Ya llegó la tukki de Guarenas y vais a temblar Bl

Que os quede clarito que a mis hijos no vais a tocar Bl

Holah(?)

A que no se esperaban esto:DD

Pues les explico: Este fic (Que obviamente tiene relación directa con Mocosas Metiches) sólo tendrá tres capítulos. El primer, pues hoy, duh. El segundo, que lo subiré el siguiente sábado. Y el tercero, que lo traeré el sábado 31 de octubre. Haloween pa' to' el mundo ;D (?)

Informo que no puedo subir aún la cuarta temporada de MM, primero tendría simbalaika que terminar su fic, así que vayan a reclamarle a ella e.e

A menos que me rueguen que la suba. Les recuerdo a los que NO leen el fic de simbalaika que al inicio de la cuarta temporada daré un resumen de lo que pasa en su fic; así mismo, les recuerdo a los que SÍ lo leen que si subo la siguiente temporada eso sería un mega spoiler de su fanfic, y yo no puedo hacerle eso a ella a menos que me lo permita u.u

Por cierto: FNAF no me pertenece, bla, bla, bla. Este fic es hecho sin fines de lucro, bla, bla, bla. Sólo los OC's y la trama me pertencen, más bla, bla, bla. Cosas innecesarias, bla, bla.

Sin más que añadir, bienvenidos a Freddy Fazbear's Pizza.

ADVERTENCIA: Marico, en serio, soy SofiLexa, qué esperas de mí? :'v


-¡Orden en la sala, por favor!

Todos se giraron para ver a la chica sobre el escenario, con gesto enojado y pose de indignación. Ya tenía varios minutos intentando mantener la calma y llamar la atención del público, tanto que ya la había hecho enojar. Sabiendo todos de su complejo de superioridad, sumado a su necesidad por ser el centro de atención del lugar y su exageradamente corta paciencia, prefirieron atender a su llamado antes que la joven guardia se enojara. No la querían molesta en un día como ese.

-Tenemos que comenzar a organizarlo todo si queremos que esto salga bien –Expresó una vez se vio con todas las miradas sobre ella.

-Esto es ridículo –Se quejó cierto oso gruñón con un bonito sonrojo permanente en sus mejillas.

-Gabriela, odio admitirlo, pero Toy Freddy tiene razón –La camarera, quien por trillonésima vez se había pasado por la raja la regla de que sólo podían entrar en el establecimiento los guardias de seguridad nocturnos en su respectivo horario, opinó no muy segura de lo que estaba pasando.

-¡Pero yo quiero casarme formalmente! –La pobre novia chilló desconsolada. Freddy a su lado rogó piedad, omitiendo su ateísmo para pedir al cielo porque eso sólo fuera una maldita pesadilla, y él despertara tras el escenario con Nozomi a su lado luego de cogérsela toda la madrugada.

-¿Para eso no necesitas casarte por civil? –Ese día, Carina simplemente había despertado con ganas de joderlos a todos. Y qué mejor opción que su ya de por sí afectada compañera. Sorprendiéndolos a todos, la peliblanca sacó de Scott sabrá dónde varios papeles que aseguraban su matrimonio con el oso Fazbear original, firmados por ambos.

-¡Yo no he firmado nada! –Freddy le arrebató de las manos los documentos, mirando anonadado como tenía incluso su firma. ¡Pero si él ni siquiera tenía una maldita firma!

-Soy una ninja yandere lanza-sillas kawaii desu ne ¿Recuerdas? –El castaño contuvo aire en sus inexistentes pulmones, sin poder salir de su, al parecer, eterno asombro.

-Vale, falsificaste los documentos del Registro Civil, me alegro por ti –Foxy aplaudió sarcásticamente, celebrando la acción de la albina- Esto no sólo es ridículo. Esto es patético, anormal, estúpido y antinatural. Además de que implica zoofilia, robotfilia, necrofilia y pedofilia.

-¿Y qué? Tú cometes todas esas anomalías diariamente y nadie te dice nada –Nadie se esperaba que fuera Bonnie quien le llevara la contraria. De los animatrónicos, eran pocos los que apoyaban organizar una boda para el par. Y es que, a él no le interesaba si se casaban, se divorciaban o se mataban entre ellos, él sólo quería una noche entera para molestar a Freddy. En su aniversario, se convertiría en una tradición y haría burla de él anualmente. No, lo que es más, se convertiría en un deporte. Harían juegos olímpicos y él ganaría la medalla de oro- Que se casen, que haya banquete y que dejen de prestar toda la puta atención en esta parejilla que está un poco muy mal balanceada.

