N/A: Gracias a todos por leer la obra de un fan para fans.

(Pss gracias Pirata anónimo)

Todas mis historias son una ya planeada y aquí es donde decido dar un origen a Lapis.

Sé que el cartoon oficial ya mostro la historia de la gema de agua, poniendo un punto y aparte a Lapis y Peridot. En la actualidad las gemas del granero se convirtieron en co-protagonistas minimizando su relevancia sin apariciones en momentos de desarrollo de gran importancia. No me malentiendan, es una buena excusa para los amantes del Lapidot.

Dudo (Y Espero equivocarme) que agregaran una historia desentrañable a estos personajes en el futuro. Así que démosle una oportunidad a la imaginación y adentrémonos en lo que pudo ser.

Claro que sin perder el enfoque principal… Steven X Lapis bb!

Sin más que escribir.

"Recordar es fácil para quien tiene memoria. Olvidar es difícil para quien tiene corazón."

-Gabriel García Márquez-

/Cover art by Poti-bolg/


Capítulo: 6

. . .

El silencio separa más que las distancias. Ese silencio te quita recuerdos y la distancia prolonga devolverlos.

¿Y si estuvieras atrapado en un limbo eterno? Con solo la oscuridad y el silencio consumiendo tu mente, absorbiendo quien eres... Sería alguien capaz de recordar, si ya fuera libre ¿Terminaría olvidando? ¿O siendo olvidado?

Por supuesto, recordar es fácil para quien tiene memoria, olvidar es difícil para los que tienen corazón. Porque se trata del tiempo que pasaste con los que ya no están, con los que se fueron. Aunque, ¿Qué tan puro debe ser ese corazón? ¿Cuán manchado hay que estar para olvidar?

En qué parte de nuestra historia se olvida la verdad y la reemplazamos con mentiras. Con excusas que prolongan lo inevitable, con mentiras para evadir el dolor…

Ya basta de engaños y falsas promesas.

. . .

`Se suponía que era otro planeta, nada más que otra colonia…'

`Solo venía a cumplir con mi deber.`

`Yo recuerdo… Las recuerdo a todas.`

Lapis logro recordar el tiempo en el que era feliz…

En lo alto sobre las montañas, más allá sobre los cielos, flotaba como en cuentos de fantasía sobre las nubes, una inmensa estructura que resguardaba a las gemas del suelo.

Un hermoso santuario que protegía la corte de azul.

Varias gemas de múltiple tipos se reunían para hablar la una a otra sobre diversos temas de lo que las traía a la tierra. Últimamente compartían lo poco que sabían sobre la rebelión que surgió en la nueva colonia; Gemas insurgentes, traidoras, rebeldes con ideales tan absurdos de mantener puro el planeta tierra.

Es extraño que de la nada aparecieran gemas contraponiéndose a sus propósitos por los cuales fueron creadas. La mayor parte del tema al respecto fue exclusivo para los diamantes y sus confidentes. Al no haber una razón clara de los orígenes de un cuarzo rosa y su campaña por salvar a la tierra, la mayoría era especulación.

Sea como fuese.

Unas gemas hablaban de su desacuerdo con el debido respeto. La mayoría simplemente debatía las supuestas razones que provoco la locura de esas rebeldes, y otras solo ignoraban la polémica concentradas en servir a su líder sin importar nada.

Existen las gemas fieles, las hay seguidoras y están las devotas. Todas compartiendo su nivel de devoción por su poderosa líder, pero siempre creadas para servir a sus diamantes.

Tal como Lapislázuli, nuestra Lapis de figura delgada, piel cyan y con su característico color azul marino como su gema descubierta en su espalda gracias a su precioso vestido de una pieza.

Las gemas azules siempre han sido caracterizadas por su presentación. Su buen aspecto, la forma en la que hablan y su gusto por la estética son ejemplos que las definían.

En todo caso. Lapis como otras se presentaba recién llegadas a la tierra.

Ella se encontraba conociendo a otras Lazulis mientras esperaban órdenes e indicaciones como todas las gemas presentes porque hoy, hoy es una fecha impórtate para su diamante. Y si se trataba de algo importante para su diamante, significaba que era importante para todas ellas.

Las gemas se reunían por hábito con su mismo tipo. Porque muchas no podían encajar que no fueran gemas conocidas. Un rostro y propósito familiar, les sentaba mejor a las que acababan de llegar.

