Hola a todos, debido a que hay pocos Fics de Pompous Pep + MPREG y aún menos en español, esta es mi contribución. Primero, aclaremos unas cosas:

1, Línea temporal: La temporalidad en DP puede ser confusa y debo dar el crédito de la que usaré a la gran Myaibou y su fic Ghost in the Closet (un genial DxS si saben inglés deberían leerlo XD). Como sabemos, Danny tenía 14 cuando obtuvo sus poderes, supondremos que recién cumplía años –agosto– y que estaba iniciando el curso escolar. De septiembre a diciembre, tendremos todos los episodios de Mystery Meat a The Fright Before Christmas. En enero ocurriría Secret Weapons, continuando con la temporada a lo largo del semestre, hasta mayo-junio donde ubicaría Masters of All Time. Aparecen dos vacaciones de verano (Reality Trip y The Wild Claw) así que para Phantom Planet, Danny ya tendría 16 años y las clases apenas iban iniciando.

2, Advertencias: La pareja será Pompous Pep, es decir Vlad/Danny, iremos lento pues llevará mucho transformarles de archienemigos a amantes. Poco a poco iré justificando cómo la biología fantasma funciona para explicar el Mpreg, cosa que no veremos sino hasta muy avanzada la historia.

3, Será largo. Tengo muchas cosas en mente para esta historia aunque aún no decido si pondré todas, por el momento tengo considerado tres fragmentos. Si no has decido huir a estas alturas… espero que disfrutes este viaje que comenzará durante Phantom Planet (de hecho los primeros 3 capítulos serán el episodio) pero NO se revelará la identidad de Danny al mundo.

4, Disclaimer: Todos los personajes de Danny Phantom son propiedad de Butch Hartman.


.-.

"TAN SOLO FRAGMENTOS"

.-.


INTRODUCCIÓN.


.-.-.

Capítulo 1: Héroe caído.

.-.-.

Nunca había querido meditar mucho en cómo se sentía respecto al programa de clonación de Vlad, después de destruir el laboratorio Danny encontró más sencillo simplemente no pensar más en ello. Sin embargo, ver de nuevo a la pequeña clon despertó en él una necesidad de proteger que era incluso mayor de lo que sentía hacia Sam o incluso hacia Jazz. Aunque el muchacho no tomó conciencia de eso sino hasta que estuvo a punto de perderla, hasta que vio a Danielle casi derretirse en ectoplasma. En consecuencia, se sintió decepcionado de sí mismo por no hacer un buen trabajo en cuidarla y fuera o no fuera cierto, sentía que era culpa suya.

De primeras, nadie notó algún cambio en él. Quizás porque luego de dos años guardando un secreto tan grande, Danny se había convertido en un experto mentiroso, aunque en realidad fue de mucha ayuda que ese año Jazz haya iniciado la universidad y por lo tanto ya no había nadie que psicoanalizara cada uno de sus gestos. Gracias a una bien planeada coincidencia, en ese mismo tiempo aparecieron los Masters Blasters y tras cada pelea, Danny se daba cuenta de que no era tan fuerte como presumía ser. Se sentía vencido. Sam y Tucker, como los geniales amigos que siempre han sido, trataron de animarle con pequeñas acciones sin mencionar abiertamente lo preocupados que estaban; se los agradecía mucho pero él había llegado a su límite. Todo este tumulto de emociones hizo tomar decisiones apresuradas sin meditar en las consecuencias, o al menos no de forma adecuada. Ese día Jazz estaba en casa por el fin de semana y sus padres estaban contando lo que ocurrió en el desfile de los Masters Blasters, mientras tanto la mente de Danny estaba divagando sin prestar atención hasta que escuchó a Sam mencionar sus poderes. Sus inútiles poderes.