-Balance mis huevos imaginarios, me quiero casar y no me lo van a impedir –Aseguró la novia.

-Bájale a tu delirio momentáneo de tachi –Nozomi no supo si sentirse triste o enojada por el comentario de Chica- ¿De qué te sirve casarte? ¿Hacer una fiesta innecesaria, con un montón de gastos que seguro costearán de la billetera de Axel?

-Tú no lo entiendes –El rostro afligido de la albina, más que hacerla sentir mal sólo la llevó a formar una mueca extraña y girar los ojos con fastidio- QUIERO casarme y no sé por qué les es tan difícil de aceptar. Quizá perdieron ya muchas costumbres humanas ¿Pero tienes idea de lo poquísimo que me importa lo que ustedes opinen? –Hizo con sus dedos en gesto de poca cantidad.

-Tienes razón, para nada lo entiendo –Terminó bufando desinteresadamente.

-Ya, que a nosotros tampoco nos importa lo que tú pienses –El conejito azul interrumpió su propio silencio- Si quieres hacer lo que quieras fuera de aquí, adelante, pero aquí dentro tú y tu grupito de amigas bestias nos obligarán a ayudar en la organización de esta mierda comercial humana, y yo me niego a hacerlo. Me opongo rotundamente.

-¿Cuál es el maldito problema con que se casen? –Luz puso las manos en su cintura con un mal intento de gesto de desagrado- Verga ¿Qué les cuesta ayudar a unas cuantas mamadas por Nozomi? ¿Qué cosas malas ha hecho? ¡Venga, que es la más normal de nosotras, tienen que recompensarla con algo! –Esto al menos los hizo pensar en un "Quizá", pero rápidamente regresaron a su posición contra la unión.

-¿Y por eso le debemos algo? –La rubia menor ni siquiera la miró, sólo se dedicó a asegurarse de que su escote mostrara sólo lo suficiente.

-Déjenlos en paz, que hagan lo que quieran –Mangle desde el techo habló. Bajó únicamente su cabeza, moviéndola con un gesto curioso de lado a lado, antes de robarle un beso a la mesera y bajarse totalmente a un lado de su novia- ¿En qué nos puede afectar que se casen? Hasta será divertido. Habrá comida y las guardias harán sus loqueras. Quizá hasta se embriagan y se dejan coger toda la noche, considérenlo –Toy Chica y Foxy inmediatamente llevaron una mano a sus barbillas, pensativos.

-Ni siquiera yo estoy seguro de esto... –Freddy murmuró por fin. Su novia sólo suspiró resignada. Quizá su delirio no sería posible, después de todo.

-¡Pedí orden y orden me van a dar, no joda! –Una vez más, la castaña obtuvo la total atención de los presentes. Respiró profundo para calmarse antes de continuar- Si Nozomi quiere una boda...

-¿No te parece más ridículo de lo que normalmente hacen? –De entre las sombras, la inconfundible voz del oso dorado se hizo presente. Gabriela se quitó un zapato y lo lanzó a quien le cayera. Para su desgracia y la fortuna de los demás, nadie se rompió un hueso o alguna parte metálica, si no que fue un pobre vaso en una de las mesas quien sufrió el impacto, rompiéndose en pedazos.

-SI NOZOMI QUIERE UNA BODA, LE VAMOS A DAR LA MEJOR MALDITA, MAL NACIDA, MAL PARIDA, MAL COGIDA, Y TODOS LOS MALES QUE SE LES OCURRAN, BODA. ¿POR QUÉ? –Suspiró agitando su cabeza para alejar los malos pensamientos- Porque es una persona increíble, y porque me soporta cuando ni yo misma lo hago. Y SI NO LES BASTA, ES PORQUE A MÍ SE ME PEGA EN PUTA GANA HACERLE UNA BODA. Y TODOS EN ESTA PUÑETERA PIZZERÍA VAN A AYUDAR –Intentando dar un final épico, con gracia y un poco de dramatismo, puso en pie en la mesa más cercana y cuando estuvo bien equilibrada pasó el otro pie, quedando parada en el centro del mesón- Ahora seré toda oídos. ¿En qué pretenden colaborar?

-En una puta mierda –Gabriela en un intento por saltar a ahorcar al conejo travesti, resbaló cayendo de la pobre mesa inocente. Un brazo increíblemente veloz pasó bruscamente por su cintura hasta sostenerse de su vientre atrapándola en el aire.