Por eso docenas de Lapislázulis de diversos matices de azul, peinados y estilos de faldas se juntaban entre ellas. Provenientes de otras colonias aliadas fueron llamas en petición por la mismísima diamante azul. Otras fueron seleccionadas para acudir a la tierra por recomendación y la falta de organización. En todo caso, algo seguro que sentían y compartían todas, era la ansiedad y emoción de esperar a presentarse por primera vez ante su respetada líder.

Muchas de las Lapislázulis presentes jamás han visto a su líder. Eso justificaba su emoción compartida.

Lapis al igual que las demás se sentía un poco nerviosa, nervios de felicidad. Conocer a su diamante en persona es un honor absoluto y único. Se reflejaba al igual que nuestra Lapis una sonrisa al igual que todas las demás Lapislázulis y gemas afortunadas de bajas clases.

Algunas se preguntaban entre sí, ¿cuál era el motivo de traer a tantas gemas terraformadoras a un planeta? ¿Por qué incluso traer a tantas Lapislázulis a un unicó planeta? Si con unas pocas bastaba por planeta. Cual fuera el motivo, Las gemas azules compartían su emoción.

Otras gemas que no son azules servían de escoltas y guardias sin ninguna expresión que no sea la seriedad o el aburrimiento de quedarse paradas sin golpear algo.

Y entre todas esas gemas de otros colores se distanciaba una sola Lapislázuli apartada del grupo. De la multitud azul se apreciaba un color azul celeste casi blanco. Esa gema desapercibida sentada al borde del santuario. Parecía observar el paisaje más allá de las nubes y montañas hasta perderse en el infinito.

Nuestra Lapis no pasó desapercibida a una de sus hermanas. Lo que más le llamo la atención de esa Lapislázuli fue su gema situaba justo en su espalda, expuesta tal como la de ella.

Pero no fue motivo en confundir a Lapis. A ella le pareció un poco extraño la soledad de una gema de su mismo tipo. Gemas azules son calladas pero siempre sociables.

Eso le provoco… curiosidad.

Con precaución se acerca al borde donde se relajaba la gema celeste. Llego a sus espaldas e intento saludar sonando agradable como siempre.

"Hola"

La gema quien reposaba tranquila se sobresalta asustada y mira detrás suyo.

"Umm… Solo eres otra Lapislázuli..." Dice ahora más tranquila casi deprimida al saber que es otra gema parecida. La gema más blanca se acomoda y regresa su vista inexpresiva.

Lapis inclino su cabeza confundida. Tal reacción nunca había visto de otra gema que no fuera de su mismo color. No era prejuiciosa. Aun que suponía a que corte podría pertenecía esta gema hermana.

Según el color es la facción a la que pertenecía una gema. Eso significaba que a veces las gemas adoptaba una personalidad relacionada a su diamante.

El azul es un color fresco; tranquilizante, pasivo, gentil asociándose con la elegancia y la gracia.

El amarillo es un color contradictorio, con un significado y simbolismo curioso; por un lado se le asocia con la inteligencia, la curiosidad y lo polifacético. Por el otro lado se le asocia al egoísmo, la envida y la seriedad.

El color rosa es un color relajante que influye en los sentimientos invitándolos a ser amables, suaves y profundos, e induciendo de esta forma a sentir cariño, amor y protección.

Y el blanco… Es el color más protector de todos, aporta paz, pureza y confort; alivia la sensación de desespero y de shock, ayuda a limpiar y aclarar las emociones, los pensamientos y el espíritu. Aunque también… significa soledad, frialdad y control total…

El punto es… Lapis nunca vio a una gema igual a ella actuar tan indiferente. La necesidad de saciar su curiosidad la hizo continuar.

"Discúlpame si te asuste. Solo quería saber qué haces aquí apartada de nuestro grupo. No quisiera que te deslices y caigas accidentalmente" No es su intención decir que es torpe. Solo cumplía con su naturaleza de ser amable.

La gema del color azul más claro sin detenerse de apreciar el panorama le contesta: "Descuida. Solo veo mejor este planeta…" Dice sin ningún problema.

Lapis arqueo una ceja nuevamente ajena. No entendía a lo que se refería ni lo calmada que se veía, y no pretendía molestar con interrogarla. Sin respuestas, Lapis se sentó a su lado a observar junto con ella el enorme cielo azul, el sol que surgía detrás montañas y el sonido suave del viento. Honestamente Lapis no supo que distraía a su compañera.

"Yo no veo nada. Todo se ve normal. Es una futura colonia para las gemas como cualquier otra." Comenta la gema azul oscuro sin comprender del todo.

