Disclaimer: Esta historia es completamente ficticia los nombres que aparecen en ella pertenecen a Kokoa Fujiwara

Algo Especial

En su habitación, tendida en el sofá con la mente en otro sitio se encuentra Ririchiyo. Mirando al techo de tan linda habitación se le pasaban los minutos e incluso horas, pensando y pensando en alguna idea de la cual podría usar.

El gran motivo de todo esto fue que hace unas semanas atrás se había enterado de que pronto seria el cumpleaños de su Perro/Novio/Sirviente.

Si bien en el anterior cumpleaños del joven, él le pidió un hijo, ahora era otro año, claro que lo del hijo se había acordado que iba a ser con el debido tiempo. Pero ahora tenia que pensar que darle en ese día.

-¿Ririchiyo-sama?

Ninguna respuesta por parte de la joven

-¿Ririchiyo-sama?- llamo de nuevo

Pero la joven Shirakin no reaccionaba, hasta que sintió algo que rosaba sus labios, ahí fue que reaccionó.

-¡¿Miketsukami-kun que haces?! -exaltada estaba por el repentino roce de sus labios con el mencionado

-Despertaba a la princesa de su letargo -contestaba este -usted no reaccionaba con mis llamados además que desde hace días que no sale de su cuarto

-Baka, me desconcentraste, estaba pensando en alguna idea

-¿Idea?, en que pensaba Ririchiyo-sama

La pequeña se sonrojo un poco

Su Perro/Novio/Sirviente ladeo su cabeza dándole una cálida mirada

-Yo... quiero... estaba... pensando en que regalarle a un amigo -mintió un poco

-Todo lo que usted le regale a esa persona seguro que lo tomará con gusto.

-No, el regalo debe de expresar lo mucho que quiero a esa persona.

Soushi sonrió -Créame Ririchiyo-sama lo que usted le regale a esa persona estará bien -agarro las manos de la pequeña y mirándola tiernamente continuo -además usted no necesita dar nada especial, ni ser alguien excepcional. Para mi usted es perfecta, así que con gusto recibiré cualquiera de sus regalos -termino y se acercó a ella para besarle la frente y salir de la habitación.

Ririchiyo algo sonrojada cerró los ojos y suspiro su perro/novio/sirviente había descubierto que ella pensaba en regalarle algo. Aunque luego sonrió ya que era verdad las palabras de su amado cualquier cosa que le regalara si era con amor la recibiría.

Fin

Drabble de medianoche, una simple idea de la cual hace mucho quería materializar.

También se que falta demasiado para el cumpleaños de Soushi, pero vamos esperar hasta diciembre es un poco tardío.