"Podrías dejar de hablar de mi poderes, por favor. No me han causado más que problemas últimamente…" dijo Danny con enfado a la joven gótica cuyos ojos violetas parpadearon con sorpresa. Continuó con un toque de tristeza en su voz, "pienso que estaríamos mejor sin ellos."

Sus tres aliados intercambiaron una mirada de preocupación pero ninguno dijo nada por la presencia de los padres Fenton en el lugar. Danny posó sus ojos azules en el portal a medio desmantelar, la máquina que le dio su energía espectral, algo que después de dos años era tan parte de sí que no recordaba bien lo que se sentía no tenerlos. Estaba tan acostumbrado al pequeño punto frio en su pecho, a sus sentidos agudizados, a su fuerza aumentada, pero… ¿De que servía todo eso? Si había mejores y más eficaces caza fantasmas, él ya no era necesario. Entonces porqué seguía teniendo esas habilidades.

"Esta cosa me dio poderes…" Danny meditó, ahora que al fin estaban solos en el laboratorio. "Qué tal si…"

"¿Danny, en qué estás pensando?" interrumpió Jazz, había reclamo en su voz. Como si estuviese hablando blasfemias o algo, Sam y Tucker no dijeron nada pero ellos eran sus amigos por algo, Danny podía leer que sabían lo que pretendía hacer, así que decidió hacerles ver.

"Nombren una razón para mantener mis poderes." Dijo retador y ellos no pudieron encontrar ninguna. Al menos ninguna que desde el punto de Danny fuera válida. El arresto de sus padres fue una buena distracción, Jazz y los demás estaban tan aturdidos que no pudieron detener a Danny en programar el portal. Sería la tercera vez que estaría entrando en el portal, gracias a aquel evento con Dessire sabía en qué estado estaba el portal cuando le dio sus poderes así que lo único que tenía que hacer era colocar los indicadores de la misma forma. Si entrando humano salía como fantasma entonces tenía que hacerlo al contrario.

"Eres un héroe Danny." Sam gritó en un último intento por detenerle.

No, él no era ningún héroe, Danny era tan solo un chico raro con poderes extraños. Basta de eso, basta de no encajar con los humanos ni con fantasmas. Basta de llevar tantas responsabilidades en sus hombros. Sin más dio un par de pasos hacia el portal. Esta vez no era un accidente. Sabía que el portal podría matarle, así que como un último adiós miró hacia sus amigos y hermana.

"Perdóneme, chicos" murmuró y con decisión presionó el botón.

Ya esperaba el ruido de la electricidad y el dolor que conllevaba recibir miles de voltios de ecto-energia atravesar su cuerpo. Lo que no esperaba fue esa la sensación de ser desgarrado desde el interior, como si algo le fuera arrancado y tan pronto como comenzó se acabó. Danny dio un par de pasos temblorosos fuera del humeante portal, su cuerpo se sentía pesado, su visión era borrosa, los sonidos eran opacos y… tenía un doloroso vacío en el corazón. Vagamente escuchó a Sam hablándole, preguntándole como estaba, como se sentía. Y solo había una palabra para describir sus sentimientos en ese momento.

"Humano."

Y con eso, dejó que la inconsciencia le envolviera.

.-.-.

Valerie se sentía confundida con su reciente descubrimiento, no entendía cómo era posible que alguien fuera humano y al mismo tiempo fuera fantasma. Era impensable, sin embargo ella conocía a dos híbridos. Recordó que cuando realizó investigación sobre ecto-biología ella descubrió varias locas teorías de los expertos en fantasmas. Una las teorías más extrañas, decía que así como existen los seres de carbono existen los seres de ectoplasma, los cuales cuentan con su propia secuencia de genes y su propias características que les definían. ¿Se relacionaba eso con la existencia de los híbridos? ¿Era acaso como cruzar un caballo y un burro? ¿Eran los híbridos la cruza genética entre un humano y un fantasma?

"Si se destruye la mitad fantasma, la mitad humana se destruirá también."

