CAPITULO 1: El día de Wilde

Exactamente 2 años después de haber ingresado al oficio de ser policía, nuestro querido Nick Wilde se retiró del oficio, él había pasado por incontables misiones, la mayor parte de excesivo riesgo y, naturalmente muchos se llegarían a cansar de estar al borde de la muerte muchas veces, literalmente, su retiro se apresuró más debido a una última lesión de bala, peligrosamente cerca de la columna. Judy quería aun su trabajo, pero Nick ya había decidido irse. Un tiempo después Nick consiguió un trabajo y se volvió el encargado en uno de los edificios más lujosos y seguros de la ciudad. Sin embargo él no es el único que coincidentemente terminó allí el mismo año; específicamente, Benjamin Clawhauser y Peter Moosebridge. Dawn Bellwether llegó al mismo lugar tres años después, pero como conserje ya que recién había salido de prisión. En fin, a Nick le iba bien con su nuevo trabajo, era calmado y aunque llegaba a ser en ocasiones muy pesado, no es peor que andar esquivando balas por ahí.

Esa fue una mañana como cualquiera.

-Va a venir el "centro" ¡AHÍ VIENE EL CENTROOOOOOOOOOOO! ¡GOOOOOOOOOLLLLLLLLLLL DEL BARZAAAAAAAA! ¡DE LION-NEL MESSIIIIIIII!-Gritaba el relator de la radio.

Mientras Nick se ajustaba la corbata, vio una foto de él y Judy, aun cuando ahora estaban más o menos separados, aún tenían algo de tiempo para verse, además, el Zoobook era muy útil.

En el edificio donde trabajaba, el último piso era un Penthouse de un billonario magnate de Fur Street. El y Nick se llevaban bien, aunque no eran amigos, solo se llevaban bien. En ese penthouse había cosas de lujo, hasta una piscina.

Por fin, Nick sale de su apartamento y se dirige al trabajo a pie, ya que no quedaba muy lejos de donde vivía. Al llegar, saluda jovialmente al personal y a uno que otro inquilino por ahí. Llegando a la entrada ve al magnate Bill Keaton, un perro de 60 años.

-Señor Keaton ¿Cómo está?- saludó Nick.

-Hola, Wilde-devolvió Bill. Nick se acerca al auto donde iba a ir Bill y le abre la puerta.

-Gracias, Wilde-dijo cortésmente.

-Por cierto, Nick, voy a iniciar un par de negocios, y necesitare un gerente general; tú eres mi primera, única y mejor opción que tengo-invitó.

-Oh, por favor, señor Keaton, no creo que sea para tanto-dijo Nick modestamente.

-¿Cómo que no es para tanto, Nick? Eres el mejor que conozco, siempre me das lo que quiero y como lo quiero, créeme, no te me escaparas tan fácilmente-dijo con agrado el señor Bill.

-He,he, lo tendré en mente, señor Keaton-respondió Nick, para posteriormente entrar al edificio.

-Ey, Josh, hola *Qué onda* Ben, buenos días *¿Qué tal, viejo?* Kate, hola *Hola*- Así lo hacía mientras caminaba por el lugar.

Más tarde….

-Nick, te necesito-Dijo alguien importante del lugar.

-Sí, señor, Weaver ¿Qué sucede?-pregunto Nick.

-¿Dónde está Jason? No hay nadie en la recepción. Nick, no quiero tener problemas. Tienes 3 minutos-dijo el señor Weaver con autoridad.

Nick divisa a Kate, una gata muy atractiva que trabaja allí; estaba con papeles en un escritorio y se le notaba concentrada.

-Señorita, Kate, necesito que me haga un favor-pidió amablemente mientras se acercaba.

-Disculpe, señor Wilde, pero estoy muy ocupada, el examen de leyes es en poco y debo estudiar mucho-dijo tranquilamente.

-Es urgente, aún quedan unos días, no quiero incomodarla, de verdad, pero realmente necesito que atienda un asunto-insistió Nick.

-No, en serio, si le digo que debo estudiar, es por un buen motivo, disculpe yo….-de pronto es interrumpida por Nick.

-Wow, wow, wow, disculpa que la interrumpa...… ¿Escucha?...-dijo Nick, muy atento a los sonidos de su alrededor; había un pequeño sonido en particular.

-¡Oigan, silencio! ¡SILENCIO TODOS!-gritó y ordenó Nick. Todos los que estaban presentes en esa parte del edificio dejaron de caminar y hablar.

-¡¿De quién es el celular?! ¡Puedo oírlo, es un zumbido!-exclamaba Nick.

-¡Perdón, es mío!-dijo culpable, quien era nada más y nada menos que Gideon Grey, el brabucón que lastimo a Judy de pequeña, quien había viajado del pueblo de Judy a Zootopia para conseguir un mejor trabajo, aunque quizá no salió tan bien.