La gema Celeste se voltea a ver a Lapis como un reflejo de sí misma pero expresando tranquilidad en su rostro. "Quiero ver cuánta agua hay en esta tierra. Hay mucha es seguro."

"Cuánta Agua?" Exclamo Lapis fijándose de nuevo en el panorama. "Mmm no veo nada de agua allí abajo"

Montañas y bosques a simple vista parecía. Pero para la gema blanca no.

Celeste niega al principio. "No exactamente…" Se encogió de hombros por lo deprimente que le sonaba el tema. "Hay mucha agua en lugares que no te imaginarias. Todo lo que forma un planeta optimo para ser una colonia contiene mucha agua. Incluso si no lo esta en su estado mas puro, siempre debe haber algo de azul ¿No lo sabias?"

Lapis pestaño escéptica. "Oh… en verdad? Hablas en serio?"

Celeste no creía que otra Lapislázuli no conociera sus capacidades. Pensaba que todas eran iguales y se les enseñaba lo mismo en sus facciones. "No te estoy mintiendo. Te digo la verdad. Siempre hay agua en donde menos lo esperas."

Lapis arque una ceja incrédula de nuevo. Nunca antes escucho de otras Lapislázulis decir cosas parecidas `Hay agua en donde menos lo esperas` Lapis desde su creación ayudo a las colonias con la misma agua que le proporcionaba los planetas; Océanos, lagos y líquidos que funcionaban igual al agua. Su control de la hydrokinesis se limitaba a la vista pero nunca significo un problema. Siempre cumplía con su misión y jamás ha utilizado otro recurso que no sea el agua como fuente.

La gema de azul Celeste da una pequeña e irónica sonrisa. Su compañera era una Lazuli igual que ella pero inexperta sin su mismo adiestramiento completo. No podía culparla, es parte de la corte de los azules, ella esta con los blancos. Al fin y al cabo, los diamantes hacen las cosas a su propia manera con sus colonias y sus seguidores también.

Notando una oportunidad de hacer algo que la animara y sacarla de su estado de abandono. Celeste debía demostrarle con un ejemplo si quería que entendiera de lo que hablaba. Enseñarle que las gemas de agua no poseen un límite, lo descubren subiendo el desafío que se proponían.

Moviendo su mano enfrente suyo. Tuvo que asegurarse de que nadie los viera ni escuchara. "No le cuentes a nadie de esto. No quiero que las gemas azules hagan un escándalo."

Lapis asiente. Supo que hablaba en serio.

Celeste mostro su puño a Lapis como si tuviera algo escondido. Entonces comenzó abriendo sus dedos lentamente mientras recitaba lo que le enseñaron.

"La única posibilidad de descubrir tus límites es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible. Hacer lo imposible posible. Somos gemas y con nuestra presencia basta superar los límites." Sonríe conforme con su palabras.

A los ojos de Lapis, presencio algo increíble, es claramente que de la nada se formó una pequeña esfera de agua. No podía explicárselo, toda la lógica le decía que era imposible. No existía una fuente cercana del líquido para que apareciera. Vino de la nada!

Celeste aprieta sus dientes. Lapis se acercaba un poco histérica. No quería que exagerara por lo que acababa de ver. "Has silencio… No quiero ser objeto de miradas por favor…" Rápidamente Celeste reacciona desasiendo la esfera de líquido en el aire tal como vino.

Lapis quedo anonadada, muy sorprendida de lo que una Lapislázuli podía hacer. "Eso… eso fue increíble." Lapis tomo una mano libre de Celeste en confianza a la gema asustada. "No sabía que éramos capaces de hacer eso. ¡Tienes que enseñarme!" Expreso alegría.

Las mejías de Celeste se tornan de azul intenso por la precipitada acción. "N-no puedo…" Contesto avergonzada. "No creo que haya tiempo para enseñarte lo que se… al menos por ahora no solo a ti." Celestia se reacomoda alejándose del espacio de Lapis.

Eso desilusiono a nuestra Lapis. "Entiendo. Quizás nos separemos pronto… "

"No- no me refiero-. Lo siento..." No fue su intención en desilusionarla. Celeste se sintió un poco culpable y egoísta en ilusionar a una gema menos experta. Aún asi ya llegaria el momento para compartir su conocimiento. Por ahora solo quedaba aguardar. "Pero… puedes intentar por ti misma"

"Um? Comó aprender por misma?"