"¿…realmente tomarías parte en destruir a un humano?"

¿Qué tal si ella ya había colaborado en la destrucción de algún otro hibrido? De algún otro humano. Sentía miedo de esa posibilidad y comenzó a preguntarse si Danny Phantom era un hibrido también. Es decir, su supuesto parentesco con la chica fantasma debía ser por algo. Tal vez era algo de familia. Valerie necesitaba asegurarse de que Phantom fuera solo un fantasma pues de lo contrario tendría que olvidarse de su objetivo de destruirle. También se pensó qué pasaría si era alguien que conocía. Valerie sabía que sólo había una forma de averiguarlo: necesitaba encararle. Claro que entonces Phantom dejó de aparecer.

Era frustrante, casi un mes había pasado desde el ultimo avistamiento de Phantom (ella no era la que contaba, los periodistas llevaban la cuenta). Mientras volaba de vuelta a casa después de otra búsqueda inútil, su escáner vibró haciéndole saber que un fantasma estaba cerca. Cualquiera fuera el caso ella era una caza fantasma, era su trabajo ir a investigar; miró el dispositivo y este le guio hasta un callejón cerca del mercado, extrañamente los Masters Blasters aún no aparecían. Aterrizó y examinó el lugar sin encontrar nada, sin embargo su escáner continuaba señalando una presencia espectral justo donde estaba parada.

"¿Valerie?" una vocecita le hizo girar la mirada hacia el contenedor de basura, sus ojos se abrieron con sorpresa al ver a una niña de cabello negro revuelto y ojos azules celestes.

"¿Dani Phantom, que haces en Amity?" preguntó Valerie, de nuevo corroboró que los Masters Blasters no estén cerca. "Vlad sigue tras de ti ¿no? Es peligroso venir aquí."

"Sí, es que quería encontrar a Danny," se explicó la pequeña híbrida, entonces se escuchó el muy audible gruñido del estómago de la niña, quien se sonrojó avergonzada.

"Mejor vayamos a un lugar seguro." dijo la caza fantasmas.

Es así como acabó llevándola a su departamento, aprovechando que su padre no estaría ese día. Había muchas preguntas en su mente y no pensaba desaprovechar esta oportunidad para interrogar a los primos Phantom. Curiosamente todo el camino Valerie podía escuchar el gruñido del estómago de la niña. Es verdad, se recordó, también es humana y vive en las calles, debe tener hambre. Algo en el corazón de Valerie se derritió y en cuanto llegó ofreció algo de comer a la mitad fantasma. Vaya que tenía un apetito voraz, Valerie no estaba familiarizada con niños pero esta chiquilla de unos 11 años comía como si no lo hubiera hecho en días. Ese pensamiento le enfado ¿Dónde estaba Phantom y por qué no estaba cuidando de la niña?

"Gracias," dijo la híbrida mientras comía. "Con los Masters Blasters rondando no puedo usar mis poderes porque me detectaría su escáner. Así que no he podido conseguir comida."

"No es nada." Valerie dejó pasar de momento la insinuación de que la niña usaba sus poderes para robar comida. "Dani ¿Por qué no acudiste a Phantom en primer lugar?"

"Él ni siquiera sabe que estoy aquí." Danielle comenzó su explicación. "El portal Fenton está destruido y el único otro es el de Vlad. Use un portal natural para venir aquí para escapar de alguien que me seguía pero se cerró, no puedo volver. Además, no quiero molestar a Danny. Es algo complicado."

"De acuerdo, pero eventualmente tendrás que explicarme más." Valerie trató de una forma más directa. "No tienes que contestar esto pero ¿acaso Phantom es como tú y Vlad?

"¿Qué?" Dani se vio extremadamente sorprendida y cuando pudo recurarse soltó carcajadas fingidas. "Oh Valerie, ¿De dónde se sacaste esa idea tan tonta?"