-¿Por qué sabía que caerías como una maldita retrasada? –Luego de que la regresara segura al suelo, la castaña sólo miró al zorro aún con nervios por la caída. Respiró varias veces hasta calmarse.

-Bueno, se acabó la guachafita en esta vaina, yo les voy a hablá' claro y raspao'. La cuestión es que vamos a empezar a planificar, y ustedes, grupo de chatarra con forma humanoide, se esperarán a que les expliquemos el asunto –Los muñecos se limitaron a comenzar a dispersarse por el lugar, mientras el resto de humanas se acercaban a ella.

-Chatarra con forma humanoide que te coge todas las noches y acaba de evitar que te partas la cabeza y algún otro hueso. Oh no, ni me agradezcas, fue un placer –Con su habitual tono sarcástico, Foxy fue el único que se defendió por la ofensa. Su novia sólo sacó su lengua moviéndola de forma obscena, hasta que el pirata suspiró y se alejó de ella negando con la cabeza.

-Tu relación con Foxy es extraña –Fue lo único que le dio para comentar a la pelinegra, en medio de su contrariedad y extrañeza.

-Da igual. Creo que debemos empezar por lo más difícil, y para mí sería el vestido –Gabriela tomó asiento, siendo imitada por sus amigas.

-¿Tienes idea de cuánto cuesta un vestido de novia? Que se ponga un vestido normal y ya –Ya que se había tomado la decisión de realizar la boda ¿Por qué no ayudarlas? Fue el pensamiento de Marceline.

-¿Tienes vestidos blancos? –Nozomi negó con desgano- No importa, tenemos planicie compartida así que uno mío te servirá –Aseguró Luz.

-Tú eres muy enana como para que un vestido tuyo le sirva a la Goliat que tenemos aquí presente –Se burló la castaña.

-Mi vestido será negro. Freddy, en cambio, irá de blanco –Todas miraron con gesto de absoluta sorpresa a la albina- Es mi maldita boda, si quiero mi vestido con estampados de Jack Frost lo tendré.

-Que así sea –Gabriela le dio la razón- Nozomi ya es exageradamente pálida. Vestida totalmente de blanco será un fantasma.

-Concuerdo. Yo pongo el vestido si mi mamá no me pilla y me cae a madrazos –Les siguió Carina.

-¿Y el traje de Freddy? –Marceline, ya con voz monótona, se preparó mentalmente para las aberraciones que se cometerían en una sola noche en aquella pizzería.

-No me miren a mí, Axel no tiene trajes blancos. –Se excusó la hermana del nombrado- Que vayan ambos de negro, entonces –La ojiámbar asintió un poco cabizbaja. La mesera suspiró, ni ella se creía lo que diría.

-Le robaré uno a Fazbear –Igualmente, lo tenía pensado desde que preguntó por el traje. Ya que robarían a todo ser existente para complacer a Nozomi ¿Por qué no participar?

-Perfecto. ¿La decoración? –Luz tenía en su mano una libreta, donde anotaba conforme conversaban los acuerdos a los que llegaban.

-Marcy y yo nos encargamos de eso –Carina, confiada de sus habilidades para los preparativos y su instinto para la selección de los colores perfectos, aceptó el reto.

-¿Comida?

-Yo, por supuesto –Todas miraron con los ojos entrecerrados a la castaña.

-Gaby, cariño mío, lo que cocinas sabe bien, pero tiene una apariencia tan asquerosa que omite esas ganas de comer que deberían dar –Nozomi intentó decirlo con tacto y amabilidad. Sí que lo intentó.

-Lo sé, lo sé, pero eso sólo pasa porque no sigo las recetas al pie de la letra. Esta vez prometo que lo haré –Sus amigas no cambiaron sus miradas de recelo- Además, estaré bajo la supervisión de Chica, Golden y Toy Chica. Ellos saben cocinar, qué más da –Fue cuando todas se sintieron seguras y sin ese presentimiento de que morirían intoxicadas- Ya, dejen de mirarme. ¿Qué hay del pastel?

-¡Yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo! –La pelimorada dio saltitos sobre su silla, emocionada- Totalmente yo.

-Ya que estamos haciendo de esta boda demasiado WTF y anti-tradicional ¿Por qué no dejan las comidas más complejas a Chica y nosotras hacemos comida latina? Carina y yo hacemos tacos y burritos, Marceline hace ceviche, ustedes hacen arepas, no lo sé, si van a arruinar mi boda arruínenla bien.

-Me gusta la idea, me gusta mucho –Admitió Gabriela- ¿Y la rumba? ¿Quién organiza la rumba?

