Nota del traductor: Hola a todos! Mis disculpas de nuevo por la tardanza….aquí les dejo otro capitulo, agradecida por los reviews!..

Sin más, está demás decir lo siguiente: Shodaime significa "primero" (en referencia al primer Hokage) y Nidaime significa "Segundo" (en referencia al Segundo Hokage.

Este capítulo está desde el punto de cista de Mikoto Uchiha (madre de Sasuke e Itachi).

Notas de autor: Si están interesados en la lectura de notas de autor de ésta sección, pueden leer en el link siguiente: aishuu. Livejournal 603095. html.

Parte 8: La Matriarca

Ella no está dispuesta a dejar que su hijo se vaya, aunque es de suponer que ninguna madre está dispuesta a ello. Pero el día que Itachi recoge sus pertenencias para el transporte a su nueva residencia en la Torre Hokage, Mikoto se ve obligada a enfrentarse a algunas duras verdades. Desde que dio a luz a Itachi, ella puso su carrera en un segundo plano y se permitió disfrutar de su función como madre…. Pero eso podría haber sido un error.

Ella había olvidado la verdad mas esencial en la política de un Ninja: Las alianzas eran cada vez más cambiantes y a veces las personas más cercanas son capaces de las mayores traiciones. Mikoto se pregunta si alguna vez verá a Itachi de nuevo como su hijo, y no como un potencial enemigo.

Pero ese pensamiento pasa a segundo plano. Ahora mismo, mientras su hijo empaca sus pertenencias personales, ella decide ser su madre por una última vez.

"¿Quieres tomar cualquiera de los álbumes de fotos?" – pregunta, mientras entra a la habitación con las manos juntas y ordenadas frente a su delantal. "¿No necesitas más ropa?"

Itachi niega con la cabeza. "Hiruzen- sensei me dijo que todo iba a ser suministrado, y ya he seleccionado las fotos que voy a llevarme".

Se da cuenta de dos marcos de fotos apilados cuidadosamente en la parte superior de la ropa. Uno de ellos es del equipo Genin de Itachi, la foto estándar del equipo tomada en su formación inicial, la otra foto es de la familia y es más reciente, en ella Itachi se encuentra un poco separado de sus padres y de su hermano. Ella ya había notado sus tendencias aislacionistas en desarrollo desde hace dos años, pero había creído que era porque se había convertido en un adolescente. Odia admitirlo, pero ella voluntariamente ha ignorado el síntoma de un problema mayor.

"Si cambias de opinión, házmelo saber" , ella ofrece, a sabiendas de que nada cambiará. Itachi ha reunido lo suficiente como para llenar tal vez dos bolsas de lona y eso incluye sus armas. Es realmente muy poco para los resultados de toda una vida, pero no está sorprendida. Itachi siempre ha sido meticulosamente limpio y nunca muy adquisitivo. Él nunca ha mostrado interés en las cosas. Por otra parte su hijo nunca ha mostrado gran interés por nada o nadie.

Él asiente con la cabeza, sin hablar, mientras se dispone a hacer una última encuesta para asegurarse de que no le falta nada. Ella quiere ofrecerle volver si es que se siente nostálgico, pero eso sería poco realista.

Itachi no va a venir a casa, ya que una vez esté en la torre, tiene el camino claro para convertirse en el Godaime. Fugaku cree que el Sandaime le está entregando a Itachi la aldea en bandeja, pensando que está demasiado aterrado con la idea de que los Uchiha se rebelarán para defenderse.

Mikoto no está tan segura de eso. Ella entiende más que su marido, la fundación de Konoha, su construcción por una división, los Senju y los Uchiha, los cuales no son capaces de reconciliar sus diferencias fundamentales a pesar de la paz en la superficie de su relación. El Sandaime podría no ser parte oficial de los Senju, pero él es uno de ellos, después de haber entrenado tanto con el Shodaime, como con el Nidaime. Y ella lo sabe, aunque su marido se encuentra voluntariamente ciego, la lealtad de Itachi ya está con el Sandaime a pesar de su posición como heredero Uchiha. El Sandaime es un anciano sabio, el no va a dejar que Itachi tome el sombrero si eso significa que los Uchiha ganarán el control sobre la aldea.

La gente parece no recordar que la sangre en las venas de Mikoto es más pura que la de Fugaku. Ella es la hija del ex líder del clan y Fugaku al casarse con ella alcanzó la posición. Su marido puede celebrar el título, pero ella es la que gobierna verdaderamente al clan.