La niña reía con nerviosismo, sus ojos azules se desviaron por la habitación. Valeria rio internamente, sólo con sus gesto Dani confirmó sus sospechas. Danny Phantom era un hibrido, entonces… ¿Cuál era su identidad humana? Tal vez con las palabras adecuadas pueda sacarle esa información a Danielle. Debía jugar muy bien sus cartas.

"¿Que harás ahora?" preguntó Valerie con genuina curiosidad.

"Necesito encontrar un portal natural para regresar a la zona fantasma." Respondió Dani, interrumpiendo su comida para mirar al suelo con tristeza. "No puedo ir con Danny. De cualquier forma, justo como están las cosas ahora no creo que pueda ayudarme. No puedo quedarme más tiempo en el mundo humano, no puedo conseguir comida sin exponerme a que me descubra Vlad. Como fantasma eso no es necesario, por eso debo regresar lo más pronto posible."

"No sé qué habrá pasado con Phantom…" Valerie dijo con tono consolador, esta niña era como libro abierto, podía ver lo mucho que la desaparición de su primo le afectaba. "Dani, quiero que sepas que mi casa está abierta para ti cuando lo necesites. En fin, ¿Quieres darte un baño? Puedo prestarte ropa… te quedaran grandes pero será algo… si quieres también puedes dormir en mi habitación."

Antes de que pueda añadir algo más Valerie sintió a la niña saltar y darle un gran abrazo de agradecimiento, el rostro de la niña pareció iluminarse con la oferta. Pasaron juntas el resto del día, Danielle aprendió a usar la lavadora y se vio muy fascinada en la cocina sobre todo cuando hicieron unos panqueques. Conforme más convivía con ella, Valerie incluso parecía olvidarse de que esta chica también era mitad fantasma, le recordaba a una niña pequeña, su inocencia y la forma tan abierta de expresar sus emociones eran incluso tiernas, como si emocionalmente no tuviera más de tres años.

"¿Por curiosidad, tu nombre cambia cuando eres humana?" preguntó Valerie mientras ambas disfrutaban de un té helado, "Es decir, Vlad es Masters y Plasmius, ¿Qué hay de ti?"

"No, yo soy diferente a los otros halfas." Su mirada se entristeció. "No tengo identidad como humana."

"¿Halfas?" no pudo evitar preguntar.

"Así es como nos dicen los fantasmas. Una mala abreviación de mitad fantasma mitad humano, half-a. Ya que ni Danny ni Vlad se han quejado al respecto, el término permanece." Explicó y fue así cómo sin quererlo, Danielle aseguró que su primo era también un hibrido humano-fantasma. Era suficiente información por ahora, por lo que Valerie decidió no indagar más por el momento. Resultó curioso que Dani se refería a Vlad siempre por su nombre, evitando especificar el apellido porque a fin de cuentas eran uno solo… entonces cuando ella decía Danny tenía que ser por la misma razón.

Phantom era humano. Una alarma sonó en su cabeza.

Su nombre era Danny. Otra alarma.

El que Danielle lo estuviera buscando en Amity Park significaba que el muchacho fantasma residía en la cuidad cuando era humano. ¿Cuántos adolescentes en la cuidad compartían el nombre Danny? Ella conocía al menos a uno, pero Danny Fenton era totalmente lo contrario de lo que el odioso de Phantom era. No podía ser ese Danny. Ignorando las alarmas que sonaban en su mente tratando se señalarle lo obvio descartó la idea.

.-.-.

Lo que faltaba, pensó Vlad mientras se sobaba las sienes con irritación. Un gran asteroide se dirigía a la tierra y los países juntaban su tecnología para tratar de destruirlo o al menos desviarlo. Estaban muy desesperados e incluso uno de los directivos de la NASA se comunicó directamente con él para pedir la colaboración de DLAV Company al ser uno de los líderes en tecnología, pero él realmente no tenía humor para lidiar con esto, suficientes crisis enfrentaba con sus varios de sus planes para conquistar la Zona Fantasma que fueron retrasados gracias a cierto adolescente entrometido. No necesitaba que la amenaza del fin del mundo se sumara.

