solía sacar una risita pero a veces el tema era serio. Me sacaba de mis casillas.

Continuando con el recorrido a la escuela, me sentía nerviosa al saber que estaba sola en las calles de Happy Tree, el estar sola era algo estresante para mi.

Después de unos muy muy muy largos 15 minutos...

Sentí gran alivio al darme cuenta que frente a mi ya estaba la institución. Sin perder ni un minuto más entre rápidamente y camine a mi casillero el cual era el 735. Metí mis libros que no iba a usar hoy para no cargar de más, eran: Gramática (español o como lo quieran llamar), ciencias y geografía. Hoy solo iba a tener: Matemáticas, educación física, química, historia y canto.

Sonó el timbre y lo bueno que ya había metido todo lo innecesario de hoy. Camine por los pasillos hasta lograr entrar a mi salón.

Voy en la clase matutina en el salón 1B de secundaria con mis amigas Petunia y Giggles. Al entrar las vi sentadas platicando. Al notar que yo estaba ahí me sonrieron e hicieron señas para que me acercara. Me senté en mi lugar el cual estaba junto al de ellas.

Empezamos a platicar sobre cosas triviales y a preguntarnos cosas como: ¿Qué hiciste el día de ayer? o ¿Trajeron la tarea? hasta qué entro el profesor de mate y todos los que estaban platicando se voltearon, callaron o regresaron rápidamente a sus lugares.

El profesor es muy conocido en la institución, su nombre es Lumpy un hombre de cabellos azules claros y ojos con iris iguales.

El día de hoy llevaba una camisa sencilla de manga corta color blanco, una corbata color vino y unos pantalones marrones, aparte, en su antebrazo llevaba un montón de hojas ofició impresas.

Sentí que mi corazón se salía de su lugar.

Se me había olvidado que hoy iba a ser el examen de matemáticas. Note que la mayoría del salón estaba igual que yo. ¡Mis amigas igual!. Exceptuando a algunos que suspiraban de alivio mostrando que SI habían estudiado. Me quede estática.

Lumpy dejo los papeles en su escritorio y se fijó rápidamente en nosotros- Alumnos, como ya saben hoy será el examen, pero cabe preguntar ¿Quién sí estudio?- los que hace un momento se veían aliviados levantaron la mano. Me sentí fatal por no poder levantarla. Y aún más al ver como nos miraba. Tenía mala cara al contar el número de alumnos que estudiaron. Realmente, no lo culpaba.

-Handy, Mime, Lammy, Nutty, Cuddles y Sniffles, Sólo 6, ¡¿Sólo 6!?, como puede ser posible que de 30 alumnos solo 6 hallan estudiado, estoy avergonzado- me encogí avergonzada de mi misma. No podía evitar sentirme así, me sentía humillada y ni siquiera se estaba dirigiendo directamente a mi.

Se calmó y en vez de mirarnos a nosotros observaba los exámenes con detenimiento.

-Muy bien clase, no se ni porque me molesto, los únicos perjudicados aquí serán ustedes. Pero antes de que inicie les aviso que...- .

TOC TOC TOC

Lumpy se vio interrumpido por el sonido de la puerta del salón. Dejo la explicación un tanto irritado pero su enfado se "fue" al abrir la puerta cambiándola radicalmente por una sonrisa notablemente forzada (No era buen actor) al saber de quién se trataba el que tocaba.

El director Pop, un hombre de cabellos color canela y ojos café de tono más fuerte; una camisa roja y pantalones marrones con zapatos del mismo tono. Siempre con una sonrisa. Director simpático, amable y siempre preocupado por los problemas de los demás. El mejor director que una institución podría tener ¿No es así?.

-Profesor Lumpy, le tengo una buena noticia- Pop se notaba un poco serio pero feliz al mismo tiempo.

-Q-Que sucede director Pop- la sonrisa de Pop solo creció.

-Tenemos un nuevo alumno- Los rumores empezaron. Lumpy casi se desmaya pero lo disimulo con una sonrisa casi tan grande como la de Pop (Si eso fuera posible)

-E-esta bien, déjelo pasar-

Entro al salón un chico de desordenados cabellos verdes bajo una boina de un verde más oscuro que tenía en un costado de esta un escudo de cuadros amarillos y naranjas, una chaqueta y un pantalón de camuflaje, unas botas negras y un collar conformado por 2 placas. Pero lo más intrigante es que tenía los ojos dorados. Se notaba serio y miraba a todos con una expresión fría que hizo que me estremeciera.

