Cómo entrenar a tu dragón (How To Train Your Dragon) está basada en la serie de libros de mismo nombre de la autora británica Cressida Cowell, y realizada por Dreamworks Animation.

No poseo ningún derecho sobre los personajes y detalles originales de HTTYD.

El propósito de este FanFiction es el de entretener, con eso ya dicho, por favor no me demanden.


DRAGONS: A Twins Story

Letras peligrosas (Pt. 5)

-ooOO000OOoo-

–Nunca te había visto tan remilgoso, Stoick –masculló Morgadon antes de llevarse su tarro lleno de hidromiel a los labios –. Pareces una vieja histérica en día de lavado –agregó riéndose a sus anchas.

Pero su comentario no le resultó realmente gracioso al otro líder vikingo. El gran Stoick "The Vast", escuchen su nombre y tiemble, gruñó en respuesta ante las palabras de su homónimo.

En su frustración, Stoick no se percató que el trozo de tempano congelado que tenía pegado a su mejilla hinchada, comenzaba deslizarse a su mentón

–No-oh –soltó Gobber notando el descuido del jefe vikingo y reubicando el pedazo de hielo en el punto del rostro de su amigo donde la inflamación era más visible –. Debe de permanecer sobre la mejilla o terminaras más cachetón de lo que estas.

Stoick le gruñó por igual a su viejo amigo, pero pronto un resoplido de resignación escapó de entre sus labios.

Después de conflictivo encuentro entre ambos lidere vikingos, Morgadon había conseguido separar a padre e hija, enviando a una en dirección de la biblioteca junto con su esclavo, y al padre al gran salón a beber por la viejas amistades y rivalidades.

–Pues te lo tienes bien merecido, maldito terco –espetó el meathead desde su trono. Su hijo, Thuggury, le sirvió a su padre a rebosar más hidromiel en su tarro –. ¿Se puede saber, por qué carajos insistía tanto con el condenado libro? ¡Sabes lo difícil que es manejar a es viejo cascarrabias! Si crees que el golpe que te di fue doloroso. ¡Mira lo que me hizo a mí! –agregó furioso Morgadon, apartando su duro casco para revelar un terrible y llamativo chichón a la mitad de su cabeza.

El joven heredero al trono meathead, se rió de la desgracia de su padre por lo bajo, ocultando su sonrisa detrás de la jarra de hidromiel. Gobber, al contrario, no fue tan discreto con su exagerada carcajada.

Pero Stoick no pensaba en el dolor de Morgadon, ni siquiera en el suyo propio. Sus hijos eran lo más presentes en sus pensamientos. Hiccup había sido la razón principal para haber insistido en recuperar el libro, ya que después de las cosas terribles que había padecido en manos de Alvin, lo mínimo que podía hacer para darle felicidad a su hijo sin arriesgar su seguridad, era conseguir el condenado libro.

Era una lástima que en sus inténtenos de hacer algo por Hiccup, sitiera que estaba arriesgando la seguridad de Honey. ¿O tal vez todo era paranoia suya?

–¿Acaso tiene que ver con los rumores? –soltó de repente Morgadon sacándolo de sus pensamientos.

–¿Qué rumores? –preguntó Gobber adelantándose.

–Los que dicen las demás tribus… de lo que ocurre en Berk.

Stoick finalmente levantó la mirada en dirección de Morgadon:

–¿Qué es lo que exactamente dicen? –dijo.

–Que los dragones vuelan sobre la isla sin causar caos –explicó el meathead –. Y que los dioses les han favorecido de alguna manera. Por Odín, Stoick –agregó con verdadera preocupación en su voz –. ¿Qué es lo que está pasando?

El líder hooligan solo pudo devolverle la mirada, pero no una respuesta. ¿Qué podía decir? ¿Qué agregar a lo que ya era sospechoso y obvio? ¿Cómo no empeorar la situación de Hiccup? ¿O la seguridad de su pueblo?

–Es por tu muchacho, ¿verdad? Dime la verdad, viejo amigo. ¿El niño ha sido bendecido… o está maldito?