"Exacto. No sé cómo explicártelo para que entiendas…" Celeste cerró sus ojos y se concentró para percibirlo todo. "Necesitas enfocarte… Poder sentir el agua a tu alrededor… sentir como fluye dentro y fuera de muchas cosas. Siempre en constante movimiento en colonias. Facilita mucho mi trabajo Jeje"

Lapis algo crédula respondio. "Umm suena complicado."

"Lo sé, es complicado pero así me lo enseñaron."

Lapis supo al fin de donde provenía ese pensamiento tan... diferente. El modo en como se desenvolvía esta Lapislázuli le sonaba a una diamante. Que clase de credo seguian las gemas blancas esta fuera de su compresión.

Lapis se atreve a preguntar. "No vienes de una colonia azul verdad?"

La gema blanca niega. "No. Vengo a la tierra por... Mmm re-co-men-dación...? Si, si recomendación.

Antes de que las dos Lapislazulis dijeran algo más, se escuchó unos gritos de alerta.

"¡REBELDES!"

Seguido de una explosión de humo que cubrió gran parte del santuario alarmando a todas las gemas presentes. El estallido surgió de repente y no tenía como propósito lastimar a una gema, pero por desgracia e infortunio nuestra Lapis sentada cerca del borde también le llego el estruendo como una fuerte explosión que la asusto lo suficiente para que perdiera su balance.

A partir de aquí. Todo sucedió tan rápido.

Lapis no pudo reaccionar a tiempo, sus reflejos jamás han sido los mejores, no era su culpa por no ser una gema de combate. Su alegre expresión se fue al momento de caer víctima de vacio. Incluso al ver esperanza, ella Intento alcanzar el brazo alzada de Celeste quien tenía también una expresión asustada.

Ambas gemas se gritan mutuamente. "¡LAPIS!"

Su eco se escuchó en picada. Nuestra Lapis caía sin ningún control de sus movimientos en el aire. Solo un pensamiento permanecia en nuesta gema. Un deseo de arrepentimiento al no ser lo bastante rapida o hábil para alcanzar a su reflejo.

"Me hubiese gustado ser útil..."

Desear completar su proposito es egoista? Lapis sintio que jamás lo averiguaría.

A esta altura no sabría si existía posibilidad de salvarse de una ruptura.

Deseaba con muchas fuerzas que agua amortiguara su caída pero no había ningún cuerpo del liquido a la vista. No había muchas esperanzas. Dejo de gritar sin remedio, le quedaba segundos de vida. Sin más, cerro sus ojos sin ver el suelo al cual rápidamente se dirigía.

No sabía si sobrevivirá al impacto contra la tierra. Que frustrante final. Lapis no sabía muchas cosas y hoy se dio cuenta que podía romper un límite de su capacidad. Ojalá las cosas hubiera sido mejor. Ojalá su diamante estuviera a salvo de las Rebeldes.

Ya no importaba. No importaba nada.

Ella no importaba.

Su fin estaba tan cerca.

Todo terminaría pronto…

.

.

.

"¡Te tengo!"

`Esa voz…`

A pocos metros del suelo, Lapis sintió como tomaban con fuerza sus brazos siendo atrapada al instante. La violenta caída a su ruptura se convirtió en un lento descenso. No estaba segura pero aparto toda duda y abrió lentamente sus ojos con dificultad por los brillos del sol naciente y ve…

"Eres tu…"

Aquel dia cambio todo su ser.

La Lapislázuli Celeste con la que acababa de conversar, la misma gema que aparentaba apatía por Lapis se lanzó por ella al vacío para salvarla. Era increíble, ella definitivamente es sorprende. Y por si no fuera más increible ella tenia alas... alas hechas de agua…

El sentimiento de alivio inundo a Lapis cuando toco tierra sana y salva. Su expresión de gratitud permaneció reflejada en sus ojos llorosos.

"Hey estas bien?" pregunto Celeste agitando sus alas angelicales nuevamente. "Tienes alguna fractura? Te pasa algo malo- Wow hey?!"

Celeste fue abrazada por Lapis quien con algunas lagrimas asintió.

"Uh... bien. Supongo que estas bien." Sin nada más que agregar Celeste acepto el abrazo de su hermana y reconforto sus sentimientos.

Lapis se enfrento a su fin por primera vez en su vida y fue debíl. Ataque de rebeldes o no, Lapis se prometió desde ahora que seria fuerte, no más miedo ni duda. Si Celeste era capaz de ir por una gema al rescate y mostrar sus habilidades entonces ella podia ser mucho más de lo que imaginaba.

Definitivamente tendría que aprender más sobre lo que significa ser una Lapislazuli…

Lo que significa ser una gema…


. . .