-¿Te podrías presentar?- ese era el profesor Lumpy quien miraba al chico con su conocida sonrisa falsa. Siempre la usaba cuando el director Pop estaba presente.

Este solo empezó a hablar- Mi nombre es Flippy, tengo 19 años y espero que no nos llevemos mal- se sentó en un lugar vacío que estaba junto a la ventana e hizo caso omiso a los murmuros que estaban empezando a hacerse en el salón.

Pop se fue del lugar y la sonrisa falsa de Lumpy desapareció cambiando a una mirada de pocos amigos al darse cuenta de algo- Bueno, supongo que como a llegado un alumno nuevo tendré que posponer el examen hasta el día de mañana para que el chico estudie- gruñe un poco- Así que saquen el libro de mate...- el timbre de cambio de clase se hizo presente haciendo que Lumpy se enojara aún más que de costumbre.

Hoy no pudo hacer sufrir a sus alumnos. Las cosas nunca salían como el quería. ¡¿Porqué nunca salían como el quería?!.

Estaba tan rojo a más no poder por la furia y sólo podía decir maldiciones en voz baja logrando que nadie escuchara sus quejas. Parecía niño de kinder cuando hacia pucheros como esos.

Todos en el salón estaban aliviados. Hasta los que habían estudiado estaban aliviados y es que sabían que cuando Lumpy ponía un examen esté era para quemar mentes haciéndolos trabajar al 100%. Parecían exámenes de universitarios. El único que era seguro que hubiera sacado un sobresaliente era Sniffles. El más listo en todo el colegio.

Ya todos se empezaban a dividir para ir a sus respectivas clases. Lo que seguía en mi agenda de materias era Educación Física. Hay no, lo que me esperaba no era nada bueno, lo sabía perfectamente. Aunque su profesor fuese buena persona era un exigente de primera aparte de infantil y algo bobo.

Splendid, un hombre mayor de unos 34 años, cabello azul claro e iris de ojos del mismo color. Lo más característico de el es que siempre que lo vemos esta usando un antifaz rojo que lo hace parecer a Superman.

Entramos al gimnasio y vimos ha Splendid sentado arriba de un muro de escalada. Llevaba su chaqueta azul, sus shorts largos y sus tenis rojos de siempre. Este se notaba que nos estaba esperando. Nos miro con una sonrisa y salto al piso. El siempre fue bueno en los deportes y lo demostraba por sus muchos movimientos atléticos que hacia "inconcientemente". Siempre muy simpático y social, las únicas cosas malas de el es que es muy distraído, competitivo y siempre quiere ver nuestro mayor potencial así que nos hace ejercitarnos hasta que sudamos como cerdos.

El se levantó y agarró su lista de asistencia para tomar pase de lista- Giggles- ella levantó la mano energéticamente.

-¡Aquí!- la palomeo.

-Handy- este lo miro.

-Presente- lo palomeo.

Después de palomear y tachar nombres llegó mi turno- Flaky- me puse un poquito nerviosa pero logre sacar las palabras de mi boca.

-A-Aquí- casi lo dije en un susurro pero con la suficiente fuerza para que fuera audible, me palomeo también.

-Muy bien- reviso su lista- Parece que tenemos un alumno nuevo... Flippy, ¿Cierto?- le dijo al peli-verde, este tan sólo asintió- Como es tu primera vez en esta clase tendrás que pasar por una prueba, ¿Serás lo suficientemente valiente para hacerla?- Splendid le miraba con una sonrisa un tanto burlona y un tanto juguetona, su otro defectito era de ser muy superficial y confiado cuando se trataba de conpeticiones, tenía, eso si, un ego bastante grande.

Flippy lo miro con una sonrisa divertida pero al mismo tiempo burlona- ¿Qué tengo que hacer?-.

A Splendid no le gusto que le hablarán de esa manera y se puso serio- Vas a pasar todos estos obstáculos- con un ademan de mano señala a todo el gimnasio- Contra mi- poso su mano en su pecho mientras sonreía volviendo a su actitud superficial. Se escucho un "Uuuuuuhhh" por todo el gimnasio de parte de los alumnos.

