Decisiones

El portal se abrió y de este salió Olaf y tras de él Amelia, quien corrió hacia Elsa.

-¿Bite?, ¿Qué sucedió?- pregunto jadeando.

-Salió hace tres semanas, se suponía que iba a llevar el invierno por dos días y regresaría, pero desde entonces…-

-Oh, Bite- La chica cubrió sus ojos con sus delicadas manos.

-No te preocupes, Jack convoco a los guardianes y todo el mundo lo está buscando- Elsa la consoló –Justo ahora iré a buscarlo por el bosque-

-Déjeme ayudarla, señora Frost-

-Las temperaturas más adentro son muy bajas, ningún mortal podría soportarlas-

-Quiero ayudar-

Elsa se quitó su capa de piel blanca y cubrió a la chica con esta –Okey, pero solo un rato-

.

.

.


En el mundo del ratón y el niño de la luna

Bite se encontró a sí mismo en una ciudad desconocida para él -¿Dónde estamos?-

-En un mundo diferente al que conoces- respondió Manny.

-¿Un mundo diferente?-

-Sí…. Veras, hay un montón de cosas que no sabes, que muchos no saben-

-¿Qué cosas?-

.

.

.

-Ahora que sabes toda la verdad, cuento contigo para que todo salga bien-

Bite estaba impactado, era mucha información… se sentía como cuando tragabas una pastilla grande y esta se quedaba atorada en tu garganta, esa sensación horrible –Abuelo… no creo poder hacer esto-

-No te preocupes, no es tu padre verdadero, es un clon-

-Aun así, todo esto de los otros mundos… sí que es otra onda-

-Lamento meterte en todo esto pero no tenía a quien más recurrir-

-¿Por qué no se lo pediste a papá?-

-Creo que es bastante obvio… ni tu padre, ni tu madre, ni nadie más puede enterarse de todo lo que te acabo de contar, si se enteraran intentarían hacer una locura y ya bastante tengo con las locuras de este clon-

-Okey, lo intentare-

.

.

.

Bite tomo con firmeza su cayado mientras Manny se encargaba de crear aquel portal nuevamente, él se sentía inseguro de sí mismo, de fallar y no poder lograr su objetivo.

-No lo olvides, el mundo de los sueños es fácil de alterar solo tienes que lograr que el sueño acabe y el clon será expulsado de ahí… ya tengo el portal que los llevara al otro lugar, ten cuidado-

-Abuelo, ¿y si fallo?-

-Sé que lo harás bien Bite-

.

.

.

Bite se encontró así mismo en la obscuridad, en un lugar rodeado de espejos, ahí en medio pudo verlo.

-¿Papá?- Negó la cabeza para sí mismo –Son solo clones, no es él-

-¡Idiota!- El reflejo de todos los espejos reacciono gritando y golpeando la nada, como si estuvieran atrapados

-Eres tú- Dijo el clon.

-¡Cómo pudiste!, te dije que te alejaras- Aquel ser se veía desesperado.

-¿Qué hice?-

-¡Ella morirá!, nos has condenado- como si se hubiera roto la barrera que los separara su reflejo logro sacar una mano y alcanzarlo.

-¿No lo entiendes?- Jack lo miro confundido -¡Jamás estaré con ella por tu culpa!-

Bite frunció el ceño, su mision era impedir que el clon de su padre que estaba en el espejo le contara la verdad a otro clon.

Con firmeza sostuvo su cayado y lo hizo brillar -¡Suficiente!- Bite logro colarse dentro de los espejos, haciendo que su reflejo estuviera por todos lados, ambos clones de su padre se quedaron atónitos.

-¿Quién eres?- Tanto el reflejo como Jack preguntaron al mismo tiempo.

-No puedes intervenir- Dijo Bite moviendo el cayado mientras recordaba el consejo que le había dado su abuelo.

-¡Espera!-El clon del espejo se vio obligado a estar detrás de aquella barrera otra vez -¡No!- entro en pánico al ver que estaba desapareciendo.

-¡Mi hijo también morirá!- El reflejo golpeo por última vez el espejo quebrándolo.

.

.

.


En el borde del infierno

Bite Frost abrió los ojos para encontrarse bajo un cielo estrellado y un alrededor lleno de neblina –Este debía ser el lugar el cual su abuelo dijo que debía mantener al clon ocupado hasta que él terminara de hacer los conjuros para atraparlo.

-El limbo… ese maldito me saco- Bite pudo escuchar al clon del espejo quien estaba frente a él de espaldas –Al menos puedo moverme-

-Sabes… no deberías hablar así de mi- Dijo Bite, el clon se dio media vuelta encontrándose cara a cara con él.

-Ese eso es mío- señalo el cayado que Bite llevaba en las manos.

-Sí… ten, te lo regreso- le lanzo el cayado que Manny le había dado –al fin y al cabo, tengo uno- saco otro cayado, SU cayado.

-¿Es una copia?- pregunto el clon confundido.