-Como organizadora casi profesional, me veo en la necesidad de organizar totalmente la boda. Ceremonia y fiesta, yo me encargo –La ojiazul les guiñó un ojo.

-La música la pongo yo ¿Sisa? –Pidió la morena.

-Fuego –Las primas chocaron palmas y puños.

-¿Pero por qué ella? ¡Si ella es reggaetonera! –Se quejó la de ojos rojos.

-Por eso mismo. Eso es lo que hará graciosa y divertida la fiesta –Gabriela sin dudarlo le dio la razón a su prima.

-¿Y la bebida? ¡Yo me quiero emborrachar y bailar desnuda, wey! –Carina golpeó la mesa levantándose de golpe.

-Eso lo pongo yo –Sonrió la novia- Es lo mínimo que puedo hacer. Están organizando mi boda.

-Está bien, tenemos buena organización, sólo nos falta... –Luz revisó su lista una vez más- Padrinos y damas de honor.

-Sin damas de honor. No quiero escoger sólo una, ni quiero escogerlas a todas –Dijo Nozomi.

-Entonces elige a la madrina –La castaña se encogió de hombros- A mí no, yo prefiero quedarme en mi asiento y ver desde ahí como tú y Freddy se meten lengua.

-A mí tampoco. Yo seré la que se emborrache, no puedo ser la madrina –Carina estaba totalmente segura de que lo que decía tenía sentido.

-Me da igual, en realidad –Afirmó Marceline. Eso le dejó a Nozomi una última opción. Volteó hacia la morena, que la esperaba con ojos de cachorro, juntando sus manos en forma de rezo con sus labios rozando la punta de sus dedos.

-Vale, serás mi madrina, entonces –Luz pegó un grito de alegría y se movió tan bruscamente que sus lentes cayeron sobre la mesa.

-Cuando se te rompan, a ver quién te los paga –Su prima se levantó de la mesa caminando hasta el novio- Freddy, te amo, mi amor, no te cases con ella, cásate conmigo.

-¿Qué quieres? –Se cruzó de brazos, acostumbrado a ese tipo de frases espontáneas que ya ni se molestaba en hallarles sentido.

-Debes escoger un padrino –Toy Freddy, quien escuchaba la conversación, rio con sorna.

-Ni pienses en mí. Puedes ir olvidándote de tu primera opción –Golden, a su lado, rio de la misma forma.

-¿Y crees que tú serías su primera opción? –El oso de mejillas pintadas paró de reír y miró seriamente al oso dorado.

-Obviamente. Si no ¿Quién más? ¿Piensas que tú lo serías?

-No es que me importe, pero quizá –Comentó distraído, con un tono ligeramente presumido.

-¡Ja ¿Tú?! Ya, claro –Se burló una vez más entre risas irónicas y un poco forzadas.

-Quizás no, pero es seguro que soy una opción por mucho por encima de ti –Freddy sólo se limitó a ver como su versión gay y su versión travesti comenzaban una discusión exageradamente bizarra en la que se gritaban algo como "Me elegirá a mí", que sus oídos de oso gruñón, terco y vanidoso captaban como "Freddy me ama a mí" y eso no le agradaba ni un poco.

-¿En serio les importa tanto a quién prefiere Freddy? –Gabriela ni parpadeaba al tener tal espectáculo frente a ella. Los osos, dándose cuenta de lo que hacían, recuperaron la compostura de inmediato.

-¡Por supuesto que no es eso! Sólo que... –Toy Freddy carraspeó un poco sin saber qué responder.

-No es que me importe, pero lo odia más a él que a mí... –Se excusó Golden, dándose cuenta millonésimas de segundo después de la burrada que había dicho.

-¡Claro que no, yo soy más carismático, sería imposible que me odiara más a mí que a ti! –Se defendió inmediatamente.

-¡Pero si tú eres un maldito maricón! ¡Agh, decide ya, maldita sea! –Esta vez se dirigió al futuro marido de Nozomi, quien sólo los miró negando con la cabeza.

-Para ser sincero no sé a cuál de los dos desprecio más. No sé a quién repugno menos. Ambos son tan patéticos, tan lamentables, que prefiero no elegir a ninguno. –Finalizó para darse la vuelta, dejándolos ahí, con la palabra en la boca, intentando ganar una discusión en la que nadie tenía razón.

-Bueno, Nozomi, alguien tiene que elegir al padrino –Gabriela señaló al par de osos que sólo se quedaron boquiabiertos.