Villa Chica - Presente.

Es cierto. Lapislázuli recordado algo útil.

Recordó mucho de ella misma. Recordó el tiempo en el que ella y muchas gemas eran inocentes con su propósito. Recuerda bien cuando tuvieron que cambiar cuando la rebelión se los exigió…

Con un sentimiento nostálgico admiraba las estrellas sin compañía.

"Al menos pude recordarte Celeste" Lapis lamento y se froto su hombro queriendo llegar a su espalda intentando tocar su propia gema. Sostiene su mano delante de ella para transformar el aire en su palma en hielo duro y seco para luego deshacerse de vuelta al aire.

Celeste estaba en lo correcto. Todo es agua en las colonias. Lo sentía a su alrededor y si quisiera la controlaría a su favor.

Sobre el techo de una casa entre el campo, reposaba sentada nuestra Lapis mirando el paisaje.

Al verla en este plano, nos alejamos un poco y vemos una humilde casa de campo perfecta para los fines de semana. La distribución consistía en tres dormitorios superiores, que sumaba dos pisos y 128 metros cuadrados incluyendo la chimenea de la habitación principal. Relativamente pequeña pero acogedora para cualquier invitado.

Resumiendo los sucesos anteriores que nos llevaron a Lapis sobre el techo. Resulta que Connie invito a Steven y Lapis (quien aceptando de mala gana) a una cena en casa de su abuela quien resulto ser la anciana del bastón que aconsejo a las gemas quedarse por el festival. Luego de presentarse entre ellos y una rápida explicación de lo que es una Cena por parte de Steven, Lapis dijo que deseaba estar un tiempo a solas hasta que terminara `la cena` porque no volvería a pasar por la desagradable experiencia de nuevo. Steven la entendió y le dijo que no se preocupara, el estaría de vuelta con ella.

Paso una media hora desde entonces y Lapis seguía apreciando el cielo nocturno. Reviviendo su pasado, incluso notando que perdió el regalo de Steven que gano en aquel juego.

En definitiva, se ha acordado de mucho. Y aún faltaba desvelar otro capítulo.

Por mientras Lapis intento relajarse como su antigua compañera solía. Sentarse al borde del tejado y contemplar la nada mientras percibía toda el agua a su alrededor.

La gran luna brillante de un tono ligero de azul, las estrellas que se regaban en el espacio, y sentir la brisa que azotaba los sembradillos cercanos.

`Todo es agua en la tierra…` Hubo muchos planetas antes pero ninguno que le entregara tantas experiencias y sentimientos mezclados como lo hacía la tierra.

La tristeza al recordad el pasado le causaba una expresión recaída acompañando sentimientos de baja autoestima. Muchos sentimientos nuevos invadiéndola desde que se liberó del espejo.

Hubo un momento en el que se preguntó si todo lo que hacía valía la pena. Intentar regresar con su diamante y traer consigo a Steven con ella.

Lapis discutió las razones una vez más. Quería mucho a Steven por su compasión al demostrar su amor y eso lo convertía en un ser único e irremplazable. No se dejaría vencer por los obstáculos que le impedían sacarlo del planeta o las graves consecuencias de llevarlo al Planeta Madre.

Se preguntaba si actuaba egoísta de su parte por consentirse un poco, probablemente pero el planeta tierra le arrebato mucho de lo que amaba en el pasado, ¿Por qué no quitarle a la tierra una parte pura de esta? Steven lo justificaba todo, significaba inocencia y esperanza para Lapis. En su poco tiempo junto a él, construyo un lazo emocional sintiéndose obligada a protegerlo del lado malo de la tierra.

Alejarlo de todo lo dañino si eso significaba llevárselo muy lejos de la tierra, los humanos, los peligros que podrían dañarlo y por supuesto, apartarlo de la mala influencia de las Gemas de Cristal.

Compensar su soledad con el amor.

Steven es joven todavía y puede aprender tanto. Él puede aprender a ser un gran cuarzo en el planeta hogar y proteger a otras gemas como le gustaba, quizás incluso lograr adaptarse y ascender de rango para que se convirtiera en su escolta personal e ir juntos de planeta en planeta explorando el universo… Es su sueño, su inocente fantasía que quería con todas sus fuerzas ver hecha realidad…

Todo lo que deseaba Lapis era estar junto con Steven. ¿Es malo sentirse así? Añorar estar juntos en uno para el otro. Las diamantes al ser las líderes eran libres de hacer lo que sea sin restricciones solo por hacerlo y perjudicar a muchos en un acto. ¿Por qué es malo que Lapis se diera un poco de gusto? Le parecía injusto eso.