Bite rio –No, ¿acaso el cayado del otro tu era una copia?-

-No, ese era real… espera, ¿dices que ese es de otro mundo?-

-Sí… es de otro de los muchos mundos-

El clon de su padre arrugo los labios y levanto su cayado listo para atacar -¿Quién eres?-

-Mi nombre es Bite, Frost Bite-

-Frost Bite, ¿Cómo en inglés?, que nombre más tonto-

-Claro que es tonto, después de todo tú me lo pusiste- dijo con cierta ironía.

El otro peliblanco abrió los ojos -¡Nunca te he visto en mi vida!-

-Aun no lo has hecho- Bite sonrió con malicia –pero pronto lo harás-

-No lo entiendo- Jack golpeo el suelo con su cayado creando una fuerte ráfaga de viento.

-¿Qué no lo entiendes?... yo soy tu hijo- En realidad, Bite no estaba seguro de lo que estaba diciendo.

Jack se quedó paralizado -¿T-tanto tiempo ha pasado?-

-No, no soy tu hijo en este mundo… en otro mundo si-

-¿Y por qué me has traído aquí?... ¿te mandaron Manny y Serafina?- este clon era demasiado parecido a su padre.

Bite asintió -¿Qué no lo sabes?, lo que has hecho es una grave violación a las leyes-

-Soy capaz de volver… no solo a ese mundo, iré a cualquier otro-

-Sí, hubieras impedido que terminan juntos ese mundo hubiera sido destruido- el chico de catorce años gruño.

-…No me importa, iré a otros mundos, los destruiré yo mismo si es necesario… lo hare hasta que ellos me dejen regresar al lado de ella-

"Tal vez se parece físicamente, pero este no es mi padre… él no pensaría así jamás", pensó Bite, suspiro y sonrió –Entonces me temo que tendré que patearte el trasero, eso hago siempre pero ahora será diferente… ya que no eres mi padre verdadero entonces no tendré que preocuparme por lastimarte-

-Dudo mucho que puedas derrotarme-

-¿Quieres probarlo… anciano?-

Jack lanzo un potente rayo de hielo hacia el chico, este no trato de esquivarlo, solo extendió su mano.

-¿Qué?- Jack quedo pasmado al ver al adolecente sostener el rayo con sus manos. Bite con una sonrisa lo lanzo de regreso a Jack quien no pudo detenerlo.

El golpe lo mando volando varios metros –Te lo dije, te estás haciendo viejo- Sonrió con arrogancia.

-¿Cómo lo has hecho?- pregunto el clon quien estaba inerte en el suelo

-¿Puedes viajar entre mundos pero no hacer eso?, que tonto- él rio.

-No puedo moverme-

-No, era un rayo poderoso, si me hubiera golpeado a mi entonces me hubiera pasado lo mismo- Bite comenzó a alejarse –Esto ya le habrá dado el tiempo suficiente al abuelo y a la abuela para sellar todas las salidas, tienes que esperarlos aquí-

-Era una trampa… ¡Maldito!- Bite trago saliva nervioso, por un lado se sentía como si estuviera haciendo algo malo, pero…

Bite lo miro –Lo siento, solo estoy les estoy pagando un precio- El suelo volvió a agrietarse y el sello de Serafina apareció –A decir verdad, tu eres muy poderoso, ni mi padre, el de mi mundo, puede viajar entre mundos… es una lástima- Con estas palabras el adolecente desapareció en una onda de luz y sonido.

.

.

.


De regreso en el mundo de Encuéntrame

Bite aterrizo frente al pórtico de su casa, ahí estaba reunida toda una legendaria congregación de amigos y conocidos de la familia Frost.

-Jack- Elsa sacudió a su marido -¡Regreso!-

Jack y los demás incrédulos voltearon sus cabezas hacia donde estaba Bite, Jack fue el primero en abalanzarse sobre el chico tomándolo por los hombros.

Su padre lo miro fijamente, Bite trago saliva al sentir esa rara sensación después de lo que había vivido los últimos días.

"Creo que es bastante obvio… ni tu padre, ni tu madre, ni nadie más puede enterarse de todo lo que te acabo de contar, si se enteraran intentarían hacer una locura y ya bastante tengo con las locuras de este clon", Bite recordó las palabras de Manny.

Bite se esforzó y sonrió –Lo siento, el abuelo me distrajo-

-¿El hombre de la luna?- Jack pregunto extrañado -¿Por qué no nos dijo nada?-

-Pues… es algo así como un secreto entre los dos-

Jack lo miro extrañado al principio pero después sonrió -¿Te toco vivir en tiempos interesantes?-

El chico hizo algo que no solía hacer, le dio un gran abrazo a su padre.

.

.

.

-Así que eso paso- Amelia tomo la mano de Bite acariciándola.

-¿Una locura, no?- él suspiro.

-Sí- Amelia lo imito –ahora que se esto… no puedo evitar sentirme muy triste-

-Quisiera poder ayudar- Dijo Bite.

-Creo que está muy lejos de nuestro alcance-

-Así es-

-Bite, quiero hacerlo-

-¿Qué cosa?-

-Estar contigo-

-¿Estas segura?-

-Nunca había estado tan segura de algo en mi vida-