-Nick, el nuevo operador del ascensor es el señor Gideon Grey-dijo el señor Weaver acercándose; los animales continuaron sus cosas.

-Es un placer conocerlo, señor Wilde, trabaje 3 años en el MD y estoy más que listo para las ligas mayores-dijo muy risueño.

-¿El MD? ¿Es algún edificio en el centro?-pregunto curioso.

-Ah…..no, solo son las siglas de McDonalds-dijo Gideon, sintiéndose algo avergonzado, él prefería decir MD para despistar el hecho de que había trabajado en el Mc.

-…..Aahhh, bueno, sígame señor Grey-dijo Nick.

-Un apartamento en la torre cuesta 5.5 millones de dólares, son las propiedades más caras de todo el país. Tenemos la mejor vista, el mejor sistema de seguridad, sensores de movimiento, etc. Funcionamos todo el día. ¿Pero sabes los que buscan estos animales? A nosotros, el personal paga por nuestra atención completa, toda la semana, así que, no hay teléfonos, IPhone, Twitter, Zoobook, Instagram, etc.-dijo Nick con autoridad.

-Claro, señor. Y ¿Cómo se dividen las propinas?-pregunto Gideon.

-No hay. No aceptamos propinas. Es contra la política de la compañía-respondió Nick.

A lo lejos, venía Benjamin Clawhauser, quien se dirigía a su puesto, mientras hablaba por teléfono, su puesto se lo permitía. Al verlo, Nick decide ir a hablar con él.

-Benjamin, hola-saludó normalmente.

-H-Hola, Nick. Escucha sé que debes estar molesto, perdón-se disculpó.

-¿Qué si estoy molesto? Ben, tuve que hacer cosas muy difíciles para que te permitieran faltar por una semana, la cual en un principio iba a ser solo una día. Ya sé que se te presentaron cosas a último minuto con tu esposa, y si algo más sucede, tratare de ayudarte, sí, pero también entiéndeme, eso no fue sencillo, y lo peor es que el señor Weaver creo que te va a despedir-dijo Nick entre preocupación y molestia.

-El señor Weaver no me va a despedir…Espero que no-dijo con preocupación.

-Órale a Jehová, Ben, realmente hazlo-fue todo lo que puso decir Nick antes de irse.

Más tarde…

Nick entra a la oficina de Weaver.

-Dígame, señor Weaver-dijo Nick al entrar.

-El señor Moosebridge no quiere dejar su apartamento. Nunca ha habido un desalojo forzado aquí. Si arrastran al señor y a su familia de aquí se verá mal-dijo Weaver. Preocupándose mas por la imagen.

-¿Por qué no habla con él?-preguntó Nick.

-Esa es tu responsabilidad, Nick. Mañana vienen del banco, por favor, convéncelos-finalizó Weaver y Nick salió.

Nick llega a la habitación de Moosebridge y toca la puerta.

-Señor Moosebridge, soy Nick Wilde-se anunció.

-¿Viene solo?-preguntó.

-Sí, así es, señor- respondió y acto seguido Moosebridge lo dejo pasar.

-¿Viste lo que paso en la bolsa hoy? Subió 106 puntos-dijo Moosebridge.

-Señor, el apartamento ahora le pertenece al banco. Debe desalojarlo de inmediato-dijo Nick

-Le dijimos a los niños que lo remodelaríamos. Eso explicaría la venta de los muebles, etc. Pero, no me gustan las mentiras, así que tuvieron que enfrentar la realidad-dijo Moosebridge con un tono algo tranquilo ¿Qué podía hacer? No tenía sentido alocarse, había que enfrentar la realidad.

-… ¿Y cómo está su familia?- pregunto Nick.

-La verdad, no lo sé, mi esposa y yo estamos separados, ella y mis hijos están lejos, dormiría en mi auto pero lo embargaron y este es el único lugar en donde puedo dormir-dijo el señor Moosebridge mientras su tono de voz se hacía más serio.

-Señor, debe desalojar ahora, está cometiendo un delito grave-dijo Nick poniéndose algo serio también.

-Eso lo entiendo-contestó secamente el señor Moosebridge.

-….. Señor, desearía que fuera de otra manera pero…. No puedo….Lo lamento, yo….Escuche, debo retirarme…. Que Dios lo bendiga….-dijo Nick algo apenado para luego retirarse.

De regreso a casa….