O Lapis estaba siendo injusta consigo misma?

Al ser tan apegado con Steven provocaba contradicciones en sus emociones que a lo largo del día se manifestaron de diversas formas. Su personalidad se alteraba por simples acciones como ir de la mano o compartir risas. Su mente opinaba de un modo frio y desinteresado. Sus palabras intentaban ser de lo más agradables y cálidas con tal de ver sonreír a Steven.

Fue liberada del espejo y sanada por su dulce prisionero. Aun así, seguía atrapada en la tierra con oscuros recuerdos del pasado. No quería echarle la culpa a Steven por eso pero lo sentía así.

Está atascada en la tierra con la gema que amaba y no sabía que hacer al respecto.

El viento continua su viaje…

Luego de un largo rato a solas, se oye el chirrido de una ventana abriéndose. Lapis es sacada del trance y ve a Steven saliendo de la ventana.

"Hey Lapis." Saluda mientras sale torpemente de la ventana.

"Ten cuidado, podrías caer." Advirtió al pequeño.

"Claro y si me caigo sé que me atraparías no? . . . igual me sostendré."

Lapis sonríe tomándolo como cumplido. "Es cierto."

Steven logra llegar donde se encontraba Lapis y se sienta procurando estar a su lado al borde meciendo sus piernas sin idea de lo que podía hablar.

Al principio los dos estuvieron callados. Los sonidos ambientales como siempre relacionados al campo: Un perro ovejero aullando en la distancia, el pasto agitarse por el rozar del viento y la respiración del niño.

"Así que… Te sientes mejor? La abuela de Connie dijo que si queremos dormir afuera necesitaremos montar una tienda de campaña." Dijo sonando casualmente. Steven solo quería conversar y asegurarse del estado de su amiga.

Lapis alza la mirada de nuevo al cielo nocturno. "Si solo quería ver las estrellas y pensar un rato" Dice sin ver al chico.

"Okey… entonces dormiremos aquí?"

`Lo hace de nuevo.`

A este punto Lapis tuvo suficiente. No más divagación, no más evitar el tema.

"Crees que no sé lo que haces…" Su fleco oculto sus ojos. Se lleva sus piernas contra su pecho.

"Umm Lapis?" Steven se inclina sin entender. No estaba del todo seguro. `¿Le habrá sentado mal eso que dije?`

Lapis murmuro al comienzo pero fue tomando fuerzas sus palabras.

"Tú… siempre estas evitándome. Siempre hay una excusa para quedarnos más tiempo en la tierra y yo…" Con un pesado rencor mira a Steven y regresa a esconderse. "Se supone que yo mande. Yo debería ser quien dice lo que vamos hacer, no tu pero insistes y algo en ti hace que no pueda estar enojada contigo. No soy lo suficentemente fuerte ni para soportar tu bondad. No puedo hacer nada bien."

Lapis se levanta y se aleja dándole la espalda a Steven incapaz de expresar y comprender sus emociones. Ella nunca contradijo o se quejaba por algo, siempre ha sido una gema obediente y sumisa a sus autoridades. Y estar con Steven tampoco era la excepción.

Detesta su débil aptitud. Si pensaba que podía ser la captora de Steven creía que tendría más domino sobre el al principio, le pareció una buena idea. Funcionaba en la época de la rebelión pero ya noto que se trataba de una cuestión de voluntad y fuerza. Lapis no se apreciaba como una gema fuerte.

Con Steven, esas palabras las sentía como un castigo merecido.

`Es verdad.` Apretó sus dientes enojado de sí mismo. Reconoció que ha actuado muy egoísta.

¿Fue su culpa por actuar tan infantil? Por concentrarse en no dejar la tierra y hacerla su prioridad. ¿Qué pasa con Lapis? Ella también tiene emociones y prioridades. Concluía que actuó como un niño. No le gustaba que en estas situaciones que probaban su valor su familia las Gemas de Cristal le recordara con frecuencia el niño especial que es. Que más podía hacer por los demás si lo trataban así sin nunca demostrarlo. Demostrar que Steven era capaz fue lo que comenzó todo esta aventura. La emoción de desafiar a sus madres y correr con el espejo en sus manos por curiosidad en saber quién le pedía su ayuda.

Él es una Gema de Cristal. Pronto comenzaría su larga jornada en ayudar al mundo y el seguía actuando como un niño. A veces ignorante por la gran responsabilidad que significaba el legado de su madre.

