N/A: segunda y ultima parte. Disfrútenla.

Los personajes e historia de Harry Potter son propiedad de J.K. Lo único que me pertenece es este Drabble.


Demasiado tarde


Parado allí sobre el altar.

Con el cuerpo temblando en miedo y ansiedad… Rogando porque llegara.

Se supo condenado cuando el cura recito la frase que más había temido "Lo que ha unido Dios no lo separe el Hombre. Puede besar a la novia".

El sonido de las campanas, los aplausos de la familia y amigos acompañados de felicitaciones retumbaron en sus oídos.

Sus ojos buscaron desesperados una salida, allí a la distancia le encontró.

Etéreo. Era la única palabra que se le ocurría para describirle. Un ángel caído. Su dragón con ojos de plata. No pudo evitar sonreír.

Una mano extraña sujeto la suya regresándole a la realidad. Su corazón se quebró.

Con las lágrimas en los ojos, el corazón roto y una falsa sonrisa dedicada a su compañera, se escucho el nuevo himno de su dolor: La marcha nupcial.

Arrastrado por la muchedumbre salió del recinto, intentando por todos los medios dar la vuelta y simplemente olvidarse de todo y seguirle. No pudo.

Sabiendo que ya no había remedio para su error; murmuro a los vientos el lamento a su amado.

-Si tan solo fueras tu quien sostuviera ahora mi mano… Nunca nadie podrá darme lo que tú me diste…

.

.

.

Si pudiera pedir un millón de deseos, solo pediría uno: Poder estar contigo.