Disclaimer: Ninguno de los títulos o personajes aquí mencionados me pertenecen. Son propiedad intelectual y creativa de sus respectivos autores. No gano ni un mendigo galeón por esto.

Películas: El origen de los Guardianes (Rise of the Guardians). Cómo Entrenar a tu Dragón (How to Train Your Dragon). Valiente (Brave). Enredados (Tangled). Los Croods (The Croods). Hotel Transilvania. ParaNorman. El Reino Secreto (Epic).

¡Bienvenidos a esta segunda parte! Está editada como la primera, no se modificó demasiado, sólo quedó más breve y al punto (suelo irme demasiado por las ramas). No diré más, ya que está terminada, sólo que dejes un review si es que ha sido de tu gusto.

Disfruten el capítulo.


Prólogo


"No me siento perdida. Es sólo que no sé dónde termina el mar que llevo dentro y a veces me ahogo".

—Elvira Sastre.


Trevor Warren era un mago que había perdido su fortuna cuando los aurores descubrieron sus negocios turbios de tráfico de criaturas mágicas. Había gozado de una buena reputación de hombre honesto, padre amoroso y marido leal hasta entonces. Ahora sólo era un mago ebrio que vagabundeaba en los lugares recónditos del Callejón Knockturn. Sosteniendo una botella de whisky de fuego adquirida con el poco dinero que le quedaba, Trevor trataba de olvidarse de todo. Pasaba desapercibido oculto entre una pared y unas cajas llenas de productos olvidados, aprovechando que nadie en ese lugar notaría a una escoria como él. Ebrio como estaba, no reparó en la figura silenciosa que lo acechaba desde la sombras.

Fue imposible que pudiera hacer algo.

A pesar de la ebriedad, advirtió el momento exacto en que algo parecido a neblina negra formó una especie de tira que se enroscó alrededor de su cuerpo. No pudo gritar. No pudo actuar. Trevor Warren murió con una expresión de lividez en el rostro, como si hubiera experimentado un ataque directo a su psique.

La figura silenciosa se acercó a él, hincándose a su lado para ver el cadáver más de cerca. Sopló sobre la cara de Trevor. Un humo de color azul salió, y la figura silenciosa lo aspiró.

Una risa ronca la interrumpió. La figura silenciosa se dio la vuelta para enfrentarse al recién llegado. En la penumbra del Callejón Knockturn, sólo pudo ver dos ojos de color amarillo.

—No creí que llegaría el día en que te vería conformándote con los restos se burló—. Haz caído muy bajo.

La figura silenciosa miró con escepticismo a los ojos amarillos.

—Parece que me conoces.

—Han pasado décadas desde la última vez que nos vimos, ¿ya no recuerdas a un viejo conocido?

Pitch salió de la oscuridad. Era un hombre alto de piel de aspecto enfermo, con el cabello negro y una blanca sonrisa. La figura silenciosa parecía sorprendida.

—Así que los rumores son ciertos —fue lo que dijo—. ¿Y qué es lo que quieres de mí? Ya me has visto ahora. No tengo el poder de antes.

—Sólo has tenido una racha de mala suerte, eso es todo, y yo vengo a cambiar eso ofreciéndote un trato.

—¿Qué clase de trato?

—Encontré algo interesante al revisar tus antecedentes, lo que pasó hace unos cuantos años con cierta chiquilla, y puede que mi oferta te interese. Después de todo…

Pitch movió su mano. Arena negra salida de su mano formó una figura diminuta que le recordó a ella cierto suceso en su pasado.

—… puedo ayudarte a obtener lo que más quieres.

La figura silenciosa deslizó un brazo pálido de debajo de la capa que llevaba. Era un brazo lleno de manchas y avejentado. Estrechó su mano con la de Pitch, deshaciendo la figura de arena negra que entre sus dedos.

—Tenemos un trato —dijo —. Necesitaré un poco de… ayuda. Como te dije, no tengo la fuerza de antaño. Una centena será suficiente para obtener la fuerza necesaria para el siguiente paso.

—Dalo por hecho —sonrió Pitch.


¿Qué tal? Este segundo año será interesante. El año anterior estuvo concentrado en Jackson y sus sueños, así que este año, todo irá relacionado con otro personaje de The Big Four. Por supuesto, eso no deja de lado a los demás personajes.

Nos leemos luego.

Abel Ciffer.