Hola gente este mi primer Fic, tenia esta historia en mi cabeza y decidí plasmarla ,cualquier opinión es aceptada

Cap1 : Formula del caos


Mi nombre es Naruto, como pueden imaginarse, solo soy un simple chico huérfano, de complexión frágil un simple chico común y corriente en un mundo de ninjas

toda mi vida fui rechazado por toda Konoha, todos y especialmente chicas y mujeres en general, pero eso está por terminar.


-La aldea de Konoha-

Esta aldea como cualquier otra, era más que un símbolo de prosperidad, era la formación de la unión de las mejores mentes y los mejores clanes para trazar un futuro brillante a la región que habitaba, y la gente que seguía a estas personas eran simples comunidades que querían vivir en un sitio tranquilo y con la confianza de la seguridad que aportaban los grandes clanes.

en ese mundo soñaba cuando era joven, cuando mi diluida realidad por ser aceptado se concentraba en cien por ciento a que las personas que me miraban vivir en un agujero olvidado de la mano de dios me aceptaran como una persona y no como un ser indigno a vivir junto a ellos.

Ser huérfano no era un estigma de ser pobre ni de total abandono, pero ser pobre era un escalón mas alto de lo que yo representaba, los indigentes se tenían unos a otros en los peores momentos, se protegían, se cuidaban las espaldas en una hermandad de comprensión, compartían lo poco que tenia y disfrutaban de platicas amenas, pero eso era, o más bien dicho esa no era mi realidad.

una escoria, el rechazado, eran algunos de los sombres que las personas me daban al mirarme a la cara y reconocerme, yo me preguntaba constantemente, que habré hecho?, que habrán hecho mis padres para que yo tenga que vivir entre la basura o congelado en las calles?, preguntas, a eso se reducía mi mente desde que tuve razón hasta que un día como cualquier otro el encargado del orfanato me tiro el a la calle a vivir como un perro sin rumbo.

sobrevivir en las calles para un niño de apenas cinco años fue brutal, las personas que me golpeaban cuando me acercaba a pedir una moneda para comprar una pieza de pan, los dueños de los establecimientos que me daban comida caducada, los ninjas que me miraban de lejos y no movían un dedo para ayudar a un niño indigente, esa fue mi dura realidad por muchos años.

como dicen algunas personas, "no hay mal que dure mil años, ni cuerpo que lo resista, así que entendiendo mi dura situación moví los hilos de mi vida y me labre una reputación.

Si, ser un bromista era la fachada que conocían muchas personas con las que me vengaba a lo largo que me labre esa reputación, pero en las sombras me convertí en un chico mil usos, unas monedas por mover mercancía de dudosa procedencia entre los mercados a sitios escondido en los clanes para robos o asesinatos, cartas con sellos de chakra a las aldeas aledañas a Konoha con inteligencia, pequeños trabajos de espía, entre muchos otros, daban un ingreso constante de dinero que necesitaba para seguir adelante.

el viejo Hokages me decía que se preocupaba por mi salud y mi bienestar, pero la realidad que soporte por mucho tiempo me trajo la conclusión que él no tenía poder alguno y que el consejo civil poseía todo el control de lo que sucedía en Konoha.

así fue como llegue a la conclusión que si deseaba cambiar mi vida para mejor, debía unirme al lado ganador, y ellos no toman un no como respuesta, los ganadores escriben la historia, ellos son los héroes de su camino, y los perdedores, bueno... ellos son los cimientos de cada historia.

así fue como llegue a un mural de avisos en la pared del mercado negro donde solía tomar trabajos, aquel día vi una oportunidad que simplemente no podía dejar escapar, era en donde encontraría la oportunidad de ganar algo más que dinero, aquel trozo de papel marcaba la dirección de una oficina en los callejones del mercado negro donde hacían pruebas de medicinas y drogas, sin pensarlo dos veces arranque aquel mapa y viaje rápidamente a encontrar mi destino, aquel sitio lo manejaba una especie de farmacéutico que hace muchos años había perdido su licencia como científico por experimentar con drogas alucinógenas y luego probarlas el mismo, pensándolo mas detenidamente me convertiría en un conejillo de indias, pero hay cosas que simplemente no pueden evitarse.

- Oficina del Dr. Earnhard - decía el letrero claramente a cierta distancia sobre la puerta escondida en el fondo de un callejón, camine lentamente pensando 'como puede ser esto seguro?, acaso no tienen miedo que descubran donde crean drogas en una zona de oficinas tan accesible?', pensaba mientras caminaba entre la basura de aquel apestoso callejón, ignorando muchos malos pensamientos pasajeros , me arme de valor y di los pasos finales hasta tocar finalmente puerta sucia.

"pase lo estaba esperando" dijo el Dr. Earnhard en el interior, abrí la puerta con desconfianza y mire atentamente, aquel espacio de oficinas pasaba de ser una oficina como yo había imaginado a ser como cualquier sala de tratamiento de un doctor normal, medicinas en estantes, una cama sucia al fondo para los pacientes, 'claro, como si alguien visitara un lugar así' pensé rápidamente, el doctor se encontraba de espaldas manipulando una serie de tubos de cristal con líquidos de colores muy llamativos

"Joven Naruto" decía tranquilamente el Dr. Earnhard girando en su mano un frasco recién cerrado mientras que con la otra mano ágilmente pasaba a detener lo que estuviera destilando en ese momento con aquel equipo químico, "Podría sentarse, ya termine la medicina especial del que necesito que usted recabe información", decía el Dr. buscando un sitio colocando una silla metálica frente al que me imagine era su escritorio para recibir visitas, me senté sintiéndome un poco como lata de laboratorio "Cl-Claro Doc., y dígame que ganare por probar esa cosa?",le decía mientras el tomaba asiento, el Dr. estiro el frasco hasta colocarlo frente a mí, era como cualquier bote de medicina, pequeño, color café obscuro pero sin etiqueta y sorprendentemente en su transparencia note que era una muestra bastante pequeña.