Tenía que empezar a crecer por sus amigos, por sus necesidades y no siempre el mismo. Ver y ayudar a otros por encima de él.

Su padre Greg le decía lo especial que es. Aun así no cumplía.

Steven se sintió de nuevo inú cierto que ayudo a Lapis liberándola pero no la ha ayudado a superar su pasado. Por esta clase de cosas aún sigue sintiéndose como un niño inútil. Ha sido egoísta al intentar ganar tiempo para nada. No ha hecho nada que sea evitar el momento de confrontar a Lapis.

Esta gema azul junto a él ha sufrido tanto. No se diría que era obvio, pues es más que notorio. ¿Quién aguantaría cinco mil años en un espejo? Nadie eso es seguro.

El mundo le demandaba madurar, ya era tiempo de hacer lo correcto.

Lapis empeoraba. "Quiero ir me a casa." Son suplicas y no órdenes.

Los oídos de Steven no le juegan una broma. Lapis está triste. Ignorar a la persona que mas le importas duele.

Lapis se abraza así misma rogando en silencio. Sintiéndose inmersa en la soledad de nuevo.

"Lapis... tienes razón" Responde Steven al silencioso llanto de la gema azul. "He actuado tan preocupado por no abandonar la tierra. Esperando que algo, no sé, suceda y arregle todo." Steven se hunde en su asiento. "Esperando nada."

Ambas gemas no se dijeron nada. En vez, Lapis se contenía en soltar más lágrimas.

El alrededor llenaba el hueco con sonidos mientras figuraba una clara idea de cómo superar todo.

`No es suficiente. Como dice papá: Pedir disculpas no solo significa dar la razón, significa que valoro más una relación que mi propio corazón. ` Pensó Steven más decidido. Reconocer que actuó mal es lo más valiente cuando nos disculpamos, y Steven tenía ese valor que le proporcionaba su corazón.

Quería sacarse del pecho todo y arreglar las cosas entre su amiga. Valoraba en verdad su amistad con Lapis y no la rompería por nada.

Suspiro. Steven se levanta y se prepara. "He dicho demasiado hoy, muchas palabras sin pensar y otras quizás sin sentir, pero me debes creer cuando te digo que si me importas Lapis" Se rasco la cabeza admitiendo su error.

"Y debes saber que a pesar de todo si me importas Lapis. Te he estado evitando de alguna manera… Lo siento… "

Steven alcanza la mano de Lapis. Quería que Lapis lo viera lo honesto que se miraba pero ella no deseaba verlo de momento.

"Sabes que no puedo irme. Pertenezco a la tierra. No puedes simplemente llevarme contra mi voluntad. Soy un humano y mi lugar está aquí con las Gemas de Cristal ayudando al mundo con sus problemas" Steven insiste en hacer contacto visual.

Lapis aprieta sus manos queriendo mantenerse fiel a su idea. No lo soportaba. Llegaría el momento en el que elegiría entre Steven y su hogar. La realidad la golpeaba y dolía demasiado.

"Me he estado disculpando tanto por todo lo que hago. Que ya sinceramente perdí la cuenta… A lo que quiero llegar es que Tú tienes razón… Me olvide de ti Lapis. No sé nada del pasado de las gemas, no conozco nada de mí mismo ni de ti" Se suelta y se sienta cruzando las piernas. "Actuó como un enorme bebe cuando debería ser serio todo el tiempo..." Suspiro. "Todos esperan que me convierta en mi madre y salve al mundo pero sigo siendo un niño, un niño que le gustan las donas rosas con chispitas y no se preocupó por ti…"

Steven se tapa su cara con sus manos. No es que sintiera la necesidad de llorar. Se sentía decepcionado. "En verdad lo siento Lapis. Debí ayudarte desde el principio. Lo siento…"

Otro suspiro surgió de por parte del Cuarzo rosa arrepentido. En serio no encontraba las palabras correctas. Se dejó guiar por lo que sentía lo correcto en su corazón.

Es duro aceptar los hechos. Si se vieran desde otro ángulo quizás se llegaría a entender mejor a los demás. Hay que ser muy valientes para admitirlo. Y solos los corazones valientes y dispuestos saben perdonar.

El tiempo no se prolongó demasiado antes de que la gema Azul decidiera hablar ocultando una sonrisa.

"Psss Oye Steven"

El chico pone atención a su amiga quien parecía contenta y satisfecha.

"Emm si Lapis?" Steven aceptaría con la máxima seriedad lo que viniera. Apoyaría a Lapis en lo que sea.

