Café para Cuatro

"Tomamos el amor que creemos merecer"

_NicktheFox_

Chapter 1: Decir adiós.

Marlene:

Tuve una sensación extraña de vacío en el estómago en cuanto vi al taxi que nos llevaría al aeropuerto estacionarse. Igual a la que sentí, hace un mes, al escuchar a mi madre decir que nos mudaríamos a New York, ya que se le había presentado un nuevo trabajo allá como editora de la revista Life y no quería desaprovechar esa oportunidad; la de mejorar nuestras vidas. Pero para mí no había nada que mejorar, todo era perfecto tal cual y como estaba. Cuando la noticia se difundió en el condado muchos de nuestros vecinos nos felicitaban diciendo cosas como: "Dicen que es una gran ciudad", "Tienen mucha suerte, pocos son los que tienen la oportunidad de ir a tan glorioso lugar" o el más odioso "New York es la ciudad de las oportunidades". Vaya oportunidad que tuvo mi madre. Pero para mis amigos no fue algo para celebrar o emocionarse, la noticia les había afectado tanto como a mí. Allison no podía creerlo y Antonio no dejaba de prohibirme mudarme, lo cual era muy tierno de su parte.

Tan sumergida quedé en mis pensamientos que no me había dado cuenta que ya estaba dentro del taxi, en el medio de los asientos, con Allison y Antonio a mis costados. Vaya que estaba algo distraída, y eso que no era la primera vez que me pasaba. En algunas ocasiones cuando alguien me hablaba, como mi madre o mis amigos, no estaba muy al pendiente de lo que me decían y eso causaba que me llamaran la atención o me repitieran las cosas más de dos veces. Pero no lo hacía apropósito, sólo que no dejaba de pensar en todo lo que me estaba ocurriendo.

El auto arrancó y sólo me acomodé en mi asiento sin decir ni una sola palabra, esperando a que el viaje resultara corto. Sabía que era lo correcto, cerrar mi boca, morderme la lengua y buscar la manera de pensar en algo que me distrajera por completo, para así no caer en una conversación incomoda. Pero mantener tu mente distraída es difícil cuando tu madre, en el asiento delantero, habla y habla de lo perfecto y maravilloso que es todo, y de lo ansiosa que estaba de ver la ciudad, de visitar cada sitio turístico como el Empire State o Central Park y de las mejorías que tendría en su trabajo. Aunque suene descarada; nada de eso me importaba. Como quería que se callara y se diera cuenta de que esto era duro para mí, que nunca pensé mudarme y dejar a mis amigos, que estoy dejando mi hogar a contra de mi voluntad y de que no puedo hacer nada para cambiarlo. Estaba tan inmersa en su felicidad que no se daba cuenta de mi dolor y eso terminaba frustrándome.

De alguna manera pude soportar el viaje, que no duró más de dos horas, y en cuanto bajé del taxi, enseguida se me acalambraron las piernas. No recuerdo la última vez que duré tanto tiempo sentada en un auto. Tomé un segundo para que se me relajaran y entramos al aeropuerto. Era inmenso, igual a los que veía en las películas, y como en cualquier película apenas entrando nos encontramos con un detector de metales, nos pidieron sacar de nuestros bolsillos cualquier objeto metálico, colocarlos sobre una bandeja y luego dejar nuestras maletas o bolsos sobre una cinta que las llevaban a través de una especie de cabina. Pasamos el detector, tomamos nuestras cosas y caminamos hasta la terminal. Una vez allí, tuvimos que esperar a mi madre ya que iría a confirmar el vuelo o algo así, por lo que escuché.

No tuvimos mas opción que quedarnos allí, en el terminal. Un lugar muy similar a un centro comercial. Lleno de locales de comida rápida, librerías y soubenirs. Como teníamos dinero decidimos buscar un lugar para comer algo y conversar. Era nuestro ultimo día juntos, así que teníamos que aprovecharlo.

Dimos un par de vueltas por el lugar, hasta que Allison vio un café... Bueno, no un café. El Café. Un Donny's café.

A unas calles de donde yo vivía se encontraba un Donny's, el cual siempre, mis amigos y yo visitábamos después de la escuela. Y conversábamos durante mucho rato. Disfrutábamos de nuestra compañía.

Después de tomarnos un café cada uno. Buscamos a mi madre y ella ya tenía todo listo. Nuestro vuelo salía en unos minutos. Era la hora de despedirse.

Abracé a Allison y Antonio con fuerza, no quería dejarlos. ¿Cómo podría?... Lloré...

Al final, Allison me regaló su Mp4 y sólo nos dijimos adiós. Después mi madre y yo salimos a la pista de aterrizaje donde el avión nos estaba esperando. Subimos y luego de escuchar las instrucciones de una asafata en los parlantes y despegamos. Me dediqué a escuchar la primera canción del Mp4 de Allison... Era With out you de Jake Brown...

Los extrañaré...