¡Holaaaaaaa!

Penultimo capítuloooo, aiss que nervios y penita me da terminar esta aventura, pero bueno, ha sido un pacer poder compartirla con todos vosotros y espero que sean muchas aventruas más :D

En fiiin, disfrutad del cap, el siguiente ya es el ultimo que incluye el cap final, más un pequeño epilogo, espero poder subirlo antes de el lunes.

Disclaimer: Ni los personajes que le pertenecen a la maravillosa J.K Rowling ni la trama de esta fantástica historia que le pertenece a Colubrina (encontrareis el enlace a la historia original en historias favoritas, en mi perfil), son de mi propiedad, yo sólo traduzco la historia para que pueda llegar a más gente.


.- Una historia de Colubrina -.


Capítulo 47 - Sic Transit Gloria Mundi

Draco abrió la puerta y echó un vistazo alrededor de la pequeña casa de campo. Neville se la había recomendado. "Lo suficientemente cerca del pueblo para llegar caminando en un paseo," había dicho "pero lo suficientemente lejos como para que nadie os moleste." Draco había notado que Neville no había mencionado que la construcción también estaba en el punto más alejado que habían encontrado de la nueva casa de George.

Dulce Neville Longbottom, pensó mientras entraba en la sala principal. El hecho de que él y Hermione estuvieran dejando de lado la vida pública no significaba que se hubieran convertido en lo bastante estúpidos como para no darse cuenta de que estaban siendo manipulados con guantes de seda por el grupo de Neville. Deberías tener miedo, pensó Draco, porque si alguien vuelve a herirla haré lo que hicimos con Shacklebolt.

La casa, sin embargo, era tan perfecta como se podría haber esperado. Parecía salida de un cuento de hadas con los marcos de las puertas curvadas, las ventanas con docenas de cristales y un suelo de madera desgastada. Unos rosales trepaban por las paredes exteriores, llenando con su aroma la sala principal. Pasó una mano sobre una sólida mesa que estaba asentada en el centro de esa estancia.

- Podemos hacer que la retiren, por supuesto. – dijo la agente inmobiliaria con cierto nerviosismo – La dejaron los últimos propietarios, pero nosotros podemos…

- No, - dijo Draco calmadamente – es perfecta.

Era la antítesis de su primer sofisticado apartamento e incluso daba un fuerte contraste con el piso actual. Se volvió hacia la bruja que estaba detrás de él en la puerta.

- Haz que la limpien, por supuesto, y di a los propietarios que reuniremos el precio de venta que piden más un diez por ciento. También quiero que seamos capaces de comprar gran parte del terreno que nos rodea. Consíguelo todo y envía la factura a mi oficina. – hizo una pausa – Deja la mesa.

La bruja parpadeó varias veces y luego comenzó a balbucear un agradecimiento al tiempo que le decía que no lo defraudaría. Draco compuso una mueca de irritación; la chica sonaba como un maldito elfo doméstico.

Se hizo una nota mental para pedirle a su madre que encontrara un elfo doméstico para la casa de campo. No quería que Hermione se encargara de la limpieza, no en su condición. También quería encontrar algún tipo de niñera que pudiera vivir en el pueblo. Tendría que ser alguien dispuesto a someterse a la Legeremancia, por supuesto. No dejaría que nadie se acercara a Hermione hasta que hubiera buscado hasta en el último rincón de su mente por cualquier tipo de mala intención.

Haría que todo estuviera correcto.


Eustacia entregó al bebé, envuelto en una apretada manta muggle de poliéster, a sus nuevos padres.

- Es tan hermosa. – dijo en una arrullo la bruja observando a la dormida niña – Es absolutamente perfecta.

- ¿Usted entiende el arreglo? – dijo Eustacia y el nuevo padre desvió la mirada de la niña a la matriarca sangre pura.

- Sí, lo hacemos. – dijo él – Nunca le faltará de nada y nunca nadie sabrá nada. Es nuestra niña ahora. Nuestra mágica, sangre pura y perfecta niña.


La mujer muggle entró en la habitación y comenzó a gritar. La pesadilla de todos los padres se había hecho realidad y su bebé no se movía. No respiraba.

Muerte súbita. Trágico, decía la gente. No era culpa de nadie. Sólo una de esas cosas horribles que podía suceder.


Blaise y Luna estaban tendidos en la parcela de césped que él había incluido en el invernadero de su esposa. El arquitecto del paisaje le había preguntado por qué y había enrojecido hasta las raíces del pelo cuando Blaise le había comentado que los adoquines eran incómodos para tumbarse cuando se follaba.

"Césped suave, entonces." fue todo lo que el hombre había dicho.

