Relato sobre un Amor

Quedaron en tener una reunión con los de siempre. Eso implicaba a Haru, Rin, Sousuke, Nagisa, Rei, Momo, Nitori y Makoto.

Como la mayoría de veces, la reunión sería en la casa de Haru, aunque esta vez para variar el ambiente, cada uno llevó una película para deliberar cual de todas ellas verían esa noche. Esto significaba una cosa: Guerra. Porque siempre los indecisos como Rei o Nitori llevan a una discusión de no estar de acuerdo con el género de la película entre otras temáticas que a cada uno les parece no agradarle. Seguro que no solo Rei y Nitori son los que tengan problemas con que película ver, también Nagisa o alguien que haga de la noche un debate de "romance vs comedia" "terror vs drama" y así por largo rato.

La verdad, por fuera yo participaba de todo esto, estaba allí con ellos como siempre porque son los amigos que elegí y no me arrepiento, pero por dentro estaba desganado, cansado y sin ánimos. Claro que estaba presente en el grupo porque no soy descortés, no me gusta que me vean triste, no quiero que me pregunten que es lo que me pasa. Fui para despejarme ¿o a caso esto empeoraría la situación en la que me encuentro ?

En el camino, antes de llegar a lo de Haru, que por cierto no queda lejos de mi casa, me despedí con un cálido abrazo de Ran y Ren, siempre tan brillantes en cualquier día, como son los niños de esa edad. Me crucé con Rei y Nagisa que venían de la mano, parece como si fueran una pareja de casados de años pero no, apenas se cumplía un año y dos meses desde que empezaron a salir, y eso lo sé porque Nagisa siempre resalta detalles como esos. No me disgustaba, pero tampoco era algo que me importe demasiado, ellos estaban juntos y a mí me hacía feliz ver como progresaban en su relación. Ahora bien, no era momento de pensar en ellos, estaba en la nube y era por Haru. Hacía mucho que no lo veía, quería llegar primero para que tengamos una conversación digna de mejores amigos, sin embargo esto no era posible, él estaba descolgado del mundo y sabía ya muy bien la razón, no lo quería admitir, no lo quería dar por verdad, yo estaba sufriendo eso. Eso que se metió en mi camino, que no quería sonar tan explícito al decir quien pero estaba claro: "Rin..."

-Mako-chan! parece que estas en otro planeta... - dijo Nagisa con un tono preocupador y a la vez curioso.

-Lo siento Nagisa por preocuparte! Estoy bien! Es que...Haru...- contesté sin terminar intentando hacer una sonrisa como lo usual aunque esta vez no pude evitar suspirar.

-Makoto senpai...- se refirió Rei a Makoto en tono preocupante - No debes decaer, son cosas que tarde o temprano pasan... es cuestión de tiempo.

-Eso espero chicos.

Luego de eso, la conversación tomo otro rumbo, Nagisa hablaba de que mañana sus hermanas lo irían a visitar y que el buen humor se le chiflaría. Aunque para esto Makoto no estaba escuchando, estaba en una nube de pensamientos perdidos hasta que llegaron Momo y Nitori a mover mas el aura de tranquilidad en los chicos de Iwatobi.

-¡Esto estaba muy aburrido sin mi! - parloteó Momo un momento antes de encender la música .

-Oigan! Esto es una reunión de gente civilizada y tranquila, no una discoteca. - Los regaño Rei dandoles un golpe en la cabeza a los ruidosos de Momo y Nagisa.

-Dejalos Rei. A mí me da igual que hagan ruido. No hay nadie en casa - Dijo Haru desde la cocina elevando un poco mas la voz para que lo escucharan.

¿Desde cuando Haru es tan servicial con sus amigos? ¿Cuándo demonios fue que lo comencé a desconocer? ¿Era Rin que lo estaba cambiando? ¿O a caso el amor hace cosas como esas? Aghhh! Estúpidos pensamientos que no pueden dejarme en paz!

Antes de entrar a la cocina en donde se encontraba Haru preparando la cena, me detuve a mirar como mientras Haru cocinaba, Rin lo tomaba de la cintura dándole besos cariñosos en el cuello. Que desgaste... Ya no iba a poder platicar con Haru a solas.

No superaba el hecho de que se habían puesto a salir hace ya casi mas de 6 meses.