"Se tuvo primer avistamiento hace poco más de un mes, señor Masters." Dijo la persona cuyo nombre Vlad no se había tomado la molestia de aprender. "Todos los cálculos indican lo mismo… su trayectoria fue trazada una y otra vez por los expertos. Impactará con el planeta, dada la velocidad que lleva," el hombre continuo. "Calculamos que solo nos quedan doce días para el impacto. Se están haciendo los últimos preparativos solo entonces se informará a la población. Habrá histeria."

"Y será mayor si dejan pasar más tiempo," aprovechando que era una conversación telefónica Vlad se dio el lujo de rodar los ojos. "Confirmaré mi colaboración mañana."

Sin esperar más colgó el teléfono. No le gustaba que DLAV Company se involucrara porque sabía que los esfuerzos de los humanos estaban destinados a fracasar. Con lo pobre y obsoleta que era la tecnología de los humanos, incluso Skulker tenía mejores armas que las grandes potencias humanas. Eso en parte porque el ectoplasma es más poderoso que cualquier otro combustible conocido por el hombre. Y hablando del cazador, Vlad sintió su presencia en el momento en que este atravesó el portal, así que no se sorprendió de verle aparecer frente a él.

"Así que es cierto" el cazador obviamente había escuchado su conversación. "Dicen que es un asteroide que vino de Saturno, ¿Tiene algo que ver con tu proyecto que estalló?"

"Tal parece." respondió.

"La última vez que pasó algo similar la especie con mayor población de la tierra fue eliminada hasta la extinción." comentó Skulker sonando fastidiado.

"En ese caso es bueno no ser parte de esa especie." El otro bromeó un poco, Skulker arqueó una ceja no era la primera vez que Vlad se segregaba de los humanos, una característica que no compartía con el único otro halfa que existía, Vlad continuó. "Dejaré que los inútiles humanos traten y cuando fracasen entonces intervendré, tal vez pueda sacar provecho de la situación."

"A veces eres demasiado engreído, Plasmius" observó el fantasma ante lo cual Vlad frunció el ceño.

"Cambiando de tema, ¿pudiste hacer algo respecto a la situación de Daniel?" inquirió el millonario y Skulker dudó por un momento en cómo explicar la situación sin recibir la ira de Vlad.

"No hay mucho que pueda hacer por él, Plasmius." Dijo por fin. "Su núcleo está tan dormido que sólo un choque directo le hará reactivarse, sin mencionar que no puedo trabajar con tu trio de lacayos humanos pisándome los talones. Además el gusano ya no se acerca a las peleas, no he logrado tenerlo a solas." Al ver que el hibrido tan solo resopló con molestia, el cazador supuso que había pasado lo peor, Vlad lo estaba tomando mejor de lo que esperaba o tal vez realmente estaba trabajando en el asunto del asteroide, como fuera… tomó aire para armarse de valor y habló de nuevo. "Ya que estamos dando malas noticias, déjame decirte que tu hija escapó al mundo humano de nuevo."

"¿Qué?" los ojos azules se tornaron rojos y Skulker tuvo que esquivar el rayo de ectoplasma purpura que salió de ellos, el mitad fantasma estaba tan enfadado que incluso sus colmillos estaban extendidos pese estar en su forma humana. "Creí ordenarte que no le dejes salir de la Zona Fantasma."

"No soy niñera de nadie, Vlad" el cazador rió divertido por la reacción del halfa. "Si yo fuera tu dejaría de lado a ese par de mocosos y me concentraría en evitar ser aplastado por un asteroide."

