Disclaimer: nada del Potterverso me pertenece

Este fic participa en el minirreto de enero para El Torneo de los Tres Magos del foro La Noble y Ancestral Casa de los Black.ç

Cliché: Bellatrix, Voldemort y sus cincuenta sombras de Nagini.


Depositó la bandeja sobre la mesa, frente a él. Carraspeó levemente, pero el tenebroso mago seguía atento a la página de sucesos de El Profeta.

Carraspeó más fuerte.

—Según Rita Skeeter, Harry Potter se volvió a tirar ayer un pedo en clase de Pociones. ¡Yo nunca hice semejante cosa!

Bellatrix suspiró, exasperada. Con un ligero movimiento de su mano, derramó el vaso de zumo de calabaza, tentación prohibida del Señor Tenebroso, cayendo el líquido sobre su señor.

—Pero qué coj... ¡Bella! ¡Mi túnica del Zara hecha a medida! ¿Tienes idea de lo difícil que es quitar las manchas de zumo de calabaza?

Bellatrix se arrodilló ante su señor.

—Uy, qué tonta he sido. Creo que merezco el correspondiente correctivo —comentó, entre inocente y suplicante.

Pero el Señor Tenebroso esbozó una sonrisa burlona mientras permanecía delante de su sierva.

—No cuela, Bella. Sé lo mucho que te gusta que te torturen, y más aún si soy yo el que lo hace. Creo que eso es suficiente castigo.

Y se marchó. Y a su barco le llamó Libertad... Nos estamos yendo del propósito inicial.

Bella, aún arrodillada, hizo una pataleta. Se tiró sobre el suelo, rodó sobre él y dio puñetazos mientras gritaba:

—¡No es justo, no es justo, no es justo! —se incorporó un poco y sacó su varita mientras temblaba —. Sólo un poquito. El psicólogo me ha dicho que no lo vuelva a hacer, pero no tiene por qué enterarse —se apuntó con la varita y gritó — ¡Crucio!

Pero tan pronto como el cruciatus le golpeó, lo detuvo, pues no era capaz de aguantar el dolor y mantener la maldición a la vez.

Destrozada, siguió pataleando y dando puñetazos, tirando los cuadros de las paredes, los candelabros de la mesa y derribando las caras sillas. Vale que era la casa de su hermana, pero eso a Bella le importaba bien poco. Porque, a fin de cuentas, ella estaba loca, ¡loca os digo!


Nota del autor: supongo que alguien habrá reconocido el homenaje a José Luis Perales xD