Nick y Dawn Bellwether regresaban a casa juntos esa noche, sí, ambos se volvieron muy amigos, al punto de que su amistad rivalizaba con la de Judy. Dawn Bellwether había renunciado a sus derechos para recibir ayuda psiquiátrica. Aun después de salir de prisión, seguía teniendo sesiones de psicología, cosa que faltaba poco para terminar, ella mostro un gran progreso y dedicación a mejorar. La relación de amistad que tenía con Nick empezó mal, era muy obvio, había intentado matar a su mejor amiga, valga la redundancia. Tomo mucho tiempo hasta que Nick la perdonara, la pobre ya había tenido su merecido, así que, ya era hora de que las cosas entre ambos se calmaran.

-Y luego él le dijo: ¿Qué hacías en la cocina? Jajajajajajaja-reía Nick junto a Bellwether.

-Jejeje, ay, Nick, eres de os mejores-decía Dawn.

-Jeje, oye quisiera saber si tendrás tiempo el sábado para ir a comer algo-sugirió Nick.

-Jejeje, estaré allí-afirmó ella.

-Vaya, genial. Bueno, te veo mañana en el trabajo-dijo Nick despidió.

-Nos vemos-se despidió Dawn.

-Adiós, Dawn-respondió Nick, dándole la mano a Bellewether.

Al día siguiente…

Era otro día de trabajo pero hoy las cosas no iban a ser normales, no, para nada. Nick estaba cerca de la puerta y noto algo fuera de lo común; se acercó para ver.

-Ya son las 8:20 de la mañana ¿Por qué el auto de Keaton sigue allí?-preguntó a Dawn, quien estaba a un lado de él.

-Tal vez enfermó-supuso ella. Nick notó otra cosa muy extraña.

-Ese auto negro ha estado allí dos días ¿Por qué no lo han sacado?-pregunto aún más extrañado.

-Llamé a la policía-respondió Dawn con seriedad.

De pronto, las puertas del auto se abren y bajan 5 individuos. Un escalofrío recorrió el cuerpo de Nick al ver que uno de ellos tenía un pequeña arma en el cinturón, y era obvio que los demás también algún arma.

-¿Recuerdas el robo matutino del Inter National hace varios meses?-dijo Dawn, manteniendo la calma.

-Dawn, quiero que cierres las puertas y despejes el lobby; mantén la calma, te lo pido por favor-dijo Nick con seriedad.

-Cierren todo, Codigo Dino en entradas y ascensores, repito Codigo Dino-decía Nick por la radio mientras se dirigía con prisa a donde las cámaras de seguridad.

-¿"Codigo Dino"? ¿Qué es eso?-dijo alguien que estaba cerca.

-¿Es en serio? Hablamos de eso hace un mes-replicó Nick.

-A ver el exterior, creo que nos van a robar, hay 5 individuos con armas-ordenó Nick al encargado de las cámaras quien puso la cámara de la entrada.

-¿Dónde están?-preguntó Nick al ver que los individuos ya no estaban.

-Muéstrame la cochera-ordenó. Una vez puesta la cámara, Nick vio que había un camión que decía "Turbo limpio".

-"Turbo limpio" ya había venido ayer ¿Por qué están aquí?-preguntó con sospechas.

-No tengo idea-dijo el encargado de las cámaras.

-Un momento, miren-dijo Nick preocupados demasiado, ya que los individuos sospechosos estaban sacando a Keaton y metiéndolo a la caja del camión.

-Esos no son los de Turbo limpio ¡Esto no es un robo, es un secuestro!-exclamó Wilde para luego salir corriendo, no sin antes alertarle lo del Codigo Dino a un empleado con en que se topó.

-¿Pero de qué habla?-eso fue todo lo que obtuvo.

Nick salió corriendo del edificio directamente por la cochera persiguiendo el camión con mucha velocidad. Nick persigue el camión por varias cuadras pero ya se había empezado a agotar y cuando el camión está dando vuelta en una esquina, de pronto aparece en frente de él una pequeña figura apuntándolo con un repelente para zorros, al mismo tiempo que varias patrullas obstaculizan el paso del camión y varios policías apuntan con sus armas, bajando a todos los que estaban adentro.

-…. ¿Judy?-Nick la reconocería en donde fuera.

-Ay, por dios… ¡Nick, eres tú!-dijo ella emocionada y guardando el repelente. Olvidando por un rato lo que ocurría a su alrededor, no pudieron evitar las ganas de abrazarse cariñosamente. Sin embargo Nick rompió el abrazo en cuanto vio que a Keaton lo estaban esposando.

-U-un momento ¿Qué sucede? Él es la víctima, oigan lo estaban secuestrando…-no continuó protestando ya que fue retenido por Judy.

-No es ninguna víctima. Este fue un escape frustrado-dijo Judy muy segura, dejando mudo a Nick por unos segundos.

-¿Qué?...-fue todo lo que dijo Nick.

-Nick, hazme un favor: Apaga el calentador y cubre la piscina, odio derrochar-dijo Keaton muy tranquilo mientras se lo llevaban, dejando a Nick muy confundido.