El ciclo de la vida

La vida, si eres Marui Bunta, es realmente perfecta. Excepto claro, cuando se trataba de cuidar a los demás. ¿Quiénes eran los demás?

Fácil, sus dos ''remolinos'' que se hacían llamar sus hermanos; y claro, Kirihara Akaya su Kohai adorado.

Si de algo estaba seguro es que a lo largo de los dos años que llevaba conociendo a Kirihara, este se había convertido en un buen amigo. Marui le tenía aprecio, un cariño casi familiar. El menor le recordaba mucho a sus dos hermanos, lo que no era tan falso. La personalidad de Kirihara le daba gracia, parecía un niño pequeño que buscaba la atención de los adultos (rió un poco ante esto último, pues entiéndase a Sanada, Yanagi y Yukimura como esos adultos), también parecía que esa personalidad hiperactiva y desordenada le venía bien, Marui no tenía ninguna duda en que Kirihara Akaya sería un gran capitán de equipo. Después de todo, las cosas siempre son así. Son el ciclo de la vida.

Durante tres largos años Yukimura fue capitán, el mejor de todos, sin embargo en menos del tiempo previsto se graduarían de secundaria y entrarían a preparatoria. Siendo el menor de todos el único que no iría con ellos, pasaría otro año para que ellos se volvieran a encontrar como equipo. Pero de algo no había duda, Marui Bunta ya sabía bien que regalarle a Kirihara como despedida.

Era perfecto, ya tenía todo listo para que ese día, su pequeño Kohai se llevara la sorpresa de su vida.

- Oye Akaya, alguna vez te has preguntado, cual es el ciclo de la vida- le preguntó esa mañana al menor.

- Ni idea sempai- respondió con simpleza a lo que el peli rojo sonrió.

- Bueno te explico- comenzó de manera tranquila- muy pronto nosotros nos graduaremos, ¿cierto?- asintió su acompañante- bueno, pues ahora piensa, cuando nosotros entramos aquí a Rikkai, comenzando un nuevo ciclo de nuestra vida, poco a poco hemos ido avanzando, y tu mi querido Akaya estas justo en el centro de ese ciclo.

Akaya lo miro confundido, no sabía realmente como término hablando de eso con su sempai, pero prefirió seguir con la plática.

- Sempai, usted pretende decir que todo lo que pasa, es porque es así el ciclo.

- En realidad es más como… mmm… verás, es como decir, hace tres años Yukimura se convirtió en capitán, ¿cierto? El nos entrenó, y desarrollo nuestras capacidades al máximo, es ese el inicio del ciclo.

Kirihara seguía sin entender por qué su sempai le estaba diciendo aquello tan poco normal.

- En realidad sempai, pienso que ese sería más bien un desarrollo del ciclo, tome en cuenta que Yukimura-bochou se convirtió en capitán aquí en secundaria, sin embargo el hecho de que el comenzara desde mucho antes, creo que ese es el principio del ciclo de su vida.

- Error, yo nunca dije que fuera el ciclo de su vida completa, solo dije que era el inicio de un ciclo.

- ¿Ósea que hay mas ciclos?

- Correcto. El ciclo del que yo te estoy hablando es el ciclo de Rikkai como equipo, o nosotros en Rikkai siendo un equipo.

- Entonces sempai ¿Qué es realmente lo que quiere decirme?- preguntó ya un poco desesperado el menor, a lo que Marui se limito a solo sonreír un poco, y de repente, se puso serio.

- Mira Akaya, Yukimura cumple con una parte del ciclo, nosotros también, Yukimura inicio como capitán y entrenador del equipo, y sabes algo, a nosotros siempre nos agrado la idea de que fuera así. El punto es… muy pronto ese ciclo se terminara para nosotros, y nos abriremos paso a otro mucho más elevado. Lo que significa Akaya que tú todavía estarás dentro, pero sin nosotros.

''Ponte a pensar un poco, durante tus dos años en Rikkai, siempre has sido el menor de los titulares, sin embargo, nosotros ya cumplimos un ciclo de nuestra vida, y tu todavía no''

- Sempai, ¿me está diciendo que ya no contare con ustedes?- preguntó preocupado Kirihara.

- No tontito, tu siempre podrás contar con nosotros. A lo que yo me refiero, es que… pronto, nuestro ciclo como sempais se terminara, y tú te convertirás en el sempai más importante del equipo, tendrás que ser capitán Akaya, y deberás ser muy estricto como Yukimura, tendrás que confiar en tus habilidades y en las de tu equipo. En pocas palabras Akaya, tú serás el ideal en el ciclo de la vida de tus kohais. Pues ellos verán en ti, lo que tú ves en Yukimara. ¿Entiendes?

Al terminar de hablar, Marui no espero respuesta y se levantó, dejando a su kohai pensando un poco en las palabras, tratando de razonarlas, hasta que…

- Hey Akaya, ¿no vienes?- preguntó el pelirrojo a su amigo sin siquiera voltear a verlo. Aunque no lo quisieron admitir, tanto en uno… como en el otro, un gran nudo se formo en sus gargantas, la despedida estaba muy próxima, y eso de cierta manera les dolía a ambos. Sin embargo ellos debían continuar como siempre.

- Voy sempai- dijo volviendo a sonreír.

- JACKAL SEMPAI…/JACKAL…- gritaron ambos al mismo tiempo- ¿NOS VA/S A INVITAR A COMER?

- A lo lejos el moreno los miró, sonrió y con la cabeza dio una afirmación.

Jackal sabía que Marui había planeado la charla con el menor, por lo que sabía que su amigo debía de sentir un gran nudo en la garganta por pensar en su futura despedida con Akaya (quien había sido casi como un hermanito más) por lo tanto pensar en invitar bien por esta vez, valdría la pena.

- Y díganme chicos de que hablaban- interrogó el moreno.

-…

-… de nada sempai- respondió Akaya un poco cabizbajo.

- Akaya- el mencionado voltio a ver al mayor del equipo- recuerda que pronto serás el capitán, y debes terminar tu ciclo de la mejor manera- dijo de manera tranquila. Al escucharlo el menor siguió caminando, sin embargo se sentía algo triste; mientras que, Marui, detuvo su andar, Jackal lo noto y se acerco a él para preguntar.

- ¿Estás bien?

Vio una pequeña lágrima caer por el rostro de su compañero de dobles y guardo silencio.

- Estoy- respiro profundo y- bien- término volviendo a sonreír de nuevo.

Y así, los tres continuaron su andar, sin duda extrañarían muchos esos momentos, por lo que prefirieron aprovecharlo… después de todo, Yukimura pronto dejaría de ser capitán y Akaya pronto tomaría su lugar…

¡O si! Después de todo, ese es el… siempre poco amable… Ciclo de la vida…

Y por raro que sonará, ellos lo anhelaban y lo odiaban al mismo tiempo.