Las sorpresas de una amiga

¡UNA SEMANA!

Una semana había pasado desde la ultima vez que se vio a Raimbow Dash en la ciudad de Ponyville. Las ponis estaban desesperadas y muy preocupadas por su amiga de cabellera arcoiris.

Twilight había enviado invitaciones a las ponis para que fueran a la biblioteca para discutir el asunto del desaparecimiento de Raimbow Dash. Quería parecer lo más tranquila posible para que las demás se pudieran tomar esto con calma y, consecutivamente, arreglar el asunto como siempre lo hacían.

Twilight le coloco la manta a Spike que yacía dormido en su cama ¿Y como culparlo? Spike había estado velando por ella preocupado desde la desaparición de Raimbow Dash y merecía un descanso.

Ya todas reunidas en la casa del árbol, paso la mirada por sus amigas las cuales se veían completamente abatidas y devastadas; Fluttershy tenia los ojos rojos e inflamados, Applejack miraba hacia el suelo somnolienta, Rarity tenia la crin toda desordenada y llevaba el maquillaje corrido, y Pinkie... Pinkie... ¡¿Pinkie?! ¿Dónde estaba Pinkie?.

Empezó a voltear la mirada frenéticamente para todos lados buscando algún indicio que la pudiera sacar de su incredulidad.

-¿Dónde esta Pinkie?- intento parecer profesional pero la preocupación brillaba en sus ojos morados.

Al instante Fluttershy le respondió- Recuerdo haberla visto esta mañana entando al bosque Everfree- de repente sus ojos se abrieron dándose cuenta de sus propias palabras- ¡A entrado al bosque EVERFREE!-.

Las caras de todas habían bajado algunos tonos de color volviéndose más pálidas.

-No me lo creo ¿Porque que Pinkie entraría al bosque Everfree y sin avisarnos?- Applejack formulo la pregunta con nerviosismo.

-Creo que deberíamos...- Rarity no pudo de terminar de hablar por el mismísimo hecho de que la puerta había sido destruida de un golpe, saliendo de entre las nubes de polvo Pinkie Pie que se miraba emocionada como siempre para extrañeza del grupo.

-Hola amigas ponis y como se la han pasado?- fueron las primeras palabras que salieron de la boca de Pinkie antes de continuar evitando cualquier interrupción- He descubierto la ubicación de Raimbow Dash-.

...

...

...

Silencio, eso es todo lo que se escuchaba. Un profundo y largo silencio lleno de incredulidad y confusión. Fluttershy miro a Pinkie con emoción.

-¿En serio?- Pinkie solo asintió rápidamente antes de recibir un gran abrazo de Fluttershy quien derramaba pequeñas lagrimas de alegría- Que feliz estoy-.

Las demás solo podían mirar procesando la información que acababan de recibir con parsimonia.

Rarity decidió reaccionar agitando la cabeza como si intentara quitarse algo de encima y mirando con unos extraños severos ojos a Pinkie- ¿Dónde esta?-.

Pinkie soltó a Fluttershy- Allá las llevo-.

Y sin ninguna objeción más empezaron a seguir a la poni rosa que aun sostenía su invaluable brillante sonrisa la cual llevaba escondida la sed de sangre de un demonio.