-Golden Freddy –La albina ni lo dudó un momento. Las palabras salieron de su boca sin siquiera pensarlas. El susodicho sonrió victorioso, escuchando los gruñidos del rival al que acababa de derrotar.

-¡Bien, igual no me importaba participar en este sucio evento! –Se retiró refunfuñando, en el fondo decepcionado.

-Vas a ver que tu maquillaje va a quedar divis, divis –Carina, sin prestar atención al resto del mundo, se dedicó a acariciar el corto cabello de la novia con ojos soñadores.

-Pero Cari, tú vas a estar ocupada aquí ordenando ¿Cómo piensas arreglar a Nozomi? –Marceline interrumpió sus delirios.

-Yo seré la que la arregle, Carina sólo la maquillará cuando vayamos a empezar la ceremonia –La pelimorada intervino sin prestar demasiada atención.

-Hablan de mí como si fuera el ramo de flores –Cargando. Analizando. Espere. Actualización completada- ¿Y el ramo?

-Iré al cementerio y te compraré unas bonitas –Gabriela la tomó de los cachetes, acercándola hasta que sus narices rozaran- Mi chiquita creció, qué bonita ¡Qué bonita! –La abrazó fuertemente apegándola contra sus pechos mientras la movía muy bruscamente de un lado a otro, con una pequeña lagrimilla de felicidad que intentaba escaparse de su ojo izquierdo.

-¿No es necesario que Freddy también tenga un anillo? –De nuevo, la mesera se encargó de arruinar las ilusiones de quien abrazaba a la novia.

-¿Qué parte de anti-tradicional no entiendes? –Ante el repentino paro en el movimiento brusco que hacía la castaña en ella, la cabeza de Nozomi rebotó entre los senos de su amiga hasta que pudo separarse, apartándola de un manotazo- A los hombres no les importa el anillo. Ni siquiera lo usan. Si a un humano común no le gusta su anillo de bodas ¿Por qué habría de gustarle a Freddy? Es pura lógica, amiguitas mías.

-Lo de que sea hombre no tiene que ver. A alguno que otro marico debe hacerle ilusión tener su anillo de bodas –La contradijo su prima.

-Con decirte que a mi papá se le perdió su anillo de bodas hace ya más de diez años, y mi mamá aún lo conserva, e incluso logró engañar a un ladrón para que no se lo robara –Rio entre dientes negando con la cabeza- Mi mamá es un crack.

-Gabriela, a nadie le importa la historia de tus padres –La nombrada hizo un puchero- Ahora ¿Cuándo carajos será la boda? No podemos hacer una boda en seis horas, que es nuestro turno de trabajo –Carina luego de hablar miró a Marceline, y todas por instinto la imitaron. La mesera miró tras de ella para verificar que era a ella a quien acosaban visualmente, y luego hizo un gesto de molestia.

-No, no, no, ni crean que le pediré a Fazbear que cierre la pizzería por un día. ¡No puedo hacer eso! Significa pérdida para el local, y todos sabemos que eso para él será inaceptable.

-¡En San Valentín cerró sólo para remodelaciones que al final no hicieron! –Reclamó Nozomi.

-Sí, ese día sólo lo hizo para no pagarle extra a los trabajadores que tenían planes con sus parejas –Se excusó. Con las miradas de sus compañeras, comprendió que nada de lo que dijera las iba a convencer- Sólo cerraría si ocurriera algo que afectara directamente las ganancias de la pizzería. Un daño que tendría que reparar sí o sí si no quiere perder dinero y/o clientes –Las guardias se miraron entre ellas con una sonrisa, compartiendo el pensamiento de lo que harían para lograrlo.

-¡Hay que destruir el local! –Chilló Luz.

-¡Robemos el dinero! –Carina habló al mismo tiempo.

-¡Amenacemos de muerte a Fazbear! –Gabriela no se quedó atrás.

-¡Secuestremos a los trabajadores! –Acabó Nozomi. Todas se miraron nuevamente, dándose cuenta de que quizá no compartían el pensamiento. Marceline se dio un face palm tan fuerte que la frente le quedó doliendo. No podía hacer más por ellas. No podía disponer del lugar como si fuera suyo. A pesar de todo, ella era una simple camarera que no tenía ni voz ni voto en las decisiones de la pizzería. O no tanto.

-Ustedes son realmente imbéciles –Todas dieron un salto de susto volteándose a mirar a Toy Chica, quien las observaba cruzada de brazos- Lo más fácil sería comenzar a preparar la comida desde ahora. Nos gastaríamos todos los ingredientes. Sin ingredientes no hay pizza. Sin pizza no hay nada –Dedujo fácilmente, dejando a las humanas boquiabiertas- Y después somos nosotros los salvajes...