Ahora Luna yacía en él, con su pelo derramándose sobre la suave hierba y reflejando la luz de la luna llena, que entraba por el techo. Blaise había encantado todas las naranjas con un brillante resplandor y colgado un sinfín de pequeñas lunas plateadas iluminando la casa de cristal.

- Amo este lugar. – dijo Luna – Simplemente es la perfección absoluta.

- Haría cualquier cosa por ti. – dijo Blaise, apoyándose en un codo para mirar el saciado rostro de su esposa – Un pequeño proyecto de jardinería es algo trivial.

Ella levantó una mano para acariciar sus pómulos.

- ¿Has descubierto las Líneas Ley que estabas buscando? – preguntó Luna.

- Eso creo. – admitió él – Hay un concreto circulo de viejos robles cerca del pueblo de Neville, asentado justo donde dos de las líneas se cruzan.

- Oooh. – Luna parecía intrigada – Vamos a tener que ir a visitarlo.

- ¿Sientes la necesidad de sanar? – preguntó Blaise y ella rio, el sonido como de unas campanillas rebotó en el de por sí mágico espacio – Bueno, - dijo cuándo el sonido se apagó – eso es lo que parece hacer el círculo. Parece conceder a la gente una sensación de paz. O de calma. Es una especie de lugar donde las aguas son inmóviles y el aire se asienta.

Luna se sentó.

- Entonces es absolutamente necesario ir. Es fascinante. – invocó una naranja y comenzó a pelar la plateada piel. Mientras cada trozo de piel era despojado de la fruta iba perdiendo su magia y se desvanecía el brillo hasta quedar de nuevo un opaco naranja, de un gris oscuro por la noche. Separó un gajo de la naranja, poniéndolo entre los labios de Blaise. Él no dejó de observarla mientras masticaba y tragaba. – Es bueno, creo, que Hermione se mude allí arriba. – dijo finalmente – La ha roto.

- ¿Qué? – preguntó Blaise, alzando la mano para coger otro gajo. Luna alejó su mano y se puso la pieza de color naranja entre los dientes, inclinándose hacia él para pasárselo. Él tomó lo que le ofrecía con una risa gutural - ¿Alguna vez he mencionado cuanto te adoro?

- Una o dos veces. – dijo ella.

- El poder hace eso. – dijo Blaise, mientras Luna metía algunos trozos de naranja en su propia boca.

- ¿Te hace adorarme? – preguntó Luna.

Blaise soltó una carcajada.

- No, mi luna. Te rompe. Mira a Draco y Hermione. Fueron en pos del poder y lo consiguieron, pero, ¿a qué precio? Perdieron su bebé, estuvieron a punto de perder sus mentes. – sacudió la cabeza – Necesitan esos árboles, necesitan un respiro.

- ¿Theo y Daphne? – preguntó Luna, conjurando otra naranja y comenzando a pelarla.

- ¿Ambos atrapados en un matrimonio de conveniencia? – preguntó Blaise irónicamente – Theo negará una parte básica de su ser para ejercer el poder. Eso suena como un importante precio para mí. – se sentó y comenzó a recoger los trozos de cáscara que Luna había dejado en la hierba, organizándolos en un círculo – Por supuesto, no creo que él se oponga exactamente.

- Hace que sea aún más caro. – dijo Luna.

Blaise suspiró.

- ¿Cuál es mi precio? Me pregunto. ¿Qué precio he de pagar?

Luna tomó sus dedos entre los de ella.

- Nunca quisiste poder. – dijo calmadamente – Querías un mundo a salvo de los muggles. Querías ser capaz de vivir sin miedo. Para ti nunca fue más que un medio para alcanzar un fin. – se inclinó hacia adelante, dándole un beso – Es por eso que tenemos preciosos naranjos en lugar de robles.

- No somos lo que yo llamaría buena gente. – dijo Blaise, pensando en el cuerpo de Shacklebolt yaciendo en pedazos sobre su alfombra blanca.

- Nadie es bueno. – dijo Luna.

- ¿Neville? – preguntó Blaise.

- Cooptó por el Wizengamot. – dijo ella – Todos vendemos piezas de nuestra alma.


Hermione se paró al llegar al estrado en el parque.

Marcus le había puesto mucha seguridad. Contra ataques reales y literales y había necesitado tomar una poción anti-convulsión cuando el estrés se había vuelto demasiado inaguantable.

- ¿Quieres hacerlo al aire libre? – exclamó él - ¿Cómo se supone que te mantendremos a salvo?

La sonrisa de Hermione se estrechó, pero dijo:

- Necesitamos que todos lo vean. Tiene que ser una coronación por el pueblo, no por los poderosos.