-ooOO000OOoo-

–¿Por qué la biblioteca tiene que estar tan lejos de la aldea? –se quejo Honey mientras marcaba el largo camino hasta la costa oeste de la isla meathead, acompañada solamente por Gothi y el esclavo de Morgadon, Pumpkin.

–Según las viejas historias, cuando el último rey de Wilderwest mandó construirla –dijo este dirigiendo al pequeño grupo –, era su intención alejar a la gente de la tentación de buscar lo escrito en sus libros. Aunque ahora la mayoría piensa que es para mantener alejados a los viejos bibliotecarios.

Aunque el comentario sonó a un simple chiste, Gothi asintió la cabeza tan enérgicamente que le dio mucha veracidad a esas palabras.

–Como lo dices, suena como si fueran una legión de ellos –comentó Honey tratando de amenizar la caminata. Al final de cuentas era la primera vez en días que estaba lejos de la vista de su padre; eso le dio un cierto sentido de libertad que creyó haber perdido.

Y al final de cuentas, era una excelente mañana sin lluvia para hacer una caminata por las extensas planicies de la isla meathead.

–En realidad solo llegan a haber dos habitantes de la biblioteca –explicó Pumpkin con entusiasmo –, un maestro bibliotecario y su futuro remplazo.

–¿Cómo se elige a un prospecto de bibliotecario?

–Los más sabios lo designan gracias a las runas, aunque el temperamento huraño de algún niño suele hacerlo tentador para elegirlo como aprendiz. Pero también se cree, que los misterios que ocurren en la biblioteca, es lo que vuelve loco a sus cuidadores.

–Al parecer hay demasiadas leyendas sobre ese lugar –dijo la chica con suspicacia.

Pero antes de que Pumpkin pudiera responder a su comentario, Gothi, quien había estado muy atenta a la conversación, comenzó a realizar su acto de señales con su manos y bastón, para expresar su parece.

–¿Qué… qué fue eso? –preguntó desconcertado el esclavo sin saber cómo reaccionar ante los gestos de la anciana.

–Dijo: "lo desconocido causa fascinación o miedo" –tradujo Honey –. "Es natural que las historias raras se originen de lagares así".

–Eso es muy cierto.

La larga caminata se prolongó unos cuantos minutos más, lo cual le dejo muy claro a Honey que se encontraba fuera de forma. El tanto viajar cómodamente sobre el lomo de Furry, la había malcriado de la peor manera. Pero no tendría que soportar mucho más, la biblioteca había pasado a ser una escultura gigantesca en la distancia, a una construcción cada vez más cercana.

–Tengo que admitir, Pumpkin, que me has sorprendido –soltó la joven gemela pecosa, retomando la conversación –. Para ser… o más bien, no ser un vikingo, te encuentras muy bien informado sobre las historia de la isla.

El joven esclavo se volvió a ella con una gran sonrisa, que provocó que la chica se sintiera analizada.

–Sé que quisiste decir en primer lugar… que soy un esclavo –dijo Pumpkin con gran calma –. No te preocupes –se apresuró a agregar ante la mirada culposa de la chica –. Soy muy consciente de mi situación. De alguna manera debo encontrar como sacarle provecho.

–¡Oh! ¿Cómo?

–Bueno, yo ya sabía leer y escribir desde mi tierra natal, pero tuve que aprender su idioma para poder adaptarme. Y debido a que el bibliotecario aún no tiene aprendiz, eso me ha permitido acercarme y aprender de él. A pesar de su actitud huraña del viejo, me gusta pasar el tiempo ahí.

–¿Él es tan terrible como dicen? –preguntó Honey. Cada vez la imagen mental del anciano que al parecer todos gustaban detestar o criticar, era más clara en su mente. Técnicamente una versión meathead del desaparecido Mildew.

–Creo que la forma correcta de describirlo es peculiar –fue la única respuesta que entregó el joven esclavo –. Pero una vida de secretismo en un lugar aislado suele provocar eso ¿no?

Pumpkin le dirigió a Honey una cálida sonrisa que no puedo evitarla llenarla de desasosiego, ante la visible y llamativa marca en forma de "S" que relucía en contraste en el cuello del joven. No pudo evitar pensar en ella misma y a su hermano en su precaria situación, y como la vida de ambos pendía de un secreto que solo ellos y su más terrible enemigo, conocían.