-¿Pretendes ayudar en mi boda? –La peliblanca se llevó una mano a la boca antes de lanzarse a abrazarla. Por más que la polluela intentó quitársela de encima sin recurrir a la violencia, era como si estuviera pegada a ella, así que sólo se resignó a devolver el abrazo con sólo un brazo mirando hacia otro lado, fastidiada.

-No me sorprende eso, me sorprende que quieras ayudar en la boda de Freddy... –Comentó Carina mirándola con cierta desconfianza. Quizá con una pizca de celos, pero más que todo, con mucha curiosidad.

-¡No quiero ayudar en su mugrosa boda! –Soltó con desprecio, veneno en su voz- Sólo quiero cocinar y tener un día de descanso. No sólo tengo que soportarlas a ustedes, también convivo con mocosos diariamente.

-Si te reconforta, a mí también me odió por tres años, y sólo sigo viva porque Luz y Gabriela no le habrían dejado matarme –Nozomi rogó a los dioses que la respuesta de la rubia no fuera una cachetada de esas que te vuelan la cabeza. Toy Chica la miró, por un momento la nostalgia se apoderó de ella. Devolvió la mirada a su novia y volvió a sentirse segura de sí misma, respirando innecesariamente profundo.

-A mí me ha odiado por casi cinco años. Pero si no fuera así, no estaría aquí con ustedes ¿O sí? –Mirando al suelo, aún un poco afectada, se acercó a Carina para acariciar suavemente su cabello y continuar con su camino.

-A que mi pollita es lo más tierno que hayan visto –La pelinegra puso las manos en su pecho a la altura del corazón, mirando la dirección en que se había marchado la rubia.

-Pues está decidido. Buscaré a Chica y a Golden para que empecemos a planificar las comidas –La castaña de nuevo tomó su puesto de dictadora mientras les ordenaba cumplir sus obligaciones- Luz, tú vienes conmigo porque vamos a empezar a cocinar. Marceline, tú... No sé, piensa cómo carajos vamos a traer la música. Yo tengo el equipo de sonido, pero no tengo cómo transportarlo acá. Nozomi, tú prepara mentalmente a Freddy para el mamarro e' chalequeo que le vamos a hacer –La novia miró su diccionario venezolano-español por un momento antes de cerrarlo y mostrarle un pulgar arriba en señal de aceptación- Y Carina...

-Yo iré a curar la depresión momentánea que acaban de causarle a Toy Chica, hablamos más al rato –Hizo un gesto de despedida antes de seguir a los baños a la rubia. Su lugar favorito.

-Bueno, vamos a echar vaina –La ojiverde comenzó a bailar el "Ai seu te pego" seguida de su prima encaminándose a la cocina. Tocaron la puerta y esperaron un momento. Nunca sabes cuándo pueden estar un oso dorado y una gallina cogiendo en la cocina. Ante todo la cortesía. Al verse ignoradas abrieron la puerta justo en el momento en que Chica daba un pico a Golden. ¿Entienden? Un pico. Porque es una gallina. Un pico, un beso... Sí, bueno, chiste malo.

-Deoh meo –Gabriela se llevó las manos a las mejillas mirando atenta a la parejita que no pudo hacer más que fulminarlas con la mirada- Jamás había visto a Chica besar a Golden.

-Vuelve a hacerlo –La sincronía de las primas al casi ordenar tal acción fue tanta que parecía que la hubieran estado ensayando.

-Sí, vuelve a hacerlo –Esta vez insistió el propio oso. La rubia suspiró frustrada dándoles la espalda para continuar haciendo sus pizzas.

-¿Qué diablos quieren?

-Lamentamos haberlos interrumpido mientras cogían, pero necesitamos de su ayuda para los preparativos de boda –Anunció Luz.

-¡¿Qué?! Yo no voy a participar en esa tontería –Sabía que eso pasaría. Sabía que necesitarían de su objetiva opinión para esa boda, si no querían que fuera un desastre. El problema era que, como buena detallista que era, se daría cuenta de que estaban cometiendo errores en cada una de sus preparaciones y quisiera o no terminaría organizándolo todo por su cuenta. Y no quería eso. Sabía que la necesitaban. Sabía que no eran nada sin ella. Sabía lo que le pedirían. Sabía...