La gema azul sonríe un poco viéndole de frente, se lleva la palma a su boca y pegando sus labios produce un chistoso sonido.

Lapis se empezó a reír sola al principio y Steven no lo entendía hasta que Lapis repitió el sonido gracioso de una flatulencia con su mano. Se trataba de lo que le enseño cuando molestaron al alcalde Dewey en su discurso sobre los aires calientes en la playa.

Es sorprendente como unas risas auténticas pueden curar si se comparten. Curan el dolor y lo reemplaza del mejor sentimiento en nuestro interior.

Los dos soltaron una longeva risa provocándola más y más por repetir el gracioso sonido de un pedo.

Luego del severo ataque de risas (Que paro cuando Steven se le fue el aire) Lapis y Steven recomponen su amable actitud.

Tenían un cosquilleo por lo que acaba de pasar.

Lapis finalmente hablo: "Entonces significa que estamos bien no?… Dijiste que necesitabas dormir? Puedo esperar y acompañarte. Podemos dormir juntos!" Dice inocentemente entusiasta.

Steven le sonaba bien pero rechaza la idea. "No. Necesito seguir despierto."

"Estas seguro? No quiero que te esfuerces. Tu parte humana es muy delicada recuerda."

Bostezo en desapruebo. "Estoy-"Otro bostezo. "Estoy seguro. Debo ayudarte, es por eso que necesito saber sobre ti Lapis. Te ayude a sacarte del espejo pero… debo preguntarte ¿Cómo te encerraron allí? Porque odias a las Gemas de Cristal? Ayudame a entender." No son preguntas precisamente amables pero Steven debe conocer la version de Lapis.

"Estoy… feliz porque te interesas saber de mí." Aun no se libraba de su idea. "Te contare todo de mi. Asi veras lo terrible que son las Gemas de Cristal."

"Mh-Mm y yo te convencere de que ellas son buenas..."

Los dos se pusieron de acuerdo. Es cierto que Lapis perdono a Steven pero aun lo queria a su lado. Por su parte Steven pronto cuestionaria a su familia y eso lo podria cambiar de opinión.

Una historia larga con hechos y contradicciones se avecina…


"Steven... En que te has metido." Murmuró procurando no ser descubierta.

En el dormitorio al lado de la ventana todavia abierta, Connie aprovechaba las sombras y el silencio para ocultarse de la conversacion entre las dos gemas. Connie se dio cuenta de la mitad de los hechos. Su mejor amigo fue secuestrado por esa gema azul y solo le preocupo ese dato.

Steven después de la cena (Sin faltar el maíz) le dijo a Connie que hablaria con ella más tarde para explicarle todo luego de hablar con Lapis. Connie no se resistio y subio a escuchar la pareja.

No queria exagerar la situacion. Sonaba que Steven lo mantenia bajo control, pero la necesidad de hacer lo correcto impulso a Connie a salir del cuarto, bajar las escaleras y tomar el teléfono.

Debía hacer una llamada urgente.


Recomendación: Un fic titulado "Si pudiera ser Algo…" otro One-Shot en mi lista de favoritos por parte de su autora BoaSanAmorsito13 tratando un reencuentro sentimental entre Steven y Lapis luego de los sucesos en los recientes capitulos. (Una fan hacen un mejor reencuentro que los guionistas que irónico)

N/A: Bien, creo que ha quedado satisfactorio este capítulo. ¿Qué dicen ustedes, les gusta este acercamiento a Lapis? Darle un origen y significado siempre a estado en mis planes. Escribir este capítulo contradigo una norma que tengo y es incluir personajes propios (OC´s) pero necesitaba darle un sentido a lo que se aproxima.

¿Dudas al respecto? Veamos… Puede ser confuso que escriba en un capitulo que la luna esta blanca luego dorada y ahora azul. La verdad es que en verano la luna de la cosecha es el inicio del solsticio y la azul se manifiesta raras veces por consecuencia de una pequeña capa invisible de humo y cenizas en un ambiente adecuado.

Los colores y su simbología no los invite yo de la nada. La información esta verificada por la página: euroresidentes_com De esta web corrobore los distintos significados que representan por mayor índice de opiniones al público. El resto, la serie oficial nos lo confirma presentándonos sus personajes gemas y podemos notar sus patrones en sus comportamientos y creo que muchos de ustedes concuerdan con las emociones según varía el color.

En fin. Un gusto escribir y compartir. Estén pendientes de "Muy Interesante en ti"

Me despido insatisfecho por el final de Samurai Jack, Gracias y cuídense.