–Sin duda. Pumpkin, ¿Puedo preguntar… como es ser un esclavo? –dijo ella finalmente cobrando el valor de preguntar.

–¿Acaso nunca había conocido a uno?

–En realidad sí –dijo la chica pecosa pensando en cierta niña que vestía una piel de oso polar –. Pero nunca hablamos mucho de su vida como esclava, siempre era de su vida antes de que la marcaran.

Pumpukin le lanzó a Honey una mirada enigmática y evaluativa, que por un segundo, se arrepintió de haber preguntado en primer lugar.

–Había escuchado que en Berk no tenían esclavos, pero no estaba seguro. Tu pregunta lo confirma –dijo este con seriedad, pero con una sonrisa cordial en sus labios –. No voy a negar que la vida de esclavo es difícil y pesada…

Gothi de nuevo interrumpió, llevando a cabo un complejo baila con sus largas y huesuda manos, y sacudiendo su cetro de un lado para otro.

–Ahora ¿qué dijo?

–"Qué toda la vida en el archipiélago es pesada" –tradujo Honey dándole credibilidad a las palabras mudas de la mujer mayor.

–Eso es cierto –aceptó Pumpkin asintiendo con la cabeza –. Antes me quejaba de mi vida en las tierras altas, pero definitivamente ustedes si la tienen muy difícil. Aun así, ser un esclavo no ha sido un calvario como debe de ser para otros que pertenecen a las demás islas. Sí, los meathead me hacen trabajar todo el día, pero todos aquí trabajan la misma cantidad de tiempo si quieren sobrevivir. Fuera de eso, mientras no me queje, contradiga a Morgadon o estorbe, mi vida es bastante buena. Tres comidas al día, un techo para estar seco y una cama para dormir. Sé que muchos no tienen ni eso.

¿Pero que había de su libertad? ¿Era tan fácil olvidarla por un plato de comida y una cama caliente? Honey no pudo evitar pensar en todo el control de su vida que perdería si la marca de su espalda era descubierta. Pero al mismo tiempo, se percató que aquello que estaba temiendo ya era un hecho ante las prohibiciones de su padre y entrenamiento como vala. Hacía mucho, había perdido el control de su vida.

La tormenta que ocurría en su mente, fue visible en el rostro de la gemela pecosa, ya que pronto el joven esclavo agregó:

–No te engañes, el hecho de ser un esclavo no desaparece solo por buenos tratos, es algo que se queda contigo para siempre como la marca. Creo que por ello me gusta biblioteca, me da una sensación de libertad y pertenencia, ya que eso libros son como yo, prisionero de las viejas costumbres y leyes arcaicas de rey muerto hace mucho.

Era cierto. Tal vez…. Nadie era tan libre como se imaginaba.

–Ya hemos llegado –dijo Pumpkin terminando la conversación.

-ooOO000OOoo-


Felices fiestas a todos.

Alcance a terminar el capitulo antes de que llegara la navidad, así que espero que disfruten su regalo. Por desgracia este también es el ultimo capitulo del año, ya que me quiero tomar estos festivos para pasarlos con mi familia.

Además debo informales que nuevamente me encuentro en el mundo laboral, por lo que probablemente algunos capítulos se retrasen a salir de ahora en adelante, así que no digan que no se los advertí.

Ya cambiando de tema ¿Quién ha visto los trailers nuevos de Dragones: nine realms? No sé si les dieron la impresión a ustedes, pero a mí dan la imagen que el tono es más infantil que la serie de Hiccup. Aun así voy a verla y tener una opinión final.

Pero lo que definitivamente me gustó, fue los diseños de los nuevos dragones. Me parecieron bastante interesantes, originales, pero al mismo tiempo semejantes al estilo de la franquicia como para pertenecer al mismo mundo. Bueno como digo, habrá que verla primero para tener una opinión final.

Sin más que decir, les deseo una feliz navidad y prospero año nuevo.

Un abrazo.