"bueno, antes debes saber algo Naruto, esta muestra es una droga especialmente hecha para mujeres... y a la vez una droga que da rienda suelta a que los Hombres mantengan su duración, ...en digamos, "Rendimiento" en relaciones intimas", mientras decía esto no podía dejar de pensar 'para que tengo yo que probar esto, si no tengo ni pajera?' mirándolo fijamente le pregunte "está seguro Doc. que es la medicina correcta? digo, no sería mejor que la probara alguien con más experiencia?, como se supone que debo usar esta medicina?" el Dr. Misogi pensativo cruzo sus manos bajo su mentón, y giro su cabeza mirando lentamente un calendario sobre la pared entre tantas tablas de medidas y anotaciones de química dijo "Bueno eso es fácil, nosotros recolectaremos la información de las mujeres y luego serán tuyas para hacer lo que te plazca" asombrado lo mire al Dr. y luego la medicina para repetir acción un par de veces.

"pero como puede hacer eso?, desea saber que pasara si la toman un joven como yo? o si tiene algún efecto secundario?" el Dr. Earnhard se relajo a aquel comentario con una sonrisa de complicidad descruzo sus manos y abriendo un gabinete del escritorio saco unos fólderes con fotos de mujeres 'candidatas? esos no son registros del hospital general?' subiendo la mirada para ver como el Dr. me observaba mirando las fotografías dijo con soltura, "Todos los humanos tenemos ciertos secretos que no queremos compartir con las demás personas"

tomando el frasco y mirándolo sin mayor interés 'todas las personas?' razoné, estrechándolo mis manos, mientras el Dr. seguía dándome la pequeña explicación, "lo único que debes hacer es tomar una gotas de esta medicina o dárselas a alguien para ver cómo reaccionan. y debes entender que nadie puede saber de esta fórmula, si nos descubren podrían pasar cosas graves, me entiendes?",dijo el Dr. Earnhard mientras su semblante pasaba a uno llego de felicidad pasajera a uno más concentrado mientras seguía hablando, "te he visto por las calles Naruto y he visto como te tratan las personas, siento que es correcto que te vengues de las personas que te hicieron la vida un infierno o que te desechan como basura, simplemente usa la medicina para tu gusto personal o como broma, no me importa, lo único que quiero saber es cómo reaccionan a esta droga que he desarrollado"

levantándome de la mesa y tomando e frasco le pregunte "pero por donde debería empezar?" le consulte al Dr., él recostándose en su silla lo pensó lentamente y le dijo con la mirada perdida en una pequeña ventaba por la que se posaba un ave cantando alegremente, "si la medicina es muy suave no pasara nada, pero si funciona como debe pasar pues... Dime Naruto? has tenido relaciones sexuales antes?", poniéndome rojo como tomate conteste "P-Pues a usted que le interesa!, tengo apenas 19! todavía soy joven!" tartamudeando le conteste, "a pesar que no le parezco atractivo a las mujeres algún día encontrare una!", le dije positivamente, "Y eso que tiene que ver con vengarme y todo eso?!"

sonriendo el Dr. Earnhard le contesto "utilizando esta medicina en una dosis pequeña puedes hacer que una mujer se rinda a tus pies o con una dosis grande se vuelva loca por ti y haga lo que tú quieras! es algo que aun no e probado, pero se presta para muchas cosas placenteras y travesuras! hahahahahah!" mirándolo con nueva luz Naruto no pudo dejar de pensar en todas la señoras que le vendían alimentos a exorbitantes precios además de podridos, o sus maridos golpeándome en la fecha de mi nacimiento sin provocación alguna y ridiculizándome, pero especialmente en sus hermosas hijas, una sonrisa amarga y malévola paso por su cara, 'sería interesante ver cómo reacciona la madre de Kiba que me trata como un animal callejero, o como reaccionaria Sakura que me ha negado una cita por tanto tiempo, podría probarlo con tsunade o con alguien más joven! suena grandioso' pensó Naruto mientras guardaba el frasco en el bolsillo de su chaqueta y se ponía de pie para salir, "bueno Doc., ya veremos cómo funciona esta cosa, pero no te olvides de darme algunos consejos más detallados de sus usos, lo necesitare", tocando el pomo de la puerta y saliendo a la calle escuche tras cerrar la puerta, "No te preocupes por nada!, y recuerda! si te quedas sin más formula regresa por aquí y te destilare otra botella! me interesa saber su potencia!, enséñales a no meterse contigo he chico!", le gritaba el viejo doctor.

Esa tarde pase planeando cuidadosamente quien sería mi primer víctima, la hora de vengarse a llegado!


y... corte!

Espero que les agrade esta nueva aventura, disculpen si encuentran algun error ortografico de antemano, una galleta para el que descubra de donde es el Dr. ;)