-Como tu digas Superman-

Splendid sólo lo miro irritado. Aún habiendo escuchado ese chiste 1 millón de veces seguía siendo molesto- Mejor empecemos-.

Ahora los 2 sonreían. Todos estaban sentados en las gradas listos para ver la competencia, esto se veía muy interesante. Splendid se aclaró la garganta y se dirigió a todos- Como verán, lo que vamos a hacer va a ser una competencia a mano limpia, nada de trampas- remarcó las últimas palabras mirando a Flippy quien sólo ignoro esa última acción- Primero vamos a pasar por las llantas de por allá- las señala- y después vamos a escalar el muro de allá que tiene solamente 2 cuerdas, luego cruzar el pasamanos, después saltar las vallas y terminamos con una carrera libre para llegar a la meta que es la línea blanca que coloque al otro lado de la cancha- miro orgulloso el recorrido- Ahora empecemos- se pone en posición junto a Flippy quien ya había memorizado todo lo que dijo.

-En sus marcas...- decía Petunia quien se había ofrecido para dar la señal de salida- ¿Listos?...- levanto una bandera roja que tenía en su mano derecha- ¡Fuera!- los 2 salieron corriendo a una velocidad sorprendente, estaban mano a mano. Pasaron por las llantas sin ninguna dificultad y sin tropezarse o tocar por lo menos la orilla de alguna. Llegaron al muro, estos sólo agarraron las cuerdas, tomaron impulso y empezaron a caminar verticalmente, al llegar a la cima saltaron y terminaron de pie en el piso, empezaron a correr de nuevo. Ahora era el pasamanos, en este se colgaron con facilidad y una que otra vez hasta se saltaban alguna pieza. Las vallas, estas eran muy altas, como de 1 metro. Las saltaron rápido pero con cuidado para no tropezarse. Ya habían llegado a la ultima parte que era la carrera. Estaban igual haciendo que se hiciera aún más interesante. Todos ponían atención a cada movimiento que hacían.

Sus frentes sudaban y una que otra vez el sudor amenazaba con meterse en sus ojos pero hacían caso omiso a esto, estaban muy concentrados en la carrera para hacerle caso a algo tan insignificante.

Ya casi llegaban, la tensión se sentía en el aire, un paso, el flash, todo término. El peli-azul tomaba agua, mientras que el peli-verde se secaba el sudor con una toalla. Todo estaba en silencio, nadie sabía quien había ganado, quien había tomado la foto era Russell, un chico de cabello acuoso y ojos igual, su ojo derecho tenia un parche porque perdió la visión de ese ojo un día y le dijeron que se debía poner el parche porque ese ojo tenía un problema de que si lo exponía al sol se le podía irritar y coger una infección. Si llegaba a suceder se lo tendrían que quitar. Russell prefirió 100 veces más el parche.

Russell entro nervioso al gimnasio por ser el quien tenía que decir el resultado.

Realmente admiraba lo que hacia, porque si fuera yo quien tuviera que decir algo así ni hubiera tenido el valor de aparecer. Antes muerta.

Camino hasta quedar frente a los dos. No le ayudaba que todo estuviese tan callado. Hacia el ambiente más tenso.

Abrió la boca y dijo el resultado nervioso- El ganador es...- miro las caras de todos- Splendid- Splendid dio un salto enorme al escuchar el resultado, estaba listo para alardear cuando algo inesperado paso.

-Felicidades- Flippy le estaba ofreciendo la mano con una sonrisa plasmada en la cara.

A Splendid le sorprendió el cambio de actitud del peli-verde. Antes de la carrera este había estado burlándose pero ahora le ofrecía respeto. Mmm... tal vez al ver sus habilidades noto que era mucho mejor que el.

Olvidándose del tema con gusto acepto la mano- Gracias-.

Después de la sorprendente carrera de educación física ahora tocaba clase de química y el profesor que nos da esta clase es el señor Truffles.

El tenía el cabello de color azul claro y sus iris también azules. Su ropa era conformada por una camisa azul con un moño blanco, unos pantalones azules y unos zapatos del mismo color. Lo extraño es que su ropa parecía de marinero.