"Oh créeme, ya estoy trabajando en un plan al respecto." El millonario dio un par de respiraciones profundas para calmarse y ocultar sus rasgos espectrales que habían salido a la luz gracias a su ira, miró a Skulker de forma amenazante. "Si sabes lo que te conviene, cazarás a esa niña y la tirarás de vuelta a la Zona Fantasma, porque si al debilitarse comienza a desestabilizarse de nuevo te convertiré en ectoplasma ¿entendido?"

"Ah bien," el cazador sabía que debía estar asustado pero luego de tantos años, no le temía tanto a Vlad porque pese a que ninguno de los dos lo aceptara, eran algo cercano a amigos. Suspiró y arriesgándose a otro ataque de ira preguntó: "¿Qué hay de Phantom?"

"Déjame a Daniel a mí."

El cazador no dijo más y volviéndose invisible atravesó el cuarto para ir en busca de su presa. Vlad sentía la ira seguir haciendo ebullición en su interior. Danielle era lo único que quedaba de su gran proyecto de clonación en su búsqueda de un hijo perfecto, una inversión no sólo monetaria sino de tiempo y esfuerzo; que aunque no resultó ser como esperaba pues se desestabilizaba con rapidez si pasaba mucho tiempo en el mundo humano, representaba un avance en sus experimentos que tal vez después de que haya librado el asunto del asteroide pueda retomar. Después de todo era su más grande sueño. Tener un hijo que sea como él. Un halfa.

.-.-.

Al principio su falta de poderes fue bienvenido, el problema que enfrentaba ahora Danny era que aun con el portal Fenton descompuesto, los fantasmas seguían llegando y atacaban Amity Park siempre cuando él podía verlos, como diciendo ¿Harás algo? Como si estuvieran burlándose, cosa que pronto se volvió tan fastidioso como lo era tener que mirar el mechón blanco en su cabello. Un recordatorio físico de lo que había perdido. A pesar de eso Danny trataba de ser optimista, recordándose que ahora cuando los ataques ocurrían, él y sus amigos terminaban entre la multitud que evacuaba y no entre lo que tenían que enfrentarse al peligro. Al fin estaban fuera de la línea de fuego. Que más daba si Vlad abusaba de los ciudadanos de Amity Park, los beneficios eran mayores. Al menos eso era de lo que se trataba de convencer hasta que Sam le reclamó.

"Cuando tenías tus poderes, sabía que estábamos protegidos del mal…"

Hasta cierto punto, Sam estaba en lo cierto cuando le llamó egoísta, pues no le importó qué consecuencias tendría la desaparición de Phantom en el pueblo, egoístamente sólo quería que su familia estuviera segura y no fallarles de nuevo. Pero parecía que al renunciar a sus poderes fue justo lo que hizo. Les falló.

"Me sorprende que después de todo puedas simplemente hacerte a un lado."

Las palabras de su amiga tocaron un nervio en él, daba gracias que ni Sam ni Tucker le buscaran al día siguiente por que no sabría cómo enfrentar sus miradas de decepción. Sí, ellos ya no se molestaban en ocultárselo. Al llegar a su casillero un poster de los Masters Blasters estaba pegado y sus sentimientos se transformaron en rabia, arrancando el poster lo hizo trizas, desean más que nada poder volverlos cenizas con ectoplasma. Escuchó el ruido de Lunch Lady, al girarse vio a la furiosa fantasma atacar a sus compañeros. Se sentía impotente pues aunque quiso dar un paso hacia la batalla su cuerpo simplemente no tenía la energía para eso. La fantasma le sujetó y le gruñó, como si esperara que él hiciera algo. Vaya, hasta sus enemigos estaban decepcionados de él.

"¿Quién crees que eres, Fenton?" Dash se mofó "¿Danny Phantom?"