Tantos años que llevo junto a Haru, desde que era un niñito ya me encantaba. ¿Por qué no me dejó entrar en su corazón como lo dejó a él? ¿Qué tenía Rin que lo volvía loco a mi Haru? Si, era mi Haru! y ahora ya no podía hacer nada para tenerlo, era tarde. Miraba, sonreía, tragaba saliva y los saludaba como si no estuviera destruido por dentro de tan solo verlos.

Esto recién comenzaba, la noche que mi destino cambio para siempre, la noche que vi ese color.

Cuando me dirigí al living para sentarme y relajar mis tensiones un poco, me topé con algo inesperado, o algo que tal vez no le había prestado atención cuando llegue ; Era Sousuke.

Estaba recostado en el sillón mas grande durmiendo plácidamente. Lo único que me sacó de la nube fue mi inquietud. ¿Qué hacia Sousuke durmiendo como si nada ocurriera?

Todos ya sabíamos lo que pasó entre el y Rin. Eso que nos contó Haru a todos unos dias antes de que llegue la primavera. Sousuke le había confesado sus sentimientos unos pocos meses atrás y Rin lo rechazó porque estaba con Haru y no amaría a nadie mas.

¡QUE SE SUPONE QUE HACE! estaba durmiendo y cuando Rin lo fue a despertar para que se acerque a la mesa a cenar estaba tan ... TAN neutro! Como si nada pasara.

No pude negarlo, me llené de nuevas preguntas que hicieron esa noche mas complicada dentro mío. ¿el también estará aguantando sus emociones por estallar? ¿Fingía el "todo esta bien" como lo hacía yo? Pobre Sousuke... Cuando Rin se acercaba a él no había ningún cambio o ambiente raro, eran los buenos amigos inseparables que conozco desde no me falla la memoria. ¿Cómo se sobrevive después de un rechazo así? No podría, al menos yo no. Será que soy un cobarde que llego tarde al reparto del amor.

Jamas nos imaginamos que le confesaría sus sentimientos al pelirrojo que le encantaba tanto. Mucho menos que lo iba a hacer cuando ya estaba saliendo con Haru. ¿Qué fue lo planeado por Sousuke?

Charlas absurdas durante la cena, música alegre, jóvenes soñadores y una amistad inquebrantable a pensar de todo, eso nos define.

Ya comenzando el round de películas, que pasó eso que tenía que pasar, el conflicto de géneros, de no encontrar un acuerdo, de una batalla exhausta con diferentes posturas, Haru ya bastante fastidiado tomó una de las suyas y puso un documental de "50 diferentes platos de comida a los que se le puede agregar caballa"

No había pasado ni media hora y Nitori ya se había dormido en el regazo de Momo, en el sillón mas grande, entrando en un profundo sueño.

Estos fueron los primeros, luego se sumaron los otros haciendo esto una "cadena contagiosa" como Nagisa que al ver como ellos estaban de tiernos abrazados y dormidos le agarro un ataque de darle besos a Rei, hasta mantenerse en un largo beso que los llevo a sentir algo mas que ternura. Con timidez se dirigieron a otra parte de la casa sin hacer mucho ruido.

Haru estaba concentrado viendo su documental hasta que percibió como se cerraba la puerta de la cocina. Este se molestó enseguida y dijo en voz alta:

- Otra vez en la mesa de la cocina no puede ser...- pero no escuchó respuestas del pingüino y la mariposa.

Casi emanando fuego de su cuerpo, Haruka se cruzó de brazos muy molesto. A lo que Rin soltó una carcajada y lo tomó de la mano diciéndole en el oído que le encantaba cuando se enojaba. Lo besó largo rato hasta que cambio el disgusto de Haru por algo mas agradable.

-Makoto, Sousuke, debo dejarlos... - Esas fueron las últimas palabras de Rin, quien tomó a Haru entre sus brazos como si lo estuviera secuestrando y lo llevó a su habitación.

Nos encontrábamos sentados frente a frente, cada uno mirando en dirección al televisor, cómodo en el pequeño sillón, intenté seguir mirando el documental sin aburrirme y tuve que dejar de hacerlo porque algo me estaba pegando, era su mirada. Con disimulo lo miré y chocamos. Los ojos resplandecientes que no se podían ver con claridad en la oscuridad de la sala pero sí los sentía. La poca luz de la televisión reflejaba su silueta, se paró del asiento y se acercó un poco mas a mi para dirigirme unas palabras.

-Necesito hablarte. Hay algo que me incomoda ¿Tenemos bastante tiempo libre cierto?