-Sólo queremos que nos ayudes con la comida –La rubia se quedó helada por un momento. Bueno, quizá no sabía exactamente para qué la buscaban. Pero aun así, se negaba.

-Dije que no voy a participar en eso.

-¡Pero sólo es comida! –Gabriela insistió- Tú amas cocinar. Golden y Toy Chica pueden ayudarte. ¿Qué te cuesta ayudar con algo que te gusta hacer?

-Terminarán rogándome ayuda para el resto de sus ridiculeces, y no pienso ayudarlas en NADA –Recalcó la última palabra mirándolas de reojo.

-Te dije que sólo queremos que cocines. Además, ni siquiera te obligaremos a cocinar algo que no quieras. Todo lo discutiremos, y Gabriela y yo seguiremos tus indicaciones.

-¿Y para qué querríamos tu ayuda en algo más que no fuera comida? –Qué ganas de sacarles un pulmón a cada una le invadió repentinamente. Pero no podía. Las odiaba, pero no podía hacerles daño. Ya ni porque le importara lo que hicieran Foxy, Bonnie o cualquiera de los otros. Las odiaba por ser tan jodidamente comprensivas con todos ellos. Se odiaba a sí misma por haberles tomado cariño.

-Escúchenme bien, mocosas –Hacía ya algunos meses que no recibían ese insulto- Esta boda es una mierda, ni siquiera tienen un lugar donde organizarla.

-Queremos empezar a cocinar para gastar los ingredientes, y que Fazbear no tenga más opción que cerrar la pizzería por un día –Chica quedó pensativa ante las palabras de la castaña. Era una idea muy inteligente para ser de ella o de cualquiera de sus amiguitas. Pero restándole importancia, suspiró con fastidio cruzándose de brazos. No quería ceder, pero si seguían insistiendo tendría que hacerlo.

-Hasta Goldy estará en esta "mierda" de boda. ¿Qué te cuesta ayudar? –Los rubios intercambiaron miradas. Los violetas con furia, los negros con nervios.

-¡¿Las vas a ayudar en serio?!

-¡Jamás dije que las ayudaría! –El oso reclamó dirigiéndose a las humanas.

-Quizá no, pero igual participarás. Eres el padrino, después de todo –Esta vez Chica no supo ni cómo reaccionar. No sabía si molestarse porque nadie le entendía cuando les recordaba lo estúpida que era esa boda, si llorar porque ni siquiera Golden se había negado a participar en tal ridiculez, o si reírse de la desgracia de su novio por aceptar formar parte de tal atrocidad.

-Padrino de bodas... –Se acarició las sienes al borde de un colapso nervioso. Estaba rodeada de memos- ¿Qué planean cocinar? –Los únicos rostros humanos en aquella habitación se iluminaron.

-¿Qué planeas cocinar tú? –Gabriela la miró entrecerrando los ojos, como buscando confundirle.

-Una puta mierda si sigues divagando –Las guardias le dieron la razón y decidieron ponerse manos a la obra.

Mientras tanto

-Entonces las mesas y sillas tendrán una tonalidad turquesa, mientras que el mesón donde irá el pastel tendrá detalles florales en blanco ¿Les parece? –La mesera miró atentamente como Freddy sólo se retorcía de la vergüenza con sólo imaginarse a sí mismo en medio de esa inmunda celebración. Es que lo peor era que lo visualizaba. Sólo le bastaron las sugerencias de la camarera para imaginárselo todo. Veía las paredes cubiertas de tela y globos combinando tonos de azul, pasando del azul cielo al marino. Veía esa asquerosa mesa en el escenario con un jodidamente dulce pastel cubierto de fondant rosa que ni siquiera combinaba con los colores del resto de la decoración. Veía manteles turquesas, sillas con cintas blancas, comida tan putamente adornada que parecía artificial, simples centros de mesa mundanos que a pesar de no ser más que espigas y flores de lino se veían elegantes y hacían una perfecta armonía con el resto del lugar. Excepto el pastel, claro. El pastel rosa era horrible. Veía a las pinches guardias y la mesera con vestidos, y aunque le costó imaginárselo lamentablemente lo logró; y por supuesto, veía a su novia con su vestido. Y joder, claro. Se veía a sí mismo con un maldito traje, parado en medio de ese cochinero visual productor de cegueras y cataratas.

-Me gustaría que el pastel fuera más bien de un tono que combine más con el resto de la decoración ¿No te parece? –Marceline miró interrogante a la novia. Freddy, en cambio, la miró con emoción, pues al parecer a ambos se les había hecho asqueroso el pastel rosa que se estuvo imaginando los diez largos minutos que Nozomi y Marceline discutieron acerca de la decoración de esa pendejada en la que, lamentablemente, estaba incluido- Quiero decir, el rosa no combinará con el azul del resto del lugar.