- Vas a conseguir matarme. – espetó él – Y me refiero a esto. Si alguien te mira mal, Draco utilizará mis intestinos para saltar a la cuerda.

- Puede ser un poco sobreprotector. – aceptó Hermione y Marcus se llevó las manos a la cabeza, estirando del pelo.

Las barreras de seguridad y varios hechizos protectores más hacían que casi todo el parque resplandeciera. Incluso los muggles que paseaban cerca, viendo sólo lo que parecía ser una boda al aire libre organizada por un grupo de hippies, se frotaban los brazos.

- Parece como si fuera a haber tormenta. – dijo una mujer mientras miraba alrededor – Siento electricidad en el aire.

Æthel estaba de pie con una manada de niños del orfanato. Todos los niños con la edad suficiente para confiar que siguieran las instrucciones tenían una corona de flores en las manos, cada una de las cuales se había trenzado con la maleza de los bordes del camino. Estaban rodeados por un grupo de los Caballeros de la Dama. Más Caballeros habían sido dispersados entre la multitud y alineados al lado y detrás del estrado.

- ¿Estamos listos? – preguntó Theo. Draco asintió y, con una nítida señal, Theo movió a Æthel hacia adelante. Brujas y magos aplaudieron y vitorearon cuando cada uno de los niños subió a la tarima y tendió su corona en la cabeza de Hermione.

Cada corona de flores brillaba, se retorcía y se adhería a una creciente corona de plata que iba adquiriendo su forma.

Transformaciones, pensó Draco observando la procesión. Aun cuando el público estaba lleno de magos seguían encantándose por el sencillo simbolismo de unas flores convirtiéndose en corona. Y cuando se haya terminado el simple cambio de corona creada mágicamente por un hechizo limitado y que no se podía deshacer, ella sería la reina, gracias a la voluntad de las personas que la llamaban por su nombre.

- Me siento humildemente honrada. – dijo Hermione – Habéis depositado una gran confianza en mí, hemos devuelto nuestro mundo a los días de tradición, poder y magia. La magia es mayor que la burocracia. Nuestro mundo es un ser viviente de maravillas y fantasías y todos estamos bendecidos sin medida a vivir dentro su seguro abrazo. – extendió una mano para tocar la corona de su cabeza – Gracias.

- ¡Hermione! – gritaron las voces de la multitud - ¡Lady! ¡Reina!

Ella levantó la mano y Draco transfiguró en silencio el palo que se había escondido en el puño en un cetro ante el sonido de suspiros, aplausos y vítores.

- ¡Nuestra Reina! – exclamaba la gente - ¡Nuestra Reina! ¡Que sea gloriosa, hermosa y amada!

Lo era, pensó Draco, mirándola. Lo era.


Hermione se apoyó contra la pared cerca de la puerta de la celda de Harry. Él dejó el libro a un lado y la miró.

- Bonita corona. – dijo al fin - ¿Debo suponer que finalmente has conseguido el deseo de tu corazón y has sido nombrada gobernante absoluta?

Hermione se la quitó entregándosela a él. Harry la agarró y vio que, agotándose su poder, se desvaneció en un puñado de flores marchitas en sus manos.

- Sic transit gloria mundi. – dijo ella.

- En efecto. – contestó Harry.

- Finalmente el orfanato ha sido totalmente cerrado. – dijo Hermione – Cada niño ha sido adoptado. Todos ellos lacayos de Æthel, por supuesto. Su mesa redonda.

Harry la observó.

- ¿Cómo están tus propios lacayos? ¿Siguen crueles y sedientos de sangre?

- Felizmente casados, todos y cada uno. – dijo Hermione – Respetables miembros de la sociedad.

- ¿Y tú? – preguntó él - ¿Feliz? ¿Cruel? ¿Sedienta de sangre?

Ella lo miró durante un largo momento, estrechando los ojos antes de decir:

- Sabes, técnicamente no he matado a nadie. Draco lo ha hecho. Blaise también, estoy segura. Y Theo, sin lugar a dudas. Pero mis manos no hicieron ninguno de esos trabajos.

- Parece una línea muy fina. – dijo Harry.

- La gente afirma que tienes las manos limpias de la sangre de Voldemort porque murió por su propia maldición rebotada. También es una línea muy fina, pero ciertamente he oído que se aferran a eso como ejemplo de tu intachable virtud con bastante frecuencia.

Harry se puso en pie, dirigiéndose hacia ella.