Mikoto es una Kunoichi, la mejor de su generación, posiblemente la mejor que siga viva. Las Kunoichi no se miden por la "fuerza", si no por una característica más sutil: El control. Ella controla a Fugaku, aunque éste nunca se dará cuenta de ello, y su manera suave al hablarle, le hace olvidar con que frecuencia hace caer una sugerencia a su marido o familiares, no necesita reconocimiento para conseguir su trabajo hecho.

Y su trabajo es y siempre será la protección del clan. A tal fin se moverá contra todo, incluso la vida de su propio hijo. Ninguna persona es más importante que el bien del clan.

Ella siempre odió al Sandaime por ser un peón de los Senju, pero ahora el odio es personal. Le está robando a su hijo y será su última responsabilidad si ella se ve obligada a acabar con la vida de Itachi. Mikoto sabe que ella debe de matar a Itachi si tiene que hacerlo. Ella podría derramar lágrimas mientras lo hace, pero ella hará lo que sea necesario.

"Estoy listo para irme", le dice Itachi en voz baja, y por un segundo se destaca con torpeza en la sala, un tanto consciente de que tan pronto sus pasos superen el umbral de la entrada, las cosas nunca podrán ser las mismas de nuevo.

Mikoto finalmente deja ir su orgullo Uchiha el tiempo suficiente como para tirar de él en sus brazos, sostenerlo y apretarlo durante once preciosos segundos. Ella escucha el sonido de su respiración y en silencio se le ocurre que podría ser mejor matarlo ahora, antes de que pueda traicionar el clan.

"Te echaré de menos". Le susurra al oído en su lugar, porque aún existe la posibilidad de que él volverá al redil. Ella espera que él sea capaz de traducir lo que realmente significa.

Sus brazos se aprietan alrededor de ella por un segundo, antes de que él se aleja. Los dos pasos de distancia que los separan son ahora una distancia insalvable, pero ella sonríe y le desea éxito.

Dos años más tarde, Mikoto se sitúa en la parte delantera de la multitud viendo como Itachi hace su promesa de proteger a la aldea. A diferencia del resto de su clan, ella no se sorprende al oír a Itachi prácticamente abandonar el clan, al descartar por completo el nombre Uchiha.

No es que él no podría haber llevado al clan como Hokage (Los Senju lo hicieron, ella piensa con resentimiento). Pero Itachi está declarando cual es su posición, y a quien va primero su lealtad, y la misma va en contra del su clan.

Si bien parte del corazón de Mikoto se rompe mientras observa a su hijo mayor apartarse de su familia, ella despiadadamente suprime su pena. Ella es una Kunoichi, la mejor Kunoichi de su generación. La sangre de su abuelo Uchiha Madara fluye por sus venas. Mikoto se alzará en esta ocasión, usando suaves palabras para maniobrar y así obtener un resultado más favorable para su clan.

Sasuke sin embargo, - de once años y casi -tan talentoso como su hermano frunce el ceño con confusión mientras espera entre sus padres. No se da cuenta todavía, pero su hermano mayor amado simplemente lo ha traicionado.

Es tarea de Mikoto asegurarse de que Itachi se arrepienta de sus acciones. Si es ella es una Kunoichi lo suficientemente buena, ella podría ser capaz de traerlo de vuelta, bajo su control. Si no, entonces ella se asegurará de que Sasuke sea capaz de superar a Itachi. Una Kunoichi siempre tiene más de un plan, y las palabras son a menudo más fuertes que los puños.

Mikoto extiende su mano y toma la mano de Sasuke (ya lleva callos dignos de un Chuunin) y aprieta suavemente. "Vas a tener que entrenar más duro como el heredero Uchiha", murmura en voz baja sólo para él.

Este niño, ella no lo va a perder. Ella le dará forma como el nuevo prodigio del clan, el arma que celebrará su verdadera naturaleza cuando se enfrente con la falsa compasión del régimen Senju.

Sasuke no está dotado con la misma naturalidad en el engaño como su hermano, y ella mira su garganta en movimiento mientras traga nerviosamente. Él siempre ha sido la sombra de su hermano, ofreciéndole respeto y adoración a cambio de algún afecto ocasional de Itachi.

Mikoto va a tener que cambiar eso, porque su segundo hijo acaba de convertirse en el único hijo a reconocer. Sasuke podría acabar herido a corto plazo, pero impedir que Itachi obstaculice el camino del clan Uchiha es más importante que la inocencia de un niño, incluso si ese niño es su hijo.

Ella es la matriarca de los Uchiha, y ella nunca hará reverencias ante nadie, ni siquiera por sus propios hijos.

Nota del traductor: Hola a todos! Espero disfrutaran el capitulo agradecida por su apoyo, dejen algún reviews, como siempre mis disculpas por cualquier error de traducción o gramatical que se me haya pasado…..Agradecida por los reviews. No estamos leyendo!.