-Jamás dije que el pastel sería rosa. SUGERÍ que tuviera ROSAS hechas con fondant azul –Los novios hicieron una expresión de entender su punto- A ver si me prestan un poco más de atención.

-Abran paso que llegó la diva –Gabriela dio un empujón a las humanas y se ubicó en medio de ellas agitando su cabello en el aire- Luz y yo le explicamos a Chica el tipo de comida que queremos en la boda, y ella aceptó algunas recetas que le dimos. Al rato la ayudaremos –Claro que la gallina había aceptado gustosa bajo la excusa de aprender nuevas recetas y aumentar sus conocimientos; porque, por favor ¿Chica admitiendo que complacía a unas niñatas humanas? Obvio no.- Pero queremos que ustedes nos den las recetas que quieran, para completar el banquete.

-Tacos -Respondió Nozomi casi desesperada.

-Ceviche -Le siguió la ojiazul con un tono parecido.

-Burritos -Dio un suspiro como de enamorada del sólo pensar en el banquete.

-Mazamorra morada -Puso cara de estar aguantándose un orgasmo.

-Pozole.

-Papa a la huancaína.

-Asado de boda.

-Brochetas de pollo. -Los presentes miraron por un momento dudosos a la mesera- ¿Qué?

-¿Segura que es pollo y no paloma, no? -Gabriela se escondió tras Nozomi luego de la mirada que le dedico Marceline.

-¡QUE LOS PERUANOS NO COMEN PALOMAS! ¡A veces el pollo es tan pequeño que parece una, PERO NO LO ES!

-Va, va, está bien -Para la suerte asquerosamente buena de la castaña, su prima llegó para salvarla- Quizá si haces tus brochetas, le demostrarás a Gabriela que las palomas tienen un buen sabor -O tal vez no.

-¿Entonces qué nos falta? -La camarera prefirió ignorarlas y continuar con los preparativos.

-La opinión de Carina es lo último -Aseguró la albina acercándose a los baños en busca de la pelinegra- A ver ¿Van a salir hoy o en cinco años? -Abrió la puerta con fastidio, preparándose mentalmente para encontrarse algún tipo de posición rara que ni en el Kama Sutra aparecía.

-¿Te importaría? Estoy un poco ocupada aquí... -Musitó apenas la de ojos rojos, siendo casi asfixiada en medio del gran abrazo de su novia. Nozomi sólo las observó, sorprendida de no haberlas hallado cogiendo, así que sólo se encogió de hombros y cerró la puerta tras de sí.

-Cari está un poco "indispuesta", creo que podemos proseguir sin ella.

-Aquí tengo una lista con las cosas que ya tenemos listas, y otra de las que nos faltan -La pelimorada le estiró un papel a la novia, quien lo aceptó leyendo atentamente lo escrito en éste.

-Entonces Golden es el padrino, Toy Freddy, BonBon y Bonnie se encargan del entretenimiento, Chica y Toy Chica cocinan, y el resto ayuda a organizar el lugar ¿No? -Todos los nombrados giraron sus cabezas casi con miedo hacia Gabriela.

-¡¿Cómo que entretenimiento?! ¡¿Me ves cara de payaso o algo?! -Reclamó Freddy 2.0.

-Con esas mejillas pintadas, la verdad es que sí -La castaña sólo cerró sus ojos suspirando por los reclamos de los animatronics.

-Será mejor que lo acabemos de una vez -Opinó Bonnie, ya no tan emocionado con la idea de molestar a Freddy, pero aún con esperanza de poder vengarse de años y años de burla.

-No te molestes en apresurarte, bebé -Luz le calmó con una sonrisa- Créeme cuando te digo que esto ni siquiera ha empezado.


Bueno, bueno, tómenselo todo con humor(?).

De ahora en adelante me burlaré bastante de los estereotipos de los países, de las religiones, bueno, me gusta la polémica, estén preparados :v

Consultando el Diccionario Venezolano-Español de Nozomi:

Mamarro e' chalequeo: Mucho bullying(?)

En fin, ya saben, siguiente cap el próximo sábado.

Los amo a todos, mamaguebos [Inserte corazón aquí] (?)

Sayonara!

PD: Hay una foto de más o menos cómo me imagino el pastel en mi página de fb. Vayan a verla(?)