- Has cerrado el orfanato. Has establecido tus trucos de pan y circo. Has agarrado todas las propiedades, devolviéndoselas a los ricos y, como consecuencia, todos ellos te han coronado. Apuesto que se sintió bien, ¿verdad? Al fin no eras la ayudante. Por fin eras la historia principal. Has ganado, Hermione. Y todo lo que tenías que hacer era convertirte en Voldemort para lograrlo. Buen trabajo. – aplaudió lentamente, con una sonrisa burlona en el rostro – Todos alaban a la Reina Hermione. La Dama Oscura. Vendedora de Sueños Corruptos. Envenenadora de Pozos. ¿Qué más, Hermione? – detuvo los aplausos y dio otro paso más hacia ella – Te llevaste a mi esposa. Te llevaste a mi hija. Perdiste al tuyo propio. ¿Qué sigue en tu agenda de dominación del mundo? Tal vez podrías…

Pero Hermione se abalanzó sobre él con la varita, agitada, presionando contra su cuello. Harry tomó aire a causa del punzante dolor, pero no retrocedió.

- No vuelvas a hablar de mi hijo. – siseó entre dientes – Nunca, jamás, me perdonaré que muriera. No vuelvas a hablarme de él. Te mataré Harry Potter. Cortaré en pedazos tu cuerpo y dejaré que te pudras en esta celda del sótano. – Hermione temblaba mientras sostenía la varita contra él, se sacudía tanto que apenas podía sostener la madera en su mano.

- ¿Eso es lo que quieres, Hermione? – Harry le siseó de vuelta - ¿Finalmente quieres convertirte en una asesina? Adelante, hazlo. Mátame ahora. Tal vez podrías usar mi muerte para crearte un pequeño Horrocrux. Sería divertido, ¿verdad?

Hermione alzó su otra mano hacia atrás para propinarle una bofetada, pero él la agarró de la muñeca y se quedaron mirando el uno al otro.


* Sic transit gloria mundi: "Así pasa la gloria del mundo".


No sabéis como he llegado a adorar a la Luna de esta historia, me encanta, sin más. Y, bueno, Harry tiene la lengua muy suelta últimamente, supongo que piensa que ya no tiene nada más que perder... ¿qué creeis que pasará con él? En el siguiente y ultimo capítulo lo sabremos ;)

Y después de esta historia, retomaré la traducción de The Serpent y cuando acabemos esa veremos que hacemos.

Respuesta a los reviews sin cuenta:

SALESIA: Holaaaaaaaaaaa princesaaa! Me alegra mucho volver a saludarte personalmente, es gratificante :D Siento mucho haberte preocupado este tiempo, cuando leí el comentario me sentí tan mal que dije que eso ya no podía seguir así y que aunque me costara la paciencia pues que tenía que volver a publicar, al menos para decirte que no me había muerto ni nada xDDD Pero enserio, escribir con el teclado roto es de lo peor, encima no hay "O" en español verdad... pero bueno, aquí estoy y esta historia está llegando a su fin y tengo que agradecerte haber estado aquí de principio a fin, en serio eres ENORME! No hay palabras suficientes para agradecértelo :D Y aunque se te borre el comentario o aunque se envíe antes, siempre, siempre estás ahí y esoooo, siempre lo tendré guardado en el corazón. Espero que disfrutes de lo poquito que queda de esta historia y de todas las que vendrán. No escribo mucho más porque llevo media hora para escribir esto... xD De corazón, espero que todo te vaya muy bien y que disfruteeees. Mil besotes y abrazotes con todo el calor del verano que esta empezando!

Chicadelasfrases: Holaaaaaa cieloooo! No te contesté el pedazo de correo porque como se me ha roto la tecla "O" del teclado se me hace súper estresante escribir durante un largo rato y no te quería enviar un correo de mi**, me cabrea mucho y no quería transmitírtelo jajajaj Y por lo que me cuentas en el comentario tu tabien has estado hasta arriba de trabajo últimamente, pero bueno ya empieza el veranito y eso me poneeeee a mil xD Y encima el otro día fui a la playa y estaba el agua de buenaaa... En fiiin, me algera muchisisisisisiismo que hayas disfrutado tanto con esta historia que tristemente está llegando a su culminación... pero buenooooo, ahora ha acabar The Serpent que sé que también lo echas de menos ;) Y después ya se verá... a ver si me ayudas a decidir un fic que traducir ;) Por ciertooooo, Australia... Buaaa... me encantaría visitarla, espero que disfrutes muchísimo y no sabes lo que me reí con la búsqueda de los padres de Hermione jajajajajaja Eres grandiosa xD No pierdas la esperanza, que por muy grande que sea Australia, seguro que los encuentras, sin lugar a dudas xD Mil besos cieloooo!