La burla del bravucón le hirió más de lo que podría describir. No, él no era Danny Phantom, ese tan aclamado héroe que siempre ponía el bienestar de los demás antes que el propio. Ya no sentía que pueda dar la talla, aunque de forma milagrosa sus poderes volvieran, el ya no era el mismo. Al llegar después de clases escuchó a sus padres literalmente llorando la pérdida de su querido portal. Luego de la explosión sus padres dedicaron cada día a tratar de reconstruirlo pero ahora, un mes después habían declarado perdido su más grande invento. Subió a su habitación y se dejó caer en la cama, estando a solas dejó que el peso de sus errores le aplastara y se dio el lujo de soltar unas silenciosas lágrimas hasta que se quedó dormido. Despertó horas más tarde cuando escuchó unos golpes en la puerta de su habitación, al sentarse se topó con Jazz.

"¡Hola hermanito!" la muchacha pelirroja saludó alegremente. "Vine este fin de semana porque a partir de la otra semana tendré exámenes importantes."

"Que bien," Danny trató de reír con ella sin mucho éxito, Jazz entró y tomó asiento junto a él en la cama.

"¿Cómo la llevas?" la aspirante a psicóloga preguntó. "¿La vida de humano ordinario aún no te ha matado del aburrimiento?"

"Es un mal chiste, Jazz." Bufó negando con la cabeza. "Lo ordinario será aburrido pero es más segura."

"Ambos sabemos que ni tú crees eso," dijo ella, Danny odiaba no poder mentirle a Jazz, odiaba que ella fuera cada vez mejor para leerle.

"No necesito que me des psicoterapia." Se defendió mientras la rabia dentro de sí comenzaba a crecer. "Sam ya me reclamó lo suficiente por lo egoísta que fui, por lo decepcionada que esta de mí por dejar de jugar al superhéroe. Podrían dejar de echármelo en cara."

"Sé que te cuesta verlo ahora, Danny." Hablo Jazz con dulzura, "Eres especial y podrías…"

"Era, usa el tiempo pasado, por favor." Sus puños se cerraron tratando de retener sus emociones en control. "Ya no soy esa persona."

"Los poderes fantasma no eran lo que te convertían en héroe, Danny." Ella le sonrió. "Ahora levántate. Nosotros ya cenamos, ven y come algo."

Con eso su hermana salió de la habitación. Danny se levantó con pesar, aún no estaba convencido de que Jazz tuviera razón pero al menos intentaría dejar de lamentarse por sus errores, lo hecho estaba hecho. El portal fue destruido, nada le devolvería sus poderes. Lo mejor sería seguir adelante, tal vez comenzar a practicar el uso de la tecnología Fenton. Bajó a la sala y vio a su familia intentando ver la televisión: Jazz leía, su padre lloriqueaba y su madre le consolaba.

"Interrumpimos este programa para dar un anuncio urgente…"

Las lecciones que la vida enseña no siempre son placenteras. No, tachen eso… nunca es placentero recibir una lección de parte del destino. Muchas veces podía sentirse como si fuera el fin del mundo, como si una gran roca quiera aplastarte, sólo que en el caso de Danny eso era literal. La tierra tenía los días contados.

"Una semana… úsenla sabiamente."

.-.-.


Notas: Así arranca esta historia, espero que lo hayan disfrutado leyendo. Como dije, los primeros tres capítulos será básicamente canon, espero no les desespere (tanto). He escrito varios capítulos, así que habrá actualizaciones regulares, con forme los vaya editando.

Para los que leyeron "Milagros de Vida" esto ocurrió en los 6 años antes del nacimiento de David Phantom.

Wow! Me pareció interesante e inspirador que mientras revisaba este capítulo estuvieran pasando un especial sobre asteroides en la televisión. Según History Channel, si un cuerpo del tamaño de Des-asteroide se dirigiera a la tierra, podría no ser detectado sino a tan solo meses del impacto y alentaban la creación de un plan de contingencia. Sentí escalofríos con la coincidencia.

¿Comentarios?

.-.-.

EDIT: 29-11-15: Corregí algunos erros de ortografía entre otras cosillas XD.