Al entrar el estaba escribiendo algunos ejercicios en el pizarrón. Estaba tan ocupado escribiendo que no noto que ya estábamos ahí. Nos sentamos en nuestros respectivos lugares. Nuestro salón tenía mesas para 2 personas cada una. Yo me senté en una mesa en la esquina izquierda atrás. El profesor al darse cuenta que estábamos ya todos se volteó rápidamente y empezó a hablar- Clase, hoy vamos a resolver unos ejercicios de química en equipo. Ustedes deberán de elegir su pareja. Pero los equipos deberán estar conformados mixtos para que se puedan conocer mejor- me tensé un poco al escuchar eso. Yo no tenía amigos que fueran hombres.

Antes de que me diera cuenta ya tenía a alguien frente a mi. Alce la vista y me di cuenta de quien era... Flippy.

El me miraba seriamente con sus ojos dorados. Me sonroje un poco al tenerlo tan cerca de mi y este sólo me hablo en un tono bajo- ¿Hacemos el proyecto juntos?- yo sólo aleje la mirada avergonzada.

-E-Esta bien-.

Ya el profesor nos había dado las hojas con los ejercicios. Me puse un poco nerviosa al notar que Flippy estaba muy cerca de mi, pero salí de mis pensamientos al escuchar que el me hablaba- Primera pregunta. ¿Con qué cantidad de agua deben diluirse 40g de ácido nítrico para obtener una solución al 5% en peso de dicha sustancia? (Autora: Es una pregunta real)- me quede pensativa. Realmente, química es la materia que más se me da.

-El resultado es 760 si no me equivoco- Flippy me miro con rostro sorprendido.

-¿Q-Qué pasa?- su rostro cambió a una sonrisa picara.

-Además de bonita, lista- me puse más roja que mi cabello. ¿En verdad creía que era bonita?.

Me puse muy apenada y respondí lo más rápido que pude- Me-Mejor seguimos ¿No?- el asintió pero siguiendo con la sonrisa en su rostro.

Y así transcurrió toda la clase. Me sentía muy extraña cerca de ese chico, ¿Comodidad?, era raro. Pero fuera lo que fuera descubriría que es.

Ya sonaba el timbre de el receso. Todos salían emocionados de los salones y se sentaban en alguna mesa de por ahí. Me senté con Petunia y Giggles quienes me miraban con una sonrisa picara en sus caras. El día de hoy había sido un día de locos y presentía que esas sonrisas no me mejorarían el día- ¿Porqué esas caras?- estas tan sólo rieron en voz baja.

Petunia se alisto para hablar.

-Te gusta ¿cierto?- pero la que había hablado fue Giggles quien se le había adelantado. Petunia solo le miro con cara enojada.

-¿D-De que están hablando?- esta vez las dos me miraban con cara de "¿enserio?".

-Como si no supieras de que se trata- ahora la que hablaba era Petunia. Yo solo negué con la cabeza- El chico peli-verde, pues quien más- me sonroje al darme cuenta de quien hablaban- Es obvio que el siente algo por ti y tu por el. Yo creo que serían una muy linda pareja- ahora sí mi cara estaba al rojo vivo. ¿Enserio me estaban preguntando algo así?.

-Etto... ¿Porqué preguntan algo así?- ahora mis pensamientos son mis palabras. Ellas me miraban como si yo pudiera fuera la más tonta del mundo (baka D:). Esto se estaba volviendo un juego cruel que iba en mi contra.

-Vimos en clase de química que te ponías rojita cada que te hablaba. Dinos Flaky, ¿Te gusta sí o no?- Giggles hablo. A mi mirar, ahorita mismo parecían bravuconas queriendo (en vez de dinero) mis secretos.

No tuve tiempo de responder al escuchar unos gritos viniendo de atrás de mi- ¡Oigan!, ¡Oigan!- esos eran Cuddles y Handy que entraron a la cafetería agitados y gritando.

-¿Sucede algo chicos?- este era Splendid que estaba un tanto sorprendido por los gritos que hacían los chicos.

Cuddles respiraba dificultosamente mostrando que se habían echado una carrerita, así que Handy ya recuperado hablo- ¡Shifty y Lifty están peleando con Flippy!-

Mua ja ja ja, les dejo con la tensión. ¿Soy muy mala no? Espera... ¿qué?, como que no, sólo escuchen mi risa malvada (se aclara la garganta) Mua ja ja ja cof cof!. Hay bueno, mejor olvídenlo... ¡Hasta la próxima! :3